Loading...

domingo, 5 de julio de 2015

L A FERIA Y EL CAMBIO



Tijuana.-Con la participación de doce librerías locales,  alrededor de ochenta  sellos editoriales, y una gran variedad de exponentes  literarios,  el pasado domingo llego a buen puerto la XXXIII Feria del Libro de Tijuana, celebrada en uno de los símbolos  fundadores de una ciudad  que ha empezado a escribir su verdadera historia más allá de la “leyenda negra”: el Centro Cultural Tijuana (Cecut).
Un evento organizado por la Unión de Libreros de Tijuana, el Instituto Municipal de Arte y Cultura(IMAC),  y la institución sede.
Durante diez días, buena parte de los caminos citadinos y de la región fronteriza bajacaliforniana, condujeron a la famosa “Bola”(como se le conoce popularmente al Cecut, en alusión al domo del cine planetario), a la “feria”, que en su primer fin de semana alcanzó una afluencia de diez mil personas.
Las carpas de la tribu librera, artesanal, gastronómica, coparon la explanada cecutiana. Un festival con varias pistas. Con un stage principal para la presentación de grupos artísticos y musicales, como La Ballena de Jonas, exponentes del tecno pop norteno.
    La Sala que ahora lleva el nombre de Federico Campbell, la antigua Sala de Lectura, la Sala de Video aledaña al teatro, y el teatro mismo, con la puesta en escena de la obra El Diario de un Loco( clásico de Gogol, con Mario Iván Martínez, dirigida por Luly Rede ) fueron la pasarela de decenas de escritores, poetas, dramaturgos, periodistas, editores, politólogos, académicos.
Por aquí desfilaron los principales protagonistas de la literatura fronteriza, alternando con figuras como el poeta Efraín Bartolomé, Enrique Serna, Beatriz Espejo, Cristina Rivera Garza, Francisco Hinojosa, Raymond L.Williams, entre otros.
Se invocaron espíritus tan disímbolos como  Octavio Paz y el Chapo Guzmán por autores como el periodista cultural Miguel Angel Quemáin, el poeta Jaime Labastida, y el periodista José Reveles.
 Quemain  presentó su libro La brújula y el laberinto, conversaciones con Octavio Paz(Instituto Literario de Veracruz.1986/1997), acompañado por el periodista Jaime Cháidez y el poeta Víctor Soto Ferrel.  Labastida, hizo lo propio con El amor, el sueño y la muerte en la poesía mexicana(Siglo XXI editores), con Leobardo Sarabia como comentarista.
Y Reveles compartió su libro El Chapo, entrega y traición( Editorial Delbolsillo).
No faltaron los homenajes a poetas  tijuanenses como Francisco Morales, y a cronistas como Octavio "Bibliorock" Hernández, a un mes de su sorpresiva muerte.

El clímax llegaría con la multitudinaria presentación de Desde mi muro( Planeta),  de Benito Taibo, con Daniel Salinas Basave en la glosa de esta obra integrada con textos publicados en Facebook.

ORIGENES DE UNA CRUZADA CULTURAL

Uno de los tijuanenses más estimulados por el éxito del evento cultural de mayor duración de esta urbe fronteriza, es nada menos que Pedro Ochoa, director reincidente del Cecut, institución que ya había  dirigido de 1989 a 1993.

El desarrollo cultural de Tijuana se ha sobrepuesto a la leyenda negra de la ciudad prostibularia y violenta.

La primera Feria del Libro de Tijuana surge  en 1982,  en plena avenida Revolución,  impulsada por el librero de origen catalán, Alfonso López Camacho, propietario de la librería El Día, una de las pioneras junto con Librería del Parque, fundada en los años 20, la más antigua.

Fue hasta los  90 cuando el Cecut fue por primera vez sede de este esfuerzo compartido que se entrelaza con otras iniciativas independientes e institucionales.

"Tuvimos la ventaja - dice Ochoa- de ser extensión del Festival Cervantino.Fundamos aquí la escuela de escritores de la Sogem y la Orquesta de Baja California, que ahora tiene su propio espacio y organización. Convocamos a la exposición pictórica Elogio a Tijuana, y a artistas plásticos tijuanenses como Alvaro Blancarte, a realizar un  mural en el Centro. Un trabajo que durante un año se convirtió en un taller informal en el que se forjaronn algunos de los actuales pintores locales. Presentamos en el teatro a  cantautores como Joan Manuel Serrat, la Orquesta y Coros del Ejército Ruso, el ballet de Amalia Hernández. A escritores de la talla de Carlos Fuentes, a jazzistas como Chuck Mangione, entre otras figuras internacionales. Veinte años después,   aquellas iniciativas independientes de los años heroicos  y las iniciativas institucionales se consolidaron. Y tenemos nuevas propuestas como el festival Interzona, los festivales de  Rosarito y Playas de Tijuana, iniciativas ciudadanas que han tenido en el Cecut una sede alternativa. Una actividad complementada con eventos institucionales como el Festival de Literatura del Noroeste( FeLiNo); ciclos de conferencias como México a través de la cultura, con autores como Alberto Ruy Sánchez, Guadalupe Loaeza,   Hernán Lara Zavala,  Javier Aranda, Gonzalo Celorio. Y qué decir del impulso a las exposiciones plásticas aprovechando las magníficas instalaciones de El Cubo, inaugurado en 2008.

"Por ahí han pasado Remedios Varo, Siqueiros,  y la que ha desbordado todas las expectativas , las fotos de Frida Kahlo, que rebasa los 11 mil espectadores y contando, de aquí a septiembre. Publicamos también la primera Historia de Tijuana en inglés,  con la idea de cumplir con el objetivo  de ser la plataforma cultural mexicana de cara a una de las ciudades lineales más grandes y ricas del mundo, conocida como San San: San Francisco / San Diego, pasando por Los  Angeles. En este sentido estamos también actualizando  el Museo de las Californias. Queremos un museo más vivo. Integrando temas como la literatura y la revisión histórica.

No hay comentarios: