Loading...

lunes, 29 de diciembre de 2014

MONÓLOGOS CELULARES


No se tú....,pero yo cuento entre mis amistades a ciertos personajes  que  marcan tu número para recetarte el mismo largo, sinuoso, delirante monólogo de siempre.

Por más que intentas entablar algo parecido a un diálogo-intercambio de impresiones y percepciones-, simplemente no te escucha.

Y cuando milagrosanente logras meter un comentario aprovechando una preciosa pausa, invariablemente te lo "batea", e incluso llega a aplicarte serias reprimendas con una soberbia intelectual y un supremacismo moral de altos vuelos, en un lenguaje cada vez más "metafórico", oscuro, laberíntico.

Puedo dejar el cel ,y la voz que insaciable lo posee, mientras voy al mercadito de la esquina, y al retomarlo, el monólogo, el torrente verbal que como las aguas broncas arrastra toda clase de escombros, seguirá fluyendo incontenible, embriagado con su propio aliento.

Sin percatarse de tu ausencia.

Puede prescindir de ti. En realidad NO necesita que le escuches.

 No eres más que el resumidero de su angustia.

¿ Dónde termina la amistad y comienza el abuso de confianza?

"¿UNAS FLORES PARA SU NOVIA?"



Si en tus caminares en estos días de colla brava y gélida, alguien- una señora, un niño- te ofrece flores tiritando de frío , "flores para su novia", cómprale de perdida un ramillete aunque no tengas novia en que caerte muerto, o tu pareja te diga "ya no se usa".

Cómprales, porque vender flores en un país convertido en matadero y fosa común, es más que un oficio inusitado, de "comercio informal", poesía pura, en actos, viva a ras de calle.  Un mensaje de gran carga simbólica.

"Poetizar la vida; cambiar el mundo", diría Rimbaud.

sábado, 20 de diciembre de 2014

¿ Y FIDEL DÓNDE VIVE?




Llegamos por primera vez a Cuba la víspera de navidad de 1975 con boina, barba ralita, y el Diario del Che y La Historia me absolverá como nuestras biblias a la mano, en un vuelo nocturno  de Mexicana de Aviación procedente de Cancun.

El trayecto del Aeropuerto por avenida Boyeros al hotel, fue a oscuras. La Habana en tinieblas. ¿Por qué? Ahorro de energía, nos informó el taxista, un admirador del presidente mexicano Luis Echeverría, "un revolucionario, como Lázaro Cárdenas".

Ya en el Flamingos, a un "gracias, señor", el recepcionista respindió con un" El señor está en los cielos, compañero".

Pues muchas gracias, compañero, respondí con el fondo musical de Barry White: I like you just the way you are, procedente de la disco.

Con el compañero Bell Boy ayudándonos con las maletas abordamos un estruendoso elevador de los años 50. En el ascenso, el compañero Bell...no dejaba de sonreirnos y mirar con culposa curiosidad nuestros atuendos capitalistas y sobre todo un coloreado ejemplar del Heraldo de México que yo traía bajo el brazo.

Al dejarnos a la puerta de nuestra habitación, haciendo un gran esfuerzo, mirando a su alrededor,  el mulato me preguntó si le podía regalar el periódico. Claro que sí, compañero.
Cuando lo tuvo en sus manos,  lo palpó, lo dobló y se lo guardó debajo de su bata como quien esconde un tesoro.

AL día siguiente, la fulminante luz habanera nos encontró frente al hotel rodeados de jóvenes cubanos que ofrecían libros a cambio de playeras con el logo de la Baja 1000,  lentes, medallones de la Era de Acuario, chocolates Milky Way...

Y también bellísimas compañeritas dispuestas a desafiar a los vigilantes revolucionarios llevándote a su cuarto compartido por una de esas baratelas de la burguesa sociedad de consumo.

" Vamo, charro".

Luego nos fuimos al tour incluido en el paquete. Visita guíada al Palacio de la Revolución. La hermosa guía nos ilustraba con florida retórica sobre los derroches del dictador Batista que allí había vivido.

Una voz con acento del norte mexicano aprovechó una pausa.

-¿Y Fidel dónde vive, compañera?

Y la respuesta a brotepronto, como disparo guerrillero desde la Sierra Maestra:

-En el corazón de todos los cubanos, compañero.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

CONEXIÓN CUBANA







El embargo a Cuba siempre fue un exceso de soberbia imperial que sirvió a Castro para justificar la dictadura a la sombra soviética, y mås allå de la caída del Muro de Berlín y de la propia URSS.

Pero ahora, en la era de Su Majestad, el Mercado, y la globalización, el bloqueo es más que obsoleto como medida punitiva tal y como lo reconoció el propio Obama.

Lo que procedería es todo lo contrario.

Bombardear la Isla geográfica e histórica  con toda clase de "encantadores" productos capitalistas, de la revolución tecnológica.
Invadirla con líneas de internet y celulares.

Seguramente esta apertura comercial es parte de las concesiones que los Castro Bros hicieron en lo oscurito, a cumplirse gradualmente, a mediano plazo.

Con los socios proveedores Venezuela y Rusia en bancarrota, no tenían mucho margen de maniobra.

Lúcida movida de Obama. No cuestiono tu régimen,pero déjame conectarte.

Dos pájaros de un tiro: al tiempo que propicia la apertura cubana al mundo, al reconocer el régimen castrista, legitimarlo, el joven Obama le rinde un velado homenaje a uno de los líderes màs carismáticos del Siglo XX.
El capitán del Gramma en su histórico viaje de Tuxpan a la playa del bautismo de fuego, el guerrillero de la Sierra Maestra, el defensor de Bahía Cochinos, y quizás hasta el tercero en discordia de la Crisis de los Misiles.
Al dictador, la "historia lo juzgará".

martes, 16 de diciembre de 2014

RETORNO TRIUNFAL DEL NIÑO HÉROE DE OSLO



x
Ya regresó a México el jovencito Adàn Cortez, luego de irrumpir con una bandera ensangrentada en la entrega del Nobel de La Paz,y de ser rechazada por parte de las autoridades noruegas su pretensión de recibir asilo en calidad de perseguido político.

Fue recibido como un héroe en el aeropuerto de la ciudad de México por un puñado de familiares y amigos que coreaban, jubilosos, la consigna de moda: "Todos somos Ayotzinapa."

O sea: Todos somos víctimas, y no corresponsables de lo que sucede en el país.
Víctimas de un "Estado asesino".

Pero la verdad es que personajitos como Adån- un mexicano con recursos para viajar, del Caribe a Noruega- no parecen ser víctimas mas que de su propia sed de protagonismo, que si en un primer momento lo hizo parecer simpático, ya no lo fue tanto cuando tan cool como un chico modelo de la farándula televisiva- aretillo orejero, boina, sonrisa "exitosa", apapachos bajo los reflectores-, insistió en que temía que al regresar a México lo mataran o desaparecieran, dando por asentado el impacto mediático y político de su hazaña, y los usos y costumbres del gobierno asesino y sus crímenes de Estado.

Aquí Adancito ya había perdido el encanto de la supuesta espontaneidad inicial que logró sacarle una sonrisa a Malala.

Ya sonaba muy falso,sobreactuado, con un guión montado sobre una tragedia nacional.

Sospechoso de haber sido utilizado por los patrocinadores de la campańa del "crimen de Estado" y de una imagen catastrófica de México, cuyo destino manifiesto es ser salvado por ya te la you know.

Ahora que si el niño héroe de Oslo quiere rescatar a su personaje contestatario, que insista en que el "Estado asesino" lo sigue acosando, y pida asilo en Cuba, Venezuela o Nicaragua. A ver cuánto aguanta.

lunes, 15 de diciembre de 2014

AMLO Y PEÑA: NINGUNO DE LOS DOS



Cierto. Muy oportuna observación de Jorge Castañeda en su artículo de hoy en Milenio( Ver link abajo). Peña no se ha querido exponer a una verdadera conferencia de prensa con periodistas nacionales y extranjeros preguntando todo de todo, sin cortapisas, como se acostumbra en democracias como la gringa.

Pero tampoco en el otro aparente extremo del espectro político soplan mejores aires. AMLO no se siente obligado a dar mayores explicaciones sobre sus vínculos políticos con los Abarca y su padrino Lázaro Mazón, mientras intentando lucrar políticamente con la tragedia, lanza una guerra sucia, revanchista, de consignas para transferir toda la carga de la culpa al gobierno federal y a quien lo derrotó en las urnas.

Ni Peña ni AMLO son demócratas. Ambos vienen del viejo tronco común del autoritarismo priista. AMLO, un resabio del "nacionalismo revolucionario" con tintes echeverristas, y Peña un bebesaurio del Grupo Atlacomulco del profe Hank , Montiel y cia., cuya declaración de principios se resume en  una frase emblemática: "Un político pobre es un pobre político"

Si México tiene un futuro luminoso, habría que buscarle por otro lado.




http://www.milenio.com/firmas/jorge_castaneda/Y_aun_peor_si_no_se_hace_nada_18_427937221.html

...Y aún peor si no se hace nada - Grupo Milenio

...Y aún peor si no se hace nada - Grupo Milenio

viernes, 12 de diciembre de 2014

REGRESA, ADÁN



Noruega le dijo NO a la solicitud de asilo político del joven Adán Cortez, que logró los15  warholianos minutos de fama al irrumpir en la ceremonia de recepción del Premio Nobel de La Paz, celebrada esta semana en Oslo, para desplegar una bandera mexicana salpicada de "sangre".

NO, Adancito, tu no eres ningún "perseguido político".
Si acaso de algún brote paranoico.

Eres un chico audaz, que acreditado como fotógrafo logró colarse hasta el centro del ritual. Puro ingenio mexicano.

Te cuenteaste a los nórdicos y burlaste sus reglas. Su pompa y rigidez protocolaria.

Y lograste recordarle al mundo la tragedia mexicana.

Un acto que a despecho de la gravedad de la denuncia,  no deja de tener  cierto humor involuntario.
Revisa en el video la discreta sonrisa de Malala.

Regresa a tu país y anuncia tu llegada para ser recibido por muchos como un héroe.

Serías un icono de todas las marchas justicieras, y seguramente alcanzarías entrevistas en horario estelar en Televisa o Tv Azteca.

Con suerte y hasta el Peje buscaría tomarse la foto contigo bajo las siglas de Morena.

No faltaría quien te propusiera colarte a  Los Pinos con una cámara escondida y una manta con la leyenda de"Peña Asesino".

Y no descartes que el propio atolondrado Gel Boy, a sugerencia de La Gaviota, te propusiera un jugoso contrato como la "viva imagen" de un México en Movimiento, con una Evita a modo para el gossip farandulero.

Regresa, Adán, compañero unamita.

 No creo que al  "narcoestado" mexicano le interese convertirte en un preso político o en secuestrarte o desaparecerte.

Y si no, pregúntale al  molotoviano, incendiario poeta  Sandino....Bucio.

Regresa.

Seguirías corriendo el mismo riesgo que el resto de tus conciudadanos.

Algo más digno que un exilio dorado en uno de los países más civilizados del mundo. Lo que le restaría toda gracia a tu audaz abordaje a Malala.

Y credibilidad a tu indignación y protagonismo.

Regresa Adán. No te pases de lanza.

El crimen de Anayeli

Alejandro Alvarez


El domingo siete de diciembre fue hallado, al pie de una barda, el cuerpo de una joven con un tiro en la cabeza. El hallazgo se hizo en la carretera México-Ajusco en la delegación Tlalpan del Distrito Federal. El cadáver fue trasladado ese mismo día en carácter de desconocida al anfiteatro de esa delegación. Poco después fue identificada por sus padres, era Anayeli Bautista Tecma de veintitrés años de edad, estudiante de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Anayeli había sido reportada como secuestrada dos semanas antes y denunciada por sus familiares ante la Procuraduría capitalina. Sus captores exigían dos millones de pesos por su libertad, dinero que sus padres, familiares y amigos no pudieron reunir. La nota no apareció en ningún titular de los diarios, si acaso apenas escondida en alguno de ellos, como una caso más de la violencia prevaleciente en esa zona capitalina. Semanas antes un grupo de ocho deportistas entre los que se encontraban los conocidos triatletas olímpicos Fabiola Corona y Carlos Probert habían sido también secuestrados en esa misma delegación. De inmediato un grupo experto de la Policía Federal entró en contacto con los captores y negociaron el rescate. En pocas horas los deportistas estaban en sus casas. Qué bueno por los deportistas.
Pero Anayeli era un personaje singular, sólo era una estudiante destacada. Obtuvo de los más altos índices de calidad en su examen de ingreso a la facultad. Obtuvo reconocimientos como alumna de excelencia y apareció repetidamente en las listas de los estudiantes de alto promedio. Sólo era eso.
Por Anayeli no salió nadie a la calle a manifestarse, ni pintaron paredes, ni lanzaron cohetones contra la policía. Mucho menos se hicieron huelgas, ni se acusó “al Estado” de su muerte, ni a ningún funcionario de gobierno se le señaló como responsable del hecho. Tampoco habrá declaraciones de gente importante nacional o extranjera exigiendo el esclarecimiento de su crimen, ni castigo para los asesinos. Por Anayeli no se  harán ruedas de prensa del procurador o del secretario de gobernación para dar pormenores de los avances de las pesquisas. Anayeli no pertenecía a grupos de presión, ni era líder de estudiantes, ni se amparaba en nadie para hacer lo que creía necesario hacer. Anayeli era sólo una estudiante destacada cuyos familiares y amigos no pudieron reunir dos millones de pesos para devolverla a su hogar.

jueves, 4 de diciembre de 2014

CRISIS SIN PRECEDENTES CERCANOS


Alejandro Álvarez
Gente de diversas orientaciones e ideologías coincide en calificar el momento actual de nuestro país como de una severa crisis. Hago memoria –es un decir– para encontrar una época similar al menos en el último medio siglo. Francamente no la encuentro. Desde finales de la Revolución hasta los cuarenta se vivió un crecimiento estabilizador. Las crisis de finales de los cincuenta se restringió a la oposición sindical, más específicamente a la de los ferrocarrileros y maestros en contra de lo que se conocía como charrismo sindical oficialista. El saldo fue de unas docenas de líderes encarcelados; quepa de pasada un recuerdo a Valentín Campa, Demetrio Vallejo y Othón Salazar. A finales de la década siguiente la inestabilidad social tuvo como pilar al movimiento estudiantil que cuestionaba sin mucha claridad el autoritarismo gubernamental. Fui esencialmente un grito libertario juvenil en coincidencia con una ola mundial similar. El saldo fue otras decenas de encarcelados.  Pocos recuerdan entre ellos a Heberto Castillo, Pablo Gómez, Raúl Álvarez Garín, Luis González de Alba, Gilberto Guevara Niebla, y muchos más. En los setenta irrumpieron grupos guerrilleros que fueron liquidados con relativa rapidez por las fuerzas de seguridad legales e ilegales del gobierno federal, al mismo tiempo que se diseñaba la primera reforma política que traería consigo la legalización del Partido Comunista Mexicano. En los ochenta la crisis fue esencialmente económica con inflación, devaluaciones y un crecimiento brutal de la deuda externa. Más cercana a nuestros recuerdos está la crisis devaluatoria de los noventas en la transición Salinas-Zedillo y la crisis política del agotamiento del priísmo a fines de los noventa para dar lugar a dos sexenios de gobierno panista. Al presidente Calderón se le conocería casi únicamente por la “guerra contra el narco” de la cual apenas ahora se calibra la gravedad de problema que ya entonces se percibía desde la presidencia.
La situación actual  es diferente a todo ese pasado. La incompetencia y corruptelas de todos los partidos políticos se exhibe en toda su magnitud. No bien los líderes políticos festinaban sus logros parlamentarios iniciados con el Pacto por México cuando les estalló en la cara el suceso de Iguala con todas las consecuencias que conocemos pero de las cuales no se ve todavía fin. Corrupción, ilegalidad, narcotráfico, impunidad, son hilos que cruzan de un partido a otro sin distingos de colores tejiendo una red de complicidades donde todos están atrapados. La partidocracia sigue pasmada y grotescamente se deslinda aventando la papa caliente a quien se ponga a modo. El PRD que gobierna Guerrero e Iguala ahora exige que el gobierno federal esclarezca los hechos del infame homicidio colectivo, como si no tuvieran ellos mismos, los perredistas, responsabilidad alguna en ello. Igual que en Michoacán, donde la mancuerna corruptora fue PRI-PRD. Mientras los puritanos panistas contratan prostitutas con dinero público para bailar rítmicamente una quebradita a nivel nacional y en horario triple A antes de compartir la intimidad con las sexoservidoras que amenizan sus reuniones de trabajo parlamentario. Todo ello después de salir de misa.
Sumemos ahora a este cuadro los más bajos precios de la mezcla mexicana del petróleo –cuatro de diez pesos del presupuesto nacional proceden de las ganancias petroleras–, una marcada devaluación del peso ante el dólar y el último ajuste a la baja del crecimiento del PIB ahora fijado en un magro 2.1 por ciento. Recordemos que el año pasado se creció apenas 1.1 por ciento. En este apretado recuento obviamos referir el evidente fracaso de la flamante reforma educativa, al menos en los estados  que urgentemente la requerían como Guerrero, Oaxaca y Michoacán. Así como el fracaso de otra flamante reforma, la fiscal apuntalada por cierto otra vez por el dúo PRD-PRI.
Lo peor de todo es que no hay a la vista partido ni dirigentes que den muestra de tener la capacidad ni la ética para sacar al país de hoyo. Malos augurios para el futuro inmediato nacional. No hay lugar para el optimismo, desgraciadamente.Alejandro Álvarez

Gente de diversas orientaciones e ideologías coincide en calificar el momento actual de nuestro país como de una severa crisis. Hago memoria –es un decir– para encontrar una época similar al menos en el último medio siglo. Francamente no la encuentro. Desde finales de la Revolución hasta los cuarenta se vivió un crecimiento estabilizador. Las crisis de finales de los cincuenta se restringió a la oposición sindical, más específicamente a la de los ferrocarrileros y maestros en contra de lo que se conocía como charrismo sindical oficialista. El saldo fue de unas docenas de líderes encarcelados; quepa de pasada un recuerdo a Valentín Campa, Demetrio Vallejo y Othón Salazar. A finales de la década siguiente la inestabilidad social tuvo como pilar al movimiento estudiantil que cuestionaba sin mucha claridad el autoritarismo gubernamental. Fui esencialmente un grito libertario juvenil en coincidencia con una ola mundial similar. El saldo fue otras decenas de encarcelados.  Pocos recuerdan entre ellos a Heberto Castillo, Pablo Gómez, Raúl Álvarez Garín, Luis González de Alba, Gilberto Guevara Niebla, y muchos más. En los setenta irrumpieron grupos guerrilleros que fueron liquidados con relativa rapidez por las fuerzas de seguridad legales e ilegales del gobierno federal, al mismo tiempo que se diseñaba la primera reforma política que traería consigo la legalización del Partido Comunista Mexicano. En los ochenta la crisis fue esencialmente económica con inflación, devaluaciones y un crecimiento brutal de la deuda externa. Más cercana a nuestros recuerdos está la crisis devaluatoria de los noventas en la transición Salinas-Zedillo y la crisis política del agotamiento del priísmo a fines de los noventa para dar lugar a dos sexenios de gobierno panista. Al presidente Calderón se le conocería casi únicamente por la “guerra contra el narco” de la cual apenas ahora se calibra la gravedad de problema que ya entonces se percibía desde la presidencia.
La situación actual  es diferente a todo ese pasado. La incompetencia y corruptelas de todos los partidos políticos se exhibe en toda su magnitud. No bien los líderes políticos festinaban sus logros parlamentarios iniciados con el Pacto por México cuando les estalló en la cara el suceso de Iguala con todas las consecuencias que conocemos pero de las cuales no se ve todavía fin. Corrupción, ilegalidad, narcotráfico, impunidad, son hilos que cruzan de un partido a otro sin distingos de colores tejiendo una red de complicidades donde todos están atrapados. La partidocracia sigue pasmada y grotescamente se deslinda aventando la papa caliente a quien se ponga a modo. El PRD que gobierna Guerrero e Iguala ahora exige que el gobierno federal esclarezca los hechos del infame homicidio colectivo, como si no tuvieran ellos mismos, los perredistas, responsabilidad alguna en ello. Igual que en Michoacán, donde la mancuerna corruptora fue PRI-PRD. Mientras los puritanos panistas contratan prostitutas con dinero público para bailar rítmicamente una quebradita a nivel nacional y en horario triple A antes de compartir la intimidad con las sexoservidoras que amenizan sus reuniones de trabajo parlamentario. Todo ello después de salir de misa.
Sumemos ahora a este cuadro los más bajos precios de la mezcla mexicana del petróleo –cuatro de diez pesos del presupuesto nacional proceden de las ganancias petroleras–, una marcada devaluación del peso ante el dólar y el último ajuste a la baja del crecimiento del PIB ahora fijado en un magro 2.1 por ciento. Recordemos que el año pasado se creció apenas 1.1 por ciento. En este apretado recuento obviamos referir el evidente fracaso de la flamante reforma educativa, al menos en los estados  que urgentemente la requerían como Guerrero, Oaxaca y Michoacán. Así como el fracaso de otra flamante reforma, la fiscal apuntalada por cierto otra vez por el dúo PRD-PRI.
Lo peor de todo es que no hay a la vista partido ni dirigentes que den muestra de tener la capacidad ni la ética para sacar al país de hoyo. Malos augurios para el futuro inmediato nacional. No hay lugar para el optimismo, desgraciadamente.

jueves, 27 de noviembre de 2014

ALFREDO GARCÌA: Diario de un nihilista


Llevados por la mala. La izquierda mexicana no tiene suerte. Ahora que, a raíz de la venta del petróleo a empresas extranjeras, la narcoviolencia se convierte en un asunto global, el PRD es la primera institución mexicana que pasa a las parrillas. Se ha hablado de la proverbial irracionalidad de la izquierda, de su carácter emocional y visceral, que la hace moverse más por pasiones que por estrategias. Veo en ella además de carencia de lógica, una gran torpeza, una afición al chantaje y una especie de tic por meter la cabeza en la tierra, como los avestruces. La manifestación de estudiantes del pasado miércoles es una de las últimas que organiza la izquierda en la Ciudad de México, al menos una de estas dimensiones. Con el jefe de Gobierno en el hospital, mientras la policía federal capturaba a los Abarca en Iztapalapa, el Hong Kong del obradorismo, el PRD está a punto de perder el control del Distrito Federal. El año próximo, el PAN y el PRI se repartirán las delegaciones políticas y la Asamblea Legislativa, mientras que el verdeamarillo ya sólo se dedicará a arreglar las cuentas públicas de la capital en lo oscurito, para evitar que el menor número de sus dirigentes de alto nivel vayan a la cárcel. En todo caso, el episodio de los normalistas de Ayotzinapa le ha enseñado a la izquierda –la lección es también valiosa para el PAN- lo difícil que es gobernar entidades sumidas en la pobreza y la violencia. Era muy fácil criticar al PRI por su desempeño en Guerrero y Oaxaca: ahora saben en carne propia de qué se trata. Llegar a acuerdos con el narco bajo amenaza de muerte, propia y de familiares, hacerse rico a la fuerza, verse obligado a aceptar joyas, terrenos, cientos de miles de dólares, prácticamente con una pistola en la sien, son experiencias que probablemente el PRD no conocía, acostumbrado como está a bañarse en el dinero fácil que constituye el presupuesto del De Efe, compuesto en parte de fondos procedentes de todas las entidades federativas, incluyendo las más pobres. (Vale la pena recordar ahora que sólo dos profesiones se ejercen con el compromiso de la vida, la de militar y la de clérigo, por lo cual ambas se rigen por un fuero propio, distinto del fuero común; aunque los clérigos hace mucho que olvidaron su profesión de martirio.) Aplican aquí, como de costumbre, las dos filosofías capitales, la de Tomás y la de Tomasa: “Hasta no ver, no creer” y “Aquí vives”, frase ésta última que debieran coserse en la solapa todos nuestros políticos, antes de lanzarse a contender por un puesto de elección popular. “Bienvenidos a la realidad”, les diríamos a los Chuchos, a los obradoristas y a las demás tribus, si no supiéramos que conocen este país tan bien como lo conoce el PRI, partido en el que todos ellos militaron y al que deben lo poco o lo mucho que saben de política. Secuestrar a los normalistas de Ayotzinapa no fue, ciertamente, la mejor manera de conmemorar un aniversario más, el enésimo, de la matanza de Tlatelolco: pero Ángel Aguirre ya pagó por ese error cronológico. En lugar de aprender en cabeza ajena, perredistas y panistas se dedicaron a vilipendiar al PRI: aquí se lo hallan. 
(17 de noviembre)

XXXXXXX


Crujir de dientes. La generación de los tuiteros no conoció la revista Alarma!. Aunque reaparece esporádicamente, con nombres y cabezales distintos pero no muy alejados de su plantilla original, el pasquín dejó de existir formalmente en 1986, cuando el Estado mexicano lo retiró de los puestos de periódicos para que no diera una mala imagen del país, con motivo del Mundial de Futbol que tuvo lugar ese año, uno después del Gran Terremoto. Dicho semanario, como antaño la película “Los olvidados” de Luis Buñuel, atentaba contra el decoro nacional y alejaba a la inversión extranjera. Pues bien; el pasado viernes al mediodía, el procurador Murillo Karam se mostró en los medios audiovisuales como un consumado reportero de la revista Alarma!. Él, que ya se había ganado el mote de El Mataviejitas, por los sonados casos en los que arrojó toda la fuerza del Estado sobre dos ancianas e indefensas damas, se mostró ahora como un reportero policiaco, que en México equivale a ser un reportero de guerra. “¡Dientes y cenizas!” pudo haber sido el cabezal de primera plana. Estremeció al país, lo llenó de indignación y de asco. (Los diez mil estudiantes que protestaron el miércoles, previendo sin duda esta escalofriante rueda de prensa, prefirieron pensar en su fanatismo que el procurador es el responsable de esta barbarie y no el cártel de Guerreros Unidos.) 43 o 44 cuerpos “apilados como si fueran leña”, su propia leña, calcinados hasta los huesos y sus cenizas arrojadas a un río: la imagen televisiva no fue bíblica, ni mucho menos literaria, no planteó la posibilidad consoladora de un holocausto o de la ira implacable de Dios. Nada de eso, fue repugnante, simplemente africana (y que los países africanos nos disculpen por tener entre nosotros a un José Luis Abarca, a unos Guerreros Unidos). Pero los padres de los estudiantes de Ayotzinapa tuvieron al menos el consuelo de que su tragedia fue atendida con toda la fuerza del Estado –diez mil elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal peinaron durante más de cuarenta días los alrededores de Iguala y Cocula-, que su caso llegó a oídos de Barack Obama, de Banki Mon y del Papa Francisco, personajes todos ellos que les expresaron su solidaridad y su repudio por la barbarie del narco. No estuvieron ni estarán hundidos en el espantoso silencio, en la amargura sin salida y sin tasa, en el crujir de huesos y el rechinar de dientes en que se encuentran y estarán para siempre los deudos de los desaparecidos en Allende, Coahuila o en San Fernando, Tamaulipas. De hecho, el caso Ayotzinapa amerita que se ponga de nuevo sobre el tapete el viejo asunto de la aplicación de la pena de muerte en México. Si un estúpido alcalde y un puñado de atroces sicarios dispusieron de ese modo de tantas vidas ajenas, es justo que sus vidas queden a disposición del Estado, encarnación de la vindicta pública. Cuando los padres de familia dicen “¡Los queremos vivos!”, de alguna manera están diciendo, por un mecanismo de psicología inversa o de psicología profunda: “Queremos muertos a los asesinos”. El subconsciente humano no ha aprendido todavía lecciones de tolerancia y de derechos humanos: continúa guiándose por el atávico “ojo por ojo y diente por diente”, según el cual la sangre derramada sólo se expía derramando más sangre. Pero el caso sigue abierto, por fortuna, como declaró el procurador, y como exigen los padres de familia: oficialmente, los estudiantes siguen desaparecidos y por consiguiente vivos. 
(17 de noviembre)

 XXXXXX

La indignación mediática. La opinión pública continúa siendo una caja de resonancia eficaz de los mensajes mediáticos. La fidelidad del público a los medios no es sólo emocional y moral, sino física: asombra su tono, su brillo, su armonía. Reaccionó a la matanza de Ayotzinapa como no lo hizo ante los hechos de San Fernando, del Casino Royale o de Allende, que no tuvieron suficiente exposición mediática. La emoción por los normalistas se desbordó cuando Barack Obama, Ban ki Mon y el papa Francisco expresaron su preocupación y su escándalo. Sobre todo este último: no en balde Juan Pablo II enloqueció a los chilangos y a los regiomontanos cuando Televisa tuvo a bien traerlo a México en dos ocasiones, en la década de 1980. Pero su indignación sube y baja como la espuma. La animadversión que manifiestan las redes sociales por estos días –o por estas horas, mientras cambian de hashtag-, como de costumbre preocupa y hasta asusta: ¿qué dirán cuando una corte internacional mande llamar a Felipe Calderón a que declare por la desaparición de unos 200 mil mexicanos en un escaso lustro? Además de espuma es ruido y confusión, la glosolalia de una opinión pública que no sabe expresar en un lenguaje articulado ética y jurídicamente su posición ante los partidos políticos, las entidades municipales y estatales, las instancias de procuración de justicia y de derechos humanos, al Estado mexicano en su conjunto. Sus reacciones ante las imágenes que recoge de la televisión, resultan borradas cuando acontece un nuevo escándalo. Anoto con todo un hecho curioso: las redes sociales todavía no se vacunan contra la hiperrealidad, como hicieron hace mucho los aficionados a la televisión y la prensa escrita. El público inocente de la década de 1960 se estremecía, sufría insomnio, diarrea y náuseas cuando veía fotografías de la guerra de Viet Nam, particularmente aquélla de la niña que corría envuelta en llamas, después de haber sido rociada con napalm. Pero el río mediático es heracliteano: nadie se baña dos veces en sus mismas aguas, en la misma programación, pues siempre está de por medio el rating. Cinco años de guerra del narco no han hecho tanta mella entre nosotros, porque nos distraemos contristándonos con las tragedias militares y sanitarias que ocurren en Palestina, en Nigeria, en Ucrania. Y sobre todo porque dicha vacuna contra los excesos mediáticos ha hecho su efecto. Si en 1968 la prensa, la radio y la televisión, simplemente por motivos de rating, hubiesen informado de manera exhaustiva sobre los hechos de Tlatelolco, ¿decenas de miles de personas habrían salido manifestarse a las calles o habrían tomado las armas? Imposible saberlo, porque la rabia, la indignación y la solidaridad son sentimientos volátiles, siempre subjetivos aunque se manifiesten de manera masiva y anónima. O mejor, la cólera personal, en un momento dado, es más peligrosa y eficaz que la ira de 500 o de mil 500 personas gritando consignas escandalosas en una avenida asfixiada de polhumo, o retuitéandolas desde el limbo hogareño hacia el infinito planetario.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

CÀRDENAS: FUERA DE SU PROPIA CASA...



Cuando Cuauhtémoc Cárdenas visitó BCS como candidato presidencial el 2000, lo abordé para entregarle personalmente una carta abierta que bajo mi solitaria firma había sido publicada por algunos medios locales.

Lo hacía como ciudadano y afiliado al PRD  original, derivado del Frente Democrático Nacional, en el cual había participado dentro de sus "células culturales", los días álgidos del 87/88 en la ciudad de México, donde entonces residía.

Flanqueado por el gobernador Leonel Cota y otros ex priistas convertidos en "heraldos de la Revolución Democrática",  CCS escuchó, palabras más o menos, el mensaje medular del solitario y anónimo ciudadano: " El PRD en BCS , ingeniero, está siendo copado por ex priistas de muy bajo perfil, algunos francamente pedestres, que no dejan pasar a nadie que no se ajuste a esa imagen y semejanza. Son una plaga, no hay ningún control de calidad de la militancia como lo serían los espacios para el debate de ideas. Si esta tendencia no se corrige, usted mismo será expulsado de su propia casa".

Este mediodía, CCS, acudirá al Consejo Nacional del PRD,  para argumentar ante un quórum de "chuchistas",  su exigencia de renuncia del actual "líder", Carlos Navarrete, luego del devastador impacto de Ayotzinapa y la "conexión"  Iguala.

Es muy posible que la visita de  Cárdenas - la figura políica más respetable de este país, coincido con Juan Villoro- a la sede de ese partido que alguna vez fue la esperanza de una verdadera "revolución democrática", sea la última en calidad de militante.

El fundador expulsado de su propia casa.

( Se dijo que sería un debate público. Si alguien sabe por que canal serå trasmitido, pasen el tip)


PD.- Por la noche se confirmò la  noticia: Càrdenas, el fundador, renunciaba al PRD.

ABARCA EN LA MISMA BOLETA... DE PEÑA



Imagínate que el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, hubiera estado en la misma boleta electoral de Enrique Peña Nieto el 2012.

A la complicidad presidencial en la desaparición de los 43 de Ayotzinapa,se sumarían las especulaciones sobre dinero del narco en la campaña del priista, que se convertirían en verdades incontrovertibles.

Si los Abarca/ Pineda repartían dinero de dudosa procedencia a grupos como Guerreros Unidos, entre otros agentes criminales, ¿ cuánto le tocaría al PRI?

En una campaña presidencial a la mexicana, clientelar y cuchupera, el dinero, "los recursos",  nunca salen sobrando. Menos al PRI, que hasta a tarjetas de Soriana y Monex andaba recurriendo para alcanzar  el piso de 20 millones de votos.

¿Quién le hubiera creído a Peña su "desconocimiento" de los Abarca/ Pineda?
Sus vínculos políticos con estos criminales, más el flagrante- aquí sí- conflicto de intereses de la "casa blanca", y el resto de agravios acumulados desde tiempos inmemoriales, ya lo tendrían a bordo del Ipirinaga II.

Pero no.

Abarca no estuvo en la misma boleta electoral de EPN en julio del 2012, ni el Jefe de Estado  ordenó el secuestro de los 43 normalistas.
Es ciertamente un tipo de muy pocas luces, aunque no tan idiota como para suicidarse políticamente con un acto tan aberrante y en "tiempo real."

Pero como sabemos, si la realidad no se ajusta a ciertos intereses políticos, peor para la  realidad.

Para eso se inventó la propaganda. Las consignas, los mantras, las cortinas de humo.

"CRIMEN DE ESTADO"..."Que renuncie EP"...

¿ O no, "compañeros"?

QUE RENUNCIE PEÑA...

¿ Y luego?

Si EP renunciara antes de cumplir dos años en el cargo - dice el 84 constitucional-, el Congreso entraría en funciones de Colegio Electoral, y con un piso de las dos terceras partes de quorum designaría a un presidente interino, acto a partir del cual empezaría a correr un plazo de 10 días para  convocar a elecciones extraordinarias y elegir al presidente sustituto.
Comicios que deberån realizarse en un periodo no menor de 14 meses ni mayor de 18.

Mientras se nombra al interino, el secretario de Gobernación asumiría el Poder Ejecutivo Federal.

Sería poco probable que como presidente sustituto se eligiera a un candidato del grupo  despeñado.
De refrendar el PRI su pírrico triunfo en 2012,  el sustituto podría ser Beltrones, hijo putativo del legendario policía político, Fernando Gutiérrez Barrios(para algunos un villano en México, pero un héroe en Cuba pues fue protector de la guerrilla de Fidel Castro, el Che y demås, cuando se adiestraba en México, antes de partir a bordo de Granma de Tuxpan a la isla.)

O algun otro  Manlio por el estilo.
De quien también se pediría la renuncia, hasta que...




¿ Y AMLO?

No tendría mucha oportunidad. No se ha querido dar por aludido pero también fue rebasado por los acontecimientos.
De aquí las cortinas de humo de "crimen de Estado" y  la "renuncia de Peńa" . O sea tú fuiste. Como si  en 2012 Abarca hubiera estado en la misma boleta electoral del actual presidente y no en la del todavía perredista AMLO.
Sus vínculos directos con su correligionario Abarca (y el padrino político de este criminal que hasta hace unos días era  el candidato de Morena a la guberbatura de Guerrero), quien ordenó el secuestro de los normalistas desaparecidos, saldrían a relucir en su tercera campaña presidencial, junto con los ya muy conocidos vicios y limitaciones de un tipo al que "le sobra mitin, le falta visión de Estado, y jamás ha ejercido la autocrítica"

Como lo define el escritor Juan Villoro, quien como alternativa ante la debacle de la clase política propone un gran frente ciudadano.

De acuerdo con Villoro.

IMPUNIDADES....

Mientras en el México D.A( Después de Atyozinapa), se exige el fin de la impunidad, aquí en BCS el ex gobernador perrepetista, Narciso Agúndez, vuelve a la vida pública con una nueva campaña política con la mira puesta en suceder a su hermano Antonio en la alcaldía de Los Cabos, cargo que ya ocupó de 1999 al 2003.

El  "Tony", con el mismo bajo perfil y tendencias que su hermano mayor, iría por la reconquista de la gubernatura para la "izquierda".

Agúndez acaba de ser librado por la justicia federal de los cargos de peculado que lo mantuvieron encarcelado por diez meses en el Cereso.

Previsible resolución sobre un expediente intencionalmente mal integrado. Viejo truco leguleyo para ajuste de cuentas entre grupos, sin la  verdadera intención de aplicar la Ley y hacer justicia.

El mismo trato le dieron al resto de sus compinches: Alfredo Porras, ex secretario general de gobierno; el  marasalvatrucha, Armando Díaz, ex candidato del PRD/PT a la gubernatura, y  Antonio Alcåntar, ex director de comunicación social, ejecutado en septiembre del 2013.

Otro "socio" del  insaciable NAM, el ex alcalde de Loreto, Yuan Yee, acusado de desvío de recursos federales,  pagó una multa millonaria y ya anda a bordo de sus vehículos de lujo
recuperando su preciosa cabellera que cultiva  en exclusivas estéticas de Los Angeles.

El único miembro del primer círculo de la pandilla que sigue preso, acusado de invasión y despojo del predio La Ballena( inmediaciones del aeropuerto de SJ), es César Uzcanga, compadre y ex secre particular de Narciso.

De esta clase de impunidades exitosas estuvo pavimentado el camino a Ayotzinapa.

“SERÉ LA PRÓXIMA GOBERNADORA DE SUDCALIFORNIA”: ESTHELA PONCE.


Ante un lleno hasta las lámparas en el Casino Corona, en una "reunión de amigos", la alcaldesa priista de La Paz, Esthela Ponce Beltrán, confirmó sus aspiraciones políticas con la rotunda frase que da título a esta nota.

Si así fuere, Ponce sería también la primera mujer en ocupar ese cargo en BCS.

El autodestape de la alcaldesa, se da casi una semana después de la sesión del Consejo Político Estatal del PRI,  celebrada el pasado miércoles 19 de noviembre, en la que se establecieron las bases y condiciones para la selección de candidatos  a diputados locales, alcaldía y gobernador, que habrán de participar en la jornada electoral del próximo verano.
El método elegido es el de delegados, lo cual estaría favoreciendo a Ponce Beltrán.
 130 de estos representantes de sectores, sindicatos y consejeros políticos,  son “esthelistas”, por 60 del senador croquista, Isaìas Gonzàlez, y  solamente 30 del joven abogado, y ex candidato a la gubernatura en 2011,  Ricardo Barroso Agramont, también senador de la república.

En su discurso,  la aspirante a la gubernatura aludió a los tiempos difíciles en que le tocó rescatar al PRI de la inercia depresiva luego de la derrota electoral en 1999, cuando perdió la gubernatura a manos del PRD  y de un  priista disidente como Leonel Cota Montaño.

Se asumió como una figura política  templada en la lucha  contra “el fuego enemigo y el amigo”.
En la prueba del poder al frente de un municipio que recibió en precarias condiciones financieras y graves rezagos.

Para buena parte de la opinión pública, Ponce tuvo un repunte al dar un golpe de timón en medio de una  tormenta llamada Odile, y llenar el vacío de poder propiciado  por la errática y lenta respuesta  del ejecutivo estatal panista, demostrando liderazgo , preciso manejo de datos en el terreno mediático, poder de mando, temple,  desde su cuartel general.

UNO de sus mayores méritos es el haber sabido deslindar de los grupos más desprestigiados del PRI, que propiciaron la debacle del 99, y que ahora reaparecen acuerpados por Isaìas, el "señor de las talegas de dinero"

Si Isaías y Barrroso no logran remontar alterando la correlación de fuerzas dentro del aparato partidista, y la mayoría de delegados esthelistas se hace presente en el cónclave de selección  de candidatos, programado para enero,  y el PRI lanza por primera vez en la historia política de BCS a una mujer  en pos de la gubernatura, seguramente Ponce enfrentará al ex junior priista, convertido al panismo, Carlos Mendoza Davis, hijo del recientemente fallecido ex gobernador Angel César Mendoza Arámburo, de quien no heredó el don de gentes.  


Y al parecer  tampoco la honestidad, pues los movimientos financieros de Mendoza, fueron de  millones de dólares en las postrimerías del sexenio del perredista Narciso Agúndez, a quien nunca cuestionó ni como oposición priista ni mucho menos ya como panista “hechizo”.

lunes, 24 de noviembre de 2014

DESAPARECIDOS DE AYER Y HOY


Alejandro Álvarez

El negro capítulo de los cuarentaitrés normalistas desaparecidos en Iguala desde septiembre ha desencadenado eventos que nadie hubiera pronosticado hace apenas tres meses, cuando el triunfalismo gubernamental por la aprobación de las reformas estructurales llenaba las páginas de los diarios y todos los espacios informativos nacionales. Las implicaciones y redes involucradas en la tragedia guerrerense son todavía desconocidas. Paradójicamente la aparición del  procurador general Mirillo Karam para dar a conocer los avances en la investigación parece que hizo surgir más dudas que certezas, entre ellas el grado de responsabilidad de las instituciones del Estado nacional en el crimen colectivo. Un sector de la sociedad señala directamente al gobierno en su conjunto (denominándolo  “Estado”) como responsable o culpable. Se pueden observar pintas y calcamonías con la leyenda de quienes simpatizan con esa idea:  “Ayotzinapa, fue el Estado”. Como consigna espectacular y propagandística puede funcionar, pero lamentablemente no ayuda a aclarar nada. En cambio sí confunde y tergiversa la realidad. Debe quedar como premisa básica en este posible debate que los responsables directos, materiales e intelectuales, fueron miembros de una organización criminal presumiblemente ligada al negocio del narcotráfico. Todo parece indicar que José Luis Abarca, el ex presidente municipal de Iguala, sea parte de esa organización, pero de ahí extender la liga hasta hacer responsable a todo el estado mexicano es una exageración fuera de toda proporción y lógica, por más que nos choque la ineficiencia y torpeza de los titulares de Gobernación y de la Procuraduría.
Para calificar y señalar sin duda alguna a los responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa es necesario revisar la historia de las desapariciones forzadas, por lo menos de las últimas décadas. A principios de los años setenta del siglo pasado surgieron en el país varias organizaciones guerrilleras de las cuales la Liga Comunista 23 de septiembre fue la más conocida. Con una larga trayectoria en el espionaje político y la persecución de opositores Fernando Gutiérrez Barrios desde la Subsecretaría de Gobernación operó la Brigada Blanca (o Brigada Especial) cuyo propósito fue desarticular y acabar con la guerrilla en el país en aquel momento. En la integración de dicha brigada participaron varias instituciones federales, especialmente la Dirección Federal de Seguridad (de la cual Gutiérrez Barrios había sido titular durante el gobierno de Díaz Ordaz), la Procuraduría y el Ejército. Sus instalaciones centrales estaban en el Campo militar 1 pero poseía varias casas de seguridad y autoridad para incursionar en todas las cárceles. Integraron a la Brigada blanca casi trescientas personas y poseían vehículos y armas especiales. Existen testimonios de los métodos de tortura que empleó la Brigada Blanca para obtener información de los detenidos, también hay testimonios de los sobrevivientes de habar visto todavía con vida durante esos interrogatorios a muchas personas que después no aparecerían. Rosario Ibarra de Piedra a raíz de la desaparición de su hijo Jesús Piedra Ibarra en Monterrey creo el Comité Pro defensa de los presos, perseguidos, desaparecidos y exiliados políticos en 1977. En un largo peregrinar por oficinas gubernamentales, cárceles y sitios extralegales de detención constató la compleja estructura del Estado mexicano creó para combatir a la guerrilla. También constató que la cifra de desaparecidos al final de esa década era de más de cuatrocientos. Muchos de ellos detenidos por la Brigada Blanca o miembros de la Dirección Federal de Seguridad. También logró que 148 personas consideradas como desaparecidas fueran presentadas con vida. Todas ellas detenidas por el gobierno en lugares extralegales y confinadas en condiciones infrahumanas. A pesar de las pruebas contundentes de la participación del gobierno en el uso de la tortura, la detención ilegal y la desaparición de personas nunca se juzgó ni sentenció a nadie por tales crímenes y delitos. Miguel Nazar Haro, prominente jefe de la Brigada Blanca fue detenido en 2004 bajo la acusación de haber  asesinado a varios miembros de grupos guerrilleros pero en 2006 fue absuelto por un tribunal unitario. He ahí un caso de cuando el Estado mexicano efectivamente fue responsable directo y ejecutor de desapariciones y asesinatos contra ciudadanos mexicanos. En el caso de Ayotzinapa se puede señalar a parte del Estado mexicano de omiso, ineficiente e inepto en las investigaciones, pero los responsables, seamos claros son las organizaciones criminales que detuvieron y presumiblemente asesinaron a los normalistas. Por eso resulta urgente que el Estado presente a la mayor brevedad a toda la estructura delincuencial que participó en la tragedia de Iguala y explique sin lugar a dudas los móviles de tal brutalidad. Sólo así se deslindarán efectivamente las responsabilidades.

lunes, 17 de noviembre de 2014

TIJUANA TAXI


 "De modo que usted también viene con el grupo de escritores, con los Felinos...", dice el conductor de este muy "niuyorkino" yellow cab tijuanense, tomando el Paseo de los Héroes hacia el restaurante del hotel Caesars, de avenida Revolución, lugar de las cenas.

Se congratula de tener la oportunidad de consultar con un "profesional" un asunto personal que no se atrevió a ventilar con los  otros escritores a los que ha transportado desde el hotel, pues no le inspiraban la confianza que yo le inspiro.

Ninguno le había preguntado por su nombre, su lugar de origen, su familia.
Por eso Marco, nativo de Tj, 45 años, "solterito, gracias a Dios",  se atrevía a pedir un consejo:
¿Cómo le hacía para empezar a escribir los varios libros que traía en la cabeza?

Uta! A buen árbol te acercas, le iba a decir, pero no quise distraerlo.

¿Sobre qué trataban sus obras inéditas?
ERAN novelas, historias de "superación personal",de la "vida real",  y una en especial que se le había ocurrido hace poco a partir de una de sus dejadas en la periferia de Tijuana.
Una historia de terror.
Había llevado a un cliente a la colonia Ojo de Agua,allá por la salida a Tecate, quien al pasar por un solar bardeado con muchas cruces de madera en el portón, le dijo que allí había vivido el Pozolero....

Al dejar al cliente y tener que regresar a solas por el mismo camino, sintió que un viento helado lo envolvía.

¿Cuántas almas andarían penando en los desolados alrededores de casas abandonadas y oscuras callejuelas?

¿ Cómo empezar a contarlo?

"Peor que en Ayo...Ayo..¿Cómo se dice?"

Ayotzinapa....

jueves, 30 de octubre de 2014

INGOBERNABILIDAD Y LEGALIZACION DE LAS DROGAS

Alejandro Álvarez

En este espacio me he referido por lo menos en dos ocasiones previas a la necesidad de legalizar el consumo de las drogas –en particular y de inicio con la marihuana- como vía para combatir la criminalidad de las organizaciones que han amasado fortunas y poder con el comercio ilegal de estas substancias. En uno de esos artículos se leía: Despenalizar el uso de estupefacientes no es la llave mágica pero significa romper la secuencia de enriquecimiento de las bandas criminales y con ello la magnificación de su poder que todo lo corrompe,  ya lo mencionamos,  policías, jueces, representantes populares, gobiernos, todo.  No es necesario ser un analista profundo para ver cómo se pierden enormidades de recursos humanos y financieros de origen público en una guerra que parece no tener fin”. ( Artículo “Legalizar el consumo de la mariguana”)
En otro de esos textos escribí: “Ya el presidente Calderón en el sexenio pasado recorrió el camino de la invasión de Michoacán por parte del ejército y la policía federal, remitió a varios presidentes municipales y delincuentes a la cárcel acusados de ligas con el narco. ¿Resultado? Todos libres ante las resoluciones de los jueces de su inocencia o la inconsistencia de las pruebas acusatorias por parte de los ministerios públicos. Por una puerta el Ejército y la Marina entregando delincuentes a las autoridades judiciales y éstas dejándolos en libertad por la  puerta trasera. ¿Con esos mismos ministerios públicos y jueces se castigará a las personas que ahora se atrapen? Sí, como no.”(Artículo “La nueva batalla contra el narco y las legalizaciones tabú”)
En una perla que nos regala Osorio Chong, Secretario de Gobernación, dice que: “en 2010, 2011 y 2012 se abrieron investigaciones contra el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, por crimen organizado; sin embargo, fueron cerradas por falta de elementos para emprender una acción legal”. Luego detalló que fue hasta esta administración, en agosto pasado, cuando se abrió una nueva investigación contra Abarca por enriquecimiento ilícito, la cual permitiría actuar conforme a la ley; sin embargo, luego se dieron los hechos violentos del 26 de septiembre. (Milenio, 30 de octubre 2014). ¿Cabe alguna duda de la profundidad de penetración de los capos del narco en la estructura jurídica, judicial y de gobierno del país?
La estrategia del presidente de no hablar del tema de la violencia mafiosa como vía para “resolverla” ha saltado hecha añicos con el drama de los estudiantes de Ayotzinapa. En Iguala se destapó una coladera más como las ya abiertas en Michoacán y en Tlataya (ejecución a mansalva de al menos 18 personas, presumiblemente narcotraficantes, por parte de miembros del ejército). En este clima ya pasan desapercibidos los asesinatos recientes de líderes de partidos políticos (el caso del militante panista muerto en Acapulco, por ejemplo) que si bien pudieran no vincularse a la trama del narcotráfico es obvio que se favorecen en medio de una atmósfera generalizada de ingobernabilidad en amplias zonas geográficas del país. Sin ir más lejos, aquí en nuestra entidad donde los gobernantes presumen de los bajos índices delincuenciales se cuantifican ya veintinueve ejecuciones en los últimos tres meses. Eso sí, como declaró el presidente en su último mensaje a la nación, todo lo anterior con “plena vigencia del estado de derecho y ningún resquicio a la impunidad”. Estamos fritos.
La criminalización del consumo de las drogas y la consecuente persecución policiaca y militar desde consumidores hasta narcomenudistas y grandes capos ha mostrado una y otra vez su fracaso. ¿Hasta cuándo se empecinarán en negar que el poder descomunal de la delincuencia organizada y su capacidad corruptora deriva del comercio ilegal de las drogas? La legalización de este mercado no sólo le cortaría el flujo de dinero a los criminales sino que, lo más importante, permitiría una política de rehabilitación y prevención de las adicciones de manera más efectiva. Mientras eso no suceda el país seguirá dilapidando recursos y vidas humanas en esta guerra absurda.



domingo, 12 de octubre de 2014

¿QUIÉN REPRESENTA A LA “SOCIEDAD CIVIL”?


Alejandro Álvarez

Con motivo de la celebración de un aniversario más de la conversión de Territorio a Estado de Baja California Sur, el pasado ocho de octubre el historiador y periodista Eligio Moisés Coronado (EMC) participó en la ceremonia oficial en nombre -o representación, según sea la nota periodística-  de la “sociedad civil”. Ese fantasma etéreo de la “sociedad civil” cobra formas cada vez más aberrantes para su manoseo según sean las conveniencias. Este es un buen ejemplo.
Bajo las sencillas palabras de “sociedad civil” se entiende que están cobijadas todas las organizaciones e instituciones no gubernamentales. Una agrupación cultural, deportiva, sindical, empresarial, musical, ambientalista, vecinal, cuyo registro notarial se incluya dentro de la categoría de “Asociación Civil” ya es por ese motivo, parte de la “sociedad civil”. Pero los individuos aislados o grupos de amigos unidos por cualquier interés, sin registro alguno, también son parte de la “sociedad civil” ¿o no son parte de esa sociedad civil?
La primer pregunta que habría que responder es ¿quiénes se reunieron para nombrar a EMC como representante de la “sociedad civil” sudcaliforniana (se entiende que la sociedad civil sudcaliforniana a menos que sea un nombramiento nacional o internacional, ya encarrerados ¿por qué no?). Y una segunda pregunta sería ¿qué ley los facultó para ejercer tan gran responsabilidad?
Las preguntas no son ociosas porque el acto se realizó ni más ni menos que en el recinto del Congreso estatal, sitio de la más genuina representación democrática estatal si nos atenemos a los postulados de la Constitución. Es decir, que el Congreso avaló que la luminosa dicha de representar a la “sociedad civil” recayera en EMC, independientemente de quien o quienes se hayan devanado el seso para elegir a tal representante.
Por si el enredo no fuera suficiente habrá que sumar otros acertijos. El historiador y periodista EMC desde tiempos inmemoriales se le identifica con una militancia priísta a toda prueba, por lo menos en la página oficial del PRI aparece como titular de la Secretaría de Cultura del Comité directivo estatal de dicho instituto político. ¿Será requisito militar en uno de los grandes partidos políticos nacionales para poder llegar a representar a la “sociedad civil” o por pura casualidad ocurrió en este caso? ¿El representante de la “sociedad civil” puso a consideración de sus representados el contenido de su discurso o los representados sujetaron a su representante a cierta línea en su discurso? Sepa la bola.
En nombre de la “sociedad civil” se cometen muchos abusos de supuesta representación en todos los ámbitos de la actividad humana. Un puñado de personas a la cacería de financiamiento del más insospechado origen se disfrazan de “sociedad civil” para defender las causas más conmovedoras y así hablan a nombre de esa “sociedad civil” que dicen representar. Si eso ya de por sí es sorprendente lo es muchas veces más que un individuo sea tocado con la representación de todas las representaciones de la sociedad civil sin que se conozca el mecanismo que a manera de super dedazo lo invistió de tal poder. A ver que nos depara el futuro en eso de las representaciones de la sociedad civil, a quien por cierto no parece importarle gran cosa quién habla en su nombre. Lo más razonable, sensato y decente  es que cada organización hablara en su propio nombre y dejara de hacerle al engañabobos

jueves, 9 de octubre de 2014

.LO QUE LENNON SE PERDIÓ


Todavía es tiempo que hagas lo que el ChoraLoka y destapes ese vinillo del Valle de Guadalupe-más añejo en tu casa que en las Bodegas de SantoTomás-,prendas inciensos de pachuli o velitas igualmente aromáticas de la Tonantzin,  y con la misma lumbre el churrito de puras colitas de cola de borrego que te acaba de regalar tu amiga de Badiraguato( todavía mareada por la travesía en el Ferry),pa luego darle a tu pareja respiración de boca a boca, un beso de humo, un supercharch con sabor a guayaba, o si estás solit@ por la libre, a ti mismo, ante el espejo de la memoria de la generación florida, listo para volver a recorrer el repertorio de Lennon en lo que sigue siendo el 74 aniversario de su natalicio, que no de vida, pues esa se la truncò a balazos el loco Chapman el 8 de diciembre de 1980 allá en Ny NY, frente al Dakota...

Justo al inicio de una década que terminó con la caída del Muro de Berlín y la disolución del bloque socialista, el derrumbe de la URSS, la reunificación alemana,mientras el sueño la Europa comunitaria cobraba vida  en un tiempo de esperanza con el soundtrack  del Himno de  la Alegría y de Imagine.

Tiempo de esperanza que a la vuelta de los 90 naufragó en la pesadilla de la Madre de Todas las Batallas, la guerra de los Balcanes y la revuelta de los nacionalismos, del Báltico al Mar Negro pasando por Europa central.

Y del final de la Guerra Fría, de la Historia y las ideologías, al choque de civilizaciones y la guerra contra el.terrorismo,  que alcanzó su su máxima expresión con la parodia  del cine catastrofista hollywoodense  del atentado a las Torres Gemelas, allí mismo, en la amada NY,."la Capital del Mundo".

Los tiempos mexicanos siguieron, con sus propios matices, esta misma suerte pendular, de clímax/ anticlímax,de la transición democrática y la alternancia  con todo y salida del PRI de Los Pinos, hasta el desencanto en un país ensangrentado por una estúpida "guerra vs el narco, una izquierda pasmada entre el cuchupo palaciego y el llamado mesiánico, la multiplicación de la miseria y la profundizacion de los contrastes, que propició el regreso del Trickylor a la Presidencia más temprano que tarde...

De todo esto se "perdió" Lennon en los últimos 24 años.  El vate que desde los 70s, en GOD, había sentenciado: "Dream is over".

domingo, 5 de octubre de 2014

SIN DERECHO AL.PAISAJE y OTRAS RAPIÑAS



Si algo le envidian los residentes originales de San José del Cabo, a La Paz, es su malecón.

Un malecón sin mayores pretensiones, que en su parte central  es una calle a la antigüita, como en los viejos puertos del Mediterráneo, concebido y.trazado en función del disfrute del paisaje marino, cuya obstrucción visual sería un grave atentado contra el patrimonio colectivo. 

Un malecón  que se prolonga en un paseo costero de cuatro carriles hasta Costa Baja, y de allí por otros 15 kms de carretera a Pichilingue y  El Tecolote. 

En cambio en San José,  los "desarrolladores turísticos"  levantaron  un muro de hoteles y condominios  de lujo con playa privada entre los josefinos y su mar, conculcando su derecho al goce estético del paisaje natural.

 Y algo parecido está sucediendo en la zona costera originalmente conocida como Las Playitas, rebautizada como Puerto Los Cabos.

Donde kilómetros de playas están siendo sepultadas por terraplenes, y los intentos de despojo de predios por parte de los señores del dinero y sus brokers a familias nativas, están a la orden del día.

Familias también divididas por la disposición de algunos de sus miembros de pactar con los depredadores. 

Esta es la verdadera rapiña que  no provoca tantos desgarramientos de vestiduras como los saqueos dentro del caos dejado al paso de Odile.

Una rapiña mayor que tiene en  las autoridades estatales y municipales de los últimos años, a sus principales exponentes.

De aquí que a nadie le sorprenda que algunos funcionarios municipales y elementos policiacos,hayan sido sorprendidos por la población participando en los saqueos. 

.

DOS TEXTOS SESENTAIOCHEROS


Alejandro Álvarez

Lucy Castillo se preparaba para la manifestación de esa tarde del 13 de septiembre, la propaganda gubernamental había creado una atmósfera sofocante en contra del movimiento estudiantil acusándolo de terrorismo, conspiración y lo que resultara. Todos los medios sin excepción eran un coro que repetía los boletines oficiales del gobierno. Estaba fresca en la memoria de Lucy la manifestación del 27 de agosto donde medio millón de personas marcharon pacíficamente del Museo de Antropología al Zócalo;  la prensa del día siguiente informaba que “unos cientos de estudiantes escandalizaron en las calles ofendiendo a la ciudadanía”.  Ella y sus hermanos como parte de los preparativos envolvieron volantes de información hechos en mimeógrafo con papel revolución tamaño media carta para repartirlos en la marcha. Al empezar la comida don Roberto, su papá, se levantó dirigiéndose a todos en la mesa: “Quiero decirles algo muy especial. Hoy no van a salir a ninguna parte, se los advierto de una vez y no voy a discutirlo”; luego, dirigiéndose a doña María la madre de Lucy: “Y tú vas a cuidar de que eso que acabo de decir se cumpla. Sobre de ti queda esa responsabilidad”. Se oía el zumbar de una mosca durante el resto de la comida a cuyo término el papá de Lucy se fue a trabajar.
Antes de las cuatro de la tarde les dijo doña María a sus tres hijos: “Bueno, como ya quedamos, se van a ir con mucho cuidado y terminando la manifestación se viene directo a la casa, no quiero problemas con su papá, nada de quedarse a una asamblea ni nada por el estilo”.
Lucy tomó su bolsa de baqueta y su chamarra de cuero, que según ella la protegían en esas actividades, y junto con sus hermanos tomaron el camión a Chapultepec. Al llegar miles de personas ya estaban reunidas en un ambiente festivo, carteles hechos a mano sobre cartulina, mantas de varios metros clavadas sobre barrotes eran sostenidas por jóvenes, se organizaban los contingentes por escuela, colonia o sindicato. El Consejo Nacional de Huelga había determinado que esa sería la Marcha Silenciosa para responder así a las necedades y mentiras hacia el movimiento, por eso gran parte de los participantes se ponía esparadrapos en la boca. Ya en la marcha Lucy se dio a la tarea de ir repartiendo los volantes a quienes desde las banquetas observaban la manifestación. Sólo se escuchaban los pasos de los contingentes, ni una voz, ni un grito se oyeron durante las horas que transcurrieron con los marchistas levantando sus brazos haciendo la “V” de la victoria con la mano. Ya oscurecía y Lucy seguía repartiendo propaganda sobre la avenida Reforma cuando sintió que alguien la tomó de la mano con fuerza. Casi se desmaya creyendo que era un policía. Levantó la mirada lentamente y vio a su padre con una sonrisa de oreja a oreja y la mano en alto haciendo también la “V” de la victoria.   
                                                                    ***
Fausto Trejo casi corría cruzando la plaza de Tlatelolco, se le había hecho tarde y estaba programado para ser el quinto orador del mitin como representante de la Coalición de maestros. Sin darle importancia vio cuando un helicóptero lanzó luces de Bengala. No alcanzó siquiera a llegar a las escaleras del edificio Chihuahua desde cuyo tercer piso los responsables del acto se dirigían a la multitud.  Una oleada de manifestantes primero se movió hacia el edificio al ver a contingentes del ejército que se aproximaban con sus armas desde el poniente a paso veloz pero instantes después la ola de la multitud regresó al percatarse que del otro flanco también venía otro grupo de soldados. Casi simultáneamente oyó los primeros balazos y quedó paralizado, eso ya no era una provocación como alcanzó a oír que una persona desde el micrófono gritaba tratando de restablecer la calma. Envuelto en el ir y venir de jóvenes que intentaban escapar Fausto cayó aterrorizado, sus piernas no le respondían. La gritería se mezclaba con ráfagas de disparos y órdenes de los militares para que se tiraran al piso. Del tercer piso del edificio Chihuahua alcanzó a escuchar como un pequeño grupo gritaba a coro: “¡Batallón Olimpia, no disparen!” Así lo encontró un joven de no más de veinte años que le dijo: “Vámonos maestro que nos van a matar”. Como pudo Fausto se levantó ayudado por el joven y lo tomó de la mano para correr juntos pero unos metros adelante sintió que el cuerpo del joven se desplomaba ensangrentado de la cara. La formación de médico le permitió a Fausto diagnosticar que la muerte del muchacho fue instantánea, una bala le había cruzado la cabeza, no había nada que hacer. Abrazó el cuerpo inanimado antes de seguir en su intento de escapar. Se tambaleaba pensando que desfallecería de un momento a otro. Un grupo de soldados lo dejó pasar seguramente pensando, por su ropa ensangrentada, que iba herido y que más adelante caería. Así pudo salir de aquel infierno en el que se había convertido la Plaza de las Tres Culturas. Días más tarde lo capturaría la policía para permanecer  en la cárcel de Lecumberri hasta 1971 año en el que fue exiliado a Uruguay.

(Los textos son una recreación narrativa de relatos de los protagonistas. Lucy Castillo aún vive, Fausto Trejo murió en 2011 a los ochenta y cinco años de edad)


lunes, 29 de septiembre de 2014

DE BOCHORNOS,BOBITOS, Y BRECHAS ESPECTRALES.




Al bajar del vehículo y sus 20 grados centígrados, se me nubló la vista.

El cristal de mis anteojos se empañó con lo que creí el humo de algún incendio en los palmares de los alrededores,tan frecuentes en esta época del año.

Pero no olía a quemado, aunque se respiraba lumbre.

 Vapores exacerbados por los verdores, la exuberancia vegetal del oasis después de tanta lluvia.

Incluso la pantalla del cel y el cristal del parabrisas transpiraban. Y  tuve que reiniciar el Samsung  en dos ocasiones  pues se trababa.

 El bochorno por sí mismo en pleno Tròpico de Cáncer era insoportable. Y con esa plaga de "bobitos", infernal .

 Bobos, bobitos:  insectos voladores minúsculos que no pican como los zancudos y jejenes de El Tecolote, pero que atacan en oleadas y se te meten en los ojos, nariz, oídos, y cualquier otro orificio que dejes al descubierto.

Los despachadores de la gasolinera estaban hartos, pues ni el repelente funcionaba.

Busqué la brisa del Pacífico por el rumbo de El Pescadero(a donde iba a supervisar una propiedad), y luego a Los Cerritos, pero la humedad ,el bochorno y la plaga de bobos no cedían.

Pensé entonces en las heroicas cuadrillas de trabajadores de la CFE que me había encontrado a lo largo del camino, reponiendo postes, cables, transformadores trepados en grúas y escalas de hirviente acero.

Intenté refugiarme en el bar del Hotel California, solo para encontrarme a mi amigo Juan, amo y señor de la barra ,ahora desierta, sudando, exasperado, él, tan siempre tranquilo y.afable.

Regularmente ,Todos Santos tiene un clima más benigno que La Paz, pero no hoy, no en estos días después de Odile,y con Rachel aproximándose al sur de la Península.

Le pido a Juan un vaso de agua(no"con", "de" agua), y al servírmelo me dice que siempre que me ve le recuerdo al Pompita Domínguez, y los buenos tiempos de las cabañas y el bar de San Pedrito,  propiedad de los Domínguez, donde nos conocimos.

UN sitio privilegiado al que se accedia desde la transpeninsular  por una  amplia brecha que hasta  un camellón natural tenía, con choyas  y cardones  embadurnados de pintura fosforescente  que por las noches se transformaban en espectrales figuras que señalaban el rumbo.

Un destino con trailer park,.alberca, y kilómetros de playa que en la temporada invernal se llenaba de carpas de surfers,  y toda  esa variada y exótica fauna que  suele recalar en estos finisterre.

Allí  también se realizaron multitudinarios festivales de rock y jazz, entre otros eventos comunitarios.

En uno de los fines de semana que pasé en las cabañas del Pompita, mi amigo me pidió que lo acompañara a comprar una corona para llevarle a uno de sus más antiguos trabajadores que había fallecido y esa noche estaba siendo velado.

Armados con una botella de tequila abordamos el pick up y nos fuimos al pueblo a buscar la corona.

Empresa que no fue fácil pues ya era casi la medianoche y todo estaba cerrado.
Pero para un Domínguez de profundas raíces todosanteñas, y de la calidad humana del Pompita, el ingeniero agrónomo Francisco Domínguez Castro,  ninguna puerta permanecía cerrada a su llamado fuera la hora que fuera.

Una de ellas se abrió, el ingeniero fue invitado a pasar, y al ratillo salió con las dos coronas para su trabajador y amigo fallecido.

Nos enfilamos a la casa del muerto. En una loma cerca del mar, por el rumbo de La Poza.
No creí conveniente acompañar a mi amigo a dar el pésame. Preferí esperarlo en el pick up aferrado a la botella de Don Julio, desde donde podia ver y escuchar  el ritual funerario.

  Velaban al muerto en un patio bajo un emparrado a la luz cintilante de las velas y lámparas de tractolina.
Los rezos, llantos ahogados, murmullos, entreverados  con la letanía del viento frío y el bramido del Pacífico.

"Y luzca para ellos la luz perpetua... Y luzca para ellos la luz perpetua..."

Un fantasma  recorría el antiguo asentamiento guaycura: Faulkner -Rulfo.

(El tren Todos Santos/ Comala/.Yoknapatawpha, acaba de partir).

 Francisco colocó las coronas sobre el féretro,  y se replegó entre los dolientes.

Cautivado por el inusitado espectáculo, no sé cuánto tiempo transcurrió hasta que el Pompita regresó.
Lo que sí sé, es que mi amigo se sorprendió al ver la botella de tequila en sus últimas gotas, por lo que hubo que ir por refuerzos a la Cañada del Diablo.

El fabuloso bar de la amiga Bárbara, la pocha de LA,donde Jim Morrison, Zappa, Zeppelin, Sinatra, alternaban sin transiciones con Chelino Sánchez,Vicente Fernández, Los Tigres del Norte, Laura León, la Leona Dormida, la Banda del Recodo. ..

Bajo el cielo estrellado de la madrugada de diciembre, regresamos a San Pedrito, y nos detuvimos en la brecha de acceso  encantados por los espectros del camellón.

Sin pronunciar palabra, copa en mano, nos apeamos. Nos traspasaban las voces, los rezos, los murmullos, los llantos ahogados del velorio,entre  el auillido del viento y el rugido del mar.

Hasta que el amanecer devolvió a los espectros su vegetal y emblemática condición original de choyas y cardones.

Ninguno de los dos imaginó que esa sería nuestra  última juerga  compartida.

Un chubasco arrasó con las cabañas, el restaurante, las frondas de San Pedrito. Y la diabetes de Francisco se agravó.

Años más tarde, un tipo a bordo de uno de esos carritos para clientes especiales, me rebasó en un centro comercial de La Paz.

Iba riéndose a carcajadas, empujado  por otra persona igualmente divertida.

Cuando se detuvo y volteó a saludarme, pensé  que andaba con unos tequilas entre pecho y espalda.

Sin perder la sonrisa, me señaló la pierna que le había sido amputada.

Poco después, su hijo mayor, un joven veinteañero,.estudiante universitario, sufriò un fatal accidente automovilistico, muy cerca de las cabañas de San Pedrito.


Fue un golpe definitivo, y Francisco solo pudo sobrevivir al primogénito unos cuantos meses.

Gracias, Juan, por el agua. Y por incitarme a remontar aquellas brechas espectrales,.borradas por la furia de los elementos, y el olvido.

(Las fotos son de las cabañas, restaurant bar, playa,.camping de San Pedrito de los Domínguez)

jueves, 25 de septiembre de 2014

REGIONALISMO Y RACISMO SUDCALIFORNIANO


Alejandro Álvarez

Tomando como pretexto los actos vandálicos y saqueos realizados por miles de personas en Los Cabos en medio del desastre causado por el huracán Odile, personajes de la vida social y cultural sudcaliforniana han sacado del clóset el viejo discurso regionalista de rechazo a los “chúntaros”, “tlahualilas”, “indios”, “oaxacos”, “chilangos” y otros epítetos más con los que se refieren a todo aquel que no haya nacido en esta media península y de preferencia con varias generaciones previas,  lo que presumiblemente los hace más puros y nobles.  
Es obvio que los hechos referidos de saqueo y rapiña son repudiables y no tienen ninguna justificación, lo que no tiene razón de ser es usar ese acontecimiento para reforzar la vieja idea regionalista de que “el mal viene de fuera” y, peor aún, que toda esa gente "debe ser devuelta a su lugar de origen". 
Desde la forma peyorativa de referirse a las personas no nacidas en Baja California Sur ya asoma ese fétido y rancio olor del racismo y, sin decirlo abiertamente, se trasluce que quienes así se expresan se asumen racialmente superiores a los demás. En el caso específico del hecho que sirvió de pretexto para estos regionalistas acedos está documentado gráficamente que sudcalifornianos (algunos de varias generaciones) fueron también parte de las hordas de asaltantes a los comercios. Pero si vamos a hablar de delincuentes también está probado que los principales hombres públicos que han gobernado la entidad en los últimos sexenios junto con sus cómplices, todos sudcalifornianos  de pura cepa, han sido huéspedes distinguidos de la penitenciaría estatal acusados probadamente de robo, malversación y desvío de fondos públicos. Ya no hablaremos de nepotismo, influyentismo y abuso del poder del cual hicieron gala en su momento. ¿Esa es la raza pura sudcaliforniana que se confronta con los “chúntaros malvivientes”?
Es curioso observar también que el mismo trato que piden para los “indios del interior” sea el que realizan los grupos más conservadores de Norteamérica contra nuestros compatriotas indocumentados que coincidentemente son también referidos con epítetos hirientes por algunos norteamericanos (prietos, espalda mojada, greasers)  . Y también resulta interesante observar que al igual que sucede con nuestros compatriotas en Norteamérica los mexicanos que han llegado masiva mente a BCS a lo largo de las últimas décadas ha sido para desempeñar trabajos que la nobleza sudcaliforniana no sabía hacer o que simplemente no quería hacer. Así han llegado oleadas de obreros agrícolas, trabajadores de la construcción, expertos de los más diversos oficios, artistas, ingenieros, pescadores, profesores, campesinos y hasta políticos, a enriquecer con su trabajo las alternativas productivas de la entidad. De la misma forma en que los mexicanos –y ciudadanos de otros países- han contribuido a incrementar la riqueza de Norteamérica.  
El viejo racismo sudcaliforniano ahora reeditado tiene sus raíces en el aislamiento que prevaleció durante gran parte de la historia de la entidad, las sociedades cerradas son por lo general refractarias  a las influencias exteriores que vienen a trastocar usos, costumbres e ideas. Es más fácil vivir en la comodidad que da la inmovilidad y el estancamiento, las sociedades aisladas se vuelven sociedades conservadoras. 
Es obvio que el reclamo regionalista-racista de “expulsar a los extranjeros” está fuera de contexto y lugar en una sociedad sudcaliforniana  integrada por inmigrantes no sólo de compatriotas sino de otros países, lo preocupante es que esos núcleos conservadores son caldo de cultivo para crear atmósferas de linchamiento contra todo aquello que supongan “extraño”. Resulta también reprobable que instituciones como la Comisión Estatal de Derechos Humanos no haya salido a enfrentar y repudiar estos exabruptos racistas que van en sentido contrario a la sociedad plural, tolerante y diversa que debemos fomentar.

--