Loading...

sábado, 22 de julio de 2017

La obra pública y los bandidos generosos

En las democracias avanzadas, los gobernantes no acostumbran a andar inaugurando obra pública. La construcción de infraestructura, autopistas, puentes, hospitales, escuelas, es una política de Estado. El consenso de las diversas fuerzas políticas que integran los órganos de gobierno,  sobre la planeación, planificación, y ejecución de prioridades mediante la estricta aplicación del recurso público. Nadie puede adjudicársela, y menos tratar de hacer creer a la gente -financiando su propaganda con dinero de la propia gente-que tales obras se deben a la generosidad del gobernante; una especie de "bandido generoso" que puede seguir "haciendo de las suyas"mientras reparta, "salpique". Esta herencia del Ogro Filantrópico, la dictadura perfecta y sus caudillos, del regimen patrimonialista, es la que se refleja en todo su esplendor en un cartel ,ya retirado, a la vera del recién inaugurado Paso Express :"Muchas gracias,señor presidente".

AMLO EN BCS Y LA CARGADA

En la más reciente visita de AMLO a BCS, tuvimos oportunidad de disfrutar de ese espectaculo de humor involuntario tan mexicano conocido como"cargada", en este caso, "cargadita". ( Si le quitas la r, no hay tos) A algunos que se creían con méritos, no los dejaron acercarse al presidium,donde habían pregonado estarían. Los más divertidos son aquellos personajes fársicos,que husmeando el tiempo canallesco en curso, las nuevas "indulgencias", tratan de convencernos de que luego de toda una vida de malandrinaje, de priistas de bajo perfil, se han convertido a la nueva fe pejista, y ahora son de "izquierda". Somos tan idiotas y desmemoriados. El entusiasmo de los más ingenuos aspirantes a la alcaldía de La Paz, se estrelló con el pragmatismo de la operadora Yeidkol Polenvnsky. ( ¿Así se escribe?) "Consíguete un un millón de pesos, y luego hablamos", habría sido la respuesta de la personera de AMLO. No andaba tan errada Eva Cadena, la "recaudadora" jarocha.Aml

miércoles, 19 de julio de 2017

RAÚL SALINAS Y LA "LÓGICA DEL DINERO"



Recién excarcelado,  luego de diez años a la sombra, Raúl Salinas de Gortari,el tristemente célebre "hermano incómodo" del presidente CSG,fue entrevistado por JLD en horario estelar del Canal de las Estrellas.

De esa entrevista, recuerdo particularmente  un pasaje.
Cuando el conductor del Noticiero le pidió una explicación de su gula,su obsesión por acumular y acumular  bienes materiales.
"Es la lógica del dinero, Joaquín", dijo con escalofriante cinismo Raúl en nombre de todos sus alter egos con pasaporte falso  y cuentas en Suiza y otros latitudes.

Lo que no dijo, pero que todo mundo sabía, era que ese dinero tan "lógico", era  dinero público, robado a la nación.

Recursos que tienen una "lógica" muy distinta consagrada en la Constitución.

En un audio , difundido meses antes por el mismo canal, así lo reconoce Raúl, en charla telefónica con su hermana.

El caso es que esa rauliana "lógica del dinero", se "viralizó", envileciendo la vida pública y generando una espiral de violencia llevada hasta las últimas consecuencias por el negocio del narco; la expresión más radical del capitalismo salvaje y sus mercados negros.

"La droga más letal es el dinero fácil", dice GGM en Noticias de un secuestro.

Imagino a Raúl- a quien EP exoneró , reintegrándole los bienes confiscados-, viendo el tragicómico espectaculo del regreso a la patria de otro de sus "hijos pródigos", el ex gober jarocho Javidú.
Lo veo  con una aureola de santidad ante  el  contraste  de sus modestos  "ahorritos" con el increíble atracón del  "gordo goloso" y  la "lógica del cochinero".

miércoles, 5 de julio de 2017

EN EL AGUAJE DEL KILLIKY:¿READY TO RUMBLE?



Después de una larga ausencia, regresé al legendario AGUAJE del KILLIQUI, allá en la Belisario, por los rumbos del viejo barrio del Esterito Centro.
En mi visita anterior,habíamos tenido un leve  desencuentro.
En aquella ocasión, no le había gustado mi saludo:
"Quíbole Killiky,  ya te hacía en una vitrina del Museo de Antropología"
"¡Pero si tuercas!", respondió a botepronto el ex basquetbolista y entrenador de box,"¿De allá te escapaste?"

Quise seguir cotorreando, pero no andaba para bromas, y me paró en seco.

"¿Qué quieres?", inquirió impaciente,  desafiante.

Sacó la ballena de la hielera y, muy serio, se puso a envolverla, a "forjarla", en papel periódico.

De repente se detuvo, deshizo el envoltorio, y se metió botella en mano tras bambalinas.

Diez minutos después-toda una eternidad- regresó; puso la ballena ya bien forrada sobre el mostrador, tomó las monedas con el pago exacto, me dio la espalda,  y me tuve que  retirar con la cola entre las patas.
Ya en mi vehículo, rumbo a la playa, entre sorbo y sorbo, me percaté que el papel que envolvía mi ballenita era una de las páginas del diario local en que yo en ese tiempo colaboraba.

Me llamó la atención un encabezado: "MALEKÓN".

 Era el logo de mi columna.

 Y sobre el texto un mensaje con marcador rojo:"¡Puras mentiras!"

Pinchi  Killiki tan vengativo...

ME  habían dicho de todo, menos mentiroso.

Para digerir el "agravio", apuré de un trago el resto del contenido. Y me deterré del aguaje por varios meses.

Hasta que  hoy, al pasar por su calle, no resistí la tentación de visitarlo.

Me recibió sonriente, acompañado del también viejo amigo,y vecino del expendió, el ex rocker Fito Jiménez.
El Killiky invitó las cervezas, y empezamos a pkaticar de su tema favorito, el box.

Ya se me andaba encendiendo de nuevo cuando le dije que Pacquiao había perdido la pelea del sábado en Australia,  y que el tagalo estaba acabado.

Así que tuve que cambiarle la pichada , y ya encarrerados en el tema  político,  como novedad me contó que el PRI y el PRD, lo habían decepcionado; jamás sería panista, y ahora tenía depositada sus esperanzas ciudadanas en Morena, conversión por la cual lo felicité afusivamente.

"¡Hasta la victoria siempre, compa Killiky!"

 Para inmortalizar el reencuentro, quiso que  nos tomáramos una foto pa' la palomilla, tan mitotera".

"Así, como en Las Vegas".

martes, 4 de julio de 2017

ENCUENTRO EN BELLAS ARTES




Era la noche del del 22 de agosto de 1984. Homenaje a Octavio Paz (7O años), en un atestado Palacio de Bellas Artes. Había logrado entrar  al teatro y me dejé ir por todo el pasillo central en busca de una improbable butaca vacía.

Con tan buena suerte que la encontré en la tercera o cuarta fila, al borde del pasillo. La sección VIP, de invitados especiales, no solamente del medio literario, cultural.

 El presidente Miguel de la Madrid estaría acompañando al poeta homenajeado en el escenario,  y la clase política no podía dejar pasar la oportunidad de placearse.

Tomé  asiento.
.
No quería ni voltear a ver a quien ocupaba la butaca contigua.  Una voz que me sonó  un tanto   "familiar", me obligó hacerlo.

"Qué tal, ¿cómo estás?", saludó cordialmente,   extendiendo una mano abierta.

Era nada menos que  José Luis Cuevas, a quien  jamás había visto en persona.

El polémico artista plástico, el personaje  provocador y "disruptivo", ("La ruptura soy yo"),  que de manera tan saludable había  irrumpido en el medio cultural mexicano en los años cincuenta como contrapunto crítico del muralismo y el nacionalismo en boga.
"La cortina de nopal", tituló el artículo/ manifiesto con el que debutó,  en 1956 ,  como editorialista de México en la cultura, suplemento dirigido por Fernando Benítez en el semanario Siempre!.
"No pretendo ningún liderato juvenil ni trato de reclutar rebeldes con que atacar el infecto bastión de Bellas Artes", arrancaba el "Enfant terrible".
Además de la fascinación, la simpatía que su dibujos, la saga de  autorretratos("Esos monos horrendos", diría alguno de sus detractores ), me producían, también era un lector adicto del Cuevario , la columna que publicaba en Excélsior el Cuevas periodista  y escritor.

Superando la turbación inicial, la tremenda sorpresa,   le tomé la palabra y le respondí en el mismo tono confidencial.

Y así pasamos la  velada, intercambiando impresiones sobre el evento, los contrastes y las sonrisas cruzadas  entre el poeta y el político,  como si nos conociéramos de toda la vida.

" Terrible lo de Buendía", dijo de repente, husmeando en el ambiente contaminado por tanto funcionario gubernamental en pasarela.

Estaba aún fresco el asesinato del periodista Manuel Buendía , autor de la columna Red Privada,  en un estacionamiento de Insurgentes, en  los  límites de la Zona Rosa; un sector de la colonia Juárez  así rebautizado por Cuevas.

A la distancia, aquella celebración de los  70 años de Paz,  deriva en un doble homenaje  con  esta  imagen de Cuevas.

En estos momentos, sus cenizas están en ese mismo escenario de Bellas Artes, en la ceremonía del adiós.  En la urna funeraria resuenan las palabras pronunciadas por el artista al inaugurar la exposición "El color del amor", el año  pasado:

"Cuando llegue el final, quiero ser yo mi última obra".

@@@@@@@@@@@@@@@@

(Un encuentro igualmente fortuito me había sucedido años antes, cuando asistí a la Cineteca Nacional al estreno de 1900, de Bertolucci.  Entré a la sala de  con la película empezada, y ocupé la primera butaca desocupada que pude ver. Mi vecino resultó ser Carlos Monsiváis)