Loading...

jueves, 27 de noviembre de 2014

ALFREDO GARCÌA: Diario de un nihilista


Llevados por la mala. La izquierda mexicana no tiene suerte. Ahora que, a raíz de la venta del petróleo a empresas extranjeras, la narcoviolencia se convierte en un asunto global, el PRD es la primera institución mexicana que pasa a las parrillas. Se ha hablado de la proverbial irracionalidad de la izquierda, de su carácter emocional y visceral, que la hace moverse más por pasiones que por estrategias. Veo en ella además de carencia de lógica, una gran torpeza, una afición al chantaje y una especie de tic por meter la cabeza en la tierra, como los avestruces. La manifestación de estudiantes del pasado miércoles es una de las últimas que organiza la izquierda en la Ciudad de México, al menos una de estas dimensiones. Con el jefe de Gobierno en el hospital, mientras la policía federal capturaba a los Abarca en Iztapalapa, el Hong Kong del obradorismo, el PRD está a punto de perder el control del Distrito Federal. El año próximo, el PAN y el PRI se repartirán las delegaciones políticas y la Asamblea Legislativa, mientras que el verdeamarillo ya sólo se dedicará a arreglar las cuentas públicas de la capital en lo oscurito, para evitar que el menor número de sus dirigentes de alto nivel vayan a la cárcel. En todo caso, el episodio de los normalistas de Ayotzinapa le ha enseñado a la izquierda –la lección es también valiosa para el PAN- lo difícil que es gobernar entidades sumidas en la pobreza y la violencia. Era muy fácil criticar al PRI por su desempeño en Guerrero y Oaxaca: ahora saben en carne propia de qué se trata. Llegar a acuerdos con el narco bajo amenaza de muerte, propia y de familiares, hacerse rico a la fuerza, verse obligado a aceptar joyas, terrenos, cientos de miles de dólares, prácticamente con una pistola en la sien, son experiencias que probablemente el PRD no conocía, acostumbrado como está a bañarse en el dinero fácil que constituye el presupuesto del De Efe, compuesto en parte de fondos procedentes de todas las entidades federativas, incluyendo las más pobres. (Vale la pena recordar ahora que sólo dos profesiones se ejercen con el compromiso de la vida, la de militar y la de clérigo, por lo cual ambas se rigen por un fuero propio, distinto del fuero común; aunque los clérigos hace mucho que olvidaron su profesión de martirio.) Aplican aquí, como de costumbre, las dos filosofías capitales, la de Tomás y la de Tomasa: “Hasta no ver, no creer” y “Aquí vives”, frase ésta última que debieran coserse en la solapa todos nuestros políticos, antes de lanzarse a contender por un puesto de elección popular. “Bienvenidos a la realidad”, les diríamos a los Chuchos, a los obradoristas y a las demás tribus, si no supiéramos que conocen este país tan bien como lo conoce el PRI, partido en el que todos ellos militaron y al que deben lo poco o lo mucho que saben de política. Secuestrar a los normalistas de Ayotzinapa no fue, ciertamente, la mejor manera de conmemorar un aniversario más, el enésimo, de la matanza de Tlatelolco: pero Ángel Aguirre ya pagó por ese error cronológico. En lugar de aprender en cabeza ajena, perredistas y panistas se dedicaron a vilipendiar al PRI: aquí se lo hallan. 
(17 de noviembre)

XXXXXXX


Crujir de dientes. La generación de los tuiteros no conoció la revista Alarma!. Aunque reaparece esporádicamente, con nombres y cabezales distintos pero no muy alejados de su plantilla original, el pasquín dejó de existir formalmente en 1986, cuando el Estado mexicano lo retiró de los puestos de periódicos para que no diera una mala imagen del país, con motivo del Mundial de Futbol que tuvo lugar ese año, uno después del Gran Terremoto. Dicho semanario, como antaño la película “Los olvidados” de Luis Buñuel, atentaba contra el decoro nacional y alejaba a la inversión extranjera. Pues bien; el pasado viernes al mediodía, el procurador Murillo Karam se mostró en los medios audiovisuales como un consumado reportero de la revista Alarma!. Él, que ya se había ganado el mote de El Mataviejitas, por los sonados casos en los que arrojó toda la fuerza del Estado sobre dos ancianas e indefensas damas, se mostró ahora como un reportero policiaco, que en México equivale a ser un reportero de guerra. “¡Dientes y cenizas!” pudo haber sido el cabezal de primera plana. Estremeció al país, lo llenó de indignación y de asco. (Los diez mil estudiantes que protestaron el miércoles, previendo sin duda esta escalofriante rueda de prensa, prefirieron pensar en su fanatismo que el procurador es el responsable de esta barbarie y no el cártel de Guerreros Unidos.) 43 o 44 cuerpos “apilados como si fueran leña”, su propia leña, calcinados hasta los huesos y sus cenizas arrojadas a un río: la imagen televisiva no fue bíblica, ni mucho menos literaria, no planteó la posibilidad consoladora de un holocausto o de la ira implacable de Dios. Nada de eso, fue repugnante, simplemente africana (y que los países africanos nos disculpen por tener entre nosotros a un José Luis Abarca, a unos Guerreros Unidos). Pero los padres de los estudiantes de Ayotzinapa tuvieron al menos el consuelo de que su tragedia fue atendida con toda la fuerza del Estado –diez mil elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal peinaron durante más de cuarenta días los alrededores de Iguala y Cocula-, que su caso llegó a oídos de Barack Obama, de Banki Mon y del Papa Francisco, personajes todos ellos que les expresaron su solidaridad y su repudio por la barbarie del narco. No estuvieron ni estarán hundidos en el espantoso silencio, en la amargura sin salida y sin tasa, en el crujir de huesos y el rechinar de dientes en que se encuentran y estarán para siempre los deudos de los desaparecidos en Allende, Coahuila o en San Fernando, Tamaulipas. De hecho, el caso Ayotzinapa amerita que se ponga de nuevo sobre el tapete el viejo asunto de la aplicación de la pena de muerte en México. Si un estúpido alcalde y un puñado de atroces sicarios dispusieron de ese modo de tantas vidas ajenas, es justo que sus vidas queden a disposición del Estado, encarnación de la vindicta pública. Cuando los padres de familia dicen “¡Los queremos vivos!”, de alguna manera están diciendo, por un mecanismo de psicología inversa o de psicología profunda: “Queremos muertos a los asesinos”. El subconsciente humano no ha aprendido todavía lecciones de tolerancia y de derechos humanos: continúa guiándose por el atávico “ojo por ojo y diente por diente”, según el cual la sangre derramada sólo se expía derramando más sangre. Pero el caso sigue abierto, por fortuna, como declaró el procurador, y como exigen los padres de familia: oficialmente, los estudiantes siguen desaparecidos y por consiguiente vivos. 
(17 de noviembre)

 XXXXXX

La indignación mediática. La opinión pública continúa siendo una caja de resonancia eficaz de los mensajes mediáticos. La fidelidad del público a los medios no es sólo emocional y moral, sino física: asombra su tono, su brillo, su armonía. Reaccionó a la matanza de Ayotzinapa como no lo hizo ante los hechos de San Fernando, del Casino Royale o de Allende, que no tuvieron suficiente exposición mediática. La emoción por los normalistas se desbordó cuando Barack Obama, Ban ki Mon y el papa Francisco expresaron su preocupación y su escándalo. Sobre todo este último: no en balde Juan Pablo II enloqueció a los chilangos y a los regiomontanos cuando Televisa tuvo a bien traerlo a México en dos ocasiones, en la década de 1980. Pero su indignación sube y baja como la espuma. La animadversión que manifiestan las redes sociales por estos días –o por estas horas, mientras cambian de hashtag-, como de costumbre preocupa y hasta asusta: ¿qué dirán cuando una corte internacional mande llamar a Felipe Calderón a que declare por la desaparición de unos 200 mil mexicanos en un escaso lustro? Además de espuma es ruido y confusión, la glosolalia de una opinión pública que no sabe expresar en un lenguaje articulado ética y jurídicamente su posición ante los partidos políticos, las entidades municipales y estatales, las instancias de procuración de justicia y de derechos humanos, al Estado mexicano en su conjunto. Sus reacciones ante las imágenes que recoge de la televisión, resultan borradas cuando acontece un nuevo escándalo. Anoto con todo un hecho curioso: las redes sociales todavía no se vacunan contra la hiperrealidad, como hicieron hace mucho los aficionados a la televisión y la prensa escrita. El público inocente de la década de 1960 se estremecía, sufría insomnio, diarrea y náuseas cuando veía fotografías de la guerra de Viet Nam, particularmente aquélla de la niña que corría envuelta en llamas, después de haber sido rociada con napalm. Pero el río mediático es heracliteano: nadie se baña dos veces en sus mismas aguas, en la misma programación, pues siempre está de por medio el rating. Cinco años de guerra del narco no han hecho tanta mella entre nosotros, porque nos distraemos contristándonos con las tragedias militares y sanitarias que ocurren en Palestina, en Nigeria, en Ucrania. Y sobre todo porque dicha vacuna contra los excesos mediáticos ha hecho su efecto. Si en 1968 la prensa, la radio y la televisión, simplemente por motivos de rating, hubiesen informado de manera exhaustiva sobre los hechos de Tlatelolco, ¿decenas de miles de personas habrían salido manifestarse a las calles o habrían tomado las armas? Imposible saberlo, porque la rabia, la indignación y la solidaridad son sentimientos volátiles, siempre subjetivos aunque se manifiesten de manera masiva y anónima. O mejor, la cólera personal, en un momento dado, es más peligrosa y eficaz que la ira de 500 o de mil 500 personas gritando consignas escandalosas en una avenida asfixiada de polhumo, o retuitéandolas desde el limbo hogareño hacia el infinito planetario.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

CÀRDENAS: FUERA DE SU PROPIA CASA...



Cuando Cuauhtémoc Cárdenas visitó BCS como candidato presidencial el 2000, lo abordé para entregarle personalmente una carta abierta que bajo mi solitaria firma había sido publicada por algunos medios locales.

Lo hacía como ciudadano y afiliado al PRD  original, derivado del Frente Democrático Nacional, en el cual había participado dentro de sus "células culturales", los días álgidos del 87/88 en la ciudad de México, donde entonces residía.

Flanqueado por el gobernador Leonel Cota y otros ex priistas convertidos en "heraldos de la Revolución Democrática",  CCS escuchó, palabras más o menos, el mensaje medular del solitario y anónimo ciudadano: " El PRD en BCS , ingeniero, está siendo copado por ex priistas de muy bajo perfil, algunos francamente pedestres, que no dejan pasar a nadie que no se ajuste a esa imagen y semejanza. Son una plaga, no hay ningún control de calidad de la militancia como lo serían los espacios para el debate de ideas. Si esta tendencia no se corrige, usted mismo será expulsado de su propia casa".

Este mediodía, CCS, acudirá al Consejo Nacional del PRD,  para argumentar ante un quórum de "chuchistas",  su exigencia de renuncia del actual "líder", Carlos Navarrete, luego del devastador impacto de Ayotzinapa y la "conexión"  Iguala.

Es muy posible que la visita de  Cárdenas - la figura políica más respetable de este país, coincido con Juan Villoro- a la sede de ese partido que alguna vez fue la esperanza de una verdadera "revolución democrática", sea la última en calidad de militante.

El fundador expulsado de su propia casa.

( Se dijo que sería un debate público. Si alguien sabe por que canal serå trasmitido, pasen el tip)


PD.- Por la noche se confirmò la  noticia: Càrdenas, el fundador, renunciaba al PRD.

ABARCA EN LA MISMA BOLETA... DE PEÑA



Imagínate que el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, hubiera estado en la misma boleta electoral de Enrique Peña Nieto el 2012.

A la complicidad presidencial en la desaparición de los 43 de Ayotzinapa,se sumarían las especulaciones sobre dinero del narco en la campaña del priista, que se convertirían en verdades incontrovertibles.

Si los Abarca/ Pineda repartían dinero de dudosa procedencia a grupos como Guerreros Unidos, entre otros agentes criminales, ¿ cuánto le tocaría al PRI?

En una campaña presidencial a la mexicana, clientelar y cuchupera, el dinero, "los recursos",  nunca salen sobrando. Menos al PRI, que hasta a tarjetas de Soriana y Monex andaba recurriendo para alcanzar  el piso de 20 millones de votos.

¿Quién le hubiera creído a Peña su "desconocimiento" de los Abarca/ Pineda?
Sus vínculos políticos con estos criminales, más el flagrante- aquí sí- conflicto de intereses de la "casa blanca", y el resto de agravios acumulados desde tiempos inmemoriales, ya lo tendrían a bordo del Ipirinaga II.

Pero no.

Abarca no estuvo en la misma boleta electoral de EPN en julio del 2012, ni el Jefe de Estado  ordenó el secuestro de los 43 normalistas.
Es ciertamente un tipo de muy pocas luces, aunque no tan idiota como para suicidarse políticamente con un acto tan aberrante y en "tiempo real."

Pero como sabemos, si la realidad no se ajusta a ciertos intereses políticos, peor para la  realidad.

Para eso se inventó la propaganda. Las consignas, los mantras, las cortinas de humo.

"CRIMEN DE ESTADO"..."Que renuncie EP"...

¿ O no, "compañeros"?

QUE RENUNCIE PEÑA...

¿ Y luego?

Si EP renunciara antes de cumplir dos años en el cargo - dice el 84 constitucional-, el Congreso entraría en funciones de Colegio Electoral, y con un piso de las dos terceras partes de quorum designaría a un presidente interino, acto a partir del cual empezaría a correr un plazo de 10 días para  convocar a elecciones extraordinarias y elegir al presidente sustituto.
Comicios que deberån realizarse en un periodo no menor de 14 meses ni mayor de 18.

Mientras se nombra al interino, el secretario de Gobernación asumiría el Poder Ejecutivo Federal.

Sería poco probable que como presidente sustituto se eligiera a un candidato del grupo  despeñado.
De refrendar el PRI su pírrico triunfo en 2012,  el sustituto podría ser Beltrones, hijo putativo del legendario policía político, Fernando Gutiérrez Barrios(para algunos un villano en México, pero un héroe en Cuba pues fue protector de la guerrilla de Fidel Castro, el Che y demås, cuando se adiestraba en México, antes de partir a bordo de Granma de Tuxpan a la isla.)

O algun otro  Manlio por el estilo.
De quien también se pediría la renuncia, hasta que...




¿ Y AMLO?

No tendría mucha oportunidad. No se ha querido dar por aludido pero también fue rebasado por los acontecimientos.
De aquí las cortinas de humo de "crimen de Estado" y  la "renuncia de Peńa" . O sea tú fuiste. Como si  en 2012 Abarca hubiera estado en la misma boleta electoral del actual presidente y no en la del todavía perredista AMLO.
Sus vínculos directos con su correligionario Abarca (y el padrino político de este criminal que hasta hace unos días era  el candidato de Morena a la guberbatura de Guerrero), quien ordenó el secuestro de los normalistas desaparecidos, saldrían a relucir en su tercera campaña presidencial, junto con los ya muy conocidos vicios y limitaciones de un tipo al que "le sobra mitin, le falta visión de Estado, y jamás ha ejercido la autocrítica"

Como lo define el escritor Juan Villoro, quien como alternativa ante la debacle de la clase política propone un gran frente ciudadano.

De acuerdo con Villoro.

IMPUNIDADES....

Mientras en el México D.A( Después de Atyozinapa), se exige el fin de la impunidad, aquí en BCS el ex gobernador perrepetista, Narciso Agúndez, vuelve a la vida pública con una nueva campaña política con la mira puesta en suceder a su hermano Antonio en la alcaldía de Los Cabos, cargo que ya ocupó de 1999 al 2003.

El  "Tony", con el mismo bajo perfil y tendencias que su hermano mayor, iría por la reconquista de la gubernatura para la "izquierda".

Agúndez acaba de ser librado por la justicia federal de los cargos de peculado que lo mantuvieron encarcelado por diez meses en el Cereso.

Previsible resolución sobre un expediente intencionalmente mal integrado. Viejo truco leguleyo para ajuste de cuentas entre grupos, sin la  verdadera intención de aplicar la Ley y hacer justicia.

El mismo trato le dieron al resto de sus compinches: Alfredo Porras, ex secretario general de gobierno; el  marasalvatrucha, Armando Díaz, ex candidato del PRD/PT a la gubernatura, y  Antonio Alcåntar, ex director de comunicación social, ejecutado en septiembre del 2013.

Otro "socio" del  insaciable NAM, el ex alcalde de Loreto, Yuan Yee, acusado de desvío de recursos federales,  pagó una multa millonaria y ya anda a bordo de sus vehículos de lujo
recuperando su preciosa cabellera que cultiva  en exclusivas estéticas de Los Angeles.

El único miembro del primer círculo de la pandilla que sigue preso, acusado de invasión y despojo del predio La Ballena( inmediaciones del aeropuerto de SJ), es César Uzcanga, compadre y ex secre particular de Narciso.

De esta clase de impunidades exitosas estuvo pavimentado el camino a Ayotzinapa.

“SERÉ LA PRÓXIMA GOBERNADORA DE SUDCALIFORNIA”: ESTHELA PONCE.


Ante un lleno hasta las lámparas en el Casino Corona, en una "reunión de amigos", la alcaldesa priista de La Paz, Esthela Ponce Beltrán, confirmó sus aspiraciones políticas con la rotunda frase que da título a esta nota.

Si así fuere, Ponce sería también la primera mujer en ocupar ese cargo en BCS.

El autodestape de la alcaldesa, se da casi una semana después de la sesión del Consejo Político Estatal del PRI,  celebrada el pasado miércoles 19 de noviembre, en la que se establecieron las bases y condiciones para la selección de candidatos  a diputados locales, alcaldía y gobernador, que habrán de participar en la jornada electoral del próximo verano.
El método elegido es el de delegados, lo cual estaría favoreciendo a Ponce Beltrán.
 130 de estos representantes de sectores, sindicatos y consejeros políticos,  son “esthelistas”, por 60 del senador croquista, Isaìas Gonzàlez, y  solamente 30 del joven abogado, y ex candidato a la gubernatura en 2011,  Ricardo Barroso Agramont, también senador de la república.

En su discurso,  la aspirante a la gubernatura aludió a los tiempos difíciles en que le tocó rescatar al PRI de la inercia depresiva luego de la derrota electoral en 1999, cuando perdió la gubernatura a manos del PRD  y de un  priista disidente como Leonel Cota Montaño.

Se asumió como una figura política  templada en la lucha  contra “el fuego enemigo y el amigo”.
En la prueba del poder al frente de un municipio que recibió en precarias condiciones financieras y graves rezagos.

Para buena parte de la opinión pública, Ponce tuvo un repunte al dar un golpe de timón en medio de una  tormenta llamada Odile, y llenar el vacío de poder propiciado  por la errática y lenta respuesta  del ejecutivo estatal panista, demostrando liderazgo , preciso manejo de datos en el terreno mediático, poder de mando, temple,  desde su cuartel general.

UNO de sus mayores méritos es el haber sabido deslindar de los grupos más desprestigiados del PRI, que propiciaron la debacle del 99, y que ahora reaparecen acuerpados por Isaìas, el "señor de las talegas de dinero"

Si Isaías y Barrroso no logran remontar alterando la correlación de fuerzas dentro del aparato partidista, y la mayoría de delegados esthelistas se hace presente en el cónclave de selección  de candidatos, programado para enero,  y el PRI lanza por primera vez en la historia política de BCS a una mujer  en pos de la gubernatura, seguramente Ponce enfrentará al ex junior priista, convertido al panismo, Carlos Mendoza Davis, hijo del recientemente fallecido ex gobernador Angel César Mendoza Arámburo, de quien no heredó el don de gentes.  


Y al parecer  tampoco la honestidad, pues los movimientos financieros de Mendoza, fueron de  millones de dólares en las postrimerías del sexenio del perredista Narciso Agúndez, a quien nunca cuestionó ni como oposición priista ni mucho menos ya como panista “hechizo”.

lunes, 24 de noviembre de 2014

DESAPARECIDOS DE AYER Y HOY


Alejandro Álvarez

El negro capítulo de los cuarentaitrés normalistas desaparecidos en Iguala desde septiembre ha desencadenado eventos que nadie hubiera pronosticado hace apenas tres meses, cuando el triunfalismo gubernamental por la aprobación de las reformas estructurales llenaba las páginas de los diarios y todos los espacios informativos nacionales. Las implicaciones y redes involucradas en la tragedia guerrerense son todavía desconocidas. Paradójicamente la aparición del  procurador general Mirillo Karam para dar a conocer los avances en la investigación parece que hizo surgir más dudas que certezas, entre ellas el grado de responsabilidad de las instituciones del Estado nacional en el crimen colectivo. Un sector de la sociedad señala directamente al gobierno en su conjunto (denominándolo  “Estado”) como responsable o culpable. Se pueden observar pintas y calcamonías con la leyenda de quienes simpatizan con esa idea:  “Ayotzinapa, fue el Estado”. Como consigna espectacular y propagandística puede funcionar, pero lamentablemente no ayuda a aclarar nada. En cambio sí confunde y tergiversa la realidad. Debe quedar como premisa básica en este posible debate que los responsables directos, materiales e intelectuales, fueron miembros de una organización criminal presumiblemente ligada al negocio del narcotráfico. Todo parece indicar que José Luis Abarca, el ex presidente municipal de Iguala, sea parte de esa organización, pero de ahí extender la liga hasta hacer responsable a todo el estado mexicano es una exageración fuera de toda proporción y lógica, por más que nos choque la ineficiencia y torpeza de los titulares de Gobernación y de la Procuraduría.
Para calificar y señalar sin duda alguna a los responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa es necesario revisar la historia de las desapariciones forzadas, por lo menos de las últimas décadas. A principios de los años setenta del siglo pasado surgieron en el país varias organizaciones guerrilleras de las cuales la Liga Comunista 23 de septiembre fue la más conocida. Con una larga trayectoria en el espionaje político y la persecución de opositores Fernando Gutiérrez Barrios desde la Subsecretaría de Gobernación operó la Brigada Blanca (o Brigada Especial) cuyo propósito fue desarticular y acabar con la guerrilla en el país en aquel momento. En la integración de dicha brigada participaron varias instituciones federales, especialmente la Dirección Federal de Seguridad (de la cual Gutiérrez Barrios había sido titular durante el gobierno de Díaz Ordaz), la Procuraduría y el Ejército. Sus instalaciones centrales estaban en el Campo militar 1 pero poseía varias casas de seguridad y autoridad para incursionar en todas las cárceles. Integraron a la Brigada blanca casi trescientas personas y poseían vehículos y armas especiales. Existen testimonios de los métodos de tortura que empleó la Brigada Blanca para obtener información de los detenidos, también hay testimonios de los sobrevivientes de habar visto todavía con vida durante esos interrogatorios a muchas personas que después no aparecerían. Rosario Ibarra de Piedra a raíz de la desaparición de su hijo Jesús Piedra Ibarra en Monterrey creo el Comité Pro defensa de los presos, perseguidos, desaparecidos y exiliados políticos en 1977. En un largo peregrinar por oficinas gubernamentales, cárceles y sitios extralegales de detención constató la compleja estructura del Estado mexicano creó para combatir a la guerrilla. También constató que la cifra de desaparecidos al final de esa década era de más de cuatrocientos. Muchos de ellos detenidos por la Brigada Blanca o miembros de la Dirección Federal de Seguridad. También logró que 148 personas consideradas como desaparecidas fueran presentadas con vida. Todas ellas detenidas por el gobierno en lugares extralegales y confinadas en condiciones infrahumanas. A pesar de las pruebas contundentes de la participación del gobierno en el uso de la tortura, la detención ilegal y la desaparición de personas nunca se juzgó ni sentenció a nadie por tales crímenes y delitos. Miguel Nazar Haro, prominente jefe de la Brigada Blanca fue detenido en 2004 bajo la acusación de haber  asesinado a varios miembros de grupos guerrilleros pero en 2006 fue absuelto por un tribunal unitario. He ahí un caso de cuando el Estado mexicano efectivamente fue responsable directo y ejecutor de desapariciones y asesinatos contra ciudadanos mexicanos. En el caso de Ayotzinapa se puede señalar a parte del Estado mexicano de omiso, ineficiente e inepto en las investigaciones, pero los responsables, seamos claros son las organizaciones criminales que detuvieron y presumiblemente asesinaron a los normalistas. Por eso resulta urgente que el Estado presente a la mayor brevedad a toda la estructura delincuencial que participó en la tragedia de Iguala y explique sin lugar a dudas los móviles de tal brutalidad. Sólo así se deslindarán efectivamente las responsabilidades.

lunes, 17 de noviembre de 2014

TIJUANA TAXI


 "De modo que usted también viene con el grupo de escritores, con los Felinos...", dice el conductor de este muy "niuyorkino" yellow cab tijuanense, tomando el Paseo de los Héroes hacia el restaurante del hotel Caesars, de avenida Revolución, lugar de las cenas.

Se congratula de tener la oportunidad de consultar con un "profesional" un asunto personal que no se atrevió a ventilar con los  otros escritores a los que ha transportado desde el hotel, pues no le inspiraban la confianza que yo le inspiro.

Ninguno le había preguntado por su nombre, su lugar de origen, su familia.
Por eso Marco, nativo de Tj, 45 años, "solterito, gracias a Dios",  se atrevía a pedir un consejo:
¿Cómo le hacía para empezar a escribir los varios libros que traía en la cabeza?

Uta! A buen árbol te acercas, le iba a decir, pero no quise distraerlo.

¿Sobre qué trataban sus obras inéditas?
ERAN novelas, historias de "superación personal",de la "vida real",  y una en especial que se le había ocurrido hace poco a partir de una de sus dejadas en la periferia de Tijuana.
Una historia de terror.
Había llevado a un cliente a la colonia Ojo de Agua,allá por la salida a Tecate, quien al pasar por un solar bardeado con muchas cruces de madera en el portón, le dijo que allí había vivido el Pozolero....

Al dejar al cliente y tener que regresar a solas por el mismo camino, sintió que un viento helado lo envolvía.

¿Cuántas almas andarían penando en los desolados alrededores de casas abandonadas y oscuras callejuelas?

¿ Cómo empezar a contarlo?

"Peor que en Ayo...Ayo..¿Cómo se dice?"

Ayotzinapa....