domingo, 9 de septiembre de 2018

¿Y LAS OTRAS CONSULTAS?



Aprovechando el momentum  de la consulta celebrada ayer sábado para elegir una terna para la dirección de Cultura municipal(El cabildo decidirá), no estaría mal continuar con otras sobre rezagos que hasta ahora han sido tabú para el medio cultural local y sus activistas más contestatarios.

Vayamos al rescate de espacios públicos como el Instituto de Radio y Televisión, el Centro Cultural La Paz(y con ello el Instituto Sudcaliforniano de Cultura), nuestra universidad pública, la UABCS, entre otros.

El Instituto Estatal de Radio y Televisión (IERT) nació como una  concesión de radio cultural(la señal es propiedad de la nación).y pertenece a la sociedad que la financia con el recurso de los contribuyentes, y no a un grupo de poder político en particular que la ha convertido en un vil instrumento de propaganda gubernamental.

El Centro Cultural La Paz, fue entregado por el entonces gobernador Marcos Covarrubias, a su hermano Refugio, mejor conocido como el Cuco,  como  parte del botín institucional que de acuerdo a esta lógica hamponeril le correspondía para repartir discrecionalmente  entre sus allegados.

Así llegó a ese puesto la persona que desde entonces finge como directora. Una ex edecán, sin ningún antecedente en el medio cultural,  semianalfabeta (Lady Elicoctero, en FB)y con graves problemas de personalidad  que la han llevado a protagonizar penosos incidentes.

Una burla cruel para la comunidad cultural porteña y la Ciudad de La Paz.

En el caso de la UABCS, nuestra universidad pública ha sido convertida, desde 1999, en un botín político  del grupo en el poder estatal.

 Ha suspendido la publicación de la revista universitaria mientras utiliza la imprenta para la impresión de propaganda política y negocios editoriales con los directivos del ISC.
Mantiene funcionando bajo censura(nada de crítica a las autoridades tutelares) y con alcance muy limitado Radio Uabcs y ha cancelado el proyecto de TV UABCS
.  El extensionismo universitario también fue liquidado.
  Al interior existe un regimen parapoliciaco  y represión laboral y académica a los disidentes. Pórtate bien y hasta beca te damos.
 Hace unos dias un periodista publicó información documentada sobre  los escsndalosos sueldos de la élite: 237 mil para el rector, 197 mil para el secretario académico.

Pero nadie se indignó lo suficiente.
Algo que alcanzara como para convocar a  una consultita.

No hay comentarios: