Loading...

viernes, 22 de diciembre de 2017

¡AY, OTRA VEZ EL CORRUPTO PRI!



Estridente desgarramiento de sotanas por los 250 millones desviados del erario de Chihuahua a una campaña del PRI, durante el infausto sexenio del gobernador priista, César Duarte, ahora prófugo de la justicia, acusado de otros crímenes patrimoniales.


Usos y costumbres de patente priista, adoptados por la partidocracia en pleno, y ejecutados-corregidos y aumentados- por sus respectivos gobiernos estatales..


Aquí, en BCS, primera entidad en ser gobernada bajo las siglas de los tres partidos mayores, el PRI, PRD , PAN, y sus alianzas, lo hemos visto en vivo y en directo.


¿De qué se asombran los panistas, el candidato presidencial ,Ricardo Anaya, y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral? ¿De qué se asombra la "izquierda". la frentista y la mesiánica?


En realidad son tres en uno.


Demos un vistazo al escenario nacional, a partir de la microhistoria regional.


Al fin de cuentas, "la política es local", decían los universitarios del Mayo Parisino del 68.


Los perredistas que ganaron la gubernatura de BCS en 1999, eran ex priistas. Y los panistas que relevaron en el poder a los perredistas, ex priistas/ perredistas.


El actual gobernador panista, Carlos Mendoza Davis, es hijo de un ex gobernador priista, muy bien recordado, por cierto: Angel César Mendoza Arámburo.
Mendoza Davis, nació en cuna tricolor, se educó como priista y militó en el PRI hasta el 2011; además, es íntimo amigo del candidato presidencial del PRI, Josę Antonio Meade.


Su antecesor, Marcos Covarrubias-de quien CMD fue secretario General de Gobierno, antes de acceder al Senado por la vía plurinominal- fue uno de los tránsfugas priistas del 99.


Con su nuevo partido, fue diputado federal perrepetista por dedazo del gobernador Leonel Cota; alcalde perrepetista de Comondú por obra y gracia de su entonces "compadre" , Narciso Agúndez, sucesor de Cota-su primo hermano- en el poder estatal.


Cuando Covarrubias NO fue señalado por el dedo de su "compadre" para sucederlo en la gubernatura, lo adoptó el PAN, mediante acuerdo cupular con el PRD y el PRI.


En el cuatrienio y medio de Covarrubias, se empezó a disparar la narcoviolencia, y, ya ex gobernador, fue acusado por la Auditoría Superior de la Federación(ASF), de un cuantioso desvío de recursos federales.
La PGR integra el expediente, del cual podrían derivarse órdenes de aprehensión.


Esto sería, a grandes rasgos, fruto del "brillante " trabajo político, el "fino tejido", de dirigentes panistas como Gustavo Madero y Ricardo Anaya, una réplica de la "gran obra" de sus pares de "izquierda" perrepetistas, Muñoz Ledo, AMLO, Ortega y demás "líderes" de la pepena y el reciclaje de cascajo.".


En tanto no se aclare el destino de estas decenas de millones de pesos, entre otros casos, todos los involucrados en esta trama de complicidades, de promiscuidad política, deberían ser más discretos con sus golpes de pecho.


Aparte del daño patrimonial, habría que sopesar el saldo rojo de la involución democrática.


Sí, otra vez el corrupto PRI.