Loading...

domingo, 24 de noviembre de 2013

LAS RAÍCES (FRAGMENTO)*

.

Jesus López Gastélum(Santa Rosalía 1927, Ensenada 1998)




(Salida)


El alba arroja ya su primer dardo
la luz naciente -no escuché este fiat-
disuelve las tinieblas.


Los gallos y los perros
dicen las mismas cosas
a sus dueños
Se advierte la muda huelga
de los pájaros.

La gotera del baño rumia a solas
el ocioso latido de una gota.

La noche se disipa
devolviendo a los seres y a las cosas
el litoral preciso
y a los árboles
la hipoteca salvada de su verde.

Los paralelos hilos del telégrafo
alargan el abrazo de sus brazos.
(¿Cuándo podré escribir la alegoría
de estos brazos tan largos?)

El gas neón y la aurora se repelen.
El cerro tapizado
de casuchas humildes
enjuaga la pintura
de su luz proletaria.

Y el corazón mecánico
de mi viejo reloj
golpea en la pared
los latidos del tiempo:
tic, tac, tic, tac,
vieja onomatopeya de la vida;
sin el tac es muerte
sin el tic no es vida.

Lentamente amanece
se marchitan los ojos
el alma sigue insomne
tensa, honda, muy honda
no del todo invisible.

Beso la frente niña de mis hijos
para beber sus sueños
y estalla incontenible
mi propia tempestad.

La aurora acaba de saludar
a mis lágrimas
y siento que amanece en mis raíces
en mis raíces
en mis raíces.

* Del libro en proceso de edición por Aldamar

sábado, 23 de noviembre de 2013

JFK Y EL MEXICAN JR PEACE CORP

En el salón de clases de la John F. Kennedy Bilingual Library(5 de mayo y malecón), sobre el pizarrón, había una inscripción tallada en madera a la medida del fervor que el "tícher" Carmona sentía por el creador de las "NUEVAS FRONTERAS":

"Don´t ask what your country can do for you; ask what you can do for your country". JFK

A través de la onda corta del Telefunken del abuelo, habíamos seguido paso a paso-con terror infantil- la crisis de los misiles de octubre 1962, y un año y un mes más tarde, la impactante noticia del asesinato del joven presidente en Dealey Plaza, de Dallas, Texas. 

Consumado el crimen, el director Carmona-sobreviviente del Día D, en la Playa de Omaha- funda el Mexican Junior Peace Corp(a imagen y semejanza de los cuerpos juveniles de paz kennedianos), con el cual viajamos durante toda una década por todo California, viviendo con familias estadunidenses, asistiendo a escuelas de verano(el exclusivo Robert Louise Stevenson School, de Pebble Beach, entre otras), y en mi caso, dando clases de español a mis compañeros de Junior High de Terralinda y San Jose Hill (Marine County)con el apoyo de las cartillas de alfabetización del gobierno mexicano. 

(Por ahí debe andar un recorte de la primera plana del Examiner de San Francisco, con la foto del" Embajadorcito de La Paz", al frente de su grupo.)

Empezaba la década de los derechos civiles, del movimiento negro que nos alcanzó en Los Angeles, aquel verano violento en que nos quedamos "atrapados"en el hotel Alexandria, pues no había fondos para regresar a casa.

Hasta que un enviado de la Fundación Kennedy llegó al rescate. El que no aparecía era el Guayabo, el compañero pelirrojo que había llegado con una familia negra del barrio de Watts.

Surfing: la universidad del oleaje


Cabrilleos del II Torneo de Surf Luis Aldaco Clásico

G .B. ALDACO

El hecho es que hasta cuando estoy dormido
de algún modo magnético circulo
en la universidad del oleaje.
Pablo Neruda


Es un deporte poético porque se ejerce sobre las olas; portan ellas todos los atributos de la poesía pero suelen concentrar el ritmo y la rima, porque del verso y su conjunto, la estrofa, se encargan los surfistas con esas coreografías sobre superficie animada que van con su silueta dibujando, equivalentes a la escritura del poeta y al trazo del pintor.
Caligrafía marina en sentido literal.
Inquieren ellos, en esas ráfagas de agua salada, los elementos poéticos. Cada ascenso en la tabla significa el inicio de su búsqueda: mientras más y mejor descubren y luego se apegan, con su dominio de aquélla y de su propia corporeidad, al ritmo y a la rima que el oleaje porta intrínsecos, más próxima al arte es su ejecución.
La marea y sus ondas son la materia a la que el jinete de las aguas busca encontrar formas, coherencia, dotar de orden, pero como expresar fondo y forma es falacia pues ambos componentes configuran binomio natural, plena unidad y por lo tanto inseparable, se ostenta aquél, cabalgador por excelencia de las olas, como elemento síntesis, metáfora de la fusión entre el caos y la cadena de mensajes marinos subrepticios, esa rima y esos ritmos que el surfista descubre, incorpora y después dibuja, emulador de ellos en la superficie, con su figura en contorsión.
Los movimientos del surfer son entonces los correspondientes marinos del verso, y esos mismos movimientos multiplicados durante el lapso en que transcurre su actuación, un símil del conjunto de estrofas integrantes del poema.
Si queremos asomarnos al proceso, al cómo llega el danzante marino a, digamos que se debate entre su propia pericia y los azares que a esa multitud de valles y crestas infringen los vientos, la brisa, las corrientes profundas y las misteriosas labores de Amfítitre; entre sus capacidades de intervención en los lares de Poseidón y los movimientos indómitos e impredecibles del oleaje. La cualidad suprema del surfista es, entonces, el justo equilibrio de su contoneo.
“Los surfers no se van al cielo, se quedan en el mar”, y suele entonces suceder que un poeta de las aguas que ha adquirido ese estatus para siempre pues ya no habita más este perímetro terrenal y finito que nos recoge, convoca desde las propias entrañas marinas a sus pares de acá de este lado, y éstos, solidarios, se reúnen en tributo a su memoria y crean una obra teatral sobre las aguas, que dura más de las 48 horas previstas al inicio, tal es su capacidad de llamamiento.
Le llaman torneo a esa lid sobre mareas y la han bautizado con el nombre de Luis Aldaco, quien desde hace dos años nutre con la savia de sus cenizas ese mar, que para gracia de su deporte predilecto quiere dejar de hacer un poco menos honor a su nombre, aunque no a sus cualidades: Pacífico.
La congregación fue de más de 140 participantes, más de 140 figuras que uno vio por tres días deambular por aquí y por allá, pululando, entrando y saliendo, subiendo y bajando, humedeciéndose y secándose, contoneándose y apaciguándose, estilando y destilando, enfundados todos en sus segundas pieles brunas, siluetas en forma de cruz porque llevan invariablemente consigo, en sentido perpendicular a su esbeltez, adheridas impecablemente a ellos, sus tablas, especie de extensiones de sus fisonomías.
Este año, el segundo en que se lleva a cabo el memorial, las olas se presentaron más grandes que el anterior. El torneo coincidió, como mandamiento divino, con un “swell”, bandadas de olas frecuentes y de excelente tamaño procedentes de altamar, que van cortando el agua como en secuencia de tren y arriban a la orilla como obsequio de las Grayas a los surfeadores.
Swell, rima y ritmo marinos en amalgama y por naturaleza fusionados, ofrenda poética del mar a los jinetes de las aguas.


lunes, 18 de noviembre de 2013

¡¡CIEEEEREN LA PUERTA SEÑORES!!!



PELERANNN, EL GIRO DE LA PAZ
CONTRA EL COLORADO DEL VALLE DE MÉXICO

+ Estela e Isaías en lucha frontal.
+ Ambos reúnen su arsenal.
+ El que tiene la balanza, solo mira de reojo.

Mario Santiago

La Paz B. C. Sur, 20 de noviembre del 2013

La lucha de dos facciones que  ha influenciado a todos los ámbitos internos del PRI Sudcaliforniano y que se caracterizan porque ninguno da ni pide tregua, ni otorga perdón ni amnistías, mucho menos retrocesos, ha enredado todos los hilos que suele manejar este partido, y una de las primeras victimas es su propio Presidente, Juan Alberto Valdivia Alvarado que ya sabemos, está con melón, pero tiene la obligación de atender también a sandia.
Por un lado se encuentra Esthela de Jesús Ponce Beltrán  y por el otro, Isaías González Cuevas. La primera es Presidenta Municipal del XIV Ayuntamiento de La Paz y el segundo, Senador de la República y Secretario General del CEN de la CROC, y la disputa es nada más y nada menos que la gubernatura del Estado que se pondrá en el ruedo para el ya inminente 2015.
El destino electoral de este partido no está del todo definido, pues todavía falta la cruda realidad que ocasionará la borrachera de diciembre, cuando surjan los primeros incrementos a los productos de consumo, derivados por el aumento de cinco puntos más en el cobro del cuestionado IVA.
Pero sea lo que sea  y resulte lo que resulte, ellos mismos y sus grupos han sacado las cuentas a su particular conveniencia y el resultado que tienen es que ganarán, primero la contienda interna y enseguida “la grande”. Aunque cabe decir, que el grueso de los militantes, por el momento no le ha dado el respaldo absoluto a ninguno de los dos. Como que van a esperar hasta el final.
Pero la pugna ya nadie la detiene.
Los estrategas electorales de Ponce Beltrán ha girado instrucciones muy puntuales y muy precisas a sus simpatizantes para que no se paren ni por error, a los actos que organiza Isaías González a fin de no engordarle el caldo y este, aprovechando sus relaciones e influencias como dirigente en el centro del país, gestiona para su grupo, todas las carteras que puede, últimamente la de Movimiento Territorial y la otra, el ICADEP.
En la primera, Marbella González, cuadro de la CROC  desplazó intempestivamente a Norma Castañeda Quintero y en la segunda, Anita Beltrán, por las buenas o por las malas, tenía que dejarle el ICADEP a José Manuel Rojas Aguilar de la cuadrilla del senador...

ESTHELA PONCE, TUVO LA HEGEMONIA.

Esthela Ponce Beltrán, una de las aspirantes del PRI a la candidatura, hasta hace muy pocos meses tenía  la hegemonía casi absoluta de su partido y una parte importante de la masa votante, pero designaciones calificadas como equivocadas, en su mayoría funcionarios provenientes de otros partidos, sobre todo del PRD,  del Sector Privado, invitados ex profeso de otros Estados, quitando oportunidades  a los locales, así como nativos de aquí, pero insensibles políticamente, desconcertaron a los tricolores que no pudieron disfrutar plenamente del triunfo obtenido en las elecciones del 2011 y pronto empezaron a voltear hacia otros lados. Hasta el momento lo siguen haciendo. De todo esto, cualquiera se da cuenta, quizá menos ella. 
Nació en esta ciudad de La Paz el 27 de agosto de l964 y es licenciada en Administración de Empresas (1982-1986)  y toda su carrera política la ha hecho en este partido, desempeñando diversas carteras. Desde muy joven  fue dirigente juvenil, luego Sindico Municipal, Diputada Federal, Presidenta del Patronato del Estudiante, Coordinadora de Mujeres Diputadas Federales, y debido a estos y otros cargos desempeñados, su experiencia es ámplia.
Por eso nadie se explica el  porque marginó a sus partidarios de los cargos mas importantes de la actual administración municipal.

ISAIAS GONZALEZ, VINO A MOVERLE EL AGUA.

La vida política para Esthela Ponce era relativamente tranquila, hasta que empezó Isaías González  con una estrategia diferente, pero con el mismo objetivo. Todo lo que la alcaldesa marginó, el Senador lo reagrupo y ahora es su mas fuerte contendiente. González Cuevas nació en el municipio de Acolman, en la zona metropolitana del Estado de México y estudió hasta secundaria.
Su vida sindical en el estado inició el año de l972, cuando gobernaba el ingeniero Félix Agramunt Cota llegó como delegado de la CROC, cargo que desempeñó hasta el año de l976  y en 1980 lo designaron Secretario General de la CROC en el estado, fue Senador suplente (1988-1991), diputado federal (1997-2000) y en 2005 hasta la fecha, secretario general del CEN  de la CROC.   
La disputa con Esthela Ponce por posiciones, inició con el nombramiento de los delegados federales, donde salió perdiendo en la distribución, pero sus partidarios lo justifican diciendo que el senador solamente estaba calentando el brazo. Como sea, también  perdió  la presidencia del CDE del PRI pero obtuvo la secretaría general con Patricia Ramírez que desde que fue diputada local se hizo devota  de la CROC y  últimamente le arrebató a su rival política posiciones, aparentemente sin mayor relevancia, pero que demuestran una medición de fuerzas irrefrenable, Movimiento Territorial con Marbella González como Dirigente Estatal y José Manuel Rojas Aguilar en el ICADEP.
Ante las bases tricolores también  tiene un problema de crecimiento, pues miran con desconfianza a la mayor parte de quienes le rodean, pues sus nombres les recuerda uno de los  mas tristes periodos que ha vivido en lo general Baja California Sur y en lo particular este partido, sin embargo, ha demostrado su influencia al traer al estado hasta en dos ocasiones al dirigente del CEN del PRI, César Camacho Quiroz y al  presidente nacional del ICADEP.

LOS GRUPOS SE HACEN VISIBLES.

Los grupos de uno y otro, prácticamente han salido a la luz pública, no del closet, y eso  hace más visible la lucha de facciones cuyo desenlace, por ahora es tan impredecible como los efectos que causará el aumento del IVA.
En estos momentos no podría determinarse, ni con mediana aproximación, quien de  los dos tiene mas peso. Solo les podemos adelantar que para hacer mas comprensible el término FACCION, les diremos que es la formación de grupos antagónicos dentro del mismo grupo político, en este caso el PRI.
En ambos grupos encontrará de todo: pocos leales y muchos desleales; jugadores de dos o mas cartas, dignos e indignos, buenos, malos, muy malos y regulares: saltimbanquis que brincan de partido a partido y algunos estables; cartuchos quemados y muy pocas promesas para el futuro; liebres muy lampareadas, soberbios y tratables, expertos y novatos, tranquilos y desesperados, azules, rojos, verdes y amarillos, corruptos y algunos  honrados (pero muy pocos), A reserva de que sobre o falte alguno, estos son los nombres que con mayor frecuencia se manejan en los distintos sectores de la población, pero Usted mismo júzguelos y en todo caso, ubíquelos:
En la partida de Esthela Ponce, quienes más se han identificado, son: Ricardo Garza Espíritu, Pascual Madera, Maria Luisa Domínguez, José Carlos Cota Osuna,  Norma Castañeda Quintero, Ana Luisa Yuen, Susana Aguilar Acevedo, Manuela Alucano, Lourdes Vázquez, Soledad Saldaña, Fausto Álvarez  Gámez,   Juan de la  Peña, Juan Manuel Balbanera, dip. Carlos Castro, Fidel Cota Valles ( picando piedra), Roberto Montalvo, César Pozo Juárez, Sandra Luz Elizarrarás, Axxel Sotelo, Omar Zavala, Juan Alberto Valdivia,  Rosalba Tamayo, Agapito Duarte Hernández, Eligio Soto López,  Sergio Gutiérrez de la Barrera, Prof..Alfredo Rayes Cervantes, Félix Mario Higuera Arce,  Noe López Ramírez, doctor Francisco Martínez Mora, Ramón Alvarado Higuera, Roberto Salazar,  Marisela Ayala, Rosa María Montaño, Laura Medellín, Juan José Petridez, Anita y Naita Beltrán Peralta, Rubén Vargas Aguiar,  Javier Martínez, Martha Nevárez, Cármen Durán y Marco Antonio Núñez Rosas.
En el grupo de Isaías González sobresalen: José Manuel Rojas Aguilar, Antonio Ortega Salgado, Jesús Flores Romero, Julio y Rafael Vega Pérez, Joel Vargas Aguiar Fernanda Villarreal González, Martín Inzunza Tamayo, Juan Sánchez Ortiz, Patricia Ramírez, Francisco Aguilar Von Borstel,  Juan Hernández, Ernesto Álvarez Gámez, Jorge Gutiérrez Carrillo y Rosario Álvarez  del Castillo. .
En la toma de posesión de Rojas Aguilar, se dejaron ver: Guillermo Mercado Romero, Antonio Manríquez Guluarte,  Mario Vargas Aguiar, Alfonso González Ojeda, Pedro Enriquez, Raúl Rouzeaud, Lupita Munguía y Ramón Alvarado, aunque pudiera ser en correspondencia a la invitación que recibieron.
El que si desairó la reunión fue el diputado Omar Zavala que había sido invitado como
Presidente del Congreso así como los delegados federales que dejaron las sillas sin ocupar.
Sabemos  que así es la condición humana, pero la educación y la diplomacia en muchas ocasiones suelen ser útiles.
Finalmente, todos correrán hacia el candidato que sea nominado, y no hay que olvidar que el tercer contendiente es el también senador Ricardo Barroso Agramunt y que difícilmente saldrá algún otro tapado.
Hay algunos priistas de corazón que ven con preocupación este panorama y piensan que el único que podría, ya no digamos detener, pues consideran que ni Peña Nieto podría hacerlo, sino cuando menos regular esta desbordada contienda,  es el presidente del CDE del PRI, Juan Alberto Valdivia quien en ocasiones  da la impresión de atizarle mas  a la hoguera, pero de lograrlo, reposicionaría sus dudosos bonos y de paso demostraría institucionalidad, autonomía, liderazgo, fuerza, decisión y fortaleza.
De lo contrario, se impondría la versión de que los contendientes son mucha pieza y más fuertes de su por el momento, débil y titubeante liderazgo. Y entonces si, solo les quedaría ponerse a rezar y luego a llorar..
,

domingo, 17 de noviembre de 2013

EL HOMBRE QUE ESCRIBÍA DEMASIADO

Por Juan Forn


En Borneo, cuando no está lloviendo, el sol te trepana la cabeza. El profesor John Wilson está dando clase al frente del aula cuando de repente se acuesta en el piso y decide no seguir. El profesor Wilson parece estar sufriendo un coma alcohólico, aunque conteste normalmente las preguntas que le hacen. En el hospital le preguntan si ha sufrido alucinaciones. El dice que, en los últimos días, cada vez que entra al baño de su casa, por la mañana, ve sentado en el inodoro a un hombre muy parecido a él, con una máquina de escribir sobre las rodillas, componiendo poemas. El Servicio Colonial lo fleta al Hospital de Enfermedades Tropicales de Londres, donde le diagnostican un tumor cerebral y le dan un año de vida. El profesor Wilson huye del hospital en camisón, pero el neurólogo que iba a trepanarle el cerebro era Roger Bannister, el primer hombre en correr la milla en menos de cuatro minutos: lo alcanzó enseguida, lo llevó de vuelta, le exigió que se portara como un hombre. El profesor Wilson se pasó la noche en vela y terminó interpretando así su sentencia de muerte: “No me pisaría un ómnibus, ni me acuchillarían en un callejón, ni me atragantaría con una espina de pescado, ni me desnucaría de un patinazo por la calle. Me quedaban 365 días por vivir: escribiendo a razón de mil palabras por día, en un año podía escribir Guerra y paz. O por lo menos un libro de mil páginas”.
Y eso fue lo que hizo: escribió las mil páginas (aunque no en un solo libro sino en cinco novelitas distintas, porque consideró que cinco libros le dejarían algo más de dinero a su viuda que uno solo) y cuando se cumplió el año le dijeron para su estupor que del tumor ni rastros, así que se puso a escribir otras mil páginas para no romper la cábala, y llegó vivo al final de ese año, por lo que conservó ese demencial ritmo de escritura durante los cuarenta años siguientes, y así fue cómo el profesor Wilson (en sus documentos John Anthony Wilson Burgess) se convirtió en el escritor Anthony Burgess. La leyenda fue fraguada por él mismo, en incontables entrevistas y charlas y en los dos tomazos de su autobiografía: era, había sido, y sería hasta el fin de sus días, El Hombre Que Escribía Demasiado (“¿No puede conseguirse un trabajo normal, como empleado de banco, por unos años al menos? –le decían en Inglaterra–. ¿No tiene autodisciplina para ser menos prolífico?”). Era El Venido De Ninguna Parte, léase Manchester, donde su padre tocaba el piano en cines en los tiempos de las películas mudas y el pequeño John aprendió a leer solo, de las placas de texto que aparecían en esas películas. El pequeño John se pasaba las tardes sentado en el cine porque un día, cuando era bebé, su padre volvió a casa y encontró a su mujer y a la hermana de John muertas por la gripe española.
Después se le murió el padre, cuando John tenía trece. Quedó a cargo de una madrastra que lo mandó pupilo en cuanto vio que el pequeño era capaz de conseguirse una educación a base de becas. Salió de Manchester convertido en maestro de escuela, hizo la guerra como maestro en Gibraltar, lo esperaba un puesto de maestro cuando volvió. Y era un maestro impecable, sólo que después bebía como un cosaco y leía como un animal lo que le cayera en las manos, y además padecía una esposa galesa, borracha y promiscua que, cuando él volvió de la guerra, le contó que una noche a la salida del pub había sido violada por dos soldados, que la dejaron no sólo estéril sino con hemorragias de por vida: todo lo que perdía de sangre diariamente necesitaba recuperarlo en gin. Los Wilson llegaron a Malasia, y después a Borneo, porque una noche de borrachera él escribió una carta pidiendo trabajo en el Servicio Colonial del Imperio: cuando lo citaron para darle el destino, tuvieron que mostrarle la carta porque él no se acordaba de nada. Al volver de Borneo, cuando ya era El Hombre Que Escribía Demasiado, arrastró a su esposa Lynne a Leningrado, porque necesitaba ver in situ ciertos detalles del idioma ruso para la jerga de Alex y sus drogos en La naranja mecánica. El plan era pagarse el viaje con unos vestidos de poliéster que consiguió a precio de saldo en Marks & Spencer y que se pasó los primeros cinco días del viaje vendiendo en los baños del hotel donde paraba, mientras Lynne bebía vodka en la habitación, hasta que tuvieron que hospitalizarla por coma alcohólico y los mandaron a los dos de vuelta a Inglaterra.
Mientras hacía estas cosas, escribía dos o tres novelas al año y manuales sobre el uso del inglés y ensayos que explicaban a Joyce y a Shakespeare, y comentaba libros (brillantemente y a velocidad pasmosa) para todos los suplementos culturales, y componía música (su verdadera vocación: no meras canciones sino sinfonías y óperas) sin el menor éxito. Y, cada vez que oía a Lynne golpear con su bastón el piso en la habitación de arriba, subía a llevarle su botella de gin. “Hasta que un día cesaron misericordiosamente los golpes sobre mi cabeza y pude escribir en paz, sólo que Lynne estaba muerta.” No se olvidó nunca de ella, tampoco tuvo paz. Se casó con otra sólo tres meses después. Era la exacta contracara de Lynne: se llamaba Liana, no era galesa sino italiana, no era rubia sino morocha, no era hija de proletarios sino de una condesa y un actor, y además traía a la rastra un hijo pequeño, que Burgess aceptó adoptar. Acto seguido abandonó Inglaterra rumbo al continente, en una absurda casa rodante (Liana al volante, él en el asiento de al lado, con la máquina de escribir sobre las rodillas, y el nene destrozando todo atrás), para no tener que pagar impuestos en ninguna parte.
Gracias a La naranja mecánica de Kubrick y al Jesús de Nazareth que escribió para Zefirelli se hizo famoso en Norteamérica y empezaron a estrenarle (en lugares como la Opera de Minnesota o el Paraninfo de Wichita) sus imposibles piezas musicales. Por suerte siguió escribiendo, tan inmoderadamente como siempre. Por esa época se le ocurrió una novela que iba a ser así: un tipo se levanta a la mañana, el día de su muerte, abre el diario y lee toda su vida en él, de la primera plana al crucigrama y los chistes. No la escribió nunca, pero su autobiografía es un poco así, aunque la verdadera vida que vivió en su cabeza hasta sus últimas consecuencias está en Poderes terrenales, la novela de mil páginas que escribió cuando ya no necesitaba más dinero, que es todos sus libros en uno y un crucero al corazón de las tinieblas del siglo XX. “En mi triste oficio, mentimos para ganarnos la vida. No sé quién lee novelas para que le cuenten la verdad, pero ¿cuál es el sentido de leer novelas si no nos las creemos?”, escribió en ese libro. Y también este párrafo imbatible, que cualquiera que lo haya leído conservará en la memoria el resto de su vida: “¿Quién no ha sido defraudado? No pensemos sin embargo que el culpable es un sistema, o la sociedad, o el Estado, o una persona determinada. Son nuestras ilusiones las que nos van defraudando. Todo comienza en el vientre materno y el descubrimiento de que hace frío allá afuera. ¿Y acaso es culpa del frío que haga frío?”.


Cómo acabar con el imperio americano, por Chalmers Johnson - el puercoespin | el puercoespin

Cómo acabar con el imperio americano, por Chalmers Johnson - el puercoespin | el puercoespin

sábado, 16 de noviembre de 2013

RECOLECCION DE BASURA, TRABAJO NO VALORADO


Alejandro Álvarez

Estimaciones conservadoras hablan de la producción de basura (residuos sólidos urbanos, RSU) en el estado del orden de 1.5 kg por habitante. Sólo en La Paz se estarían produciendo más de 300 mil kilogramos de basura diariamente, es decir más de 300 toneladas. Casi a nadie le importa quién la recolecta y dónde se deposita. Lo que queremos es deshacernos de nuestra basura lo antes posible y que quede lo más lejos posible de nuestro entorno cotidiano, fuera de nuestra vista y de nuestro olfato. ¿Qué porcentaje de la ciudadanía está interesado en conocer o conoce el sitio donde se dispone la basura de su ciudad? Muy probablemente menos de 1 de cada cien ciudadanos tiene este interés. Mucho menos saber las condiciones en las que se desarrolla el largo proceso desde la recolección, el traslado y el depósito final de estos residuos. Eventualmente se filtran noticias sobre la búsqueda del cumplimiento de la norma en materia de RSU por parte de las autoridades municipales. Pero nadie se incomoda por ejemplo cuando se informa que el basurero (“relleno sanitario”, hablando técnicamente) de Todos Santos tiene más de seis años construyéndose sin resultados visibles pero sí con gastos millonarios. Tampoco a nadie le interesa saber si las normas que rigen el funcionamiento de los rellenos sanitarios se cumplen. Con que se lleven la basura que dejamos en la puerta de nuestra casa nos sentimos satisfechos. El tema tiene facetas sumamente importantes para el bienestar y salud de los habitantes de todas las ciudades pero ningún gobierno ha colocado este tema entre los prioritarios de su gestión. Es más bien un tópico tomado como “mal necesario”. En esta ocasión me referiré sólo a la falta de valoración y reconocimiento social a los trabajadores dedicados a esta labor.
Dentro de la escala de reconocimiento social del trabajo público, el último peldaño lo ocupa “el señor de la basura”, donde entran desde el pepenador, el barrendero y la flotilla de recolectores en camiones. Se considera que este trabajo sólo lo pueden desempeñar aquellos  que sólo tienen los más elementales estudios o que no tiene ninguno, aquellos que prácticamente son  analfabetos funcionales o de plano nunca aprendieron a leer ni a escribir, aquellos que no merecen una vivienda digna, que pueden vivir entre la basura, su materia de trabajo. Es denigrante el concepto en que se tiene a este trabajador, sin embargo dentro de la escala de los trabajadores que cumplen con sus deberes y desquitan cada centavo de su salario el primer lugar seguramente lo ocupan estos empleados públicos, los recolectores de basura. Y para quien lo dude, que se dé una vueltecita por el palacio municipal a eso del medio día y que contabilice el número de trabajadores que está en su puesto de trabajo. No hablaremos de la calidad y atención del trabajo para no complicar más las cosas. En ese mismo momento se encuentran en las calles decenas de trabajadores recolectores bajo el rayo del sol, sorteando vehículos, vaciando botes o depositando cientos de bolsas repletas de inmundicias en el camión, sudando la gota gorda en un horario que empezó en la madrugada, cuando la inmensa mayoría de los habitantes dormimos lo mejor del sueño. Es muy probable que ni siquiera conozcamos a los trabajadores que semana a semana pasan por nuestra puerta a recoger el basural que dejamos una noche antes. Y no son pocos los conductores que les pitan y les mientan la madre a estos trabajadores cuando un camión recolector se les atraviesa enfrente gritándoles para que se hagan a un lado.
¿Alguien protesta ante la evidencia de que ni siquiera tienen uniforme de trabajo y los elementos indispensables en el vestido y calzado que garanticen su seguridad y salud? Las negociaciones de la burocracia sindical son sólo sobre los “grandes temas” de gobierno.
El riesgo de estos trabajadores no es sólo sanitario, que ya por sí sólo es enorme si consideramos la cantidad y diversidad de micro y macro organismos patógenos con los que están en contacto diariamente y durante horas.  Está el riesgo vial que represente trabajar en la calle sin la señalización básica en su ropa de trabajo y de viajar colgado del camión durante largos trayectos. Además no son pocos los trabajadores que viven en las cercanías de los sitios de depósito final de los RSU, que por lo general, ante el incumplimiento de las normas de control, son focos de infección regional.

Ojalá un día de éstos las autoridades y los propios habitantes reconozcan y valoren el trabajo que realizan estos conciudadanos en favor de la comunidad.

MI MAESTRO ARMANDO TRASVIÑA TAYLOR...


OTRO gran abrazo al homenajeado maestro Armando Trasviña Taylor, todo un espíritu renacentista: poeta, narrador, ensayista,periodista, compositor, trovador, BOHEMIO, ex senador y diputado constituyente de BCS.

Ya jubilado del magisterio, retirado de la política, fallecida su esposa, Armando(La Paz,1933) se fue a vivir a Europa, donde reside al lado de uno de sus hijos hasta la fecha, en una muy productiva etapa de su vida como autor, destapándose con una serie de obras narrativas- novela, cuento corto- y en verso, publicados en formato de E Books.


Libros que vinieron a sumarse a los ya impresos como La literatura en Baja California Sur(1971) Europa,la Marina y la pesca(1981), Los sistemas parlamentarios de México y Europa(1981), Dos revoluciones: Márquez y Ortega(1996), entre otros.

Tuve la fortuna de conocerlo desde mi primera infancia en la escuela MADERO; cuando cursaba de "oyente" el primer año de primaria en el grupo de la maestra Ramona Agramont, mi abuela materna.
Armando era uno de los maestros más jóvenes, muy delgado, silencioso, siempre afable, afectuoso. Éramos además vecinos del barrio( como también lo fue su suegro, el también escritor, cronista-"Patria chica", "Más allá del Bermejo", "El canto del caudel"...- Jesús Castro Agundez, que vivía justo frente a la casa de mis abuelos.).

Y aunque nunca fue mi profesor en el aula, desde entonces me sentí tocado por su magisterio natural; estimulado por esa gran calidad humana del maestro que educa para la vida.


A la vuelta de los años, lo empecé a leer como articulista del legendario semanario El Eco de California, dirigido por Félix Ortega Romero,al lado de otras firmas de alto calibre como el doctor Carballo Lucero, el escritor Fernando Esopinicchi, el historiador Ignacio del Río...

Como político Armando fue una RARA AVIS: con una trayectoria IMPECABLE, concebida para SERVIR y no para servirse.
Un hombre de su tiempo: informado, ilustrado, generoso.
Nada que ver con esos oportunistas- rupestres y rapaces- que aprovechando el merecido homenaje exaltan al "compañero priista", cuando la lección de vida y obra de Trasviña, por la implacable prueba del contraste los envía el Séptimo Círculo del Infierno, dedicado a quienes "hicieron de su culo una trompeta"...

Y del analfabetismo funcional, un estilo de vida y muerte.

¡chuza! @JcbZabludovsky | redVer

¡chuza! @JcbZabludovsky | redVer

viernes, 15 de noviembre de 2013

El zorro y los murmullos



 Por Juan Forn


Cuando el respetadísimo JM Cohen, crítico del Times Literary Supplement y asesor de Penguin Books, leyó Pedro Páramo, lo encontró demasiado sutil. Dijo que se perdía en los cross-fadings (un término que usan los radioaficionados para referirse a las voces que se difuminan porque otras se les superponen). Tiempo después Cohen se quedó ciego. El mexicano Jaime García Terrés fue a visitarlo a su casita en las afueras de Reading y el inglés le contó que había vuelto a leer el libro de Rulfo, en Braille, y estaba maravillado: veía todo, veía México, veía a los muertos, veía hasta el ruido que hace el silencio porque, como todos sabemos, en Rulfo nadie escribe, alguien habla nomás; el inglés Cohen necesitó quedarse ciego y tocar las palabras para poder verlo.
Rulfo inventó Comala cuando tenía treinta y cinco años. Era vendedor itinerante de cubiertas Goodrich y pasó por su pueblo natal en Jalisco, uno de esos caseríos de las tierras calientes que van perdiendo hasta el nombre (San Gabriel, luego Venustiano Carranza, luego nada: de dos mil habitantes quedaban menos de cien). Las casas estaban abandonadas y cerradas con candado, pero a alguien se le había ocurrido sembrar de casuarinas las calles del pueblo y, sin gente, se notaba mucho más cómo soplaba el viento, un viento hirviente que secaba hasta el alma, las casuarinas aullaban, y de golpe Rulfo sintió: son los muertos, que hablan con los que van llegando, los que acaban de morir. Así se le ocurrió Comala, el pueblo de Pedro Páramo. “El comal es un recipiente de barro que se pone sobre las brasas para calentar las tortillas. Comala estaba sobre las meras brasas de la tierra”, dijo después, con timidez o de-silusión de que no fuera obvio para sus lectores (en su libro lo transmite de manera inmortal: el calor es tanto en Comala que, los que allí mueren, “al llegar al infierno regresan por su cobija”).
Rulfo estaba hecho de ese pueblo, aunque no hubiera nacido ahí (se dice en voz baja que lo llevaron a nacer a un pueblo más grande, Sayula, y hay quien sugiere que fue a Guadalajara misma) ni se llamara Juan Rulfo (en sus documentos era Juan Nepomuceno Pérez Vizcaíno) y aunque en México dijeran durante años que los campesinos no hablaban así antes de Rulfo (sus compadres escritores se le reían en la cara de la línea final de El llano en llamas, en que una vieja con bigote le habla a un hombre de otro hombre mejor y le dice: “El sí que sabía hacer el amor”). Cuando tenía cinco años, Rulfo vio cómo traían a su padre muerto, a horcajadas de un caballo, con un balazo en la espalda. A los nueve vio morir a su madre. Descubrió los libros en casa de su abuela, los había dejado un cura que huyó cuando empezaron las guerras cristeras, pero casi no tuvo tiempo de leer ninguno porque lo mandaron a un internado, y de ahí a la capital, cuando cumplió los dieciocho. No servía para milico ni para abogado ni para cura, así que fue empleado público: burócrata de escritorio en el Departamento de Migración. En el DF no conocía a nadie así que se quedaba escribiendo (“como platicando conmigo”) cuando los demás se iban de la oficina. Un día de 1940 fue a hacer sus papeles María Luisa Bombal, la escritora chilena. Rulfo tenía veintitrés años y le cayó tan bien (“Eso tiene la burocracia mexicana: fomenta involuntariamente la amistad”) que ella le dejó un libro de regalo, La última niebla. Cuando volvió a retirar su documento sellado, venía con Dolores del Río. La oficina entera revoloteaba alrededor de la actriz, Rulfo diría después: “Mis compañeros quedaron para siempre enamorados de Dolores del Río, y yo de la prosa de María Luisa Bombal” (la chilena le llevaba ese día su otro libro, La amortajada, y lo menciono porque hasta en eso se parecían ambos: los dos escribieron sólo dos libros; los dos escribían cortito y concentrado; los dos hacían hablar a los muertos; los dos lograron lo mismo, una con la niebla y el otro con el calor; los dos bebían como cosacos y los dos padecieron el resto de sus vidas no escribir más).
Rulfo se refugió toda su vida en el enorme aparato estatal mexicano: después del Departamento de Migración (y el breve interme-zzo en la Goodrich), fue becario de un programa para escritores jóvenes; la beca era de dos años; durante el primero escribió los cuentos de El llano en llamas, para “soltar la mano”, según dijo después, y poder encarar la novela que soñaba hacía diez años. La escribió en cinco meses, eran más de trescientas páginas, que fue adelgazando a fuerza de tachar y suprimir hasta dejarla en los huesos: 120 páginas. Se iba a llamar “Los murmullos”; el mismo lunes en que la entregó a la editorial le cambió el título a Pedro Páramo. El mito dice que Rulfo no entregaba porque no podía armar el libro, tenía los monólogos sueltos y se partía la cabeza buscando “unidad, una estructura cronológica aristotélica”, hasta que Juan José Arreola o Alí Chumacero o Francisco Alatorre desparramaron sobre una gloriosa mesa de ping-pong “pintada con una laca china que garantizaba el pique de diecisiete centímetros” las hojas mecanografiadas de la novela e instaron a Rulfo a que, como un rabdomante, fuera decidiendo qué pegaba con qué, dónde se unían subterráneamente las napas de lo que había escrito, y al carajo con la estructura aristotélica: de ahí el famoso cross-fading de JM Cohen, por eso decimos que en Rulfo nadie escribe, alguien habla (“Lo más difícil que tuve que salvar para escribir Pedro Páramo fue eliminarme a mí mismo de la historia, matar al autor, que por cierto es el primer muerto del libro”).
Lo cierto es que Rulfo no escribió más. Pero, a diferencia de Rimbaud y de Salinger, no se escapó a ningún lado; se limitó a refugiarse en el Estado mexicano (esta vez en el INI, el Instituto Nacional Indigenista, donde se pasó más de veinte años corrigiendo anónimamente los errores históricos y antropológicos de las publicaciones del instituto), así que padeció de cuerpo presente la maldita pregunta, desde que publicó sus dos libros (en 1953 y 1954) hasta que murió en 1986. Miguel Briante convenció a los de Confirmado en el ’68 para que lo mandaran a México a entrevistarlo y después contaba que se sintió como Walsh en “Esa mujer”: el “dónde, coronel, dónde” con que Walsh exigía saber dónde estaba enterrada Evita, era el “cuándo, Juan, cuándo” de Briante exigiendo a Rulfo que publicara de una vez esa famosa novela (La cordillera) que llevaba diez años escribiendo. Para protegerlo, porque era igual de chiquitito que Rulfo y casi igual de genial, Augusto Monterroso inventó la fábula del zorro aquel que escribió dos libros muy celebrados y pasaron los años y no publicaba otra cosa y todos comenzaron a murmurar y cuando lo encontraban en los cocteles se acercaban a decirle que tenía que publicar más. ¡Pero si ya he publicado dos libros!, decía con cansancio el zorro. ¡Y muy buenos!, le contestaban, ¡por eso tienes que publicar otro! Y el zorro no decía nada, pero pensaba que en realidad lo que la gente quería era que publicara un libro malo. Y, como el zorro era zorro, no lo hizo

jueves, 14 de noviembre de 2013

DENUNCIA MÉDICA: EL HOSPITAL SALVATIERRA SIN MEDICAMENTOS...


ACTORES SUDCAS...EN EL BAJA FILM FESTIVAL LOS CABOS


Uno de los actores sudcalifornianos presentes en el Festival de Cine de Los Cabos(BAJA INTERNATIONAL FILM FESTIVAL LOS CABOS...por sus siglas 
en inglés), es José Manuel Meza Yaspik(con raíces familiares en el oasis de San Ignacio) , mejor conocido como Chema Yaspik, quien además celebró ayer su cumpleaños en ese glamo(u)roso escenario.
Se espera también la presencia de la actriz paZeña, Dolores Heredia, quien ya debe tener listo el cortometraje de "Puerto de Ilusión", producido y dirigido por la protagonista de cintas como Santitos y Vagabunda.

Dolores y Yaspik tienen algo más en común aparte del paisanaje: ambos mandaron "a chingar a su madre a Televisa".

¿NUEVO? DIARIO¿INDEPENDIENTE?



¿Qué tan independiente es el INDEPENDIENTE? ¿Cuál es la procedencia de los «recursos» que lo hicieron posible, primero como Semanario El Independiente y ahora como el "nuevo" diario que según las invitaciones empezó a circular ayer en La Paz?

DESDE luego que no de los lectores ni de la venta de espacios publicitarios a empresas particulares, porque nadie compraría ni se anunciaría en un bodrio de propaganda oficial que solo circula en el viciado círculo de políticos y pseudoperiodistas de rancho.
En la "polla" está toda la "clase política" local. Gobierno del Estado, municipios, partidos. La primera plana es del ejecutivo estatal "panista" y las interiores para los priistas, mientras sigan pagando de aquí al 2015.

Lo interesante aquí sería saber qué pasaría con la "línea panista" de este anacrònico «diario», si a medida que se acerque el día de la elección las tendencias favorecen al candidat@ del PRI y no al del PAN.

La sobrevivencia transexenal de El Independiente depende de que le atine al «bueno».

¿ Qué tan independiente es El Independiente?

Recordemos que el diario emblemático del porfiriato se llamaba El IMPARCIAL

¿Dónde quedó la revista PANORAMA, de la UABCS?



La UABCS es quizá la única universidad pública mexicana que no tiene una revista universitaria.

La desaparición de Panorama corresponde al mismo impulso depredador que tiene bajo "control" Radio UABCS, y congelado el proyecto televisivo.

La actividad editorial y extensionismo de lo que en teoría es la "conciencia crítica" de la sociedad, es prácticamente nula.

Con el agravante de que esta omisión se da en un medio sin medios. 
URGIDO de un revulsivo que en otras circunstancias podría generarse en nuestra universidad pública.
¿ Y qué dicen los universitarios «izquierdistas» al respecto?

Nada. Muy ocupados desgarrándose las vestiduras por las tropelías del "Duopolio Televisivo", la "Mafia", el "idiota" de Peña...

TODO ALLÀ LEJOS", en el CENTRO. 

La MAFIA de aquí -y sus "peñitas" locales-, es la que reparte las becas de Pronabes y otras prebendas.

¿Dónde quedó la revista Panorama fundada en 1977 por Rubén González Rubio Estrada y Román Pozo? Méndez?
nde quedó la revista PANORAMA, de la UABCS?

lunes, 11 de noviembre de 2013

La colección policíaca que vino del Norte | ZETA | Libre Como el Viento

La colección policíaca que vino del Norte | ZETA | Libre Como el Viento

UN MIÉRCOLES EN LA UABCS



El pasado miércoles, acompañando ya de salida al escritor y amigo que acababa de presentarse en la UABCS, me persiguió una maestra para "fulminarne" con la pregunta con la que siempre que tiene oportunidad me aborda:

-¿Ya terminaste tu novela? ¡No la he visto publicada! 

COMO en la comida le había comentado al escritor invitado sobre el caso de la UABCS como otra de tantas universidades públicas mexicanas convertidas en botín político(SISTEMA PADILLA, el de GDL y la FIL) del poder estatal, mi oposiciòn a los testaferros gubernamentales que la tienen secuestrada, la 
"difícil" relación con esta clase de esquiroles, lo que pretendió ser un "ataque", se convirtiò en motivo de risa. 

Son tan previsibles.

Como en un cuento, todo encajaba. Podría ser un pasaje de El miedo a los animales(connivencia entre el mundillo literario y poder político) en la dimensiòn provinciana.

Con todo y el ingrediente de arribismo representado por una señora defeña que conquista plaza gracias a la servidumbre y corruptelas de su marido.

La maestra y lideresa sindical, era la esposa del "Secretarion Académico" de la UABCS,a quien momentos antes ya había tenido que aguantar con sus lisonjas y propuestas indecorosas de siempre. 

Si yo nada más había ido por mi amigo, para irnos a dar na vuelta nocturna por el mundo real.

PD.- La respuesta a la "ameritada maestra",sería la siguiente: podría decirle que la novela está ya concluida desde que recibió un premio estatal en ese género, y con un muy buen jurado.Pero no acepté que el ISC la publicara porque no quería, ni quiero, que los nombres de quienes tanto daño causaron el estado y a la UABCS, padrinos de la inquisidora y demás, aparecieran en un libro de mi autoría. ¿Cuál es su prisa?)

EL ROBO Y LA VIOLENCIA SE APODERAN DE LA PAZ.



+ Hay policías, pero falta coordinación.
+ La delincuencia trabaja impuemente.
+ María Fernando, un hecho que nos duele.


Mario santiago.

La Paz, Baja California Sur, lunes 11 de noviembre del 2013.

Ante la manifiesta incapacidad y la falta de coordinación entre las distintas corporaciones policiacas que operan con saldo rojo en esta ciudad de La Paz,  capital del Estado de Baja California Sur, la delincuencia se ha convertido en una voraz maquinaria que despoja impunemente de sus bienes patrimoniales a todos sus habitantes que todavía hace muy pocos años, eran la envidia nacional por la tranquilidad y la  seguridad en la que vivían.
Ya no somos ajenos a ninguna de las modalidades utilizadas por la delincuencia: asaltos a mano armada, sobre todo con armas de fuego y objetos punzo cortantes; incontenible ola de robos a comercios y casas habitacionales; robo y desmantelamiento de automóviles; fosas clandestinas  y asesinatos; aplicación de somníferos a través de aires acondicionados, puertas o ventanas; aparición de encapuchados, interminables extorsiones telefónicas, robo de cilindros de gas, medidores de energía eléctrica, pangas con sus motores fuera de borda, tubería y medidores de cobre a casas, escuelas y sistemas de SAPA, desplumadero en casinos y sospechoso funcionamiento de casas de empeño y negocios que compran todo el cobre que se roba. Una relación interminable y muchos ciudadanos afectados, no interponen ninguna denuncia ante la inutilidad de ello, por lo cual las estadísticas  nunca corresponderán a la realidad


POR QUE TANTA IMPUNIDAD?

A veces nos preguntamos, tantos policías…en que se ocupan?:
Comisionados en casas de funcionarios, mal organizados, con horarios inconvenientes, comisionados en áreas administrativas, inhabilitados o enfermos…donde están?.
Seguramente que trabajan sin coordinación y sin estrategias apropiadas, no están de manera distribuidos de manera conveniente y no cubren los horarios que mas utilizan los ladrones, porque nunca se bajan de sus patrullas o quizá porque no tienen la capacitación que se necesita.
A ver si Usted, amable lector se lo explica:
Hay en este municipio 954 agentes de seguridad y tránsito; tenemos 400 policías ministeriales de los cuales cuando menos 200 estarán en esta capital; hay 200 agentes estatales ministeriales, además de 33 elementos federales ministeriales.
Entonces, donde está  la  falla?.

DONDE ESTARA LA SOLUCION.

Para que la ciudadanía vuelva a recuperar la  confianza, es indispensable una estrecha coordinación entre las  corporaciones.
Con toda sinceridad, no creo que sea la ciudadanía el mejoral que se necesita para combatir el dolor de muelas.
Por mucha voluntad que tenga, no podrán enfrentar a la delincuencia solo con deseos, pero sin los elementos de defensa apropiados y sin la capacitación debida. Los delincuentes cuando salen a la calle,  van dispuestos a todo y generalmente armados. .
Lo que se necesita son cuadros policíacos más capacitados; que los elementos de las diversas corporaciones trabajen hacia un mismo objetivo, que se reúnan para cambiar experiencias y conocimientos y que conformen un sistema informativo confiable y eficaz para que sea de utilidad a todas las corporaciones.
Pero si los agentes están mas preocupados por los bonos que siempre les llegan a destiempo; que los directores de los diversos niveles  no se pongan a trabajar coordinados y que no se reúnan ni siquiera para tomarse un café, o que los agentes no tengan la debida capacitación actualizada o que no tengan suficiente combustible para realizar sus rondines, mucho menos para perseguir a nadie, pues entonces, si que estamos fritos.

MARIA FERNANDA, LAMENTABLE SACRIFICO.

Recibimos en nuestro correo un emotivo mensaje de Siria Salgado Lamas, tía de  Maria Fernanda, una jovencita estudiante de Los Cabos, misma que disfrutaba del gran amor de su familia, la estimación de sus compañeros de estudio y cuya vida fue cegada a la tierna edad de los 15 años.
Fue un acontecimiento que a toda la sociedad le dolió y que ha sumido en el más profundo dolor a sus padres a quienes les apagaron su principal motivo de vida.
El texto es el siguiente:
“En relación a lo sucedido a nuestra querida e inolvidable María Fernanda,  quien ha sido llamada prematuramente a la presencia de Dios, de una forma para nosotros incomprensible el pasado lunes 4 de noviembre, me dirijo a la ciudadanía en general para agradecerles las muestras de amor y afecto para con Fernandita y  su familia ya que represent+o un bálsamo en medio del profundo dolor que nos invade.
Al mismo tiempo, hago un llamado a la unión, la fortaleza, la fe y la esperanza pero también un exhorto a la comprensión y el respeto al duelo familiar que nos lastima ante la irreparable pérdida física de nuestra amada Fernandina, sobre todo a su mami que serán para  todos nosotros, un verdadero regalo de Dios y siempre las vamos a recordar unidas, y profesándose un incomparable e inextinguible amor.
A las autoridades no les hacemos ninguna exigencia en particular, pues me parece que deberán de cumplir con su responsabilidad para que el o los culpables reciban el castigo terrenal a que se hicieron merecedores. Se que están haciendo un importante esfuerzo para esclarecer los hechos y nosotros tenemos absoluta confianza en la culminación de su trabajo. Aunque sabemos que tal esclarecimiento no alcanzará para curar nuestra herida, pero es necesario que se imponga el peso de la ley para tranquilidad de nuestra familia y de toda la sociedad.
Tenemos la plena convicción de que habrá de alcanzarse la justicia divina que es inequívoca, infalible, inevitable, eterna y en tiempo perfecto, la cual solo nos llega a nosotros por la mano justa y sabia de Dios.
Le pedimos a toda la ciudadanía que esperemos con paciencia el resultado de las investigaciones que se realizan guardando respeto por este lamentable hecho y evitar cualquier tipo de especulación que nos vaya a lastimar aun más.
Siempre será importante alzar la voz y no dejar en el tintero de nuestro corazón un “te quiero” a todas las personas que están a nuestro lado pues los abrazos, el cariño y un “te amo” no tienen precio, sobre todo cuando se expresan a tiempo.

Vivamos nuestras vidas en honor de quienes han sido llamados antes que nosotros, sonriéndole a la vida como lo hacia nuestra querida Fernanda quien fue un angelito con paso fugaz pero que nos deja una huella que nunca olvidaremos. Siempre te vamos a amar, bella vaquerita. Hasta pronto”.

domingo, 10 de noviembre de 2013

La maldición irlandesa


Por Juan Forn

El barrio londinense de Lambeth, sobre el lado “malo” del Támesis, era la letrina de la ciudad en la época victoriana. Se podía beber ajenjo hasta la madrugada, conseguir putas a bajo precio y traficar en todo lo prohibido entre los fétidos efluvios de las destilerías de cerveza, pero incluso allí el sonido de un balazo era motivo de estupor (las armas de fuego eran para la caza o para la guerra en Inglaterra, los bobbies británicos no portaban pistola por la calle hasta ayer nomás). Así que el barrio entero vio cómo se llevaba la policía a William Minor cuando éste bajó en calzoncillos a la calle en plena noche y mató de cinco balazos a un tipo que pasaba fatalmente por ahí (después de vaciar el arma contra su víctima, Minor no opuso resistencia al arresto; se limitó a decir: “Creo que maté al hombre equivocado”).
El asunto se volvió una papa caliente para las autoridades cuando se supo que el asesino era norteamericano, médico cirujano y oficial del ejército, veterano de la guerra civil entre el Norte y el Sur. También había estado internado en St. Elizabeth’s, el manicomio que años después albergaría a Ezra Pound. Minor había enloquecido durante la guerra, nomás llegar al frente como cirujano, cuando sus superiores lo sometieron a una prueba iniciática: el ejército del norte tenía muchos desertores, la mayoría eran inmigrantes pobres irlandeses que veían con creciente frustración que los negros liberados por el Norte se quedaran con los trabajos que antes eran para ellos, así que optaban por volverse a su tierra a pelear contra los ingleses, aprovechando la sed de sangre que les había despertado la guerra (la mitad de los nacionalistas fennianos eran veteranos del frente norteamericano). Para evitar las deserciones, el ejército marcaba con un hierro al rojo en la mejilla a los que intentaban fugarse. Esa fue la primera tarea de Minor en el frente: marcar a un hombre, que resultó ser irlandés, y que maldijo para siempre al joven médico que le desfiguró la cara.
Minor se pasó el resto de sus noches en la tierra perseguido en pesadillas por nacionalistas irlandeses que lo sometían a todo tipo de vejámenes. Mientras estuvo en el frente, disimuló su locura en el desmadre general, pero cuando terminó la guerra el ejército lo recluyó en St Elizabeth’s y sólo lo liberaron bajo promesa de abandonar el país en busca de cura en Europa. Minor iba a Suiza pero nunca llegó. Al desembarcar en Londres descubrió las putas de Lambeth y ahí se quedó hasta la noche en que, creyendo que hacía frente a una jauría de fennianos que venía por él, mató a balazos con su pistola reglamentaria del ejército a un pobre jornalero padre de seis hijos, que volvía de hacer doble turno en una destilería de cerveza. El cónsul norteamericano intervino y Minor se salvó de la horca: fue a parar al Asilo de Criminales Lunáticos de Broadsmoor. Imaginen una cárcel de piedra casi sin ventanas. Imaginen sus calabozos. Ahora déjenme describir el de Minor: le habían dado dos celdas interconectadas, una de ellas tenía chimenea, le dejaron poner estantes de piso a techo y también le dejaban comprar libros de Londres. Su familia se había hecho cargo de la viuda y los seis hijos de su víctima. La viuda había aceptado el perdón que pedía Minor y hasta accedió a ir a verlo a Broadsmoor, no una sino docenas de veces. En esas visitas le llevaba los libros que Minor encargaba a Londres. En uno de esos libros, el prisionero (cuyo comportamiento era ejemplar, se pasaba el día leyendo, aunque sus noches seguían siendo pavorosas) encontró la famosa convocatoria de voluntarios de James Murray cuando empezó a hacer el diccionario más inmoderado de la historia: el OED u Oxford English Dictionary.
Era una tarea ciclópea, un diccionario que contaría no sólo el significado sino el origen de cada palabra del idioma inglés. Cien años antes, el famoso Dr. Johnson lo había intentado (“No tenemos mapa ni brújula que nos guíe por el ancho mar de las palabras”). Pero la era de las gestas de un solo hombre pertenecía al pasado. La Academia Francesa ya tenía su diccionario; Inglaterra debía estar a la altura. Sólo que los ingleses carecían de esa idea colegiada de la cultura; Oxford parecía inventado para hacer de la excentricidad y la falta de organización una forma de vida, y en este caso dieron una muestra más de extravagancia: su diccionario sería obra de voluntarios, de legiones de voluntarios. Ninguno de los ilustres de Oxford quiso comandar empresa tan absurda; por eso cayó en manos del escocés James Murray, un autodidacta que nunca había pisado la universidad. Mientras trabajaba en un banco, Murray había aprendido solo todos los idiomas que se hablaban en las colonias de la Corona, además de dedicar sus ratos libres a las diferencias y semejanzas entre la lengua de los indios wowenoc de Maine, los antiguos celtas y las tribus del Indostán. Cuando pidió trabajo en el Museo Británico le dijeron que era demasiado autodidacta para ellos. Cuando la Encyclopaedia Britannica le encargó el capítulo dedicado a la influencia escocesa sobre el idioma inglés, el banco lo echó. Nadie salvo Murray habría aceptado la delirante tarea de hacer el gran diccionario inglés sólo con ayuda de voluntarios.
Minor se sumó a la aventura cuando el OED ya tenía ochocientos voluntarios trabajando y el número seguiría creciendo en los años siguientes, pero ninguno sería tan meticuloso y efectivo como el misterioso “Dr. Minor, de Broadsmoor”. Así firmaba sus envíos el recluso del asilo de lunáticos. Casi treinta años estuvo enviando sus colaboraciones al OED. Lo que al principio fue un goteo se convirtió en un torrente cada vez más caudaloso. En 1897, cuando la reina Victoria se decidió a apadrinar el proyecto, hubo un banquete en el Queens College para los seiscientos colaboradores más eficaces del diccionario, pero Minor no apareció, aunque según su remitente vivía a sólo setenta kilómetros de Oxford. De manera que Murray se subió a un tren y partió a conocer a su mejor colaborador. Cuando llegó a Broadsmoor y lo hicieron pasar a la oficina del director, tendió su mano al anfitrión diciendo: “Doctor Minor, ¡por fin!”. El director del asilo tuvo que aclararle el malentendido, antes de llevarlo a la celda del norteamericano loco.
Casi treinta años se quemó las pestañas Minor colaborando para el OED, y cada noche de esos treinta años peleó en sueños con irlandeses que querían vejarlo. Un día dejó de colaborar, sin explicaciones. Pocos días después, con un cortapapeles que le permitían tener, se cortó la pija y la arrojó al fuego. No se desangró, era cirujano, pero quedó ido desde entonces. Por petición de Murray, el gobierno inglés permitió su repatriación a América en 1910. Internado en St Elizabeth’s, no pareció registrar nada cuando le anunciaron en 1915 que Murray había muerto. Tampoco había irlandeses en sus sueños, ya. Murió durmiendo en 1920. Su lápida tiene un renglón, la redactó el propio Murray y está en el prefacio del OED, en la lista de agradecimientos, donde se lee en letra minúscula: “Las incansables contribuciones del Dr. Minor de Broadsmoor se encuentran en todas las páginas de este diccionario”.

PÁNICO DE GÉNERO


Alejandro Álvarez

Hace unas semanas publiqué el artículo ‘La compleja equidad de género’ donde en síntesis refería cómo en el marco del 60 aniversario del voto de las mujeres en México el presidente Peña Nieto enviaría al Congreso de la Unión una reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para que los partidos políticos pongan a mujeres en el 50 por ciento de las candidaturas para diputados federales y senadores como una forma de profundizar en las políticas de equidad de género. En esa misma nota formulé la pregunta: ‘¿sólo existen el género masculino y femenino en el mundo?’,

Después recordé los avances que en materia de aceptar una tercera opción se han dado en algunos países como Alemania, Australia y Suecia. En su más reciente colaboración en el diario Milenio el analista y escritor Luis González de Alba (Transgéneros: amenaza a espacios femeninos) aborda el tema en una particular faceta, la aparente – o real – amenaza que sienten las mujeres de perder ante los transgéneros los espacios del reparto de equidad de género que al sexo femenino les corresponden según lo establecen las ‘cuotas de género’. Académicos norteamericanos estudiosos del hecho han llamado a este estado “pánico de género” y lo ilustran con la anécdota de tenistas mujeres que se han negado a competir con mujeres transgénero (o sea personas nacidas hombres que han adoptado quirúrgicamente las características genitales femeninas) por considerarse en desventaja. Podemos añadir a esto el escándalo que ocasionó hace cuatro años la atleta sudafricana Caster Semanya después de ganar una medalla de oro en el mundial de atletismo en Berlín cuando funcionarios deportivos europeos reconocieron haber sometido a la atleta a estudios de género sin su conocimiento encontrando altos niveles de testosterona por lo que pusieron en duda la validez de su triunfo como competidora femenina. El caso indignó a las autoridades sudafricanas  que se refirieron al hecho como "racismo del más alto orden" y como una “acción humillante, sexista y racista”. Según estas autoridades africanas hubo varias atletas blancas que tenían rasgos masculinos y que nunca fueron sometidas a ningún tipo de pruebas y que el trato dado a Semenya era “sólo porque ella es negra y superó a todas sus rivales europeas".  No les falta razón a las autoridades africanas si se recuerda el caso de la princesa Ana de Inglaterra que en 1976 se le exentó de someterse a los estudios a los que deberían someterse todas las atletas olímpicas para verificar su sexo, la ascendencia ‘noble’ de la princesa le evitó pasar por lo que argumentaban ‘mal rato’ al someterse al estudio de verificación de sexo. Volviendo al tema de la atleta sudafricana la presidente de la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional (COI) en apoyo a la atleta explicó: ‘Ya durante el control antidopaje se obliga a los deportistas a desnudarse para estar seguros de que la orina que suministran procede de sus uréteres. Evidentemente, un hombre disfrazado de mujer no pasaría esa prueba. Además, los análisis nunca son concluyentes y pueden ser injustos con atletas que presentan alguna anomalía genética o pertenecen al llamado género intersexual’.

Hace apenas unos días se inició un escándalo en contra de la futbolista sudcoreana Park Eun-Son, goleadora máxima de la liga profesional femenil de ese país. Entrenadores de los equipos rivales han amenazado con boicotear el campeonato si esta jugadora sigue en la liga, su argumento es que la estatura y complexión de la jugadora corresponden a un hombre. Tanto los directivos del equipo de Park como los directivos nacionales señalan que esta futbolista ya pasó anteriormente pruebas de identidad de género y formó parte del equipo nacional de Corea del Sur en la Copa del Mundo de 2003 y la Copa de Asia Oriental de 2005.

Una cosa interesante en ambos casos es que los escándalos surgen ante el triunfo de mujeres cuyo sexo se pone en duda, si la sudafricana hubiera llegado en quinto lugar y si la coreana anotara un gol cada cinco partidos seguramente a nadie le preocuparía su sexo. Otra cosa interesante es que el caso contrario no se observa. Es decir, que los hombres no se han manifestado contra la participación de transgéneros en deportes masculinos o no han impugnado el triunfo de una persona que presente características femeninas en competencias masculinas. 

En el caso del ambiente político Luis González de Alba plantea la siguiente circunstancia: “Los partidos políticos ¿qué harán? La militante del PRD nacida hombre y reasignada al género femenino, ¿entra en la cuota de mujeres? Ella diría que sí, los hombres también. Las mujeres dudarán en admitirla. En la ONU, la UNESCO y el UNICEF… ¿ entran en la cuota femenina o no? Muchas mujeres nacidas mujeres dicen que no”.


En el caso del deporte, señala el mismo González de Alba, el problema está más o menos resuelto a través del documento conocido como  ‘Consenso de Estocolmo’ que “marca con rigidez los detalles que gobiernan los cuerpos de los atletas, desde sus niveles de hormonas hasta sus genitales. Por ejemplo, gente con genitales masculinos tiene prohibido competir en Olimpiadas como mujeres, aunque un hombre sin pene puede competir en las categorías masculinas”. Como puede verse la realidad es mucho más compleja que el simple reparto 50-50.