Loading...

viernes, 29 de enero de 2010

GIRAS Y GIROS...






Me encuentro con un amigo ejidatario en un restaurante de La Ventana. De repente, aparece una figura conocida. El general José Antonio Valdivia, eterno y multidisciplinado precandidato a la gubernatura.

-¿Qué haces por aquí?- pregunta extendiendo la diestra..

- De giras y giros- respondo aceptando el saludo sin moverme de la silla.

- Qué blanca tienes tu barba- observa, aunque me acabo de rasurar.
- Será el reflejo de su copete- riposto señalándole su encrespada cabellera de rarotongo sudpeninsular.
- Pero tú eres más joven que yo- precisa..
- Vaya notición…-exclamo provocando una discreta sonrisa en el amigo ejidatario quien permanece invisible para el milite en disciplinado retiro.

Y como la gente VIP siempre tiene una agenda más apretada que sus esfínteres- aunque estén en sus retiros de playa-, mi general da media vuelta!YA!!, y se mete hasta la cocina del Rafas..
.
Luego del efusivo saludo al más puro estilo de la Dinastía Arámburo(“Cómo está la famiiliaaa!!! Hermaaanooo!! ¡! Amiiigooo!”), de reojo observo que Valdivia y el Chueco Avilés se embarcan en un coloquio ultra confidencial, con furtivas y puñaleras miradas hacia la única mesa ocupada..

Concluida la mini cumbre, el general de mil batallas contra la indecisión y el desfasamiento político, todas perdidas, regresa a despedirse.

Me extiende de nuevo su pesada diestra -que tantos triunfos de pleitos callejeros le diera al lado de amigos de la infancia como mi tío Alberto-, pero esta vez presionando, jalando, invitando a que me ponga de pie: ¡Firmes, yaaaa!.

Lo hago y nos fundimos en un conmovedor abrazo, rubricado con una recomendación de resonancias castrenses:

- Pórtate bien…

Y se retira con paso redoblado sobre sus tenis Louise Vuitton.

No se lo dije, pero lo pensé: a quien debería hacerle estas recomendaciones es a Narciso Agúndez, Familia y Asociados. Quienes a pesar de nuestra adelantada senectud conservamos una bachicha de memoria antes de entregarnos al Alzheimer definitivo(!Con tanta droooga alrededor!), recordamos que el nuero de Alberto Alvarado se dio a conocer políticamente con un discurso anticorrupción, tomando como anatemas a Liceaga y Mercado .

¿Y el desastre actual mi general? ¿Por qué tan bravo contra Liceaga y Mercado y tan calladito con Narciso? Para lo único que ha dejado su disciplinado silencio esta especie de “Quetzalcóatl” sudca(ya regresará a redimirnos), es para anunciar a través de sus amanuenses que está escribiendo(¿¿) un libro donde sostiene la “tesis” de que Leonel Cota no ganó legalmente la gubernatura; que fue favorecido por una concertación entre Zedillo y el Peje.
O sea que Valdivia estaría desconociendo o minimizando su propia fuerza política, a la que renunció al disciplinarse por enésima vez, dejando en manos de Cota ese capital político que en el 93 le había cedido al Chóforo Salido..

El único apoyo documental para su “tesis”, es un párrafo, irresponsablemente descontextualizado, adulterado, del columnista de El Universal, Ricardo Alemán. No existe una sola línea en los registros mediáticos que ni lejanamente sugiera una manipulación electoral. El triunfo de Cota fue contundente, indiscutible. La coyuntura le favorecía: descomposición política local y un PRD, con CCS a la cabeza, que en el 97 había conquistado un distrito estratégico: DF.
Difundir la versión del fraude en el 99, sería negar la percepción popular de quienes vivimos ese preludio carnavalesco… derivado, es cierto, en la mascarada y barbarie política en curso, con el propio Leonel pidiendo a gritos su retiro en Chametla. Pero eso es harina de otro costal.
¿Qué pretende Valdivia al intentar, de manera tan pueril, vilipendiando la voluntad ciudadana, tender esta cortina de humo, mientras calla ante la corrupción chichonista? ¿Qué tenían Liceaga y Mercado que no tenga Narciso, mi general?

Como lo he comentado en este mismo espacio, hace algunos años, Valdivia me “filtró” esta “tesis”, que tomé como lo que es: una vacilada o un disparate. Me había citado con el pretexto de que le redactara un documento, lo cual hice mediante el pago de una chuleta por coma, previo regateo de tendero árabe. Pero, desde luego, jamás publiqué lo que quería dictarme, ni entre comillas…Mi general había cometido un garrafal error político y humano: confundir a su interlocutor.

En lo dicho: es en la plaza pública, en el ágora de la libre expresión, piedra angular de la democracia, muy lejos del cuartel, donde tengo que portarme bien, muy bien. Y en eso ando… .

-¿Quién era?-pregunta el amigo ejidatario.
- El general Valdivia, tiene una casa aquí al lado-le informo-.¿No lo conocías?
-No..
-¿Y a su hijo?
-Menos..
-Te lo pregunto porque dicen sus negreros que quiere ser presidente municipal de La Paz y ya debería andar portándose bien, platicando con la gente, con ustedes, enterándose de tantos agravios, ¿no?
-Pues sí…

********



La democrática atmósfera del Perro Ajeno(antiguo Tu Can) nos agasaja con la metro sexual presencia de Jesús Flores Romero, dirigente del PRI en Lost Caos. El ex funcionario mercadista se abre paso como en los viejos tiempos: repartiendo perfumados saludos mesa por mesa.

Se aproxima al rincón donde mi blanca barba crece (quizás si hubiera comprado la “ tesis” de mi general me habría alcanzado para un just for man) mientras leo el Caín, de Saramago.

La sonrisa de JF me llena de nostalgia por los chuleteros tiempos mercadistas. ¡Ay, aquellas estancias en Los Arcos, con barra libre y servicio la carta, cuando nos descolgábamos desde TJ a invitación del grupo Primera Plana, del Severo Gómez, a dar conferencias y armar debates en superlibre!! Hacíamos trizas al gobierno de Mercado- aquí, ¡!en el canal 8 y la radio cultural!!, en Unomasuno y el Financiero- y ellos con la sonrisa imperturbable.¿Sería posible el voto diferenciado, victimizado Chóforo? ¿Tanto masoquismo democrático?.

Ante el morbo de algunos clientes habituales, Flowers se sienta a mi lado y se inicia la charla sobre el tema del día: la denuncia que Jesús, junto con otros dirigentes partidistas, acaba de hacer sobre las triquiñuelas electoreras de la horda neo perredista.
Sobre todo las del inquilino del Neverland(herencia feudal de MJ) cabosalvatrucha, que las anda Armando ante la histeria- sin sentido histórico- del “líder moral”(¡!qué barbaridad!!) del Frente sin Frente.

-Pero ustedes hacían lo mismo, Jesús- lo descuento antes del primer buche de té helado.

- No, nosotros no…-se defiende con esa sonrisita típica del PRIcámbrico temprano..

- ¿Me lo juras? Pero si estos nacotes(antípodas de los chicos nice chormercadistas) no son más que una caricatura del peor PRI- lo atornillo y le pido una reflexión autocrítica que le de cierta credibilidad a sus impugnaciones...

Repite la misma diatriba que le escuchamos no hace mucho a Raúl Antonio. La consabida “traición” de Leonel al PRI que lo amamantó y la “guerra sucia” emprendida por los “traidores” contra la figura de su ex jefe, el priismo y su candidato..

-No lo dudo-, le digo-, pero ustedes, desde el poder, tampoco se midieron.

Y le recuerdo la “guerra sucia” en medios como El Sudcaliforniano y el Canal 10. Uno de los “jefes de prensa” del candidato Manríquez, era también encargado de la dirección de ese mercenario papelón, ahora alquilado por Narciso. En el Canal 10- por ahí deben andar los videos-, violando flagrantemente la ley electoral, una noche antes de la elección le dedicaron un programa especial a los “traidores” neoperredistas. Incluso, en el colmo de la desfachatez, el conductor Pedro Mazón se presentó al noticiero luciendo la camiseta con el logo del PRI, partido del cual era candidato no recuerdo para qué cargo.

- ¿O no, mi Chuy?
- Pero los medios son autónomos, tienen su propia…..

- ¿En serio? O sea que era gratis…¿Por qué perdieron la elección? O crees en la “tesis “de Valdivia sobre el arreglo entre el Peje y Zedillo..

-No, perdimos bien. El licenciado Mercado siempre actuó de buena fe, pero fue traicionado por algunos colaboradores.
-¿Cómo el secretario general de Gobierno?
-Ajá …
-Pero tú mismo fuiste cuestionado cuando no pudiste asumir como secretario de Educación.
- No, no fui cuestionado, los sindicatos, el del Puchas y el otro, estaban conmigo. Lo que pasó fue que el licenciado Ortega quería meter a un familiar suyo. Además, había algunas cuentas pendientes del entonces titular de la SEP, Escopinichi, que no quise asumir. De aquí me fui a mi casa, hasta que me reintegré la víspera de la campaña de Manríquez….
-¿Falló como candidato el Tony?
- Tuvo algunas indecisiones…
-Y qué ha pasado con Angel Salvador, ¿por qué se replegó ante la evidencia del fraude consumado en esa sección de San Lucas?
-No se ha replegado, impugnamos, y está esperando los tiempos.
- ¿Y si los tiempos no lo esperaran a él?
- ¡Qué cabrón!
- ¿Es cierto que no te quiere Beatriz Paredes, como dicen algunos priistas?
- No, tengo muy buenas relaciones con la ahora dirigente de mi partido, desde los tiempos de Tlaxcala.. ¿Tú crees que yo le iba a bloquear la relación con el licenciado Mercado? No soy tan pendejo.

-¿Y cómo ves al PRI para el 2011?
-Muy fuerte si no nos peleamos. Tenemos aspirantes como Estela, Manríquez, que tiene base social, Mario Vargas…Necesitamos trabajar con mucho sentido común..

-¿Sentido común? No me amenaces…
-Sí, sentido común, para que la gente nos entienda.
-¿Qué opinión te merece el nuevo y muy joven dirigente estatal del PRI, Ricardo Barroso Agramont?
-Pues que está muy joven y necesita aprender, madurar. Tiene con qué.


CASA DE CITAS.-“Pobre Leonel”. Vox Populi.

miércoles, 27 de enero de 2010

LO DE CABAÑAS ES "PEDO DEL GOBIERNO, BROTHER.."

La historia en breve
Ciro Gómez Leyva


2010-01-27•MILENIO

Implacable e irreflexiva fue la avalancha de acusaciones y adjetivos que, apenas conocida la noticia de la agresión a Salvador Cabañas, se lanzó contra los gobernantes del Distrito Federal. Otra vez, la autoridad como responsable primaria de la tragedia.
Hay, sin duda, una autoridad impotente, negligente o corrompida, pero también un empresario que viola conscientemente la norma y unos ciudadanos que alegremente se sirven de la corrupción con el argumento de que lo prohibido no es para ellos: “Pedo del gobierno, brother”.
Soy vecino del Bar Bar. He estado ahí. Es el antro favorito de algunos amigos jóvenes del sur de la ciudad. Un buen antro, caro, mamón, escaparate de estrellas de moda. Buen lugar para conectar drogas y, en la madrugada, putas. Que nadie se llame a engaño. Se puede ir a pasarla bien con los cuates, la novia, la esposa. Y también se puede ir a conectar.
La autoridad tolera, el negocio gana y los clientes la pasan de poca. Perfecto, mientras la adversidad no se pose sobre ellos.
Por eso ruboriza la cantaleta de que todo es culpa de un gobierno que decreta el cierre de los antros a una hora y no manda a Los Intocables a poner candados y arrestar maleantes al minuto de incumplimiento.
Ramón Charaf, dueño del Bar Bar, que debe haber amasado una buena fortuna en las “horas de la prohibición”, tendría que ocuparse al menos de que El Modelo y El Contador (dicen que le dicen así porque platica en la fiesta que va contando a sus ejecutados, uno, dos, tres…) entraran al antro sin pistolas.
¿Y Cabañas? Habitué del Bar Bar, sabía que era la hora del conecte y la golfería. La hora del lobo. Y ahí estaba, dándose de codazos en la pista, como en un tiro de esquina.
Lo demás es adversidad.gomezleyva@milenio.com

martes, 26 de enero de 2010

CONTROL DE CALIDAD...


Afirmar que en BCS padecemos el más grave rezago periodístico del país, es redundar en una evidencia tan flagrante, valga la expresión, que no requiere de arrogancia intelectual alguna para documentarlo. Cualquier ciudadano con dos dedos de frente lo sabe. Esa clase de lector que no frecuenta nuestras domésticas páginas mas que por morbo.
Por simple y brutal contraste, nuestro rezago es más lacerante en tiempos de esplendor de la prensa escrita mexicana, ya bien entrada la era digital, en la que con un simple click puede uno corroborar que el periodismo tiene, como cualquier otro oficio, sus reglas, sus controles de calidad, sobre todo de la materia prima: el lenguaje, y particularmente, el lenguaje escrito.
Aquí también tenemos, como en otras latitudes, sectores sociales ilustrados, modernos, cosmopolitas, que no tienen representación ni en la clase política ni en la prensa local: las dos caras de la misma chuleta.
Más allá del debate, esta penosa realidad es un clamor social que solamente quienes sobreviven en el encierro ancestral de su aldeanismo mental, no escuchan. Sería como negarse a sí mismos como próceres de su muy personal epopeya, totalmente al margen de los avatares del mundo contemporáneo.
Aquí tenemos un periódico oficial donde todos los días aparece la foto del gobernador, en un negocio redondo para su remedo de “director de comunicación social”, que en los hechos es quien manda en ese papelón del que era “jefe de información”, cargo que pasó a ocupar el ex subdirector de prensa del “democrático” Leonel Cota, en un nauseabundo juego de enroques entre “prensa” y poder político.
( Fue Cota quien, mediante un acuerdo con el magnate Vázquez Raña, importó a un tipo sin el menor vínculo con el periodismo y la realidad sudcaliforniana, un ex empleado de la representación de su gobierno en el DF, para sustituir al entonces “encargado de la dirección”, que a la vez cobraba como uno de los “jefes de prensa” del derrotado candidato priista a la gubernatura, Antonio Manríquez, sustituyendo una aberración por otra).
Tenemos un Centro Estatal de Radio y Televisión, financiado con dinero público, convertido en un vil instrumento de culto a la personalidad del broker mayor, Mr. For Sale Agúndez; a un locutor que desaparece la realidad al son de los intereses de su fugitivo patrón, lorito convertido por azares de nuestro subdesarrollo mediático, en la única voz editorial- aderezada con una culturita periodiquera- con alcance estatal; radiodifusoras y televisoras privadas incapaces de actualizarse y producir nuevos programas a la medida de la pluralidad y necesidades culturales de la sociedad a la que se deben.
Cuando en el resto del país proliferan los programas de debate entre los diversos actores sociales: políticos, periodísticos, intelectuales, religiosos, aquí ni sus luces. Es cierto que el canal 8 trasmite programas de opinión y debate originados en la ciudad de México(Canales 11 y 22), pero ni por simple imitación se atreverían a producir uno propio. Correría serio peligro la reputación del “ingeniero” y su corte de analfabetas. Lo mismo ocurre con Radio Fórmula, de donde acaba de salir el conductor de Contacto Directo, Jesús Taylor, por razones hasta ahora imprecisas, pero que según algunas versiones apuntan a otra maniobra del oscurantismo chichonista. Si así fuera, ¿se daría a conocer este agravio en programas como el de Pepe Cárdenas , el de todas las noticias y todas las voces?
La cátedra universitaria, los investigadores interdisciplinarios, tienen una impresionante cantidad de material de apoyo académico para documentar lo que no se debe hacer en este fascinante oficio.
Podrían encomendarle a sus alumnos el monitoreo editorial y hacer un compendio de nuestros disparates. Detectar deslices conceptuales sobre el propio oficio que se pretende ejercer. Escribir, por ejemplo, que los actores políticos “entran” o no a un periódico, y que algunos no han “entrado” por “autocensura”, es una barbaridad
¿Por qué? Porque el periodismo, no está por demás repetirlo, tiene sus propios cánones, su deber ser… que, en una sociedad abierta, democrática, plural, obligan a dar cobertura informativa a todo el amplio espectro de la realidad política, social, cultural, atendiendo intereses estrictamente periodísticos, que son los del respeto al lector y su derecho a la información sin cortapisas ideológicas o de cualesquier otros motivos sectarios.
Ningún auténtico periódico puede “cerrarle las puertas” a ningún actor político relevante, y menos aceptar que tal o cual personaje público no “entra” a sus páginas porque se “autocensura”. Si así fuera, personajes como López Portillo(“no pago para que me peguen”), jamás hubiera sido balconeado en Proceso, y en otros prestigiados medios, al igual que Salinas y el resto de la variopinta clase política mexicana ..
Y a quien quisiera “autocensurarse”, esconderse o hacerse el invisible, el verdadero periodista va y lo encuentra, mediante el reportaje, la entrevista, la crónica, la nota informativa (sin la opinión del redactor), los géneros periodísticos de uso corriente allende el Bermejo y el Paralelo 28.
La reflexión sobre estos hechos, corre a cuenta del periodismo de opinión, el artículo de fondo(que entre nosotros brilla por su ausencia), y la columna de comentarios, de menor rigor escritural , y por lo tanto, intelectual.
En cuanto a la pluralidad (término introducido a México por el poeta Octavio Paz y su revista PLURAL, auspiciada por el Excélsior de Julio Scherer) en los medios, particularmente en el periodismo de opinión, no significa publicar lo que fuere, citando a autores jamás leídos, con graves problemas sintácticos que son de pensamiento, y líneas dictadas por el estómago. Por respeto al lector, el decoro profesional, como en cualquier otra empresa, obliga a someter el material periodístico a un control de calidad ejercido por un consejo editorial. La pluralidad implica tolerancia, sí, pero no complicidad con la impostura que niega la esencia misma de la libertad y riqueza expresiva a la que alude. Una prensa sin controles de calidad, es la mejor garantía de la impunidad política.

CHULETISMO COLUMNAR...



Los teóricos de la comunicación de masas, tendrán que asimilar este “nuevo concepto periodístico” surgido hace unos dillitas en estas mismas páginas.

A confesión de parte, relevo de prueba:

“ Y es que convivir con la intelectualidad- dice el chuletero autor curándose en salud- nunca ha sido tarea fácil, mucho menos en un escenario tenso en el que hay que luchar agresivamente por la chuleta.”.
De antología, ¿verdad arrogantes, soberbios, culteranos lectores de Collitas y Malekón que se cagaron de la risa con esa contundente exhibición pública de extrema pobreza conceptual?
A partir de estas líneas de humor involuntario, Mr. Chuleta no tenía necesidad de llover sobre mojado afirmando la obviedad de que “el debate no se ve”.
Claro que no lo ve, no porque no quiera, sino porque no puede. Es un debate de ideas cada vez más vivo en los sectores medianamente informados e lustrados de la sociedad, nítida e intensamente reflejado en la mejor prensa mexicana, de la cual tenemos ejemplos no solamente en el DF sino también en nuestra hermosa provincia, sobre todo en las capitales estatales y ciudades medias.
En ninguna de esa latitudes se da el fenómeno del “chuletismo” de manera tan lacerante como aquí entre Nos. Somos la vergonzosa excepción. Se trata de una expresión radical de un fenómeno más amplio, el cáncer social del analfabetismo funcional enquistado en los medios.
Por eso decimos- no se necesita arrogancia para denunciar tan escandalosa flagrancia- que el chuletismo columnar es la otra cara de la moneda de la lumpenización de la clase política. De aquí que quienes pretenden reducir esta argumentación crítica, a un “pleito personal”, no hacen más que exhibir su chuletismo mental, pues los nombres pierden su significado cuando se diluyen en el estereotipo.
Héctor Taponar, uno de los intelectuales mexicanos que suelen frecuentar el tema de nuestra catástrofe educativa, nos ilustra al respecto:
.“ De acuerdo con los parámetros de evaluación de la prueba ENLACE, en habilidad lectora, 50.1 por ciento no es capaz de relacionar los elementos del texto, ni comprenderlo de forma completa para poder sintetizarlo(…). Tampoco pueden establecer relaciones entre la postura del autor y la información que apoya su punto de vista, sean hechos, datos o contexto. Menos aún realizar inferencias complejas que le permitan tener una interpretación global del texto(…) o establecer nexos entre argumentos y contraargumentos.(…) Se produce así un fracaso educativo en cascada, que se traduce en mediocridad académica y profesional.(…)Un sistema educativo que produce un alto porcentaje de analfabetos funcionales no sólo es un fracaso evidente sino un atentado contra la nación. La situación es a todas luces insostenible..”
Este es el contexto insostenible en el que se da el síndrome chuletista. Para muestra, otro botón y lugar común: las pretensiosas citas culteranas de Penélope(¡!La célebre reportera!!) y, sobre todo, de Voltaire.
Dice el columnista: “lo grave, es que ante la ausencia de debate (el ausente es otro) aparezcan actitudes xenofóbicas(sic.¿dónde está el odiado extranjero?) contrarias al pensamiento volteriano(recontra sic). Voltaire , que funda su razón natural en la tolerancia y la razón(sic ad infinitum), escribió: no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarlo”.

Si el aludido se viera obligado a precisar en qué libro de Voltaire está la susodicha frase, ni aun leyendo toda la obra poética y ensayística del autor del Cándido( o el optimismo), podría dar una respuesta correcta, por una razón muy sencilla: Voltaire nunca escribió ni dijo esa frase.

Es apócrifa. Aparece por vez primera en 1906 en The Friends of Voltaire
de Evelyn Beatrice Hall, o S. G. Tallentyre su pseudónimo: «I disapprove of what you say, but I will defend to the death your right to say it», es la expresión inglesa original...

Pero bueno, no cabe duda que es una frase voltaireana, lo que no implica que si bien tú tienes el derecho de decir lo que quieras, yo renuncio a criticar tu dicho. Sobre todo cuando ese dicho no está dictado por una convicción racional propia, sino por el estómago. Desde entonces, la pluralidad expresiva pasaba por un control de calidad.

Lo que defendían los hombres del Siglo de la Luces, de la Ilustración los Enciclopedistas, era la libertad de expresión de raíz, de la palabra liberada del yugo de la ignorancia y del oscurantismo prohijado por el dogma religioso y el deísmo fundamentado en la Teodicea de Leibnitz. O en palabras de Immanuel Kant: “La Ilustración significa el movimiento del hombre al salir de una puerilidad mental de la que él mismo es culpable. Sapere aude es, por consiguiente, el lema de la Ilustración.»
Sapere aude: Atrévete a saber…O mejor dicho: todo hombre o mujer tiene el ontológico deber de ser un intelectual, de ejercer los atributos que lo distinguen de la bestia. De ser un Homo Sapiens.

Siguiendo la lógica chuletera, “los hampones que nos gobiernan” son todos aquellos que se niegan a proveernos la chuleta. Luego entonces, si el hampón mayor decidiera no solamente darnos la chuleta, sino la vaca entera, e incluso el rancho ganadero, dejaría de serlo. Por eso, hasta ahora, Leonel y Narciso son “hampones”, pero no Rosa Delia ni el chinito Yuan.

Por otra parte, el pasarse toda una vida escribiendo en el mismo periódico del pueblo nativo-sin atreverse a probarse en otras latitudes donde seguramente no le publicarían-, no significa necesariamente la consagración del periodista. Por el contrario puede ser la prueba contundente de un estancamiento, verdaderamente patético. Tan de pena ajena como la comparación de los “lectores” con la “clientela” del paletero. El verdadero reto periodístico del Peninsular es llegar a esos sectores sociales medianamente informados e lustrados, que no se sienten representados por el chuleterismo columnar en boga. Este capítulo es el que quisiéramos cerrar, no el periódico.
.

LA PAZ DE LOS CAPOS...





La situación de la captura de Teodoro García Simental en La Paz hace un par de semanas, se torna de cuidado pues ahora las investigaciones están enfocadas a descubrir qué autoridades de Baja California Sur le daban protección.
Los expedientes entregados por la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos a la PGR, “apuntan” dice el prestigiado semanario ZETA, hacia Luis Armando Díaz, Fernando González Rubio Cerecer y Lenin Giovanni Rodríguez Aguilar. Todos ellos empleados de confianza del gobernador Narciso Agúndez Montaño que, para minimizar el escándalo, se refirió a la captura del TEO como un hecho “esporádico que ocurre en todos los sexenios”.
Por lo delicado de esta información, la transcribimos textual del semanario ZETA, que ya está circulando desde el anterior sábado en las principales ciudades de Baja California Sur
.






Empresarios y funcionarios protegían al Teo



Información de la SIEDO revela que recibió de la DEA documentos y fotografías de encuentros, llamadas y hasta montos de dinero que había pagado Teodoro García Simental, a cambio de la protección a empleados de confianza de funcionarios públicos de primer nivel en Baja California Sur. Además presentó informes de reuniones con empresarios, abogados y notarios de la región. Con “El Tres Letras” suman 24 grandes capos del narcotráfico capturados en Baja California Sur.
Investigaciones ZETA
Las primeras indagatorias tras la captura de Teodoro García Simental en La Paz, expusieron las relaciones del sanguinario criminal con empresarios y servidores públicos en Baja California Sur.
Expedientes de la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) entregadas a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), apuntan hacia el Secretario General de Gobierno, Luis Armando Díaz; el Procurador General de Justicia del Estado, Fernando González Rubio Cerecer; el Secretario de Seguridad Pública del Estado, Lennin Giovanni Rodríguez Aguilar, y jefes policíacos de la PGJE y de la delegación de la PGR.
La información indica que dichos servidores sabían dónde vivía el criminal, porque algunos de sus más cercanos colaboradores eran vistos frecuentemente entrar a la residencia a bordo de unidades oficiales y lujosas camionetas. Por eso se daba el lujo de no tener un sistema de vigilancia para su seguridad.
Un agente que participó en el operativo dijo ZETA que Teodoro García Simental iba muy pensativo en el avión cuando fue trasladado a la Ciudad de México.
“Como que todavía no creía que lo hubieran pescado, se le notaba muy inquieto, le temblaban las facciones de la cara y se jalaba mucho la sudadera que traía puesta; movía demasiado las manos y volteaba mucho para arriba”, dijo el policía.
El agente de la SIEDO reveló que la DEA entregó documentos de encuentros, llamadas y hasta montos de dinero que se había pagado, a cambio de la protección de “El Teo” o “El Tres Letras”.
La Agencia Antidrogas de Estados Unidos había infiltrado un agente cinco meses antes de la captura del narcotraficante entre los vecinos, el cual vigilaba día y noche todos los movimientos de la casa, porque ya lo tenían ubicado.
Existe una gran cantidad de pruebas gráficas sobre esta situación que se están analizando porque muchos de los implicados eran empresarios, notarios públicos, jefes policíacos y políticos, dijo el informante.
Por eso, nadie en el estado fue informado del operativo de captura, ni el gobernador Narciso Agúndez Montaño y mucho menos los miembros de su gabinete de seguridad.
No solicitaron “colaboración” a la Procuraduría General del Justicia del Estado (PGJE) ni a la delegación de la Procuraduría General de la Republica (PGR), porque los presuntos nexos con el homicida y traficante, ya estaban documentados por la DEA.
Hay mucho nerviosismo en altos funcionarios del gobierno, se han estado reuniendo con el jefe para ver esta situación y algunos están pensando seriamente en renunciar”, dijo uno de los asistentes del gobernador.
Las dudas sobre el Secretario General de Gobierno, Luis Armando Díaz, iniciaron en 2006, cuando el servidor público fue citado a declarar al Instituto Nacional de Migración, porque había fuertes señalamientos de que era originario de Zacatecoluca, El Salvador. Incluso, en esa ocasión llegó amparado por si “las dudas”, porque sabía que lo relacionaban con miembros de las llamadas “Maras Salvatruchas”.



Antes de residir en Baja California Sur, Armando Díaz vivió en Tijuana.


Después de la detención de Teodoro García Simental (a) “El Teo”, el Gobernador de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, inició oficialmente una gira de trabajo de tres días por el municipio de Comondú, a fin de evitar cuestionamientos sobre el operativo que llevó a la captura del mafioso.
Una semana después, ante el reclamo ciudadano, emitió un boletín reconociendo el éxito del operativo. “El caso que se dio es esporádico, y lo hemos tenido, en todos los sexenios”, justificó. Aunque la realidad es que en cinco años de su administración, han sido capturados 24 peligrosos narcotraficantes en el estado.
Tanto el Secretario General de Gobierno, Luis Armando Díaz, como el Procurador General de Justicia del Estado, Fernando González Rubio Cerecer y el Secretario de Seguridad Pública del Estado, Lennin Giovanni Rodríguez Aguilar, desaparecieron de la vida pública desde el 12 de enero, fecha de la captura de García. Ni sus empleados han sabido dar cuenta de ellos.
ZETA solicitó una entrevista con el Secretario de Seguridad Pública del Estado, a través de su secretario privado, Tomás Armendáriz, pero al cierre de esta edición no había respondido a la petición.
Relaciones comerciales
Al día siguiente que Teodoro García Simental “El Teo” fue capturado por efectivos de las Fuerzas Federales Especiales y de la Armada de México, en su residencia de La Paz, Baja California Sur, la casa del criminal fue visitada por la empresaria Sonia Judith Álvarez Torres, propietaria de las boutiques “Tity’s” y “Sonia’s”.
Se bajó de su camioneta y se unió a un grupo de vecinos y curiosos que observan la residencia y comentaban la captura. Al verse reconocida por algunos de los presentes, exclamó: “¡Mi casa! ¡Miren cómo quedó mi casa! Mejor no la hubiera vendido. Yo no sabía que esta persona se dedicaba a esto”.
¿Cuánto te pagaron por ella? pregunto un vecino del grupo.
¡Me dieron cinco millones!, respondió. Después de un rato abandonó el lugar.Conforme a los datos recabados por este semanario, el 28 de febrero del 2008, se celebró el contrato de compra-venta en presencia del Lic. Alejandro Mendoza Cevallos, Notario Público Número 8 de La Paz, Baja California Sur.
La casa quedó a nombre de Arturo Trinidad Castro Hernández, nacido en 1950, y con domicilio en Miguel Alemán No. 98 del Fraccionamiento Chapultepec en Ensenada, Baja California. Pero la señora Álvarez conoció al verdadero propietario, según revela un informe de la DEA entregado a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).
La operación de compra-venta fue por un terreno de 838 metros cuadrados y 484 metros de construcción, y una ampliación hecha el 23 de diciembre del año 2005, según el contrato, pagaron 2 millones por la vivienda y una inscripción de registro de 7 mil 048.94 pesos el día 11 de junio del 2008. Y quedó registrada en la forja 116 del volumen 374, según el Registro Público de la Propiedad del Ayuntamiento de La Paz.
Sin embargo, la mujer reconoció públicamente haber recibido cinco millones de pesos. Una parte de ese dinero fue utilizado para que la empresaria comprara una nueva residencia a sólo tres casas de García Simental, en el mismo Fraccionamiento Fidepaz, y con el resto, remodeló sus tres negocios en la capital de Baja California Sur, que juntos tienen un valor registrado de más de cinco millones de pesos, riqueza que según otros comerciantes “no se genera vendiendo ropa”. Incluso mencionaron que “varios de sus familiares que vivían al día hoy son prósperos empresarios y dueños de casas y terrenos”.
Aunque el servidor de “El Teo” compró la casa en el año 2008, el nombre de Sonia continúa apareciendo como legítima propietaria de la mansión, según el registro catastral 013113024 del Ayuntamiento de La Paz. Lo que servía a los criminales para que los recibos no salieran a nombre de los nuevos propietarios.
De cabello quebrado y castaño, blanca de tez y delegada, las relaciones con delincuentes no son algo nuevo para la exuberante comerciante de ropa, de 37 años.
A escasas semanas de haberse divorciado del empresario José Ruiz Cota, inició una relación amorosa, pública, con Alejandro Abaroa, un connotado empresario del ramo marítimo que resultó ser una de las células más importantes del cártel de los Arellano Félix en La Paz, Baja California Sur.
El 28 de octubre del 2008, la Oficina de Control de Activos de Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos nombró como “Traficantes de Narcóticos Especialmente Designados” a los mexicanos Edgardo Leyva Escandón, Aristóteles Alejandro Abaroa Preciado, Víctor Manuel Abaroa Díaz, Víctor Hussein Abaroa Preciado, Elia Yolanda Preciado Gámez y Rosa Yolanda Nábila Abaroa Preciado, miembros de la red financiera de la Organización de los Arellano Félix (Cártel de Tijuana).
En cumplimiento con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin Act), esta designación congelaba los bienes que dichos designados tuvieran bajo jurisdicción de los Estados Unidos y prohibía a cualquier persona estadounidense realizar transacciones financieras o comerciales con estos individuos y empresas.
“Estamos tomando estas acciones para impedir que Edgardo Leyva Escandón y su red tengan acceso a armas y financiamiento a nombre de la organización de los Arellano Félix y como medida de apoyo a la determinación y esfuerzos del gobierno de México por contrarrestar al narcotráfico”, comento en su momento el Director de la OFAC, Adam J. Szubin.
La designación también incluyó a la compañía proveedora de equipo marítimo “Tienda Marina Abaroa”, con domicilio en Abasolo y Navarro en la ciudad de La Paz con sucursal en Los Cabos.
De acuerdo a una acusación del Distrito del Sur de California, Leyva Escandón, presunto jefe de Abaroa, está prófugo por lavado de dinero. Es acusado también de tráfico de municiones y de haber ayudado en la adquisición del yate “Dock Holliday”, en el que fue capturado Francisco Javier Arellano Félix, el 14 de agosto de 2006.
Ese día, el barco había zarpado del famoso varadero de los llamados “abaoa” en la colonia “El Manglito” de La Paz, donde la señora Álvarez tiene otra propiedad.
Impunidad sudcaliforniana
En su única referencia a la detención de Teodoro García Simental, el gobernador Narciso Agúndez Montaño aseguró que la captura del capo era resultado del blindaje de seguridad que se implementó en el estado, el cual era justamente para evitar que se convirtiera en refugio de delincuentes.
Sin embargo las 24 capturas en su gestión demuestran lo contario.
En agosto del 2006, elementos de la Agencia Antinarcóticos de los Estados Unidos detuvieron en aguas internacionales y a bordo del yate “Doc Holliday” a Francisco Javier Arellano Félix “El Tigrillo”, quien era acompañado por Arturo Villarreal Heredia “El Nalgón”, y otras diez personas. El narcotraficante venía saliendo de la Isla Espíritu Santo, en Baja California Sur.
En junio del 2007, soldados del Ejército Mexicano detuvieron en La Paz, de hecho en el mismo residencial Fidepaz, a Alfredo Collins Ortega “El Gordo”, quien fue identificado como uno de los principal operadores de Jorge Briceño López “El Cholo”, lugarteniente que fue del cártel Arellano Félix.
Después en enero del 2008, elementos del Ejército Mexicano, tras revisión en el Puerto de Pichilingue en La Paz, detuvieron a seis personas vinculadas con la organización criminal del Cártel de Sinaloa; les fueron confiscados quince mil dólares y equipo de radiocomunicación.
Ya en marzo del 2008, en un operativo coordinado entre la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad Federal, fue detenido Gustavo Rivera Martínez “El P1”, junto con Marcos Assemat Hernández, Antonio Moreno Herrera y Pável Kulisek. Rivera Martínez se había desempeñado como jefe de escoltas de Enedina Arellano Félix y a la muerte de Ramón y la detención de Benjamín Arellano, ocupaba un lugar preponderante en la estructura criminal.
Finalmente en enero de este año, agentes de la Policía Federal y elementos de la Armada Mexicana, con información de la DEA, llegaron hasta el residencial Fidepaz para detener a Teodoro García Simental, quien fuera uno de los principales lugartenientes del cártel Arellano Félix y encabezara la célula más sangrienta de esa organización.
Los hechos y las grabaciones de la DEA, exponen la corrupción.

EL BAR BAR Y CABAÑAS, PEOR DE LO PREVISTO...

Política cero
Jairo Calixto Albarrán

Desde tiempos inmemoriales, un antro, bebedero, discoteca o centro de recreación etílica basa su prestigio no en la calidad del servicio, ni en sus gustos musicales, ni en las botanas, mucho menos en el diseño arquitectónico del local, sino fundamentalmente en sus herméticas políticas de acceso. Entre más complejas y humillantes sean, mejor. Y en ese sentido, el Bar Bar era la máxima expresión del Nos Reservamos el Derecho de Admisión. Era más sencillo ganar una beca en Harvard que penetrar los procelosos interiores del lugar, reservado para la creme de la creme, la beautiful people, la gente very nice y los herederos del VIP.
Pasar un sábado o domingo por la tarde frente al Bar Bar era un suplicio más alucinante que el de verte obligado a escuchar los informes presidenciales de Salinas de Gortari donde apelaba a la comprensión y sensatez de sus compatriotas, para luego dejárselas caer sin escalas con su conocido atraco económico. Autos macuarros pero de ultralujo, guaruras, cadeneros sardónicos y una zoología nada fantástica de empresarios, deportistas y artistillas que se sentían la encarnación de la neta misma.
Como siempre, tuvo que ocurrir una tragedia para que el Bar Bar fuera clausurado. Lo que para el Lobohombo fueron las llamas del purgatorio y para el New’s Divine la estupidez policiaca, para el Bar Bar fue el atentado contra Salvador Cabañas que reúne, como sus antecesoras, todos los elementos del exceso, la impudicia y la barbarie que nutren la relación autoridades-antros. Todo indica que hay más transparencia en la alianza PAN-PRD para mandar al PRI lo más lejos posible de Los Pinos, que en la siempre opaca relación entre quienes regentean los antros y los encargados de normarlos, donde reina la impunidad.
Por supuesto, lo que pasó después es típicamente mexicano: el Bar Bar, que se puede dar el lujo de funcionar más allá de las 5 de la mañana, publica un comunicado en el que habla de su pena por el incidente y de su cooperación con las autoridades, todo después de haber limpiado la escena del crimen e impedido la entrada de los investigadores. Surgen toda clase de líneas de investigación (¿saldrán con que fueron extraterrestres antiamericanistas?) y cunde la histeria que pretende imponer toques de queda donde todos seremos sospechosos aunque se demuestre lo contrario.
¿Lo mejor? Cuando los altos jerarcas policiacos, tan suavecitos, siempre anunciaron que no podían entrar al bar porque nadie les abría. Priceless!
El caso Cabañas alberga, como en el caso de Haití, algo mucho peor de lo previsto.
www.twitter.com/jairocalixtojairo.calixto@milenio.com

lunes, 25 de enero de 2010

LOS PELIGROS PARA EL PERIODISMO..


REFORMA 25 enero 2010.

Albert Camus y el terrorismo


Carlos Fuentes

Los hombres y mujeres de mi generación leímos ávidamente a dos autores franceses: Albert Camus y Jean Paul Sartre. Contemporáneos entre sí, representaban para muchos de nosotros una modernidad conflictiva. Acaso Camus era mejor escritor que Sartre, aunque éste nos diese obras como La Náusea, Las palabras, los ensayos críticos de Situaciones y el gran estudio sobre Jean Genet, al lado de obras dramáticas que André Malraux consideraba “Teatro de Bulevar” y de libros filosóficos densos.




Camus, en cambio, escribió novelas de estilo diáfano (El extranjero, La peste, La caída) obras de teatro discutibles y ensayos extraordinarios (El mito de Sísifo, El rebelde) que lo llevaron a separarse de Sartre, pues mientras éste denunció la invasión de Hungría y al estalinismo, propuso un marxismo “particular” adaptado a la realidad de cada país.




Camus, en cambio, desarrolló un pensamiento opuesto a toda “teología totalitaria”, consciente del absurdo humano y de las formas de la rebelión histórica, conduciendo a una reflexión sobre el terrorismo, de gran actualidad. Sartre y Camus: hermanos en la post-guerra, enemigos en la guerra fría.Subrayo que Camus, ante todo, fue un periodista totalmente inmerso en la reconstrucción de los órganos de opinión pública franceses después de la guerra y de la ocupación nazi. Como director del diario Combat (digno de su nombre) Camus se negó a admitir que la prensa fuese refugio de “literatos reprimidos, filósofos amargados o profesores arrepentidos”.




El periodismo no era exilio: era reino, y en el reino de la prensa, lo efímero es lo que definía la condición humana. Los peligros del periodismo, según Camus, eran someterse al poder del dinero, halagar, vulgarizar, mutilar la verdad con pretextos ideológicos: el desprecio al lector.


En cambio, una prensa libre, inteligente y creativa respeta a las personas a las que se dirige y, cuando lo hace, es el oficio más hermoso. Le irritaba que alguien pudiese ser periodista y despreciar el oficio. Claro que ser periodista significa hacerse de enemigos. Más, ¿no es esto inevitable en una sociedad de “la malignidad, la denigración y la mentira sistemáticas”?




Camus estaba muy cerca de otro Premio Nobel de literatura, Francois Mauriac, cuando éste declaraba que el periodismo “es el único género al que le conviene la expresión de literatura comprometida”. Y añadía Mauriac, que él no separaba el valor literario del valor del compromiso. Para Camus, periodismo era cultura y lo que degrada a la cultura conduce a la servidumbre.




Señalo lo anterior para llegar al tema que obsesionó a Camus y que hoy está en el centro de la preocupación política nacional e internacional: el terror.Aplicado a la política a partir de la Revolución Francesa entre 1793 y 1794, el terror fue visto por Camus como un correlato de la historia.


El hombre no nació para la historia, explicó Camus, pero la historia nos impone deberes a los que no podemos negarnos. Uno de ellos es oponernos a quienes creen que poseen, absolutamente, la razón —los dogmáticos— y tratan de imponerla en nombre de la verdad. Pero la verdad, se pregunta Camus, ¿no es “misteriosa, huidiza y debe ser siempre reconquistada”?




El pensamiento totalitario dice que no. La verdad ya existe y yo —iglesia, Estado, empresa, partido— ya la poseo.¿Y quienes la sufren? Camus toma partido no al servicio de quienes hacen la historia, sino a favor de quienes la sufren. El terrorismo es una forma extrema de dar la muerte y justificarla, conduciendo a las bodas sangrientas del terror y la represión.


En nombre de la razón, el terrorismo abdica de la razón, pone la fuerza al servicio del mal hecho a los demás y representa una energía desviada y cruel. El terrorismo mutila a quien comete el acto y también al que lo sufre.




Y Camus no obvia la verdad. Puede haber un terrorismo individual, pero también un terrorismo ideológico y religioso y un terrorismo de Estado. Que cada cual se ponga el saco que le convenga.Hay una tensión permanente, nos advierte Camus, entre lo inevitable y lo injustificable. Es posible que el fin justifique los medios, ¿pero quién justifica el fin mismo? Esta gran cuestión política no la resuelve Camus. La plantea. Lo hace, claro, a partir de su condición de escritor-periodista, ensayista, novelista, autor dramático. Capturado —como todos— entre la voluntad de ser moral y todo lo que le impide serlo. Entre las ganas de ser dichoso y la imposibilidad de acceder a una dicha plena.




Camus recibió el Premio Nobel de literatura en 1957, a los cuarenta y cuatro años de edad, como si Estocolmo previese, apresurada, la breve vida del escritor. Porque su distancia de lo que entonces pasaba por ortodoxia (de derecha o de izquierda) le valió toda suerte de epítetos. Boy scout, moral de la Cruz Roja, escritor edificante, santo sin Dios, experto en coartadas, traficante de opio... y el elogio-cachetada de su antiguo amigo, ahora enemigo, Sartre: “Camus escribe demasiado bien”.




Camus respondería que no se gana la justicia condenando a varias generaciones a la injusticia. Que existen la belleza y los humillados: ¿cómo serle fiel a ambos? Que más vale no agradar que doblegarse para quedar bien. Que la fama es un entierro prematuro porque niega el futuro y el derecho que todos tenemos de cambiar. Que no importa el tiempo que nos conceda la vida, sino cómo empleamos el tiempo. Y que no nos podemos separar de la historia, pero la podemos enfrentar críticamente.




Muy discutida fue la posición de Camus respecto a su patria natal, Argelia. El autor se ganó severos ataques por recordar que Argelia no era sólo musulmana, que no debía ceder ante los fanáticos y que al cabo era necesario vivir juntos y en paz o morir juntos y en guerra, acentuando la soledad de argelinos y franceses, así como la desgracia de ambos.Superada por la historia tal disyuntiva, cabría hoy hacer la misma pregunta a israelíes y palestinos, pues la oportunidad de convivir, entender y abandonar el odio y la violencia, son opciones constantes de la historia y la historia, nos recordó Albert Camus, es la tensión entre lo inevitable y lo insustituible

EL GALLO DESOBEDIENTE...

Pronóstico del Clímax

Xavier Velasco/ MILENIO DIARIO

-->
Camelia nunca existió.

Hay palabras que al paso de los años van invitando a cierta ternura. Si antes intimidaron a quien pudieron, el tiempo les ha ido creando grietas que al cabo terminaron por su recortar su alcance y entrecomillar su poder. Censura es una de esas palabras. A estas alturas del destape planetario, sólo una tiranía se empeña en imponerla, pero hay tal cantidad de rendijas abiertas y por abrir que vale preguntarse en qué momento la maquinaria empezará a soltar tiros por la culata. ¿Quién va a censurar nada, con internet ahí, sin arriesgarse a que sólo por eso la información temida se multiplique a estándares virales? No deja de hacer gracia que aún quede quien suponga beneficioso castigar con el peso de una ley pueblerina a los autores de esas canciones épicas que narran las historias de famosos traficantes. Vamos, de ahí a pedir una investigación sobre el asesinato de Emilio Varela, no debe ya de haber tanta distancia. Valdría preguntarse si no una ley así terminaría por estimular el feliz desarrollo del género. ¿Quién, que fuese un bandido de renombre, no soñaría con pagarse su propio corrido clandestino? ¿Qué fiesta de malandros no alcanzaría el rango de fiestón apenas resonaran los acordes de la primera épica maldita? ¿Habría retenes para checar los iPods, o traerían bluetooth en las patrullas?

Con la lógica de los narcocensores, habría que proscribir unas cuantas novelas de Elmer Mendoza, y ya entrados en gastos meter tijera en todo lo relativo al tema. Prensa, televisión, ficción y no-ficción. Pues lo cierto es que traficar narcóticos es un negocio fuera de lo común, y eso basta para que sobren los intrépidos hambreados dispuestos a jugarse pellejo y destino con tal de verse ricos y respetables. Suponen los censores que los niños que crecen rodeados de viciosos y proveedores nunca van a enterarse del negociazo que es comerciar con ciertas
golosinas ilegales, si ellos logran sacar el tema de la agenda, como se extirpa un órgano podrido.

Empecemos por Hollywood.

Dicen los enemigos de los “narcocorridos” —expresión redundante y cacofónica que ignora los poderes narcóticos del alcohol— que éstos ensalzan y hacen admirable la figura del narcotraficante. Puede ser, pero insisto en dudar que siquiera la ausencia de trovas alusivas haría un pelo menos tentador el negocio para quien no concibe otro camino a las riquezas propias y el respeto ajeno, ni está dispuesto a resignarse a menos. Un negocio nocivo e ilegal con semejante margen de utilidad tendría que estar proscrito del planeta, por respeto a su propia supervivencia. ¿Creen tal vez los censores que la riqueza fácil es discreta? ¿Y si el crimen mayor fuese la hipocresía de seguir condenando lo que no existe forma de exterminar por las vías legales, como no sea sacándolo del código penal? ¿Sirven las prohibiciones y condenas para desanimar a los futuros traficantes, allí donde ya el hambre desactivó la alarma del escrúpulo?
Quien haya frecuentado en los años recientes las ficciones seriales de cadenas como Showtime, Cinemax y HBO difícilmente se escandalizará de asistir a escenas cotidianas donde la marihuana es consumida por mayores y menores de edad, en circunstancias por lo común impunes. Y ojo, amigos censores, no hablamos aquí de épica ni de superhéroes, sino de amas de casa que cualquier día se pachequean en compañía de la vecina, el hermano o la hija adolescente, como si cualquier cosa. Escenas cotidianas, donde la yerba ocupa el lugar antaño reservado a la cerveza, sin que nada parezca fuera de lugar.

Ahora imaginemos el escándalo que se armaría de Hollywood a Washington ante la posibilidad de pasarse a cuchillo la famosa Primera Enmienda de su Constitución. ¿Hay siquiera la posibilidad de censurar corridos entre los mexicanos que viven de aquel lado, o acá somos salvajes y precisamos leyes irrespetuosas? ¿Será por esta suerte de destino selvático que encontramos normal la detención de un grupo de músicos por el delito de amenizar una fiesta de narcotraficantes? ¿Y qué esperaba el H. Ministerio Público? ¿Que dijeran que no y se atuvieran a las consecuencias? ¿“Sáquense, pinches narcos corruptores”? ¿Qué ley le impide a nadie cantarle a un delincuente quién sabe si presunto?
El síntoma no es el mal. No sabría calcular la cantidad de canciones dedicadas al consumo de alcohol que he cantado, a menudo en estado de exaltación etílica. Mentiría, sin embargo, si le echara la culpa de mis francachelas al ingenio de José Alfredo Jiménez. Fue bueno, al fin, que el disco de Chavela Vargas estuviera aquel día donde tenía que estar para hacernos llorar como huérfanos frescos, y más tarde reírnos como herederos súbitos, como bueno es toparse a medianoche con la voz de Aretha Franklin contando la odisea sentimental de una mujer abrazada al recuerdo en la forma de una botella de Seagram’s. ¿Significa eso que cada vez que escucho canciones semejantes necesito empinarme una botella? Sería tanto como dar por hecho que el gozo de escuchar a Billie Holiday induce al arponazo a los golosos. Hasta donde recuerdo, aquel verso torcido del Tenorio —tan popular en la temprana adolescencia, donde Don Juan mentaba cierta mantequilla para feliz bochorno de Doña Inés— no era tan popular por su legalidad. Uno por esas épocas apuntaba los versitos pelados con la única intención de memorizarlos, y acto seguido destrozaba el papel, ya de por sí canjeable por un viaje sencillo hacia el carajo. ¿O creerán los censores que el corrido es la droga, igual que el mensajero el criminal y el dictador el pueblo?
Entre ternura y lástima provoca hoy día el intento de evitar que la gente cuente lo que ve. ¿Tengo acaso la culpa de lo que ocurre frente a mi ventana? ¿Soy testigo imputable si abro la boca, o canto, o escribo una historia? ¿Y no son, a todo esto, los delincuentes quienes cobran factura al indiscreto? El que canta, ¿no es cierto? Lejos de ser capaz de calcular el monto del negocio, me pregunto qué pasaría con tantos narcocorridos si éste un día dejara de existir y lo que hoy es delito pagara sus impuestos. Es decir, que será del estornudo una vez que se acabe el catarro.

jueves, 21 de enero de 2010

VENTANA DE LOS VIENTOS...







LA VENTANA BCS.-Bahía de la Ventana: un jolgorio de papalotes y velas entre el mar turquesa y el cielo azul, jugando y comerciando con Eolo, Dios del Viento, en este otro Mediterráneo que empieza a ser descubierto y colonizado por quienes buscan explorar otros rumbos lejos del masificado hedonismo del gran resort turístico.

Es la víspera del V torneo anual de kiteboarding, paddleboarding y windsufing, Ventana Classic-que arrancó ayer jueves 21 y cerrará el domingo 24-, una singular carrera que tiene como meta la polémica isla de Cerralvo o Jean Cocteau, como usted guste, que ajena a su nuevo y arbitrario bautizo permanece impasible recortando su telúrico perfil de milenaria piedra contra el horizonte marino a 11 millas golfo adentro.

El trailer park administrado por el ejido está a tope. Una cosmopolita comunidad integrada por alemanes, franceses, ingleses, italianos, griegos, españoles, rusos, canadienses, y, off course, gringos…que ya juegan como locales, ha tomado por asalto estos fascinantes litorales ubicados a 30 minutos al sur de la capital sudcaliforniana.

Esta creciente peregrinación anual en busca de viento, mar y cielo, que empieza a mediados de noviembre y concluye en abril o mayo, le ha venido a dar nuevos aires a la economía local. Y al antiguo pueblo de pescadores y horticultores, le han empezado a brotar los nuevos giros comerciales y de servicios que la creciente demanda exige.

No te esfuerces en ser moderno…lo serás aun sin proponértelo”, decía el poeta maldito Charles Baudelaire, autor de las Flores del mal…
.
Y como la mejor propaganda es de boca en boca y a través de la comunicación instantánea y global del Internet, con su libérrimo flujo de imágenes y narrativas testimoniales, se multiplica también el número de quienes han decidido fijar aquí su domicilio temporal o definitivo.

“¿Traes pasaporte? Te voy a llevar a conocer el área de San Diego”, me presume el guía de lujo de Malekón On The Road, Rogelio Mendoza Peralta, mejor conocido como el Frijol o Free Hole, gerente de Pizzas Vela.

No exageraba nuestro espléndido anfitrión: dos o tres kilómetros hacia el sur, sobre la prolongación de la carretera, empiezan a asomarse, a elevarse desde la zona de playa, prodigios arquitectónicos armónicamente asimilados al paisaje, como brotados de la propia piedra, tierra, arena, flora sudpeninsular.

Algo así como La Jolla, en estado embrionario”, acoto.

Para regocijo o pena, según sea el caso, de los propietarios o poseedores originales. Que buscan la mejor forma de integrarse a esta clase de desarrollo que tiene como base la especulación inmobiliaria; negocio predilecto del actual gobierno perredista, y sus depredadores brokers en alianza con mafias como la de Las Vegas, según revelaciones del semanario Proceso, que cambiaron la semántica natural de la Ventana por una metáfora tan onírica como mercadológicamente encandiladora: Bahía de los Sueños.


Al caer la noche, los flancos de la carretera se llenan de luciérnagas: pequeñas lámparas de excursionistas alumbran el camino hacia La Calera, un paraje monte adentro, donde este invierno se celebrará el ritual del Burning man....el Hombre Ardiente…una tradición de espíritu dadaísta iniciada en 1986 en San Francisco, donde se mandan a la hoguera diversas figuras representativas del mundo contemporáneo, y al ritmo de la música, el vino y otras esencias, se consuma el evocador happening con los más radicales en el papel de adanes, evas y tiresias.

.
JIMENA Y TIM: LO QUE EL VIENTO NOS DEJÓ.

Jimena Malagamba y Tim Hatler, una de las ya típicas parejas binacionales, de sudcalifornianos y altacalifornianos, son quienes hace un lustro iniciaron la organización de este torneo de velas y papalotes, instituyendo premios casi simbólicos, que en esta ocasión alcanzan los 3 500 dólares en efectivo, más otras compensaciones en especie también facilitadas por las empresas patrocinadoras mexicanas y extranjeras, y de la zona La Ventana –El Sargento, como cenas, paseos marinos y terrestres, y otros agasajos que mantienen a los surfers y kiters en estrecho contacto con la comunidad

Con el mar de fondo de la deslumbrante bahía, Jimena, bióloga marina de profesión, nos recibe en la terraza de su residencia en el complejo de su propiedad denominado Palapas Ventana, empresa que lanzó la convocatoria del primer certamen Ventana Classic, y recuerda que en ese año, 2006, se inscribieron 40 competidores, apoyados por 37 patrocinadores, empresas productoras de equipos especializados en estos deportes..
Este año el número se incrementó a 140 surfers-kiters, y 138 sponsors o empresarios comprometidos con el desarrollo de este deporte.

“Y también con la comunidad de La Ventana- El Teso-El Sargento- señala Jimena-, pues una de las condiciones para participar en este evento, es aportar recursos para colaborar con el desarrollo social, educativo, cultural, ecológico del pueblo.
En esta ocasión reunimos 18 mil dólares, un poco más que el año pasado, que serán invertidos en algunas necesidades urgentes de las escuelas, en la tele secundaria, centros de salud, áreas recreativas. Hemos sembrado 175 árboles en estos espacios comunitarios, pintado aulas y consultorios, reparado techumbres, conseguido material médico, construido patios cívicos…


“La Ventana Classic es una exhibición y competencia de kiteboarding, paddleboarding y windsurfing que ha obtenido renombre internacional. Los participantes y competidores se reúnen con la comunidad de las pequeñas poblaciones de La Ventana y EL Sargento con el fin de de recabar esos fondos para el mejoramiento de las escuelas y las instalaciones de salud y comunitarias de la localidad.
“El evento incluye una carrera de 19 kilometros de la Isla Cerralvo a la Bahía de La Ventana, carrera de boyas, concurso de estilo libre (Freestyle), una carrera de paddleboard (modalidad de pie), una gran exhibición de kiters intermedios que tendrán la oportunidad de probar y utilizar los equipos que se comercializaran el próximo año. También veremos exhibiciones artísticas de los alumnos de las escuelas locales participantes de los beneficios de lo recabado en el evento.



“ Habrá rifas diarias con muchos premios que han donado todos los patrocinadores, comida con gran sazón local, fiestas con bandas y la diversión que conlleva un evento así con el fin de seguir reuniendo fondos para nuestras escuelas locales. Este año también se realizarán exhibiciones de profesionales y clínicas para principiantes y avanzados en días previos al evento. Una parte de los recursos obtenidos se destinaran a organizar e implementar un programa de reciclaje para toda la comunidad que llevará el nombre de “NO MAS BASURA”.

“Constará de programas educacionales así como de trabajo colectivo en conjunto con el gobierno municipal para los residentes del El Sargento y La Ventana. Tomando como referencia un programa similar de reciclaje realizado en Puerto San Carlos y Bahía Magdalena en Baja California Sur, los residentes de EL Sargento y La Ventana no sólo quieren convertirse en una comunidad que recicla su basura, sino también educar a los niños de la comunidad a crear y formar parte de un mejor mundo futuro.
“Otros recursos se utilizarán para instalar un laboratorio de 15 computadores para la telesecundaria de la localidad. También se remodelarán los baños de los jardines de niños, la biblioteca de la escuela primaria de El Sargento, y se adquirirá una línea telefónica con internet para el Centro de Salud local.
“En la anterior competencia se reunieron cerca de $18 000 dólares, con los cuales, como te decía, se realizaron diversa acciones como la construcción de juegos de patio para niños, murales, aires acondicionados en los salones, jardineras, reforestación y pintura en diversas escuelas, una plaza cívica, se compró equipo médico y muebles para el Centro de Salud y se le dio servicio a la ambulancia, por nombrar unos cuantos. Esperamos con mucho ánimo el evento de este año en donde la comunidad local y los participantes se reunirán una vez más para disfrutar del deporte y el trabajo comunitario.

“Volviendo al aspecto deportivo de Ventana Classic, en las cuatro competencias anteriores, Marie Leclerc ha sido la ganadora invicta en la división de mujeres de kiteboarding, enfrentando este año una dura competencia con otras participantes de gran nivel. En la división masculina de kiteboarding, Sean Farley, originario del Estado de Colima, quien ostenta el título mundial en carrera de boyas, regresará este año para tratar de conseguir el primer lugar en esta competencia. En windsurfing, Macrae Wylde, de Estados Unidos, participará este año para defender sus dos campeonatos anteriores.

“Los surfers, precisa Jimena, representan la onda sesentera, rockera, romántica. Los kiters serían los transgresores posmodernos montados sobre las innovaciones tecnológicas que han convertido el papaloteo en una actividad cara, de élite. Esta confrontación generacional le da un toque muy especial a la competencia.”.

CASA DE CITAS.” La respuesta está en el viento…” Bob Dylan.

domingo, 17 de enero de 2010

BAJO EL SIGNO DE OPHIUCHUS...


Sacando a pasear al demonio que todos, mortales e inmortales, llevamos dentro, un Dios iracundo quiso saludar este 2010 con otro ensayito del “Apocalipsis”, ensañándose con uno de los pueblos más miserables de este Valle de Lágrimas: el insular Haití.
Premonitoria señal del inminente Fin de los Tiempos anunciado por los Mayas, los Celtas(Odín), y Nostradamus, entre otros oráculos, fijado para el 21 de diciembre del 2012( “20 días después de la tema de posesión de Peña Nieto”, hacen ya sus cálculos los priístas). Justo cuando nuestro sol se ubique en el vértice –punto de encuentro de la lanza de Sagitario y la cola de Escorpión- del Ecuador cósmico, de donde Ophiuchus(El portador de la serpiente), el treceavo signo zodiacal, emergerá en un estallido final…o de un nuevo renacimiento o revelación.

Cuales Sísifos irredentos, empezábamos a tratar de remontar la bicentenaria cuesta de Enero, asimilando el nuevo ajuste de cuentas calderonianas fraguado en coloquios palaciegos-Ruta Pinos –San Lázaro- en el impasse decembrino; bolereando el llanto de las legionarias y cincuentonas gruppies de Sandro por la muerte de su ídolo, y el de los fanáticos chivas por la salida del “rebaño sagrado” de Ramoncito… Cuando PUM! , que nos cambian de canal y se nos viene encima la avalancha de cadáveres pudriéndose sobre las infernales calles de Puerto Príncipe, convertida en la gran morgue planetaria a la intemperie(más los que yacen bajo los escombros), con el permiso de escenarios de guerra como Irak y Afganistán, y desde luego nuestras Ciudad Juárez , Tijuana y Caminos de Michoacán. con todo y sus pueblos que van pasando, pal otro lado y/o al narco..

Haití, dicen los que siempre ven el vaso medio lleno, gente positiva, nos demuestra que no hay porqué andar de quejumbrosos, de negativos, si no estamos tan mal. Hay dimensiones peores que la nuestra. El terremoto del pasado martes 12, no solamente derrumbó físicamente al pequeño país de 9 millones de habitantes arrejuntado en media isla de la Española. También barrió con el gobierno y un Estado más que fallido. Que nos sirva como lección divina para valorar lo que tenemos, pregonan los evangelistas de la superación personal. Del voluntarismo revolucionario:! Sí se puede!. Tan caro para el “espurio” que no dejó de regalarnos esa conmovedora imagen de una sonriente pareja presidencial supervisando el envío de víveres y medicinas a los hermanos haitianos, de parte de sus hermanos mexicanos, que como dice la canción, somos puro corazón, sobre todo de parte de los 40 millones de compatriotas que también saben lo que es el hambre y la discriminación.

Si la irrupción del EZLN el año nuevo del 94, desnudó ante el mundo la lacerante realidad del México Profundo, la telúrica Apocalipsis haitiana volvió a poner el dedo en la llaga de los inframundos que en pleno siglo XXI permanecen en el área de influencia del capitalismo estadunidense: la Norteamérica que en la era de papa Bush y su Tormenta del Desierto, se autoproclamó “líder moral de Occidente”..
Si Cuba, el anatema de los adoradores del mercado y la democracia industrial(decía Salinas), representa el fracaso del socialismo real en este hemisferio, con sus aberrantes secuelas dictatoriales que aniquilaron la libertad de expresión y de tránsito-entre otros derechos humanos fundamentales-, Haití simboliza la tragedia del capitalismo salvaje en toda su demoniaca expresión de injusticia social.

De 9 millones, 6 son- o eran- desempleados y analfabetas. Y no faltará quienes citen a Malthus y su teoría catastrofista, que veía en la guerra y los desastres naturales, una forma de depuración natural o divina de los tumores malignos de la civilización; un control demográfico cortesía del voluntarismo histórico.
.
*
Si usted fue de los despistados que se dieron una asomadita por la Ubre Legislativa el día de la “sesión solemne” conmemorativa del XXXV aniversario de la promulgación de la Constitución Política del Estado de BCS, no me dejará mentir: aquello parecía una “toma”, una secuencia de la película La Ley de Herodes, basada en un cuento de Jorge Ibarguegoitia que tiene lugar en un pueblo llamado significativamente Cuévano.

Sin los grupos estudiantiles que ocuparon los asientos posteriores del recinto legislativo, la desolación hubiera sido aun más deprimente, dejando en sus puros huesos a la “clase política” de las primeras filas, siempre pendiente del aplausómetro.!Mercado Romero más clapeado que Rosa Delia!. Entre ellos y los jóvenes estudiantes, había un amplio espacio de butacas tan vacías como la mayoría de las curules y de las mentes y espíritus que las usurpan gracias a la baja calidad de nuestra democracia..
Una señora rechonchita de apellido Gorosave, fue quien en “representación de la sociedad civil”, hizo uso de la palabra sin el menor sentido del ridículo(¿Quién se fija en tales suplantaciones?), leyendo penosamente un “discurso” que más que un documento político debe ser considerado como un expediente clínico por la minusvalía mental reflejada en cada balbuceo con pretensiones de frase. Pero faltaba todavía le intervención de un tal diputado Ceseña, quien no pudo, por más que le hizo la lucha en tres ocasiones, pronunciar correctamente el término “hegemónico”, provocando la risa burlona de los normalistas.
Todo ante su Alteza Serenísima, su Majestad, el secretario de educación del analfabeta de Narciso, el profe Omarín, quien en representación del gober, ejidatario e ingeniero cachirul, abrazó y beso (a la dama) a los “brillantes” oradores, calificándolos con un rotundo DIEZ…

Mientras tanto Narciso andaba asistiendo al primer acto cultural en lo que va del sexenio: la entrega de la becas del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes(uno de los programas de Conaculta que los estados están obligados a complementar), a la que no invitaron a uno de los becarios: el autor de esta columna
Pero eso sí: me pagaron por adelantado.

-¡!Y vieras cómo se entretuvo el ingeniero platicando con los artistas y escritores!- se despidió inflando sus sonrosados cachetitos Elsa de la Paz en las desérticas inmediaciones del Teatro del Ciudad. ¿En serio? Wooow.
Qué ingeniero tan culto.

HAITI: INQUIETUD GEOLÓGICA Y CATÁSTROFE SOCIAL


Alán Arias Marín

2010-01-17•Política
Lo que ocurre en Haití es innombrable; como la ira de Dios. La fuerza destructiva de la naturaleza potenciada a lo inaudito por la escasez, la fragilidad del tejido social y la precariedad extrema y primitiva de su Estado. Ya nada será igual. El futuro será distinto a lo pensado y —acaso— deseado. El terremoto y su secuela social y cultural subvierte la idea moderna de continuidades estructurales finalizadas, aun si no realizadas y siempre en expectativa pospuesta, como ha sido en Haití. Aspiración de modernidad, desarrollo y democracia, ya imposible. Su dura historia se condensa en una vana espera. En el comienzo del siglo XXI, de modo salvaje e inmisericorde, un golpe de mano de la naturaleza ha cancelado de una vez por todas esa posibilidad.
Haití, el sabido y conocido, ha llegado a su término. Término era el Dios romano que sancionaba los límites y la de los Terminales era la fiesta que celebraba la inmovilidad de esos límites. En Haití —isla de esclavos libertarios, colonialismo salvaje, dictaduras eternas, asesinatos implacables, sofisticados intelectuales, intervenciones sin fin y tonton macoutes siniestros y temibles— todos los límites han sido derruidos.
En Haití —y esa es la primera enseñanza universal de la tragedia— la inquietud geológica (Jünger dixit) ha devenido malestar de la cultura; los hombres no se pueden sentir ya seguros, sus rostros atónitos y adoloridos esconden un impulso de huida. Haití, sus hombres y mujeres, siempre en riesgo, en acecho perenne, al capricho de irrupciones desastrosas de todo tipo. Ahí no puede haber confianza, ni en la tierra ni en el cielo, ni en otros, ni en los dioses, tampoco en los espíritus.
¿Cómo pensar y expresar lo que ocurre?, ¿cómo prefigurar una reflexión con calado relativamente pertinente al tamaño y cualidad de la tragedia, más allá de las obligadas y necesarias menciones históricas, sociológicas y politológicas referidas a la esclavitud, el colonialismo, las dictaduras inauditas, el imperialismo y sus intervenciones; la abrumadora pobreza y la injusticia implícita y explícita de la sociedad haitiana, la violencia estructural y el desconsuelo —crítico o evasivo— de su cultura?
(1) Bauman sostiene (La modernidad líquida, 2000) que las estructuras que limitan las elecciones individuales, las instituciones que salvaguardan la continuidad de los hábitos, los modelos de comportamiento aceptables, ya no pueden, en la actualidad, mantener su forma por más tiempo; se descomponen y derriten antes de contar con el tiempo necesario para ser asumidas y ocupar su lugar social; no se solidifican —institucionalizan— dada su breve esperanza de vida, no sirven como marcos de referencia para acciones humanas, ni para estrategias de largo plazo. Tránsito de formas sociales “sólidas” modernas a “líquidas” posmodernas.
En Haití, la tragedia y su secuela son la pauta de inicio —inicuo y terrible— de un tránsito pervertido de la fase sólida a la líquida, no en el sentido baumiano de la evolución de formas tradicionales modernas a figuras posmodernas, sino hacia una protomodernidad, ya sin perspectiva ni condiciones de modernización. Situación política conceptualizable como un estadio pre-Hobbes; etapa de sobrevivencia, con la violencia arraigada como quehacer básico de los colectivos agrupados primariamente para la consecución de alimentos, agua, enseres básicos y armas; delimitar territorios (barricadas), armándose hasta (con) los dientes: palos, cuchillos, utensilios, cuerdas y —si se puede— armas de fuego; dedicados al pillaje y a la autoprotección más elemental. Ninguna solidez civilizatoria, lobos del hombre, casi cazadores y recolectores…
(2) El desafío para la comunidad internacional (bajo la batuta de USA y la ONU, ni modo) y la protosociedad haitiana es inédito; bajo las premisas de la desolación humana, la escasez extrema y una regresión histórica a las formas más simples y toscas (violentas) de sobrevivencia; un escenario nuevo y sin precedentes para la refundación de un país. En el Apocalipsis haitiano la catástrofe y su contrario la epístrofe han de acabar por conformar una única idea: la catástrofe es cambio de orden, transición de estructura; la discontinuidad generada por la tragedia no debiera pensarse como una irrupción patológica que debe ser reconducida al orden, como un juez que reestablece el vigor de la norma. Regreso a la normalidad opresiva malamente existente previa a la tragedia y a la estúpida expectativa de una modernidad inviable. Un viaje al fin de la noche. Convendría pensarlo como punto de inflexión, la inminencia de una especie de advenimiento mesiánico (Benjamin) precedido por un desorden apocalíptico invivible previo a un nuevo orden.
FCPyS-UNAM. Cenadeh.alan.arias@usa.net

sábado, 16 de enero de 2010

RIGHT OR WRONG, IT/S MY COUNTRY...

Ramón Cota Meza


2010-01-16•Acentos
mileniocom_460:/node/8704203
-->
La encuesta Mitofsky “El país que queremos” (Nexos, enero) me recordó el juego adivinatorio infantil: “Piensa un número, ya lo pensé, agrégale x, resta el número que pensaste, te quedó y.” La diferencia es que, mientras en el juego el resultado siempre es exacto, a la encuesta le sobran tornillos y le falta seso. Resulta que Estados Unidos es el país al que más quieren parecerse y menos quieren parecerse los mexicanos. Le sobran tuercas.
Lo curioso es que el porcentaje mayor es el de los mexicanos que no desean que su país se parezca a ningún otro, pero esto no provoca ningún comentario de los intérpretes. Al contrario, el ambiguo editorial de la revista mete su idea con calzador: “La mayoría de los mexicanos quiere un país mejor que el que tiene, un país distinto, otro país.” Un anunciante en televisión fue más allá: los mexicanos quieren que su país se parezca a cualquier otro, menos a sí mismo.
Los comunicólogos serios llaman a esto “efecto de imposición de problemática”. Eric Maigret: “Los sondeos miden un estado artificial de lo social mediante el juego de las ‘no respuestas’, las respuestas cambiantes y las respuestas obligadas a los encuestadores frente a los que se considera legítimo responder (…) La débil coherencia de las actitudes significa que los sondeos pueden guiar en parte las respuestas por su formulación o por el contexto en que se aplican, obligando a adoptar una posición simple.” (Sociología de la comunicación y de los medios… FCE, 2005).
La idea de la encuesta fue tomada de un socialdemócrata español que dijo: “Queríamos parecernos a Francia y Alemania.” No es muy científico tomar sus palabras al pie de la letra. Lo que quiso decir fue: como socialdemócratas estábamos en la ruta de los partidos fraternos de Francia y Alemania. Resultó conveniente. El “nuevorriquismo” español ha sido subsidiado por la Unión Europea. Falta indagar qué tanto se parece la España actual a sus modelos. Tiene más de 20% de desempleo y una deuda cuyo pago llevará generaciones. España no se parece a Alemania; está siendo colonizada por retirados alemanes y por reventados de toda Europa.
Si algo, la encuesta Mitofsky arroja que Estados Unidos es omnipresente y que los encuestadores quieren parecerse a un socialdemócrata español. Creer que una nación puede transformarse imitando a otra es pueril. Los modelos sirven a los individuos, no a las naciones. Un individuo puede desarrollarse siguiendo un modelo, poniéndole contenido y ajustándolo sobre la marcha. No así las naciones, porque carecen de una instancia controladora de las acciones individuales. Cada cual toma su rumbo. Sobrevive la identidad nacional, sustentada en características propias, asunto resuelto desde la formación de los estados nacionales. Por su diversidad, Estados Unidos es la nación menos imitable.
Lo curioso es que los intérpretes de la encuesta se han singularizado por desbancar la pretensión histórica mexicana de parecerse a Estados Unidos y a Francia. Como académicos, todos ellos han asumido la tesis de Tocqueville sobre la inadecuación de la realidad mexicana al modelo constitucional americano. Por tanto, su campaña por la imitación mexicana de Estados Unidos exhibe cinismo respecto de sus propias convicciones profesionales. En el mejor de los casos dicen: “Sí, pero no.” Al parecer, todo se reduce a recibir paga por edulcorar una encuesta insostenible. No wonder.
La orientación política y económica basada en “modelos” está muy desprestigiada. Fue sólo un intermedio platónico en un contexto confuso. Las mentes pensantes están emplazadas a enfocar su esfuerzo en lo que su país puede hacer por sí mismo. El México moderno reclama ser descubierto. La dificultad radica en la pretensión de los intelectuales capitalinos de sentirse cosmopolitas. Humano, demasiado humano. No ven que la sociedad mexicana se ha estado transformando a grandes pasos, como todas las sociedades. Basta ir a las ciudades para ver su modernización. Con el gobierno y a pesar de él, México es un país pujante. En cualquier ciudad media te sorprenderá que nadie se interese en lo que los intelectuales capitalinos piensen de ella. La gente está en lo suyo.
Mucho se habla de la irrelevancia de la Presidencia de la República, muy poco de la transformación de los estados. Por primera vez en su historia, las entidades de la república tienen algo qué decir y están orgullosas de ello. La preocupación capitalina por la rendición de cuentas y los “caciques” reproduce un esquema de análisis anacrónico. No hay caciques en México y no puede haberlos porque la sociedad es diversa y democrática. Sospecho que no hay caciques desde fines del siglo XIX. El argüende sobre caciques es una invención centralista para imponerse.
Como mexicano periférico (no provinciano), nunca he visto a un cacique en mi vida. Si quieres imitar a Estados Unidos, piensa en esto: Right or wrong, it’s my country. blascota@prodigy.net.mx

viernes, 15 de enero de 2010

MANUAL DE POLÍTICA EN DESUSO

Día con día
Héctor Aguilar Camín

mileniocom_460:/node/8703472

A principios de los años 80 publiqué en el diario Unomásuno una serie de aforismos sobre lugares comunes no escritos de la política mexicana.
Ya entonces, aquellas sabidurías sumarias tenían destellos de reliquia: astucias de un mundo que parecía agonizante. Bauticé por eso aquellos aforismos “Manual de política en desuso”, con la impresión de estar aludiendo a un mundo en retirada.
Una retirada lenta, desde luego, porque el mundo que se retiraba, hoy como ayer, no terminaba de irse: era y es un mundo que persiste en quedarse, quizás porque en su obvio arcaísmo hay algo esencial de la vida política.


I. Escribió indeleblemente Martín Luis Guzmán. “La política mexicana sólo conjuga un verbo: madrugar”. La historia del PRI demostró más tarde que la política mexicana en realidad sólo aspiraba a conjugar tres verbos: Sumar, sumarse y sumirse.

II. En política, dice la experiencia mexicana, todos los amigos son falsos, todos los enemigos verdaderos. La misma experiencia señala que en política no hay amigo pequeño.

III. De la esencia del federalismo. Preguntáronle al cacique Gonzalo Santos cómo había hecho para mantenerse en el poder de San Luis Potosí tanto tiempo y respondió: “Muy fácil. Haciéndoles creer a los del centro que soy muy fuerte aquí y a los de aquí que tengo total apoyo allá. Ahora, inténtelo”.

IV. Un viejo político mexicano a sus alumnos de sociología: “Ustedes ven lucha de clases donde yo sólo veo pleitos de personas”.

V. Antes de iniciar ninguna negociación con grupos o personas, un político mexicano que se respete debe saber al menos tres cosas:

1. Cuántos son —a diferencia de cuántos vienen.
2. Qué quieren —a diferencia de qué plantean.
3. Quién los patrocina.
VI. De la esencia patrimonial de los sexenios:
1. Amistad que no se refleja en la nómina, es pura demagogia.
2. No pidas que te den, sino que te pongan donde hay.
3. Entiéndase el enriquecimiento inexplicable de cada seis años como el seguro contra el desempleo inevitable de cada seis.
4. Entre políticos como entre gitanos, no se leen las buenas fortunas.
5. Político pobre, pobre político.
6. Con dinero baila el perro, si está amaestrado.
7. No le cambies las convicciones, cámbiale los ingresos.
8. En política, ni un paso ni un peso propios.
9. Obviamente: Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error.


acamin@milenio.com

miércoles, 13 de enero de 2010

DENISE DRESSER: ¿PROBLEMA MENTAL?

REFORMA 11 Enero 2010


Independencia. Revolución. Conmemoración. 1810. 1910. 2010. La historia de bronce festejada cuando debería ser cuestionada; la historia oficial cincelada cuando debería ser escrita de nuevo. Porque han sido 200 años de héroes falsos y mentiras propagadas y dictaduras perfectas y democracias que están lejos de serlo. Doscientos años de aspirar a la modernidad sin poder alcanzarla a plenitud y para todos. Veinte décadas de justificar el Estado paternalista y el predominio del PRI, la estabilidad corporativa y el país de privilegios que creó. Buen momento, entonces, para examinar la herencia, los mitos compartidos, las ficciones fundacionales, el bagaje con el cual cargamos. Gran oportunidad para emprender un proceso de introspección crítica sobre nuestra identidad nacional, para cobrar conciencia de lo que hemos hecho consistentemente mal. Para entender por qué no hemos construido un país más libre, más próspero, más justo durante los últimos dos siglos.
Abundan las explicaciones. La Conquista, la Colonia, la ausencia de una tradición liberal, el Porfiriato, la vecindad con Estados Unidos, la desigualdad recalcitrante, el nacionalismo revolucionario, los ciclos históricos marcados por proclamas, seguidas de alzamientos y la instauración de líderes autoritarios que prometen salvar al país del caos y de sí mismo. Muchos piensan que México no avanza por su pasado fracturado, por su historia insuperada, por sus creencias ancestrales, por sus costumbres anti-democráticas. Muchos esgrimen el argumento cultural como explicación del atraso nacional. “Es un problema mental”, afirman unos. “Es una cuestión de valores”, insisten otros. “Es un asunto de cultura”, sugieren unos. “Así somos los mexicanos”, proclaman unos. Según esta visión cada vez más compartida, el subdesarrollo de México es producto de hábitos mentales premodernos, códigos culturales atávicos, formas de pensar y de actuar que condenan al país al estancamiento irrevocable.
Es cierto que muchos mexicanos creen apasionadamente en los componentes centrales del “nacionalismo revolucionario”. Es cierto que muchos mexicanos han internalizado las ideas muertas del pasado, y por ello les resulta difícil forjar el futuro. Es cierto que muchos mexicanos han sucumbido al romance con la supuesta excepcionalidad histórica de México, y por ello se resisten a apoyar medidas instrumentadas con éxito en otros países. Aquí, los hábitos iliberales del corazón son como un tatuaje. Aquí, ideas como el Estado de Derecho, la separación de poderes, la tolerancia, la protección de las libertades básicas de expresión, asamblea, religión y propiedad, no forman parte del andamiaje cultural post-Revolucionario. Y por ello tenemos elecciones competitivas que producen gobiernos ineficientes, corruptos, solipsistas, irresponsables, subordinados a los poderes fácticos, e incapaces de entender o promover el interés público. En términos políticos, México es una democracia electoral; culturalmente sigue siendo un país iliberal.
Nadie duda que esto es así. Pero el problema de las explicaciones culturales es que conducen a callejones sin salida. Si partimos de la premisa “así es México”, la Nación no tiene futuro, ni solución, ni posibilidad, ni salvación. Si el clientelismo y la corrupción y el patrimonialismo y la confrontación son producto de una cultura bicentenaria, no queda claro cómo reformarla ni reformarnos. Peor aún, el uso de la cultura como herramienta analítica o como justificación política obscurece las causas estructurales detrás del atraso. La cultura heredada, promovida, aprendida por los mexicanos a partir de la Revolución es una invención interesada, un cálculo deliberado; es aquello que los políticos y los ideólogos del régimen decidieron enseñarnos en la escuela pública. Las costumbres iliberales y las creencias reaccionarias que dibujan el mapa mental de tantos mexicanos fueron colocadas allí porque eran útiles. El poder político de México vivió -y vive aún- de alimentarlas.
Pensar que el problema de México es mental desvía la atención de donde debería estar centrada: en ese artificio contractual que es el corporativismo post-Revolucionario y el “capitalismo de cuates” que engendró. En la permanente redistribución de la riqueza en favor de los grupos beneficiarios del statu quo que este acuerdo ha entrañado. En las prácticas de rentismo acendrado que este pacto ha perpetuado. En la apabullante concentración de la riqueza que este modelo ha permitido. En la economía oligopolizada que este arreglo ha producido. Ésas son las raíces de tantas mentiras piadosas que la clase política elaboró y sigue diseminando; ésas son las razones detrás de códigos culturas que las élites han usado para controlar a la población. El verdadero problema del país no es cultural sino estructural; no es una cuestión de valores sino de intereses. A México no le hace falta ir al psiquiatra para resolver un problema mental; más bien necesita combatir una estructura de privilegios que ni la Independencia ni la Revolución lograron encarar.

domingo, 10 de enero de 2010

La primera mañana de 1910

Corriente secreta
´

Hace un siglo, las calles de la Ciudad de México se llenaron de militares que caminaban al Palacio Nacional.


2010-01-09•Antesala

Hace un siglo, la primera mañana de 1910, las calles de la Ciudad de México se llenaron de militares que, portando airosos penachos blancos y negros, caminaban al Palacio Nacional “para justipreciar los méritos” que definían, al comenzar la segunda década del siglo XX, la obra del presidente Díaz. “Pasó el periodo de ser discutida, su obra entró serenamente en la Historia”, señalaba El Imparcial. México tenía 471 mil habitantes. Terminaba en la colonia Roma, que Hugo Brehme retrataba incansablemente. El Zócalo estaba tapizado de árboles y tranvías. En las calles convivían simones, carruajes jalados por mulas y automóviles descapotables a los que tripulaban damas ataviadas con sombreros y sombrillas. Desde el Castillo de Chapultepec, el Paseo de la Reforma aparecía escoltado por extensos sembradíos. Un jardín recién plantado arrojaba una nota verde en la Plaza Guardiola. La calle de Bruselas, en la colonia Juárez, parecía calcada de una ciudad francesa. Al final de las calles rectas del centro se divisaba, invariablemente, una corona de cerros azulados.
Según un reporte de la Oficina Central Metereológica, el primero de enero fue un día helado. La Droguería El Coliseo alineó en sus aparadores incontables frascos del laxativo Bromo-Quinina, que tenía como fin aliviar los resfriados. El santoral celebraba a Odilón y Eufrosina. Éste fue el augurio de El Imparcial: “El año de 1910, el Año del Centenario, hará caer de las frondas de nuestra historia un diluvio de flores y de hojas”.
Faltaban sólo 275 días para que Madero subiera al tren que iba a trasladarlo, de modo secreto, a San Antonio Texas. El poeta Luis G. Urbina se quejaba porque oía en todos lados el mismo saludo: ¡Feliz Año Nuevo! “Está en todos los labios, se repite en todos los tonos, es el estribillo de todas las conversaciones”. Escribió Urbina:
“¿Es verdad que en mi porvenir hay flores inmortales de felicidad? ¿Es cierto que muy pronto llegaré a los jardines paradisíacos donde las almas se abren como rosas?... Alma mía, no fíes del ‘feliz año nuevo’. Nada tiene de nuevo ni de feliz… sigue pensando, santa y bellamente, en tu claustro de sombras”.
A las diez de la mañana, Porfirio Díaz recibió a los militares (“El Ejército hace a usted presente sus entusiastas felicitaciones por la feliz terminación de 1909 y desea que el año que hoy comienza sea venturoso para usted y para la Nación que con tanto acierto preside”), a la Suprema Corte (“la armonía que se disfruta se debe al soldado victorioso que ha arrollado todos los obstáculos que se han presentado en su camino”), a los gobernantes del Distrito Federal que, “interpretando los sentimientos de los habitantes de la ciudad”, se regocijaron porque “sois vos el que rige nuestros destinos en este año que conmemora, al final de un siglo, tantos hechos de gloria”.
Era un mundo feliz. Los Branniff, los Corcuera, La Gatita Blanca, la pastelería El Globo. Los indios y los pobres, que según el álbum Alrededor del mundo, editado en 1910 por una cigarrera cubana, formaban “el mayor número de habitantes de México”, no cupieron aquel día en los discursos. Tampoco en las páginas de El Imparcial. Sólo se colaron en la nota que informaba que el ciego Manuel Peña había denunciado el robo de dos pedazos de lotería, y en la nota que apuntaba que un tal Bicenteño había terminado en el hospital, luego de reñir por una mujer con Enrique Bastilla. Sólo aparecieron, quedaron ahí, como pisadas de mosca, en las fotos color sepia de las calles que, en medio del frío, Hugo Brehme retrataba. Héctor de Mauleón • demauleon@hotmail.com

Gabriel Bernal Granados... El libro ha sobrevivido de espaldas a una sociedad funcionalmente analfabeta”


Independiente y mexicana, Libros Magenta es una editorial joven cuyo catálogo atiende autores nacionales y extranjeros, y que apuesta, entre otros temas, por literatura que dé cuenta del día a día en la Ciudad de México.


2010-01-09•Varia

Gabriel Bernal Granados y Ana Rosa González Matute, directores de Magenta. Foto: Archivo Gabriel Bernal

Narrador, ensayista y poeta, Gabriel Bernal Granados (Ciudad de México, 1973) es uno de los escritores más reconocidos de su generación, quien también se ha destacado por su labor como editor. Libros Magenta, editorial que dirige junto con Ana Rosa González Matute, ha publicado autores “de culto”, como él los llama, y una colección de autores mexicanos, pretextos para la siguiente conversación.
¿Cómo y cuándo surge la colección Narradores de la Ciudad?
Compuesta hasta ahora de cinco títulos, Narradores de la Ciudad es producto de una coedición entre Libros Magenta y la Secretaría de Cultura del Gobierno del DF. La iniciativa surgió hace poco más de un año, luego de una reunión con la secretaria de cultura Elena Cepeda quien, después de conocer nuestro proyecto editorial, nos sugirió editar una colección con ellos. En un principio, nosotros queríamos hacer sólo cuatro títulos, y ellos nos pidieron algo que tuviera continuidad, un proyecto de largo plazo que tuviera que ver con la ciudad.
¿Cómo funciona, orgánicamente hablando, esta colección?
La idea original era incluir autores nacidos en la Ciudad de México. Esto, al poco tiempo, se convirtió en una utopía, porque no son muchos los autores nacidos en la ciudad que tengan libros terminados. De inmediato abrimos la colección a los nacidos en toda la República, con la condición de que en sus libros hubiera cierto tinte urbano. Cierto tinte no comporta desde luego una restricción sino más bien una escenografía y una preocupación por las metamorfosis de un continente narrativo, que bien podría ser la Ciudad de México o cualquier otra.
¿Cuáles son los libros que han publicado hasta ahora?
El primer libro de la colección se titula Peach Melba. Se trata de una serie de cuentos de una narradora hasta entonces inédita, Carol Kauffman. Los cuentos de Peach Melba, de hecho, sí transcurren en la Ciudad de México y siguen una especie de ordenamiento autobiográfico: narran la vida de un personaje virtual desde su infancia hasta su vejez. Digo virtual porque el nombre de este personaje no es el mismo a lo largo de todo el libro, pero tarde o temprano el lector descubre una identidad reiterativa que hace pensar en él como si se trataran de las fases fragmentadas de una novela episódica.
Hemos publicado libros más o menos variados en cuanto a temáticas y estrategias formales: La guerra fue breve, de mi autoría; La ciudad imaginada, de Alberto Chimal; Los restos del banquete, de Gabriel Wolfson y Cerdos, ópera prima del joven escritor y editor Abel Ibáñez Galván. A primera vista podría parecer una colección demasiado variada en cuanto a sus intereses y contenidos; sin embargo, creo advertir una tendencia homogénea que apunta hacia una temprana consolidación. No tengo dudas en cuanto a que esta tendencia se irá haciendo, con el tiempo, cada vez más evidente.
¿Cómo se inserta la colección en el planteamiento original de una editorial como Libros Magenta?
Narradores de la Ciudad, pese a ser el fruto de una coedición con una entidad gubernamental, no está alejada de la órbita de los intereses generales y genuinos de Libros Magenta. Más bien lo contrario: si hemos editado libros de autores de culto como Jorge Eduardo Eielson, y en particular su novela de los años sesenta El cuerpo de Giulia-no, o a los norteamericanos Guy Davenport, Paul Metcalf y próximamente Susan Howe, Narradores de la Ciudad obedece a una de las principales líneas editoriales de nuestro proyecto: publicar literatura mexicana, y sobre todo literatura mexicana en estado de emergencia. La coyuntura que hizo posible estos cinco títulos fue la coedición con el Gobierno del Distrito Federal. Evidentemente, los autores que han integrado la colección son autores que no tienen —ni siquiera creo que aspiren a tenerlo, salvo Alberto Chimal— un nicho de mercado definido. Todos son escritores que no representan, para las editoriales “grandes”, un gancho comercial que anime a la publicación inmediata de sus obras. El dinero invertido en la publicación de sus libros no representa para la editorial una recuperación en el corto ni el mediano plazo. Esto, sin embargo, no significa que no se trate de libros necesarios, libros que tienen que estar ahí: estos libros serán reclamados en su momento, cuando se haga el inventario de lo que ocurría en nuestra literatura en la época que estamos viviendo.
¿Cuáles son la dificultades materiales y económicas que enfrenta Libros Magenta para poder llevar a cabo un proyecto de esta índole?
Esta colección de literatura y escritores mexicanos aparece en uno de los peores momentos por los que ha atravesado la industria editorial en este país. Hemos sido testigos, en los meses y en los años recientes, de la desaparición de editoriales, suplementos culturales y, en general, de los foros que tradicionalmente asociamos con la expresión literaria. Lo menos aconsejable hace unos años (nuestra editorial nació en agosto del 2006) era invertir en una editorial y mucho menos en una editorial con una apuesta similar a la nuestra. Sin importarnos, a Ana Rosa González Matute y a mí, esta circunstancia en lo más mínimo, o, mejor dicho, absolutamente preocupados por esta circunstancia, fue que decidimos fundar nuestra editorial y darle continuidad a nuestro proyecto. Hasta ahora las cosas nos han resultado bastante bien —hemos publicado en tres años de existencia quince títulos, seis de ellos en los últimos cinco meses. Hace poco me preguntaron ¿cómo va la editorial?, y, para zanjar la cuestión, respondí que la editorial iba muy bien, pero que el país estaba fatal. El libro ha sobrevivido, sobre todo en los últimos tiempos, de espaldas a una sociedad funcionalmente analfabeta, cada vez menos apta para lidiar con sus propios productos culturales.
¿Qué ocurre con los libros de escritores para escritores?
Un libro de escritores para escritores puede tener una connotación peyorativa. Estaríamos hablando en ese caso de una forma de escritura decadente o solipsista que no encuentra solución de continuidad más allá de sí misma. Sin embargo, si lo pensamos bien, en estos momentos no hay libros, salvo los de superación personal o los libros de coyuntura política o social, que no se compongan para un limitadísimo número de lectores. En una clase de nivel licenciatura o de posgrado es cada vez más difícil hacer que tus alumnos comprendan la importancia de una novela como Los Buddenbrook de Thomas Mann en la confección de un imaginario moderno, que tiene en la figura del escritor —o del artista— su centro de gravedad. Las nociones de tradición y de cultura han caído en un desuso muy parecido al hundimiento, sobre todo en un país como el nuestro. Recurro al ejemplo de Thomas Mann, un tanto tomándolo al azar, para tratar de aclarar mi punto: en estos momentos no hay libro que no esté condenado a ser objeto de un consumo autofágico. Paul Valéry lo dijo hace mucho, y de manera más elegante: los libros se escriben para ser leídos únicamente por sus autores.
Por otro lado, me parece una circunstancia muy significativa que en estos tiempos de miseria sean los escritores mismos quienes, preocupados por la situación o simplemente acuciados por ella, estén haciendo editoriales para publicar todo aquello que las editoriales “grandes”, consagradas o establecidas no quieren publicar, ya sea por falta de ganas o por “falta de presupuesto”. Son varias las empresas editoriales independientes que han surgido en los últimos tiempos, no obstante la condena de fracaso que pesa sobre este tipo de iniciativa.
¿Qué proyectos tiene Libros Magenta para el 2010?
En 2010, con apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, vamos a publicar cuatro libros: un ensayo largo y complejo, mas no por ello menos hermoso, de la poeta norteamericana Susan Howe; un libro de poemas inédito de Alfonso D’Aquino; un ensayo sobre Theodor W. Adorno del filósofo y crítico de arte Jorge Juanes, y un libro de cuentos de Ricardo Pohlenz. Asimismo, existe el deseo expreso de los funcionarios de la Secretaría de Cultura del DF de darle continuidad a Narradores de la Ciudad, al menos durante los próximos dos años, publicando incluso más títulos al año de los cinco publicados originalmente.Ernesto Herrera