Loading...

domingo, 28 de febrero de 2010

MUERE EL ESCRITOR CARLOS MONTEMAYOR




El literato mexicano falleció debido al cáncer de estómago que lo aquejaba desde hace varios meses.


Dom, 28/02/2010 - 11:17

Foto: Especial
Ciudad de México.- El académico, escritor, traductor, activista social, defensor de los pueblos indígenas y cantante de ópera mexicano Carlos Montemayor, murió hoy a los 62 años de edad víctima de cáncer.
El deceso fue a las 03:35 de la mañana en el Hospital de Cancerología, de esta ciudad.
Al extinto académico le sobreviven su esposa, Susana de la Garza y sus hijos Emilio, Alejandra, Jimena y Victoria.
De acuerdo con el deseo expresado por el escritor en sus últimos días, sus cenizas serán llevadas a la Academia Mexicana de la Lengua, donde era miembro de número.
Esta mañana, su oficina informó a Notimex que Montemayor dejó dicho que fuera despedido públicamente en cenizas, no en cuerpo presente, en una ceremonia pública en su amada Academia.
La misma fuente indicó que él no deseaba tener una ceremonia fúnebre tradicional, con velorio, sino que fuera cremado, llevado a la academia y despedido por el pueblo, sin más protocolo ni homenajes oficiales.
Montemayor nació en Parral, Chihuahua, Fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua,la Real Academia Española y la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas. Dominó el inglés, italiano, francés, griego arcaico, clásico y vulgar, y el latín en todas sus formas, se caracterizó también por su activismo social, sobre todo en favor de los grupos más vulnerables de México.
Notimex

viernes, 26 de febrero de 2010

¿QUIÉN INFORMA A MÉXICO?

REFORMA viernes 26 de febrero de 201

Carmen Aristegui F.

Fue penoso ver cómo Felipe Calderón respondía en conferencia de prensa a la pregunta de la colega Gloria Hernández de Noticias MVS, sobre los señalamientos acerca de una presunta protección al Cártel de Sinaloa y a su líder más famoso, El Chapo Guzmán. Para enfrentar el cuestionamiento -que recuperaba lo dicho días atrás por el diputado panista Manuel Clouthier, quien acusó al gobierno federal de no haber tocado siquiera a esa organización criminal, además de convalidar la existencia de una narcopolítica en Sinaloa, además de otros señalamientos hechos por otros en el mismo sentido- Calderón se defendió con una lista deshilachada de algunos de los nombres que le vinieron, al vuelo, a la memoria sobre las detenciones relacionadas con el Cártel de Sinaloa, como muestras de que se "ha atacado indiscriminadamente a todos los grupos criminales en México..." y de que no protege, ni escuda, ni tolera a ningún grupo criminal del país. Ni a El Chapo ni a ningún otro. Al primero que recordó fue al Teo, tal vez gracias a la machacona campaña de las autoridades federales en radio y televisión que lo menciona a cada momento cuando se presume de su detención y de que era el jefe del "pozolero, quien disolvía los cadáveres en tambos de ácido por exigencia de su patrón". En lugar de una respuesta técnica, amplia y clarificadora, que resulta ya urgente frente al festín de sangre, violencia y descomposición que estamos presenciando -que tiene ya en su haber a cerca de 17 mil muertos y amplios espacios del territorio nacional en donde el Estado no puede ni siquiera asomar la nariz- lo que oímos, en voz presidencial, fue una respuesta airada, pobrísima y altamente preocupante. A una pregunta tan específica, Calderón no pudo formular una respuesta convincente. No tuvo a la mano los datos precisos, el diagnóstico contundente o las cifras reveladoras de que lo que estaba diciendo correspondía a la verdad. Todo se le fue en tratar de repetir los nombres y apodos -que, ya se ve, le gusta memorizar- de los presuntos delincuentes que se han hecho famosos a punta de costosas y cuestionables campañas mediáticas. El Teo, el Muletas, el Tocino, el Jabalí, etcétera. ¿Ése es el ínfimo nivel de información que merece la sociedad mexicana sobre un asunto de este tamaño? Para convencer y atajar realmente la suspicacia que se ha instalado en una parte importante de la población sobre la presunta protección al Cártel de Sinaloa y, en particular, a El Chapo Guzmán, el gobierno federal podría contestar algunas interrogantes. Digamos, como ejemplo, las siguientes:

* ¿Por qué si ha habido decenas de miles de detenidos en este sexenio relacionados con la delincuencia organizada, sólo alrededor de un millar corresponden a gente relacionada con el llamado Cártel de Sinaloa?

* ¿De dónde saca el gobierno mexicano que se requieren 100 mil hombres para detener a El Chapo Guzmán, tal y como lo afirmó una "fuente oficial" a The Economist en la Gran Bretaña, en enero pasado?

* ¿Por qué mientras en Colombia se da a conocer un operativo con detenciones relevantes relacionadas con El Chapo Guzmán producto de la investigación más importante de la década, según sus autoridades, en México las nuestras literalmente ignoraron el acontecimiento?

* ¿Por qué la PGR extiende una carta de expediente limpio al aspirante a la gubernatura de Sinaloa Mario López, MaLoVa, y deja abierta la duda sobre su contrincante Jesús Vizcarra? ¿Qué tipo de diagnóstico tiene sobre crimen y política en esa entidad?La delincuencia organizada es una estructura que está hecha no sólo de sicarios, matones y cabecillas como los que nos muestran cada día. Cuenta con elementos que, desde el ámbito gubernamental, la toleran y protegen o directamente forman parte de ella (Clouthier dixit); estructuras empresariales que hacen circular, ampliar y lavar esos ingresos; miembros de la sociedad vinculados a estas organizaciones que se desenvuelven con naturalidad en los circuitos sociales de nuestro país. ¿Está en condiciones el gobierno mexicano de ofrecer a la sociedad la radiografía amplia, detallada y precisa que sobre el problema este país merece?

jueves, 18 de febrero de 2010

FE DE ERRATAS...BREVE RECUENTO HISTÓRICO





Por poco y me cuelga Juan Carlos Alvarado Soto con la fibra óptica (“cortesía” de Slim) que enlazaba la conversación telefónica. Y con muchísima razón: no le había gustado una línea del último párrafo de la semblanza dedicada a la memoria de su padre del pasado miércoles, que afirmaba: “Y es que Alberto era un ignorantón, como ciertos bultos.”

Mil disculpas a la familia Alvarado Alvarado Soto, a los lectores. Fue un garrafal error de mi parte. No hay excusas, pero si explicaciones sobre los gajes del oficio. Lo cierto es que de último momento quise cambiar una frase afirmativa sobre el gusto de Alberto por la Historia, dejé el era, pero se me olvidó poner el NO, o no se guardó debidamente el cambio.

La frase correcta sería: “Alberto NO era un hombre ignorantón como ciertos bultos” Rematada con la anécdota ilustrativa: “Y si no que lo diga el músico Daniel Tuchmann a quien en una de esas reuniones de la sudcalifornidad en el DF, le espetó: “Mira mi Danny, la Historia no se hace con un saxofón”. .


Una frase pronunciada en el contexto de una fraternal charla precisamente sobre historia universal, nacional y local, en la que AAA demostró que sus interpretaciones del presente estaban avaladas y matizadas por una memoria conceptual del pasado.

Que estemos de acuerdo o no con sus conclusiones, sería otro momento de ese diálogo lamentablemente frustrado con su trágico fin.

Por ejemplo, en lo personal no comparto su afirmación de que la “Historia no se hace con un saxofón”,acotada por la ironía propia de un político de la época del carro completo priista, del partido prácticamente único, hacia un músico rockero, representante de la contracultura que tanto resquemor causara en personajes como Díaz Ordaz y Echeverría, los antihéroes del 68; y en general en todo el establishment contra el cual se dio la rebelión juvenil de aquel año axial que tuvo en el Mayo parisino su paroxismo.

BREVE RECUENTO HISTÓRICO

El saxofón como instrumento musical, es también símbolo de la revolución cultural, artística, que en los sesenta le dio un vuelco dramático a la historia y al mundo contemporáneos. El sax fue el instrumento emblemático del movimiento jazzístico que, conjugado con las luchas de Luther King y Malcom X, reivindicó la negritud como parte viva, radical(de raíz) de la sociedad estadunidense, en esa década en que se concretaron las acciones afirmativas de los derechos civiles del presidente Johnson.

Es más, siempre el arte, las rebelones culturales, se anticipan históricamente a los cambios políticos. La revolución liberal inglesa, en el s. XVII, influenciada por el protestantismo(el erasmismo y la Reforma religiosa de Lutero), y encabezada por caudillos políticos como Oliver Cromwell, y hombres de letras como John Milton(asesor de Cromwell en su lucha contra Carlos I) prefiguró la Revolución Industrial.

La Ilustración, el enciclopedismo francés, y sus expresión cultural con vanguardias artísticas como el neoclasicismo, con la consigna de “Atrévete a saber..”, deducida por Immanuel Kant, se proyectaron nada menos que en el advenimiento de lo que la historiografía registra como la época moderna, a partir del estallido de la Revolución Francesa de 1789.

Bajo el influjo de esta modernidad, asimilada por la dinastía borbónica de la Corona española, se dieron los movimientos independentistas americanos, incluida la independencia estadunidense, alimentada ideológicamente por su propia tradición anglosajona pero también, paradójicamente, por la Francia de Luis XIV, quien envió tropas de apoyo a Washington..

Hace poco, Héctor Aguilar Camín, comentaba en Nexos que los grandes movimientos de ruptura mexicanos, la Independencia, la Reforma y la Revolución, no habían sido detonados por demandas económicas, sino por razones políticas, ideológicas, y en el sentido más amplio, agregaríamos, culturales.

El movimiento independentista mexicano es inconcebible sin la influencia de intelectuales, escritores y periodistas, como Joaquín Fernández de Lizardi, por ejemplo, que con su sátira política, deudora de Moliere y Rabelais, abrió brecha a los cambios históricos. Obras claves como el Periquillo Sarniento y la Quijotita y su prima(publicados como folletines seriados en el Pensador Mexicano), combinadas con las modernistas reformas borbónicas: en lo político, la secularización del poder que a la postre expulsó a los jesuitas; en lo administrativo, la creación de la intendencias, la división geopolítica a imagen y semejanza de la francesa; y la reforma fiscal que le apretó las tuercas a la oligarquía criolla a favor de la Corona.
Un proceso que a partir de 1786 instrumentó el visitador Gálvez, apuntalado a la vuelta del siglo por la Constitución de Cádiz de 1812, que aniquilaba el régimen absolutista e instauraba uno liberal, y en cuya elaboración- asediada por la fiebre amarilla y la invasión francesa a la España de Carlos III y su hijo, Fernando VII, quien abdicaría a favor de Napoleón I-- participaron diputados americanos como el novohispano representante de Coahuila, Miguel Ramos Arizpe, el autor del proyecto instaurador de los municipios en comunidades con más de mil habitantes..

Los alcances transoceánicos de La Pepa, como se le conocía popularmente a esta Carta Magna, por haber sido promulgada el día de San José, se advierten en su artículo primero, el cual derivaría en la concesión de la nacionalidad y ciudadanía españolas a buena parte de los habitantes de la Indias, trasformadas en provincias del nuevo Estado español.

La nación española es la reunión de los españoles de ambos hemisferios”.

La Reforma, tendría en la deslumbrante generación de liberales mexicanos, encabezados por intelectuales, periodistas, escritores, como Francisco Zarco, Melchor Ocampo, Ignacio M. Altamirano, y sobre todo, el más puro y radical de todos ellos: Ignacio Ramírez, el gran Nigromante. Que no dudó en romper con Juárez por considerar que las Leyes de Reforma, atentaban contra la integridad de los pueblos indígenas al disolver la propiedad comunal y dividirla en parcelas individuales, sin redes de protección estatal. El mismo hombre que siendo Ministro de Justicia e Instrucción del primer gobierno juarista, fue confundido con un mendigo en el tren que viajaba hacia Paso del Norte(la actual martirizada Ciudad Juárez), y quien respondió al gendarme que lo reprendía, identificándose con una frase para la Historia: “Sí, oficial, mendigo, pero por la patria…”
. .
Estos apóstoles de la Reforma, fueron la inspiración del Apóstol de la Democracia, Francisco I. Madero, quien con el libro La Sucesión en 1910, y la aplicación de su patrimonio personal al financiamiento de periódicos independientes en la periferia norteña mexicana, preparó el terreno para el estallido revolucionario.

Madero, miembro de una acaudalada familia de terratenientes coahuilenses, no tenía mucho qué reclamarle a la política económica de los científicos(positivistas) porfiristas, al contrario; el diagnóstico sobre la situación del país apuntaba en otro sentido: el “envilecimiento de la vida pública mexicana.”

El movimiento del 68, punto de inflexión de la transición democrática mexicana, tampoco tuvo causas económicas. En ese momento del milagro mexicano y del desarrollo estabilizador, la economía crecía desde 1940 a un ritmo de 7 al 8 por ciento anual. La demanda central del 68 era:”Diálogo democrático”.


¿Cómo la ve don Alberto? Creo que usted estaría de acuerdo conmigo en que ya va siendo hora de generar en nuestra tierra una revuelta cultural que renueve y dignifique nuestra vida pública. Una Alianza por la Democracia…y la Cultura. Veneno puro para las hordas que hoy depredan nuestros valores fundacionales.


CASA DE CITAS.-“La idea de una desigualdad ancestral y de un país que acumula agravios hasta que explota es un atajo socorrido para explicar los estallidos de la historia
mexicana. Pero el atajo explica poco. Revísense los estallidos del siglo XX y se verá que las mechas detonantes no fueron la desigualdad ni la pobreza, sino la política. No las carencias abajo, sino los pleitos arriba.

Para combatir la enésima reelección de Porfirio Díaz se levantó Francisco Madero en 1910. Para vengar el golpe de Estado de Victoriano Huerta contra Madero se levantaron los gobernadores de Sonora y Coahuila en 1913.
Para ver quién ganaba entre los ejércitos de Obregón y Carranza y los de Villa y Zapata se libró la guerra civil de 1914-1915(…) El movimiento del 68 no nació de la pobreza, sino de los recintos de la modernidad que eran las aulas universitarias. Su bandera no fue combatir la desigualdad social, sino el autoritarismo del gobierno. Las guerrillas que siguieron fueron más hijas de la ideología que de la pobreza, aunque se radicara en zonas pobres como el estado de Guerrero. Ideológica también, más que indigenista o porrista, fue en su proclama original la rebelión del EZLN. Fruto de la impunidad homicida, más que de la crisis económica, fue el año de sangre de 1994. La historia de la violencia mexicana parece decir que la pobreza y la desigualdad no se incendian por sí mismas. Necesitan una espoleta. Hasta ahora, esa espoleta no ha sido el agravio social, o la privación económica, sino la discordia política
.” HÉCTOR Aguilar Camín.

miércoles, 17 de febrero de 2010

LA PRESENCIA DE ALBERTO


LA última vez que tuve oportunidad de saludarlo, fue a mediado de los 90 en la sede del PRI en Tijuana. “No te desarraigues, mi Mundo, tú tierra te necesita”, me dijo dándome un cálido, patriarcal abrazo, con esa voz que en la memoria afectiva resonaba como el nostálgico eco del bajo o sax tenor de la orquesta de los Hermanos González , o de Rafael Castro, en una de esas noches del Baile Blanco y Negro en El Perla.
Me calaron muy hondo sus palabras, pues estaban dirigidas sin el menor asomo de reproche, a uno de los más puntuales críticos de su mandato. Una crítica enfocada –ojo- al lenguaje político, a los excesos de la retórica regionalista en boga, y del priísmo del carro completo, sin dejar de reconocer su valiosa obra material.

Mis primeras imágenes de Alberto se remiten a la primera infancia (ando entrando apenas en la segunda), cuando en sus tiempos de Delegado de Gobierno de La Paz, pasaba a saludar a la(s) familia(s), y a preguntar qué se nos ofrecía.

Una mañana me tocó presenciar la llegada del Delegado en busca de mi abuelo, con una mala noticia: “No se preocupe por el Beto, don Federico- le dijo dándole un abrazo-, allá lo tenemos bien guardadito; no lo podemos liberar todavía porque los policías están muy lastimados.”.

Había sido otro de los constantes pleitos del problemático hijo consentido, y no había más que pagar la multa y los gastos correspondientes a los afectados. Mi abuelo se puso su camisa blanca abotonada hasta el cogote y su sombreo de fieltro gris, saltó al volante del Chevy 49, y allá vamos rumbo al Sobarzo con un estruendo ensordecedor por el pedazo de llanta que el bienamado Loco había colocado en la boca del mofle del pick up.

Cuando llegamos, el detenido no estaba tras las rejas, sino en la oficina del señor Delegado – quien le estaba dando una enérgica reprimenda que se escuchaba hasta la acera de la Altamirano- con esa carita de inocente evocadora del Pedro Infante hijo de Fernando Soler en la Oveja Negra
En la escuela 18 de Marzo, tuve como compañeros al Calín y al Nuny, los dos hijos varones mayores de Alberto, amigos de la misma calidad humana de su padre y de su madre. Nos volvimos a encontrar en el DF de los 70 y 80s, donde reafirmamos nuestra amistad y vivimos plenamente nuestro tiempo.
La familia Alvarado Soto vivía en la calle Aída, en San Ängel, en una casa de clase media alta, hasta donde llegábamos los amigos con cualquier pretexto, mientras el entonces Delegado de Tláhuac, Alvaro Obregón, y luego senador de la República se daba tiempo para compartir con los amigos de sus hijos, siempre interesado por saber cómo andaban las cosas en el terruño.
Algunos fines de semana nos íbamos a la casa campestre de Tláhuac, a sabrosos convivios que incluían cerrados duelos de volley ball entre la “palomilla” y un grupo parlamentario encabezado por Alberto.
Alguna vez- cómo olvidarlo-, en una de esas noches de juerga al lado del futuro cineasta todosanteño, JM Moreno, ya de retirada a bordo de mi vochito 74 de monumentales llantas y estéreo cuadrafónico, se me hizo fácil pasarme un alto en pleno cruce de Insurgentes y Reforma, como a eso de las 3 de la mañana.
Cuando pensamos que ya la habíamos librado, vislumbramos las inconfundibles luces giratorias de las sirenas policíacas, pero en vez de detenernos, emprendimos la fuga. Dimos vuelta en U y durante un buen rato jugamos al gato y el ratón con las patrullas, hasta que, ya en la del Valle, caímos en una calle cerrada. Y… Al tambo, a los separos que estaban cerca del parque del Seguro Social, por la Cuauhtémoc.

Como tenía examen oral de Teoría del Estado, con el ogro de Jorge Moreno Collado, a las ocho de la mañana, , no se me ocurrió otra cosa que la desfachatez de exigir el derecho de una llamada telefónica y marcar el número de…Alberto Alvarado Arámburo, con la esperanza de que me contestaran el Nuny o el Calín, para no molestar al senador.
Respondió el Nuny, quien una vez enterado de la situación me dijo sin admitir réplica: “Tranquilo, ahorita le aviso a mi papá”. Quince minutos después, ya estábamos fuera con una cruda moral de la chingada. Ese era Alberto, el sudcaliforniano solidario con su gente fuera de la tierra nativa.
En 1975, al concluir la carrera de Derecho, hicimos un viaje al Caribe en mi Opel 69, de cuatro gargantas y cinco velocidades. Mi compañeros de viaje eran mi condiscípulo en la facultad, Héctor Cortés Coronado(hijo de la entonces diputada mexicalense, Berta Coronado), y Juan Carlos Alvarado Soto…Jóvenes de nuestro tiempo, el Héctor traía una barba a la Charles Manson y una hippiosa cabellera que le llegaba hasta las rodillas, y así llegamos hasta la casa de Aída por el Nuny…Nos recibió Alberto con una sonrisa y la mirada clavada en la pelambre del Hectorín.
Pasamos a la sala, y mientras el Nuny se alistaba, el senador nos puso al tanto de las condiciones políticas, culturales, sociales, e incluso climáticas de los territorios nacionales que nos disponíamos a conquistar.
“Tengan mucho cuidado- nos dijo-, no lleven riesgos. El presidente Echeverría acaba de estar en Tabasco y Veracruz, y el boom petrolero ha generado algunos problemas de seguridad. Pública. Suerte”.
Y vaya que la tuvimos…En las playas de Cancún nos encontramos con una bellas italianitas, florentinas ellas, que nos llevaron hasta…. hasta…mmm… F(B)elice.
A 14 años de su asesinato en la esquina de Miguel Angel de Quevedo y Universidad, no muy lejos de su casa, la figura de Alberto se engrandece, en tremendo contraste con la miseria política y moral de los actuales depredadores de su amada tierra.
Quienes se asumen como herederos directos de su legado político, deben tener mucho cuidado de no transpolar literalmente sus palabras. ¿Cuál sería “nuestro futuro “en un mundo globalizado, regido por la inercia de los mercados, con una población mayoritariamente fuereña, y en plena crisis generalizada de valores? Por respeto a la memoria de Alberto, urgiría actualizar estos conceptos.
Porque Alberto NO era un hombre ignorantón como ciertos bultos. Y si no que lo diga el músico Daniel Tuchmann, a quien en una de esas reuniones de la sudcalifornidad en el DF, le espetó:” Mira Dany..!! la Historia no se escribe con un saxofón!!”


martes, 16 de febrero de 2010

METÁSTASIS...

MILENIO 16 febrero 2010.

Por Ricardo Monreal

La propagación de un foco canceroso a un órgano distinto de aquel en que se inició se conoce con el nombre de metástasis, vocablo griego que significa “cambio de lugar”.
La actual guerra contra las drogas (una cruzada de buenos principios pero con una mala estrategia, donde los daños colaterales son mayores que los avances directos) es un ejemplo de metástasis social.
Antes de esta guerra, el cáncer de la drogadicción y la violencia estaba plenamente focalizado en zonas, áreas y grupos sociales. Después de suministrada la terapia, el cáncer se propagó a órganos y partes distintas del lugar de origen, invadiendo el resto del cuerpo. Ciertamente, la guerra no originó el cáncer, pero sí su propagación.
El símil fue formulado por el propio Felipe Calderón al responder a las críticas del gobernador de Coahuila: “Hay quienes van al médico para que se les aplique una terapia contra el cáncer, pero después creen que el error es haber ido al médico, o haber decidido combatir la enfermedad” (MILENIO, 11 de enero 2010).
La cuestión, por supuesto, no es haber decidido ir al médico, sino determinar si el tratamiento suministrado es el correcto. Y en cualquier tratamiento oncológico, las quimioterapias que producen la metástasis del cáncer, en lugar de su aislamiento, reducción y extinción, son una receta mortal. Acaban con el cáncer, pero también con el paciente.
La guerra se justificó oficialmente con cuatro argumentos: recuperar territorios ocupados por el crimen organizado, desmantelar las redes de protección del narcotráfico, disminuir la violencia y la inseguridad en el país, y reducir las adicciones entre la población, sobre todo, entre los jóvenes. Las cuatro frentes presentan una metástasis.
1) Lejos de recuperar los territorios que dominaba el crimen en 2006, sus dominios se han ampliado. Hoy existen regiones en Veracruz, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Aguascalientes, Colima y Zacatecas, donde el crimen no sólo controla la droga, sino el comercio informal, el secuestro, los taxis piratas, la prostitución, la venta de protección y los giros negros. Son mejores recaudadores de impuestos que el SAT. Esto representa una metástasis territorial.
2) Las redes de protección al narcotráfico siguen intactas. Buena parte del fracaso de esta guerra se explica porque el enemigo duerme en casa, la corrupción en los tres órdenes de gobierno. La única acción que se ha llevado a cabo fue en Michoacán, pero resultó fallida porque más de la mitad de los funcionarios aprehendidos tuvieron que ser liberados por falta de pruebas y porque el objetivo de este golpe fue electorero, más que de combate a la inseguridad. La última acción espectacular contra uno de los capos del narcotráfico y sus familiares tiene visos de una medida aislada y parcial, de golpear exclusivamente a uno de los cárteles, dejando intacta a su competencia o contraparte. Hay una metástasis de la corrupción en los cuerpos de seguridad.
3) Hoy tenemos más ejecuciones y desapariciones en las calles que antes de la guerra. De casi dos mil en 2006, pasamos a siete mil 500 el año pasado, superando las 15 mil muertes violentas en la vía pública y sumando cerca de 3 mil las personas desaparecidas en los últimos tres años. La organización Freedom House, responsable de monitorear la situación de las libertades civiles en 194 países, en un reciente informe preliminar advierte que el año pasado no sólo fue el de más muertes violentas en México, sino que esta guerra irregular está mermando las libertades ciudadanas. Es una metástasis de la violencia.
4) Las adicciones a la droga entre la población joven está creciendo. Hoy la droga es más barata y se consigue con más facilidad en las calles que hace tres años. Según el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, en su reciente comparecencia en la Comisión Permanente, el valor del mercado de drogas en México se duplicó en los últimos seis meses, al pasar de 431 millones a 811 millones de dólares. En el mismo lapso el consumo de cocaína se triplicó (1.5 millones de consumidores), el de mariguana creció 50% (tres millones de adictos) y el de anfetaminas aumentó 30%. Es decir, hay una metástasis en las adicciones. ¿Mejor prueba del fracaso de la estrategia que estas cifras oficiales?
La semana pasada el gobierno anunciaría en Ciudad Juárez un cambio en el tratamiento médico. Habría quimioterapia social y radioterapia ciudadana, no sólo el torniquete rudimentario (patrullajes militares y policiales). La protesta y la resistencia ciudadanas neutralizaron el nuevo enfoque. Una sintomatología delicada se presenta cuando el paciente reacciona virulentamente contra un nuevo tratamiento. Significa que el cáncer entró en metástasis avanzada… o simplemente que es hora de cambiar de médico.

domingo, 14 de febrero de 2010

EL EZPEJO EZTRELLADO DE NARZIZO



La entrevista concedida por un Narciso Agúndez bajo sospecha al semanario tijuanese Zeta, no solamente puso en evidencia la vacuidad mental del “ingeniero”; también exhibió a un supuesto emisario de la “revolución democrática”, que a todas luces no está acostumbrado a esa clase de escrutinios mediáticos. un ejercicio elemental, parte del estilo de vida de las verdaderas democracias..






Todo el glamur, el brillo engañoso de las fotos publicadas, a cuenta de nuestros impuestos, en la primera plana en el Sudcaliforniano en lo que va del infausto sexenio, se le revirtieron de un golpe al autista cilindreado por ese perverso hombrecillo(lleva comisión por cada foto y nota publicada) que ejerce como “director de comunicación social” del “narcisismo”. Con tan escandaloso truene de la “estrategia” mediática de su voz cero(publicar fotos y notas de primera plana todos los días), todo mundo con un dedo de frente se está haciendo en este trance la pregunta obligada:¿A cambio de qué fue entonces el súbito enriquecimiento, y el blindaje, a prueba de requerimientos legislativos, del erendiriano malandrín consentidoUn tipo tan imbécil(seguramente autor intelectual del promocional de BCS como paraíso de los narcodescansos) que todo paniqueado-no era para menos- se atrevió a ir a Tijuana con la chequera en ristre, a tratar de sobornar al semanario Zeta, queriendo ordenar como si estuviera ante el lacayo Escobar o Zamorita, a quien le heredó la “jefatura de información”, en el papelote alquilado a la OEM.. No hubo nadie que le dijera que fuera de las nauseabundas cuarterías del Palacio de Caquera (donde representa a la “gran prensa” que despreció a la “pequeña”), no existe mas que como esperpéntico(una especie de juanito) resabio del espíritu de la época: la chatarrización de la vida política, social y cultural mexicanas.. Su imaginaria “Gran Prensa”, desde donde Alcántar –maiceado por el mercadismo-dio seguimiento al caso del “alcalde ejidatario”, y , el viernes 14 de julio del 2000, escribió líneas como las siguientes:”Es evidente que Agúndez ha resultado un fiasco como presidente municipal…”Jamás de los jamases, el “director de Comunicación Social”, se ha visto obligado a dar una explicación pública de su conversión narcisista, Leonel mediante. La respuesta es obvia, pero no por ello, o precisamente por ello mismo- decimos los “arrogantes intelectuales”-, la democracia debe de renunciar a uno de sus objetivos fundamentales: el rendimiento de cuentas y los castigos o premios respectivos. MEDIOCRIDAD PERIODÍSTICA E IMPUNIDAD POLÍTICA . Si queríamos pruebas contundentes de que en BCS padecemos la peor prensa escrita y electrónica del país; del “concepto” que los gobiernos de la “revolución democrática” tienen de la prensa y del periodista, aquí está una: Narciso nunca había sido cuestionado por la prensa local como lo hizo directamente, en entrevista, la reportera de Zeta. ¿Qué explicación, ante la opinión pública, mucho más amplia que la opinión publicada, podrían dar los directivos y socios del Sudcaliforniano ante esta flagrancia? ¿Cómo justificar este atraco a la sociedad sudcaliforniana que es la que paga con sus impuestos esas fotos y líneas dirigidas desde el camerino palaciego del eunuco Alcántar? ¿Y las preguntas que nunca hizo ese “gran comunicador” que es MAOA? No es un problema menor, señor@s diputados, partidos políticos, señor obispo, empresarios, jóvenes estudiantes, miembros de la comunidad académica científica y humanística, pretensos representantes populares: es un asunto de interés público, pues con dinero público se está financiando esta burda y onerosa farsa Resulta inaudito que a estas alturas del partido ninguno de los actores políticos hayan tenido en su agenda una revisión crítica del pavoroso rezago mediático. Hace unos días, recibí un reenvío electrónico de un inflamado defensor de las candidaturas independientes, en el que este “luchador social” se dirigía con solemne respeto a uno de los amanuenses narcisistas en el papelón oficial. Es comprensible: ellos son la otra cara de esa devaluada moneda del amancebamiento prensa-poder. ¿Qué sería de su “imagen” sin esta clase de “medios”, sin sus negreros que difunden sus hazañas en los “desayunaderos de moda”? ¿Cuántos de estos inmortales del momento, pasarían la prueba de una auténtica entrevista periodística como la que balconeó a Narciso? Me temo que… La mediocridad periodística es el mejor blindaje para la impunidad política. Luego de las charlas que por separado y a manera de entrevista sostuve con Raúl Antonio Ortega y Jesús Flores, dos personajes antagónicos, aunque ex miembros del mismo gobierno mercadista, ambos me confesaron que ¡!nunca en su vida política, un periodista, mucho menos sus correligionarios priistas, les había pedido y forzado a hacer una reflexión autocrítica!!! “!!Adelante!!”, les decían y les siguen diciendo sus negreros favoritos- a cada cual sus gustos, hay de tutti fruti-, aunque adelante los esperara el abismo… Aquí entre Nos, maestra Rolland, cualquier pelafustán puede, por unos cuantos pesos o/y pagos en especie, ser investido como “líder moral” de tal o cual franquicia. Pasar con una sonrisa de naco carismático(la clientela que fue a ver y escuchar a Julio Preciado en un cierre de campaña panalista, también votó por su “clon” cochitaconista), de la “nueva izquierda”(supuesta instancia ideológica de avanzada), al regazo de uno de los símbolos del antiguo régimen, tan actualizado, como la Chucky Gordillo. Si nadie les preguntó qué entendían por “nueva izquierda”, obligándolos a un recuento histórico comparativo de las diversas izquierdas, pues menos ahora, ya pa qué. Ellos, como su contraparte pseudomediática, ya maduraron y están en lo suyo: luchando denodadamente por una parte de la vaca o por la vaca entera. Aquí es “cosa normal” pedir asilo al panismo en ascenso, y, como lo hicieron con el Titánic Tricolor en su momento, abandonar la Nave Blanquizal cuando empezó a hacer agua, para regresar tan campantes al PRI de su aldea nativa a picar piedra, o “tejer fino”, para una candidatura, nada más porque sí, porque lo “traen en la sangre” o sienten que el pueblo- es decir, sus pueriles ambiciones- los reclama. Algunos incluso piden comprensión popular: dejaron altos puestos con sus cheques gordos en las “grandes ligas”, para venir a “sacrificarse” por la “sagrada tierra nativa”, a la que por cierto nunca han defendido de sus actuales depredadores, pues se cuidan muy bien de no hacer “declaraciones inoportunas”, sino todo lo contrario: su fuerte es el reciclaje de todas esas frases hechas, lugares y fosas comunes, que despiden el tufo del priismo del carro completo. Lo más lamentable es cuando se trata de jóvenes cuyo verdadero partido es su American Express, adictos al “billete”, como suelen decir pronunciando la palabra billete con singular fruición y ll argentinizada. .
Infumables y descerebrados juniors que se ponen la camiseta de cualquier franquicia como se ponen la de los “cremas” del América o las de su equipo adoptivo en el Superbowl, y cuya “sustancia ideológica” se puede resumir en las frases fundacionales de nuestra patriótica naquidad :”Sí se puede”, “Ponerse las pilas” y, ¡!pero cómo no!! “Echarle muchas ganas”, ¿no, güey?, que evocan aquel lema de Echeverría: “Arriba y adelante”.
Puro positivismo ramplón, voluntarismo extraído de la filosofia chatarra de la “superación personal” y sus “conceptos” del liderazgo indexado a la proclividad mercanchifle. ¿ O no güey? Aquí se puede regresar luego de varios lustros en la metrópoli, en las filas de la “revolución democrática”, igual de ignorantones que siempre, pero presumiendo liderazgos de corrientes políticas inexistentes(en lo ideológico, en la praxis puro y duro bejaranismo) dentro de un partido depredado por añagazas como el susodicho; que también se acredita ante su escasa clientela como “vicepresidente” de asociaciones profesionales anodinas, sin tener ninguna obra-en actos o en actas: libros, discursos, tesis- en que caerse muerto. Aquí, en esta hora donde todos los gatos son pardos, cualquiera es “democrático” mientras no demuestre lo contrario; como los del Frente sin Frente, que hablan del 99 como si fuera el parteaguas entre la Historia y la prehistoria, cuando en realidad-defraudando el espíritu de la revuelta cívica que creyó optar por la alternancia- resultó ser el arranque de un fraude político, de una deprimente regresión histórica, de la historieta que ha empezado a cobrar tintes cada vez más trágicos. Todo este entramado de simulaciones, donde todos los personajes son espurios como en la comedia de engaños, es parte del cuadro de descomposición social y política nacional, muy cierto, pero también lo es que aquí se da de manera particularmente cruel por la falta de válvulas de escape, no solamente mediáticas, sino, en un sentido más amplio, culturales. Los suicidios al alza serían un referente de este círculo vicioso, de este encierro, de esta asfixia social, de este freudiano malestar en la cultura. CASA DE CITAS.-“Por la memoria de los padres fundadores: la Mariana, el Conono, Panchito el Loco, el Poncho Navarro… prometo poner muy en alto el nombre de Sudcalifornia en el próximo Campeonato Mundial de Pesca Deportiva, a celebrarse en Gouna, Egipto, allá en el otro Mar Bermejo, o Rojo”. Tony ”Palapa” Talamantes..

OTRO ZETAZO


Larga, democrática cola ante la caja del área de revistas y periódicos en el CCC … Cada uno con el más reciente ejemplar del Zeta.”Los protegían en BCS”, era el titular de la portada con letras rojas, entre los rostros del Muletas y el Chiquilín.

- No tardan en venir por Narciso-, comenta una señora exhibiendo como cartel la edición calientita del semanario tijuanense.
- Dicen que después del carnaval…-interviene otro ciudadano con dos ejemplares en las manos.
- Esta enviciado con el dinero- tercia un señor de la tercera edad.
- El vicio del dinero fácil- apuntala un columnista del Peninsular-.La matazón no es por el efecto directo de la droga, sino por las carretadas de dinero que produce la ilegalidad del negocio…como en los tiempos de la prohibición del alcohol y Al Capone.
- No tienen llene estos cabrones-, alza la voz otra señora.
- Nosotros pensamos que venían por el tal Lenin- comenta una vecina del secretario de “seguridad”-, vive a dos cuadras de uno de los que se llevaron.
- ¿Y no sabía?- pica el columnista.
- No, dice que no sabía el angelito..- ironiza otra dama que muestra la portada de El Sudcaliforniano con la infalible foto de Narciso entregando motores de borda a los “agradecidos” pescadores ribereños del estado con los más extenso y ricos litorales del país.
- Aquí no hay medias tintas- puntualiza un joven con acento chilango y aires de “incomodísimo intelectual”-: si no sabían, son unos ineptos; si sabían, son cómplices.


APRESURADA EXPLICACIÓN OFICIAL

La torpe respuesta narcisista y la complicidad del papelón alquilado a la OEM desde la época priista, pero con acentuada desfachatez a partir del 99, con la llegada del veracruzano , José Escobar-un ex empleado del entonces diputado federal, Leonel Cota, sin ningún antecedente periodístico- a la “dirección editorial”, y los obscenos enroques entre la dirección de comunicación social” y la “ jefatura de información”, se ha convertido en la botana del día.

“El día del operativo de la detención de El Chiquilín y el Muletas-dice Zeta-, el gobernador Narciso Agúndez Montaño se encontraba de gira en Los Cabos. Ninguna autoridad federal o militar informó al mandatario del operativo…

Y mucho ojo: “ Aún así , opinó que la detención de los narcotraficantes era resultado de la buena coordinación con la federación. Y reiteró que el estado era únicamente zona de descanso para las cabecillas del narcotráfico en México. Pero lo que sorprendió a los sudcalifornianos( O sea que no somos tan pendejos como piensa Narciso) fue que el gobernador de extracción perredista dijera que era preferible que los narcos vinieran a descanasar, y no a delinquir como en otros estados del país, según nota publicada por la reportera Verónica González Soto de Diario El Sudcaliforniano…

“El gobernador presumió de su relación con el subsecretario de Seguridad Pública Federal(¡! No me ayudes, compadre!!), José Patricio Patiño Arias, y hasta apareció retratado con el Secretario de Seguridad Pública Estatal, Lenín Giovanni Rodríguez Aguilar y el Procurador General de Justicia del Estado, Fernando González Rubio Cerecer, en portada de los principales diario locales, con la intención de por lo menos en foto,, despejar cualquier sospecha a su gobierno.

“Sin embargo, el día de la captura de El Chiquilín y el Muletas, el Secretario General de Gobierno, Luis Armando Díaz, fue cuestionado por los medios sobre el operativo, pero salió corriendo y dijo no conocer del tema. El único que dio explicaciones fue el Secretario de Seguridad Pública Estatal, Lenín Rodríguez Aguilar, y eso, porque durante el operativo corrieron fuertes rumores de que estaba siendo detenido por la Unidad de Operaciones Especiales de la PFP, ya que uno de los helicópteros sobrevolaba su clonia, la misma donde vivía tranquilamente El Chiquilín.

“Hasta el cierre de esta edición, el día 11 de febrero, el Fiscal de la Unidad
especializada de la Delincuencia Organizada(SIEDO) arribó a la ciudad de La Paz, BCS, a fin de continuar con la investigación sobre la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/009/2010 para dar con el paradero de otros miembros de la estructura criminal de El Teo que viven en la capital sudcaliforniana, e indagar quiénes participaron en la protección del narcotraficante. La misma tarde del 11, un avión Hércules y n avión Boing 727 repleto de agentes federales aterrizaron en el aeropuerto internacional de San José del Cabo, BCS. Al cierre de esta edición se desarrollaban diversos operativos en La Paz y Los Cabos”
Hasta aquí estos párrafos del reportaje de Zeta…para saltar al titular de la primera plana del Peninsular del pasado sábado:”Cómplices el PRD y funcionarios en protección a narcos”. Una obviedad que recorre la vox populi, pero que no está respaldada por una ejercicio de investigación periodística, sino sustentada en la declaración, sin ningún peso periodístico, mucho menos como titular principal de primera plana, de la misma fuente de siempre: un joven abogado local

-Y éste quién es-pregunta un contertulio a la hora del café-.¿Cuál es su trascendencia, qué libros ha escrito, que luchas ha encabezado?
-¿?-

Lo apropiado sería ir en busca de los dirigentes perredistas para sacarlos de su madriguera, y si no quieren salir, así registrarlo. Esa sería la nota.

¿Me regalas un motor fuera de borda, inefable “Ingeniero”? A ver qué pesco en el río revuelto, en las aguas turbias de la recta final de tu infame sexenio, un ZETAZEO tal vez.. A lo mejor me animo a dedicarte un sabroso embutido y te digo: “!!Animo(sin acento en la a), arre, adelante!!!... Al cabo que ya se divisan los acantilados.



.

viernes, 12 de febrero de 2010

EL DISCURSO DEL GENERAL...

REFORMA viernes 12 de febrero de 2010

Carmen Aristegui F.

Cuando los militares toman espacios que no son suyos, por iniciativa propia o instrucción presidencial, alteran el, de por si frágil, equilibrio nacional. Orador único en la ceremonia del 97 aniversario de la Marcha de la Lealtad, el general Guillermo Galván Galván, secretario de la Defensa, pronunció una pieza discursiva inusitada, inquietante y absolutamente fuera de lugar. No puede dejarse pasar, como si nada, el sentido y alcance de lo que dijo el general durante la ceremonia realizada en el patio central del Castillo de Chapultepec. La insólita intromisión de la cabeza de las Fuerzas Armadas en asuntos propios de la vida política y social de nuestro país de forma tan clara y abierta no puede sino interpretarse como una señal.

Una mala señal. Del Ejército y de quien comanda a las Fuerzas Armadas del país, es decir, la Presidencia de la República. Difícil entenderlo de otra manera. Si el Ejército se mete en algo que, a todas luces, no es de su incumbencia, que está en curso, que es polémico, que tiene que ver con la forma en la que se compite por el poder político en México, con la forma en la que los civiles disponen las reglas para disputarse espacios y en territorios que nada tienen que ver ni con armas ni con generales, quiere decir que algo camina muy mal. Usar una ceremonia que está diseñada únicamente para refrendar de forma simbólica la lealtad de las fuerzas castrenses a la autoridad civil, como un espacio para promover una reforma política impulsada por Felipe Calderón es un total despropósito. La ceremonia donde el general pronunció su discurso evoca la marcha en la que, hace casi un siglo, Francisco I. Madero enfrentó, como él mismo recordó, "... con férrea actitud las aviesas intentonas de quienes se oponían a su convicción política". El rumor, la intriga y la crítica destructiva, agregó, crearon un ambiente de descomposición social que culminó en amargos desenlaces. La cita histórica hecha por el general era totalmente apropiada, sin duda, para la ceremonia de la que se trataba, siempre y cuando no sirviera de marco para entrar en defensa de una iniciativa política como la que hoy se debate, dejando en el ambiente un aroma extraño que dejó abiertas varias interrogantes. ¿El discurso del general fue a pedido del Presidente o el general actuó por su cuenta para incorporarse, sin más, en la arena política? Si es lo primero, malo. Si fue lo segundo, peor. Usar la figura del general secretario para presionar -y regañar casi- al Congreso para obligarlo a aprobar la reforma que plantea Calderón daña a todos, empezando por el propio Ejército. Apenas hace algunos días el Senado de la República organizó un seminario al cual concurrieron legisladores, gobernadores, críticos y analistas para debatir las iniciativas para impulsar una reforma política en el país. Expresaron ahí puntos de vista diversos, consideraciones múltiples y dejaron en claro -como lo han hecho otros partidos distintos al del Presidente, como el PRI y el PRD- que discutirán el tema y que (vamos a ver) aprobarán una reforma que no será como la enviada por el Ejecutivo. ¿Calderón quiere que sea exactamente como él lo plantea y para ello usa al Ejército como instrumento de convencimiento, disuasión o intimidación frente a quienes plantean otra cosa? ¿Son ellos los "detractores de México" a los que aludía el general Galván? Aunque suene absurdo, cabe la pregunta: ¿alguien está pensando en recurrir a las Fuerzas Armadas para conducir, orientar o sancionar el debate público sobre una eventual reforma política en México? El general, ya entrado en gastos, dijo: "...desde nuestro ámbito miliciano", las prioridades del México contemporáneo "...pueden quedar enmarcadas en dos grandes objetivos: la cohesión social y el acuerdo político. Ambos en aras del interés nacional". Pues sí, son tareas muy loables. ¿Pero de cuándo acá al Ejército le corresponde impulsar el acuerdo político o la cohesión social? Muy desen- caminados andan los que piensan que se puede impulsar una transformación del régimen político o una nueva reforma electoral a partir de un mensaje de las mismísimas Fuerzas Armadas. ¿Dónde tienen la cabeza? Mucho se ha expuesto y desgastado a las Fuerzas Armadas en los últimos años involucrándolas, por un tiempo ya demasiado prolongado, en tareas que no son propias de su naturaleza y que deberían desarrollar las fuerzas policiacas y los sistemas de inteligencia civil como el combate al narcotráfico y al crimen organizado -con resultados por demás lamentables- como para que ahora también se pretenda convertirlas en garantes de la voz oficial y de las iniciativas políticas del Presidente.

miércoles, 10 de febrero de 2010

NARCISO EN ZETA...


Los lectores habituales del semanario Zeta, y de otros medios a los que suelen acudir los sectores sociales medianamente informados e ilustrados, fueron agasajados con una de esas portadas que son en sí mismas todo un editorial.
Una foto a todo color de Narciso Agúndez, y en caracteres de subliminal color amarillo, cinco palabras que resumen la “posición” del gobernador de BCS: “Pedirá a PGR que los investiguen”.
Y en la parte superior del tabloide, otra cabeza complementaria: “El negocio de las invasiones en Los Cabos”.Narciso, atrapado entre dos vertientes del crimen organizado: el narco y las invasiones de tierras. Dinero fácil al alcance de la insaciable gula, marca de la casa, a la sombra del poder público y de la “Revolución Democrática
”.


Una película que los tijuanenses empezaron a ver hace décadas. Solamente así el anodino Agúndez es noticia fuera de su ínsula barataria, donde tiene bajo su control a la peor prensa escrita y electrónica del país, como el diario Sudcaliforniano(OEM), donde su foto aparece en primera plana todos los días, y/o el Centro Estatal de Radio y Televisión, convertido en un vil instrumento de propaganda gubernamental y de culto a la personalidad de Narciso.
La prensa “crítica” estaría concentrada en el diario El Peninsular, del que es accionista el senador panista, Luis Coppola, plagado de columnas sin ningún rigor analítico, y sin reportajes de investigación propios: los recientes acontecimientos han sido retomados por este periódico integralmente de ZETA.
Este es el contexto de lo que sería la primera verdadera comparecencia directa de NAM ante la prensa de a deveras, aunque acompañado, o acompañando como jefe y aval, a su procurador, su director estatal de Seguridad…. y su director de “Comunicación Social”(¿?)
De acuerdo con Narciso, los de la PGR serían tan incompetentes que tiene que pedirles que lo investiguen, a él y sus colaboradores señalados, como si no fueran delitos que se persiguen de oficio. Pero el “arrojo” narcisista- el mismo que en campaña prometió que sometería su mandato a referendos trimestrales-, la ciega confianza en sus colaboradores, no alcanza, ¡cómo!, para pedirles que soliciten licencia con el fin de facilitar las supuestas investigaciones.
¿Por qué pedir que lo investiguen en vez de resaltar el hecho, como mejor indicio de su inocencia, de que la PGR no los ha molestado para nada?
Un investigador enfocado en la interpretación lingüística del indiciado, diría que se trata de un intento de “fuga hacia delante”. Carlos Marx diría que a Narciso, y sus compinches, les ocurre lo que al aprendiz de una lengua extranjera: trata de hablar el nuevo idioma pero sin dejar de pensar en la lengua madre.
En otros términos: pretende ser muy listo, “tejer fino”, sin darse cuenta que está logrando el efecto contrario. Hábil para los negocios turbios en las penumbras del poder; torpe, rupestre-con “asesores” a la medida de su ignorancia y autismo- cuando sale a plena luz pública y es obligado a dar la cara sobre casos concretos.
¿BCS área de descanso para el narco? Por la dinámica propia de un negocio siempre al asecho y asechado, el narco, como bien lo sabe el “ingeniero”(así se hace llamar sin tener título), nunca descansa. A menos que haya ofertas turísticas de nuevo cuño que hasta ahora desconocíamos.
La botana, puntualmente registrada por la reportera Mosso, no podía faltar a cargo del “director de Comunicación Social”, el mismo hombrecillo que no pudo justificar el faltante de 16 millones de pesos luego de una auditoría, practicada bajo presión de la opinión pública,.por la propia contraloría estatal.
Además(el Teo) no se parecía al de la foto”, dijo Alcántar, sin mediar pregunta, tratando de justificar las evidentes fallas, o plena inexistencia, del famoso “blindaje” contra el crimen organizado, pregonado como una de las “grandes acciones” de su patrón, a quien por cierto el “director de comunicación” calificaba como un “fiasco político” cuando el actual vocero era negrero del gobierno priista que cedió el paso al neoperredista Leonel Cota y toda su parentela, Narciso entre ellos. .
Tampoco este prófugo de la opinión pública sudcaliforniana, se va a querer parecer a sus propias fotos cuando se le acabe la pista sexenal, su “blindaje” personal, y el futuro cobre forma patibularia.
Lo mismo se puede decir del secretario de Seguridad y el procurador. Ambos protagonistas “enmascarados” de una sesión de tortura contra un grupo de supuestos secuestradores. El vídeo de este operativo fue subido a You Tube, y en su momento retomado por los principales noticieros televisivos nacionales.
ALCALDE Y EJIDATARIO CACHIRUL

En cuanto a Narciso, su proclividad criminal puede documentarse fehacientemente desde que asumió la alcaldía de Los Cabos, en 1999. La mejor fuente de información sería su propio vocero, Antonio Alcántar: el entonces reportero y columnista de El Peninsular que dio seguimiento a las tropelías del entonces alcalde cabeño, como ZETA lo puede constatar en los documentos adjuntos..
No tenía NAM tres meses en el cargo, cuando ya se había convertido en …ejidatario de La Purísima(450 kilómetros al norte de San José), encabezando a un centenar de “empresarios” cabeños, previa adquisición de cartas de residencias apócrifas(adjunto copia) facilitadas por el ayuntamiento de Comondú, cuyo primer edil era Javier Obregón, actual senador de la República… “perredista”, desde luego.
Para quienes pudieran pensar que el inefable Narciso quería poner en práctica sus ideales zapatistas, baste decir que el ejido La Purísima, tiene 150 kilómetros de bellísimos litorales en el golfo, y otros 30 en el Pacífico. Las hectáreas adquiridas a precios de hambre, están siendo vendidos en millones de dólares.
Cuando NAM fue ungido como el sucesor gubernamental de su primo Leonel Cota, volvió a salir a flote el expediente del ejidatario cachirul, y Narciso, lejos de negar el tráfico de influencias en el que había incurrido, ¡!renunció a sus “derechos ejidales”!! Claro, dejando al resto del grupo de arribistas cabeños, ahora encabezados por su prestanombre favorito: Luis Cano, el “tiburón” del “capitalismo de cuates”, como diría Denise Dresser, que ya posesionado de El Mogote y su Paraíso del Mar, ganador de la millonaria licitación del Pabellón Cultural de Los Cabos, ahora va por la histórica Bahía Magdalena.
¿Cómo renunciar a “derechos” nunca adquiridos legalmente?.En todo caso, y Estado de Derecho, la susodicha “renuncia” convierte a Narciso Agúndez en un delincuente confeso.

OTRAS INVASIONES


Otro espacio invadido por estos rupestres y lumpenizados epígonos de la “generación del fracaso, genéticamente impedida para la grandeza”(diría el periodista Ciro Gómez Leyva) , es nada menos que la Universidad Autónoma de Baja California Sur(UABCS) A partir de 1999, los últimos dos rectores-el maestro en ciencias, Jesús Druck, y el matemático tecatense, Jorge Vale Sánchez- pasaron de rectoría a la secretaría de Desarrollo, como pago de cuota política por sus aportaciones en campaña a cuenta del presupuesto universitario. La depredación de nuestra universidad pública, convertida en botín político, por un grupo de políticos analfabetas, alcanzó ribetes de escándalo con Vale.
Una auditoría detectó la fuga de alrededor de 120 millones de pesos, por lo que fue demandado penalmente por el Consejo Universitario, y a la postre expulsado de la UABCS y cancelados todos sus derechos universitarios Lo que no bastó para que fuera destituido de su cargo de secretario de Desarrollo de Narciso Agúndez…de nadie más..
La UBCS vive en una continua zozobra entre huelga y huelga, y nadie que no sea incondicional de NAM y Familia, puede aspirar a trabajar en esa institución. Creo que es la única universidad pública del mundo, que no cuenta con una revista, para no hablar de radio y televisión universitarias.. La invasión de la horda neoperredista de todos los espacios educativos y culturales, la peste nepótica y del analfabetismo funcional galopante que ha corroído el andamiaje institucional sudcaliforniano, ha propiciado un clima oscurantista que merecería una mejor atención periodística, y desde luego, una mirada solidaria por parte de la comunidad universitaria del país

LA ALFOMBRA ROJA

Pero qué mejor que el escritor, intelectual, periodista mexicano, Juan Villoro, para darnos un tour por esas miasmas nacionales que son el caldo de cultivo de personajes estereotípicos como Narciso Agúndez y cia.
Juan acaba de ganar el premio de periodismo Rey de España, con el reportaje-ensayo, La alfombra roja…inspirado en una obra de una artista plástica sinaloense que utilizó las mantas ensangrentadas de las narco ejecuciones, extraídas, por cierto, de una bodega judicial sin custodia policíaca..
“De acuerdo con el axioma de Andy Warhol- dice Villoro-, en el futuro todo mundo será célebre durante 15 minutos. Esta utopía de la dicha tiene sentido en una sociedad del espectáculo. La cultura política mexicana prestigia la felicidad del modo opuesto: lo importante no es lo que se ve, sino lo que se oculta. Un destino logrado no desemboca en la celebridad; se cumple en secreto. La utopía mexicana ha consistido en disponer de 15 minutos de impunidad. Durante 71 años (1929-2000), el PRI gobernó sin perder ni ganar elecciones democráticas. Se perpetuó a través de una rotación de camarillas que confundían lo público y lo privado, y renovaban esperanzas similares a las de los concursos de feria: “Si ahora no te fue bien, el próximo gobierno de la Revolución te hará justicia”.
“Ajeno a la transparencia y la rendición de cuentas, el modo mexicano de gobernar transformó el lenguaje con una gramática de sombra. La política se rebautizó como la “tenebra” y los arreglos importantes se hicieron en lo “oscurito”. La llegada de la luz resultaba peligrosa. “(…)Terminado el monopolio del PRI, los códigos de la impunidad se disolvieron sin ser sustituidos por otros. ¡Bienvenidos a la década del caos! (…)En este nuevo escenario, los sucesos se confunden con simulacros. Un ambiente de naufragio donde la ausencia de principios se disfraza de pragmatismo o medida de emergencia. (..)Estamos ante un bufet donde todos se arrebatan los platos, gritan a la vez y se llevan las sobras en un tupper-ware.
“La descarada tendencia de la época a la satisfacción exprés se ha aliado en México con la impunidad. El mundo narco, la supremacía del presente se cumple a través de un ménage à trois del dinero rápido, la alta tecnología delictiva y el dominio del secreto. El pasado y el futuro, los valores de la tradición y las esperanzas planeadas, carecen de sentido en ese territorio. Sólo existe el aquí y el ahora: la ocasión propicia, el emporio del capricho donde puedes tener cinco esposas, comprar a un sicario por mil dólares y a un juez por el doble, vivir al margen del gusto y de la norma, entre el colorido horror de las camisas de Versace, jirafas de oro macizo, un reloj que da la hora por 300 mil dólares, botas de avestruz azul turquesa. La gratificación de lo ilimitado a la que aspiran los nuevos modos de comportamiento adquiere en el relato del crimen el amparo de lo oscuro: 15 minutos de impunidad para cualquiera.”

martes, 9 de febrero de 2010

LA CONCIENCIA DEL GOBERNADOR NARCISO AGÚNDEZ


Solicitará investigación a la PGR

En Baja California Sur, el Secretario General de Gobierno, el Procurador de Justicia del Estado y el Secretario de Seguridad Pública Estatal, negaron que ellos o su personal hayan tenido contacto con Teodoro García Simental, a pesar que autos con logos oficiales hayan sido vistos en el domicilio del hampón. También aseguraron que en la investigación contra el narcotraficante el gabinete de seguridad del Gobernador Agúndez está colaborando con la SIEDO de manera coordinada y han contribuido a la detención de cómplices.
Rosario Mosso Castro
Esta semana, el Gobernador del Estado de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, solicitará a la Procuraduría General de la República, una investigación que incluya a Fernando González Rubio Cerecer, Procurador General de Justicia del Estado, Lenin Giovanni Rodríguez Aguilar, Secretario de Seguridad Pública del Estado y Luis Armando Díaz, Secretario General de Gobierno.
La intención del gobernante es deslindar responsabilidades. Aclarar ante la opinión pública si las autoridades bajo su cargo, generaron o no, la impunidad que permitía al criminal del cártel Arellano Félix, Teodoro García Simental, vivir con tranquilidad en la capital del estado y socializar en la comunidad.
Sin embargo, el titular del poder ejecutivo sudcaliforniano, adelantó que confía en su personal y en el equipo que los rodea. Aseguró que la situación de su gobierno no es en nada equiparable a la de Michoacán, donde varios funcionarios siguen detenidos por nexos con el crimen organizado. Pero si alguno de sus empleados es llamado por la autoridad competente, todos estarán a disposición y tendrán asegurados sus trabajos a menos que sean consignados.
ZETA tuvo una entrevista con el mandatario el martes 2 de febrero en las oficinas del Gobernador Agúndez, en donde estuvieron presentes el procurador, el secretario de seguridad, el secretario general y el director de comunicación Antonio Alcántar.
De manera conjunta reconocieron que no fueron notificados del operativo, pero afirmaron haber dado apoyo mientras éste se ejecutó y después haber colaborado con detenciones.
Afirmaron que la aprehensión que hizo el estado, de Saúl Caballero Villagómez, quien se presentó a la casa del criminal con una carta poder para tratar de sacar unos carros del inmueble, está apoyando en el seguimiento de la indagatoria contra la célula del homicida y narcotraficante.
La investigación
“Primero quiero decirles que todo lo que le beneficie o perjudique al estado tenemos que atender y hemos sido muy tolerantes nosotros en cuanto a la crítica, a la crítica constructiva, y la crítica que no es constructiva la desechamos, ¿no? Pero si en este caso de la detención de esta persona, pues sí nos inquieto un poco, la verdad es que inmediatamente tuve comunicación con el propio procurador, el secretario de seguridad y por supuesto el secretario general de gobierno.
“Ellos dicen para aclarar, estamos a sus órdenes para lo que usted decida, una investigación de la autoridad federal o quien sea la competente, nos consideramos que estamos limpios de cualquier relación, no queremos manchar la imagen de la institución”, declaró de entrada el Gobernador en referencia a los señalamientos públicos de que personal al servicio de los funcionarios mencionados tenía contacto con el capo del cártel Arellano Félix.
“Entonces fue lo primero que hicieron los tres, para aclarar que no. Igual por su puesto el gobernador estaría para cualquier necesidad de la autoridad competente para cualquier investigación”.
Después manifestó haber estado a punto de solicitar personalmente al Procurador General de la República una indagatoria. ZETA le preguntó si lo haría y agregó: “Lo voy a solicitar porque no podemos estar a que a alguien se les ocurra señalarnos nada más porque sí. Estamos en un momento político, y yo creo que mucho va de la cuestión política y eso es lo que no queremos, que venga la cuestión política a dañar la imagen de un gobierno, que hasta ahorita ha sido limpio, transparente en el aspecto de la seguridad pública o de los nexos.”
¿Cuándo la solicitará?, se le pregunta: “Pues muy pronto, esta semana seguramente”
Respecto a si ya consideró la posibilidad de retirar de sus cargos a los funcionarios señalados públicamente dijo no: “Hay absoluta confianza en ellos”.
Tampoco considera factible que la PGR llegue y se lleven a varios funcionarios para investigación: “No, absolutamente, no son condiciones similares para nada.
“Hasta ahorita nadie ha salido implicado en algún acto de corrupción de narcotráfico en el estado, y eso lo vamos a seguir cuidando y vigilando porque es una de las altísimas prioridades de nuestro gobierno”, recalcó.
Los señalamientos
El contenido de la investigación tras la captura de García Simental coincidió con las versiones de los vecinos del fraccionamiento Fidepaz en la capital del estado, al señalar que personas en vehículos con logos oficiales visitaban la casa y al delincuente con cierta periodicidad.
Se trataba, presuntamente de personal cercano al procurador y a los secretarios, el de seguridad y el general de gobierno. Sin embargo, los tres titulares de área afirmaron confiar plenamente en su personal y en el caso del gabinete de seguridad, la credibilidad del personal está basada en los exámenes de control de confianza que se realizaron en enero y noviembre del año 2009.
En la procuraduría aprobaron el 58 por ciento del personal remitido y en la Secretaría de Seguridad el licenciado Lenin Rodríguez no dio números, destacó que Baja California Sur cuenta con la primera generación de cadetes que pasaron por exámenes de control de confianza antes de ingresar a la academia, de 120 aspirantes 84 reprobaron los exámenes de confianza.
Del personal que fue calificado como no recomendable, aseguraron no está trabajando en los equipos cercanos, fueron canalizados a puestos donde tienen acotadas las funciones, esperando que en este mes de febrero se instale el Consejo de Honor y Justicia para decidir qué van hacer con ellos.
En búsqueda de credibilidad, también informaron que la mayoría de las personas que tiene contratadas son ex militares, ex marinos, y personas con una carrera profesional.
“Hay un control estricto desde la contratación de nuestro personal, a partir de la suscripción del convenio por la seguridad en el que participan los propios gobernadores, el presidente de la república, la creación del Centro Estatal de Control de Confianza. Con la rotación constante y periódica de nuestro personal en todas las agencias, en todas las comandancias. El trabajo que nos hace nuestra propia contraloría de cada uno de los servidores públicos cada vez que se ven relacionados con alguna situación que pudiera considerase como acto contrario en el ámbito administrativo, o bien contrario en materia penal”, detalló Fernando González Rubio Cerecer, Procurador General de Justicia del Estado.
“Yo definitivamente descarto que cualquier miembro cercano de mi equipo de trabajo pudiera haber estado o visitado ese domicilio, toda vez que precisamente hemos privilegiado la calidad por la cantidad, el Grupo de Reacción Inmediata de la Secretaría está integrado solamente por 15 elementos, todos en su totalidad de ex militares recomendados por Tercera Zona Militar, examinados a profundidad en cuanto al control de confianza”.
Luis Armando Díaz, Secretario General de Gobierno indicó que en materia de seguridad a él sólo le corresponde coordinarse con el Procurador en temas presupuestos que a veces representa al Gobernador en las juntas del Grupo Coordinación. Y al igual que sus compañeros de gabinete: “Confío en mi equipo de trabajo”.
A pregunta expresa Díaz, a quien han señalado de ser originario de El Salvador y tener nexos con la Mara Salvatrucha, aseguró ser mexicano y tijuanense: “Soy mexicano 100 por ciento, es un asunto resuelto y me da mucha vergüenza que se toque ese tema, no puedo concebir cómo por la mentira de alguien, pongan en tela de duda tu nacionalidad, tu persona y tu moral, creo que no piensan que tiene familia también”.
Se le preguntó al Gobernador si él había constatado la nacionalidad en un acta de nacimiento y respondió: “Es altamente confiable”.
Agúndez Montaño informó que al contratarlo, también sabía que en Baja California Díaz había estado encarcelado por el delito de “despojo y daños en propiedad ajena dolosos: “Pero también fui absuelto, ese asunto también está resuelto”, declaró el secretario General.
La indagatoria del Teo
En cuanto a la desconfianza manifiesta por parte de la federación al ejecutar el operativo de captura de Teodoro García Simental el 12 de enero sin avisar a ninguna de las autoridades que operan en el estado, los funcionarios aseguraron que no existe y han trabajado de manera coordinada con la SIEDO.
El Secretario de Seguridad Lenin Rodríguez reiteró como ha venido haciéndolo en la última semana, que el estado se dio cuenta del arribo de las fuerzas federales una hora antes de operativo, a través del sistema de vídeo vigilancia y que la mayor muestra de que el gobierno local no apoyaba la presencia de este capo fue que no hubo fuga de información y el operativo fue exitoso.
Después refirió que la policía estatal apoyó el operativo: “Definitivamente, que los elementos de la policía estatal estuvieron en las inmediaciones, tuvimos este intercambio y colaboración, en la cuestión de la logística, de ayudar a taponear las calles”. ¿Cuándo les pidieron apoyo? Se le interrogó: “Nunca se pidió el apoyo, el personal se apersonó precisamente en el lugar porque el C4 recibió muchas llamadas de parte de los ciudadanos y precisamente hicimos acto de presencia por esa razón”, reconoció.
Como otra muestra de la confianza que dicen tener del Gobierno Federal, los titulares del gabinete de seguridad explicaron que la casa de “El Teo” les fue entregada en custodia. Aunque eso sucedió 3 ó 4 días después que se dieron cuenta que se había convertido en botín para otros delincuentes.
Como responsables de cuidar el inmueble, la Policía Estatal detuvo a Saúl Caballero Villagómez: “…quien ostentaba poderes para tener el dominio del inmueble, los objetos que había dentro, sacó algunos vehículos del interior del inmueble, y una vez que se analizan los documentos se encontraron imperfecciones, no había coincidencia jurídica, por lo tanto, desde el punto de vista nuestro se configuraba un delito”, detalló Rodríguez.
“Cuando nos ponen a disposición a Caballero, tomamos contacto de inmediato con la maestra Maricela, la Subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, y ella nos refiere que personal que anda haciendo una diligencia estará con nosotros en la oficina, estuvieron, revisaron los expedientes, el expediente este que nosotros aperturamos por robo de vehículo, porque él reconoció que al ser detenido estaba sacando uno de los autos del inmueble”, abundó el Procurador, Fernando González Rubio.
Con Caballero fueron detenidos David Rodrigo Valencia Cota y Fidel López Ontiveros, gestores de seguridad y tránsito municipal que no trabajan para la corporación pero que tienen sus oficinas y son los que hacen trámites de placas y licencias. Tienen sus oficinas en las inmediaciones de Seguridad y Tránsito Público, éstos quedaron en libertad y la procuraduría apeló, pero todavía no hay repuesta.
Además están otras dos averiguaciones previas mencionadas en ediciones anteriores por robo: en una de ellas la Dirección de Seguridad y Tránsito Municipal puso a disposición a dos jóvenes que habían sustraído ropa y pantallas planas del domicilio, y otra, porque policías municipales vieron a personas salir de la casa tirando cosas a la calle, pero no hubo detenidos.
Cuando se les preguntó si los consignados por el estado tenían antecedentes delictivos, el secretario Lenin Rodríguez puntualizó: “Sí hay antecedentes, obviamente yo creo que se comenta, pero no se pueden hacer públicos porque ellos están investigando, no por nada se hace una atención de este tipo.
“A veces uno tiene que aguantar lo que se publique en los medios, pero tampoco puede uno salir y decir oye, tengo esta comunicación o estoy observando algo, porque lo que uno protege es el éxito de una investigación y a veces tiene uno que permanecer callado, pero ahí están las constancias como dijo el Procurador, hemos estado en franca coordinación muy dinámica con la federación”.
Sin embargo, después de los tres ladrones detenidos en flagrancia, no se han dado mayores capturas, y Caballero hasta el momento sólo está consignado por robo de auto. Nada se ha dicho de la validez o no de las cartas poder que llevaba, a quién representaba ni qué se ha indagado del supuesto propietario del vehículo en cuestión, un sujeto de nombre Jorge Romero Altamirano.
ZETA le preguntó al Procurador vía telefónica y electrónica, el licenciado Rubio quedó en responder pero no lo hizo.
Situaciones esporádicas
Cada vez que un capo es detenido en Baja California Sur, el argumento de la autoridad estatal es que se trata de hechos aislados. Pero “ocasionalmente” han sido detenidos en este gobierno cuatro lugartenientes del cártel Arellano, incluido uno de los hermanos. Y en coordinación estado y federación, el subteniente Tinoco, uno de los gatilleros más importantes del Cártel de Sinaloa y un ejecutor de la mafia que asesinaba en Florida, Estados Unidos.
Pero el gobernador insiste: “Yo quiero decirle una cosa: que este estado afortunadamente es de los estados más seguros del país, porque afortunadamente no se han infiltrado los grandes narcos en esta región, sí le puedo decir, lo han tomado como descanso y ahí está el Tigrillo, el tal Gus y ahora este amigo. Tan descanso que ni siquiera tenían protección estas personas, porque es un estado tranquilo”.
Pero lo que Agúndez ve como tranquilidad, también es considerada impunidad, porque García Simental se sentía tan seguro que ni siquiera se inquietó al escuchar llegar un avión antes de las siete de la mañana, hora en que inicia actividades el aeropuerto de La Paz.
Finalmente, el ejecutivo refirió las desventajas: “El estar muy, pero muy cercanos a Sinaloa somos muy vulnerables y por y otro lado Tijuana o Baja California Norte, o sea, muy vulnerables. Afortunadamente todavía tenemos esa tranquilidad, esa paz social en Baja California Sur; creo que es el gobernador que anda más tranquilo, casi solo siempre, sin ninguna protección, porque afortunadamente mi conciencia está muy tranquila”.
– Gobernador, dijo que estos criminales sólo vienen a vacacionar. Pero han habido datos de que algunos secuestros de la localidad están relacionados con “El Teo” y su gente.
“Eso yo no lo sé. Negativo, no tenemos ningún asunto, en el intercambio de información que tenemos en el Gabinete de Seguridad Pública que nos haga vincular algún hecho ocurrido en el Estado con las actividades de esta persona”, respaldó el Secretario de Seguridad.
–¿El narcomenudeo en la región tampoco está relacionado con la gente que sólo viene de vacaciones?
“Pues, yo podría comentar que es gente que se dedica a otro tipo de delincuencia organizada, estructurada y afortunadamente el narcomenudeo que enfrentamos en el estado son células minúsculas que hemos podido estar neutralizando”, planteó Lenin Rodríguez.
–En 2008 la Procuraduría de la República mencionó la zona de Los Cabos, La Paz y Mulegé como refugio de criminales. ¿Esta condición permanece?
“No sabemos, pero hasta ahorita no hemos detectado este tipo de personas; se diera confrontación, se dieran problemas internos. Difícilmente se pueden resguardar en Tijuana, Michoacán, Culiacán, porque hay grupos rivales. Aquí pueden pasar desapercibidos”, contestó el Gobernador.
“En las zonas mencionadas hay inversionistas de diferentes partes del país y esto puede servirles de estrategias para pasar desapercibidos. En zonas residenciales, viviendas en playas, que para seguridad pública es muy difícil tener información, es gente que llega en un avión y se transporta en un helicóptero, se ubica en un inmueble y nosotros no tenemos conocimientos, esas ubicaciones sólo se pueden obtener a través de la redes de comunicación e investigación que opera la federación donde tiene datos precisos para esas capturas”, completó el Secretario de Seguridad.
–Gobernador, ¿estas personas están o no están operando aquí?
“Ellos son las autoridades”, respondió señalando a los titulares de su gabinete de seguridad.
El secretario tomó la palabra: “Nosotros sentimos que no están operando, insistimos en la idea de que toman Baja California Sur como un sitio de descanso donde buscan pasar desapercibos.
Blindaje
El blindaje es un programa exclusivo de Baja California en el cual se invirtieron 150 millones de pesos el año pasado y este 2010 costará 200 millones de pesos. Por sus condiciones geográficas de aislamiento, instalaron tres retenes con instalaciones para tomar huellas digitales y fotos que se pueden comparar en tiempo real con la información de delincuentes que tiene el programa de Plataforma México.
Los instalaron en los puertos de Santa Rosalía, de Pichilingue, y por tierra en la carretera a la altura de San Ignacio, en la parte norte del estado que es el único sitio donde no se puede vulnerar la carretera; ahí está el Ejército, las procuradurías y las secretarías. Esto se hizo el año pasado.
“El hecho de que hayamos instalados estas revisiones, inhibe que vengan o que pasen por ahí. En el caso del aeropuerto no hemos podido implementar porque cuesta mucho tener el personal y montón de cosas que instalar, y estamos viendo que pueda ser con recursos del fondo de seguridad hasta donde podamos, porque también es el problema de las cargas de nómina que al rato no puede uno con ellas”, refirió el Gobernador.
“Por tierra el blindaje se continuó con la instalación de cámaras de video-vigilancia, cerca de 50 en La Paz, 40 y tantas en Los Cabos y Cabo San Lucas. En este año pretendemos que tengan San José del Cabo y unas cuantitas en Ciudad Constitución, por lo menos en las zonas más conflictivas; a lo mejor Loreto, Santa Rosalía y Guerrero Negro.
“Esto con la idea de tener a la entrada al estado o en el transcurso al estado o en las salidas de todas las ciudades, con la idea de tener del vehículo cuando menos las placas, la información, o sencillamente otro tipo de delitos: robo de vehículo, comercio, y esto nos ayuda a ser más eficientes en la investigación. Un ejemplo: Nos robaron a nosotros en la construcción de escuelas y los detuvimos con las cámaras. Ahora en el caso de Cabo San Lucas, que también lo pretendemos hacer en La Paz, es que los propios empresarios puedan tener su propia cámara y tener nosotros el control de la vigilancia.
–¿Qué pudo haber fallado al no detectar el ingreso de García Simental u otras persona de ocupación similar?
“Sencillamente en el aeropuertos no tenemos todavía la video-vigilancia; ahí revisa el Ejército, Migración y PFP.
“Incluso su propia fisonomía es distinta totalmente a los retratos”, agregó Antonio Alcántar, Director de Comunicación.
“Y habría que comentar que la delincuencia, y más la organizada, tiene también actividades de contra-inteligencia. No olvidemos que vulneran la frontera más vigilada del mundo que es la de Estados Unidos y que un esfuerzo como éste nos ha dado muchos resultados.
Pero insistieron respecto al blindaje: “Creemos que no puede descalificarse un programa que recién inicia y que ha tenidos sus méritos y resultados por la detección de alguien que seguramente opera un sistema de contra-inteligencia que le permite evadir”.

LA ALFOMBRA ROJA DEL TERROR NARCO...



El escritor mexicano Juan Villoro describe cómo el narcoterrorismo se ha instalado en su país –y con qué tremenda puesta en escena lo hace–, al punto de borrar la inútil barrera que pretendía separar las rutinas de “ellos” de las “nuestras”. Con este reportaje, publicado en el diario de Catalunya el pasado 2 de febrero, Villoro obtuvo el Premio Rey de España de Periodismo 2010.

De acuerdo con el axioma de Andy Warhol, en el futuro todo mundo será célebre durante 15 minutos. Esta utopía de la dicha tiene sentido en una sociedad del espectáculo. La cultura política mexicana prestigia la felicidad del modo opuesto: lo importante no es lo que se ve, sino lo que se oculta. Un destino logrado no desemboca en la celebridad; se cumple en secreto. La utopía mexicana ha consistido en disponer de 15 minutos de impunidad. Durante 71 años (1929-2000), el PRI gobernó sin perder ni ganar elecciones democráticas. Se perpetuó a través de una rotación de camarillas que confundían lo público y lo privado, y renovaban esperanzas similares a las de los concursos de feria: “Si ahora no te fue bien, el próximo gobierno de la Revolución te hará justicia”.



Ajeno a la transparencia y la rendición de cuentas, el modo mexicano de gobernar transformó el lenguaje con una gramática de sombra. La política se rebautizó como la “tenebra” y los arreglos importantes se hicieron en lo “oscurito”. La llegada de la luz resultaba peligrosa; el conspirador debía actuar al cobijo de la nocturnidad y “madrugar” a su adversario. En su novela La sombra del caudillo (impecable retrato de los generales revolucionarios convertidos en políticos en los años veinte), escribió Martín Luis Guzmán: “El que primero dispara, primero mata. Pues bien, la política de México, política de pistola, sólo conjuga un verbo: madrugar”. Oficio de tinieblas, el ejercicio del poder dependió durante casi un siglo del valor político de lo inescrutable.
Terminado el monopolio del PRI, los códigos de la impunidad se disolvieron sin ser sustituidos por otros. ¡Bienvenidos a la década del caos! A ocho años de la alternancia democrática, México es un país de sangre y plomo. El predominio de la violencia ha disuelto formas de relación y protocolos asentados desde hacía mucho tiempo. Los medios de comunicación ampliaron su margen de libertad, pero trabajan en un entorno donde decir la verdad es progresivamente peligroso. De acuerdo con Reporteros sin Fronteras, México ha superado a Irak en número de secuestros y asesinatos de periodistas. En este nuevo escenario, los sucesos se confunden con simulacros. Un ambiente de naufragio donde la ausencia de principios se disfraza de pragmatismo o medida de emergencia. Los trueques son los de una mascarada: el clero apoya al PAN en Jalisco y recibe a cambio una limosna inmoderada; el sindicato de trabajadores de la educación (el más grande de América Latina) ofrece más de un millón de votos a Felipe Calderón y obtiene puestos en áreas de gobierno tan decisivas como la seguridad nacional; los monopolios hacen una guerra sucia en los medios durante la campaña presidencial de 2006, presentando al candidato de la izquierda como “un peligro para México”, y reciben un trato que elimina la competencia. Al modo de los Cuatro Fantásticos, los Poderes Fácticos gobiernan en la sombra. La impunidad no desapareció cuando el PRI perdió la presidencia; se dispersó en medio del desconcierto. Esto ha traído una extraña nostalgia del autoritarismo del Partido Oficial, que “al menos sabía robar”.
En la hermética tradición de la política mexicana, los protagonistas salían de escena y morían sin hacer revelaciones ni dejar diarios comprometedores. Nada tenía mayor peso que el secreto ni mayor jerarquía que los gestos. La misión del periodista consistía en descifrar signos esotéricos. Cada ademán era estudiado como un lance taurino o una pose de teatro kabuki: si el presidente estaba de buen humor, pedía huevos rancheros en su desayuno del lunes; si llegaba a los frijoles refritos sin dirigirle la palabra a su secretario de Gobernación, el cambio de gabinete era inminente. La gastronomía política sigue hoy un curso muy distinto. Estamos ante un bufet donde todos se arrebatan los platos, gritan a la vez y se llevan las sobras en un tupper-ware.
La crisis de gobernabilidad tiene como correlato una crisis de los mensajes. El Ejecutivo es ya incapaz de determinar la agenda de la información. Si durante siete décadas declarar fue más importante que gobernar (el bienestar como promesa que no admitía refutación), ahora el presidente aparece en las noticias durante unos segundos entre dos asesinatos, un parpadeo oficial en medio de la metralla. En este contexto, el crimen organizado ofrece la nueva simbología dominante. El narcotráfico suele golpear dos veces: en el mundo de los hechos y en las noticias donde rara vez encuentra un discurso oponente. La televisión acrecienta el horror al difundir en close-up y cámara lenta crímenes con diseño “de autor”. Es posible distinguir las “firmas” de los cárteles: unos decapitan, otros cortan la lengua, otros dejan a los muertos en el maletero del automóvil, otros los envuelven en mantas. A veces, los criminales graban sus ejecuciones y envían videos a los medios o los suben a YouTube después de someterlos a una cuidadosa posproducción. La mediósfera es el duty-free del narco, la zona donde el ultraje cometido en la realidad se convierte en un “infomertial” del terror.
Los cárteles aplican la legislación de la sangre descrita por Kafka en “La colonia penitenciaria”. La víctima ignora su sentencia: “Sería absurdo hacérsela saber puesto que va a aprenderla sobre su cuerpo”. El narco se apoya en el discurso de la crueldad (cruor: “sangre que corre”) donde las heridas trazan una condena para la víctima y una amenaza para los testigos. El jus sangui del narco depende de una inversión kafkiana de los episodios legales; la sentencia no es el fin sino el comienzo de un proceso; el anuncio de que otros podrán ser llamados a “juicio”. “Si no haces correr la sangre, la ley no es descifrable”, escribe Lyotard a propósito de “La colonia penitenciaria”. Tal es el lema implícito del crimen organizado. Su discurso es perfectamente descifrable. En cambio, la otra ley, la “nuestra”, se ha difuminado.
La narcocultura amplió su radio de influencia a través de los narcocorridos, muchas veces pagados por los propios protagonistas. En la confusión ambiente, los trovadores vinculados al crimen gozan del dudoso prestigio de lo ilegal que reclama un carisma a contrapelo y se somete a la “moral del pueblo”. Aunque suene curioso o divertido o folclórico cantar las peripecias de quienes llevan “hierba mala” al otro lado, los narcocorridos pertenecen a un sector que mueve el 10% de la economía (lo mismo que el petróleo) y causa decenas de asesinatos al día. Tomados como documentos del hampa, son reveladores. Lo extraño es que han ganado espacio en las estaciones que transmiten música popular y aun en las antologías de literatura. En nombre de un incierto multiculturalismo, hace un par de años un grupo de escritores protestó porque dos narcocorridos fueron suprimidos de un libro de texto. En su queja pasaron por alto que esas letras no se estudiaban en una clase sobre problemas de México, sino sobre literatura, sustituyendo a Amado Nervo o Ramón López Velarde. El narco ha contado con la anuencia de las estaciones de radio a las que amenaza o subvenciona (términos rigurosamente intercambiables) y con la empatía antropológica de quienes sobreinterpretan el delito como una forma de la tradición.
De acuerdo con J. G. Ballard, “El ‘hecho’ capital del siglo XX es la aparición del concepto de posibilidad ilimitada. Este predicado de la ciencia y la tecnología implica la noción de una moratoria del pasado (el pasado ya no es pertinente, y tal vez esté muerto) y las ilimitadas posibilidades accesibles en el presente”. La técnica permite una gratificación instantánea de los deseos y altera las costumbres. Las redes de distribución del consumo y los inventos progresivamente baratos hicieron que el siglo XX desembocara en la impulsividad recreativa, donde la satisfacción es tan inmediata que resulta irónico que los Rolling Stones canten “I can get no satisfaction”. En la época de los placeres programados, la insatisfacción es una queja malévola o el peculiar anhelo del dandy.
La descarada tendencia de la época a la satisfacción exprés se ha aliado en México con la impunidad. El mundo narco, la supremacía del presente se cumple a través de un ménage à trois del dinero rápido, la alta tecnología delictiva y el dominio del secreto. El pasado y el futuro, los valores de la tradición y las esperanzas planeadas, carecen de sentido en ese territorio. Sólo existe el aquí y el ahora: la ocasión propicia, el emporio del capricho donde puedes tener cinco esposas, comprar a un sicario por mil dólares y a un juez por el doble, vivir al margen del gusto y de la norma, entre el colorido horror de las camisas de Versace, jirafas de oro macizo, un reloj que da la hora por 300 mil dólares, botas de avestruz azul turquesa. La gratificación de lo ilimitado a la que aspiran los nuevos modos de comportamiento adquiere en el relato del crimen el amparo de lo oscuro: 15 minutos de impunidad para cualquiera.
Como han documentado Luis Astorga y Renato González Valdés, el narcotráfico era hace cincuenta años un tema regional ubicable en el noroeste de México. Hoy en día involucra los flujos del dinero planetario. La reacción psicológica ante una amenaza que crece y riega dinero ha sido darle la espalda, relegarla al espacio sin luz donde sólo existe el presente. El narcotráfico ha ganado batallas culturales e informativas en una sociedad que se ha protegido del problema con el recurso de la negación: “los sicarios se matan entre sí”. Más que una rutina aceptada o una indiferente banalización del mal, las noticias del hampa han producido un efecto de distanciamiento. Siempre se trata de desconocidos, gente lejana o rara, que sabrá por qué la degüellan. Cada mañana los periódicos publican un rojo marcador: los 12 decapitados de ayer en Yucatán son relevados por los 24 ejecutados de hoy en el parque nacional de La Marquesa. Sin embargo, el instinto de supervivencia ha llevado a aislar mentalmente las zonas de violencia. Mientras los que se aniquilen sean “ellos”, estaremos a salvo.
El narco ha sido durante demasiado tiempo el “expediente equis”, la realidad paralela, la dimensión desconocida, el hoyo negro. Julio Scherer García, decano del periodismo independiente en México, acaba de publicar un libro revelador: La reina del Pacífico. Durante meses, Scherer visitó a Sandra Avila en el penal donde se encuentra desde el 28 de setiembre de 2007. Presentada ante los medios como si fuese “La Reina del Sur”, el personaje de Arturo Pérez Reverte, Avila tiene todo lo necesario para cautivar al ojo público. Es una mujer hermosa, fuerte, desafiante, capturada por un mandatario débil, que se fracturó al caer de una bicicleta (un accidente de kindergarten), disminuido por los uniformes que le gusta lucir (en su cuerpo, todos parecen talla XL). La Reina llegó como una presa irresistible para un presidente de pie pequeño. Su exhibición forma parte de una estrategia de propaganda que no logra mitigar los duros impactos del narcotráfico.
De acuerdo con lo que le dice a Scherer, la participación de Avila en el delito ha sido menos directa y en cierta forma más alarmante de lo que sugieren sus captores. A sus 44 años, no ha conocido otra vida que el narcotráfico. Habla de ese medio como Sofía Coppola podría hablar del cine. Ha frecuentado a todos los capos de interés, fue secuestrada por un novio delincuente, contrajo dos matrimonios con narcos (uno de ellos era un comandante corrompido), padeció el secuestro de su hijo adolescente, ha visto morir gente a sus pies, ha tenido todas las fiestas, todas las alhajas, todos los coches, todas las mansiones que sólo se habitan por un par de semanas, todo exceso adquirible en riguroso efectivo. Durante 44 años vivió en una región aparte, como los participantes del proyecto Biósfera 2000.
Javier Marías, ha comentado que la serie Los Soprano depende de mostrar la vida privada de los gángsters y permitir un acceso insólito –un pase hacia dentro sin riesgo de muerte– a la zona donde los mafiosos son como nosotros y tienen problemas con la escuela de sus hijos. Desde su propia perspectiva, el narco depende de eliminar el afuera y asimilar todo a su vida privada: comprar el fraccionamiento entero, el country, el estadio de fútbol, la delegación de policía, la burbuja que puede habitar Sandra Avila. En este Second Life de la vida real no hay que fingir ni que ocultarse porque los espectadores ya han sido comprados.
La Reina del Pacífico no parece la estratega del mal que le urge al presidente, sino algo más común y terrible: la consorte del ultraje. Ha vivido una vida plena y completa sin pasar un momento por la legalidad. Lo más asombroso no es su jerarquía en el delito, sino que haya cumplido con “normalidad” todos los protocolos de la subcultura en que nació (su única queja es no haber sido hombre para tener mayor protagonismo). De niña a viuda, ha tenido una trayectoria que se lee como un camino de superación personal que hace años era exclusivo de Sinaloa, sede del cártel del Pacífico, y ahora pertenece al país entero, una lógica donde ningún derroche es desperdiciable. Si alguien considera que un artificio llamado Rolex Oyster Perpetual Date tiene suficientes nombres para satisfacer a la Reina, se equivoca. Sandra Avila tenía 179 joyas de ese tipo. Estos excesos de caja fuerte se complementan con el dispendio de armamento. Después de un crimen, los sicarios abandonan 15 ó 17 ametralladoras AK-47, muestra de que su arsenal no tiene fondo.
La teatralidad del narco depende de las balas y la tortura, pero también del desperdicio de armamento y del disfraz, que permite ser miembro transitorio de cualquier cuerpo policíaco. Los cárteles se han infiltrado de tal modo en el poder judicial que no sorprende que cuenten con todo tipo de uniformes reglamentarios. Lo raro es que la policía, cómplice del delito, lleve uniforme.
Ajeno a la noción de frontera, el narcotráfico pasa con fluidez de la vida privada a las regiones, cada vez más remotas, de la vida civil que aún no ha comprado. En su inserción en el dominio público, el capo no requiere de más pasaporte que un apodo; puede asumir un sobrenombre de teodicea (el Señor de los Cielos), ranchería (Don Neto) o dibujos animados (el Azul). Los más temibles son los que insinúan una coquetería femenina que los hechos refutan con fiereza: la Barbie, el Ceja Güera. Como los superhéroes, los narcos carecen de currículum; sólo tienen leyenda. Desconocemos a sus pares en los Estados Unidos. En México son ubicuos e intangibles. Lo mismo da que se encuentren en un presidio de máxima seguridad o en una mansión con jacuzzi, pues no dejan de operar. La negación de la violencia ha dado paso a un temor muy informado. Para certificar que los capos son los “otros”, seres casi extraterrestres, memorizamos sus exóticos alias e inventariamos sus dietas de corazón de jaguar con pólvora y cocaína. Sin embargo, el rango de operación del narco creció en tal forma que cada vez cuesta más concebirlo como una remota extravagancia nacional. Los Soprano es ya el reality show que ofrecen los vecinos.
El paisaje ha cambiado con las inversiones del dinero ilícito. Cualquier ciudad mexicana dispone de suficientes locaciones para filmar la muerte de un capo o de un comandante. Ahí está el restaurante ideal, un château de plástico y neón donde meseras en minifalda sirven costillas de brontosaurio, junto a una concesionaria de Mercedes Benz y un hotel que semeja una mezquita con cúpulas de plexiglas. En ciudades como Torreón o Mérida, que tenían fama de tranquilas porque se presumía que los narcos tenían ahí su residencia y no las usaban para “trabajar”, también hubo ajusticiamientos. En la nueva atmósfera del miedo, diez mil empresas ofrecen servicios de seguridad y tres mil personas se han injertado un chip bajo la piel para ser detectados por radar en caso de secuestro.
La estrategia defensiva de no mirar o de asumir que los atracos ocurren lejos, en un parque temático del ajuste de cuentas para el que por suerte no tenemos entradas, se ha venido abajo. El 15 de setiembre, día de la fiesta de Independencia, dos granadas fueron lanzadas contra una indefensa multitud en la plaza de Morelia. El atentado coincidió con otro, virtual: los habitantes de Villahermosa recibieron correos electrónicos que los señalaban como candidatos al secuestro.
El presidente Calderón pasó por elecciones muy impugnadas que dividieron al país. Para realzar su fuerza, ordenó que el ejército patrullara el país. Este anuncio de que la confrontación era posible, provocó que los cárteles combatieran entre sí y ejecutaran policías. Mientras los cadáveres aparecían en carreteras y cañadas, no se investigaron redes de financiamiento ni se detuvo a cómplices del crimen en el gobierno. El último alto funcionario arrestado por tratos con las mafias fue Mario Villanueva, gobernador de Quintana Roo, investigado en tiempos de Ernesto Zedillo, último presidente del PRI. Los dos gobiernos de la alternancia democrática han sido incapaces de investigarse a sí mismos y detectar los pactos que permiten que prospere el narcotráfico.
Hemos llegado a una nueva gramática del espanto: enfrentamos una guerra difusa, deslocalizada, sin nociones de “frente” y “retaguardia”, donde ni siquiera podemos definir los bandos. Resulta imposible determinar quién pertenece a la policía y quién es un infiltrado.El trato con el crimen ha derivado en un decisivo desplazamiento simbólico. Si durante décadas nos protegimos de la violencia pensándola como algo ajeno, ahora su influjo es cada vez más próximo.
Desde el arte, la instaladora Rosa María Robles anticipó esta resignificación del miedo. Su exposición Navajas, exhibida en Culiacán en 2007, incluyó la pieza “Alfombra roja”, que no se refería a la pasarela donde los ricos y famosos desfilan rumbo a la utopía de Andy Warhol, sino a las mantas de los “encobijados”, teñidas con sangre de las víctimas, la “colonia penitenciaria” que entre enero y octubre de 2008 cobró cerca de tres mil víctimas. El momento irrepetible del crimen y las posibilidades ilimitadas del narcotráfico adquieren en esta pieza otro sentido. La sangre pasa al tiempo lineal, al suelo común donde la vida es tocada por el crimen. Robles logró hacerse de ocho mantas en una bodega de la policía. Con ellas creó su “Alfombra roja”. Llevadas a una galería, se convirtieron en un dramático ready-made. Duchamp pactaba con James Ellroy: el “objeto hallado” como prueba del delito. Robles puso en escena la impunidad por partida doble: mostró un crimen no resuelto y comprobó lo fácil que es penetrar en el sistema judicial y apropiarse de objetos que deberían estar vigilados.
Navajas dio lugar a una polémica sobre la pertinencia de reciclar objetos periciales. Sin embargo, el verdadero impacto de la obra fue otro: en la galería, las mantas brindaban una prueba muy superior a la que brindaron en la morgue. Después de algunas discusiones, “Alfombra roja” fue retirada. Entonces Rosa María Robles tiñó una cobija con su propia sangre. El gesto define con acucioso dramatismo la hora mexicana. Todos tenemos méritos para pisar esa alfombra. De manera simultánea, el terror se ha vuelto más difuso y más próximo. Antes podíamos pensar que la sangre derramada era de “ellos”. Ahora es nuestra.

(c) juan villoro y Clarin.
http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/11/29/_-01811480.htm