Loading...

CASA DE CITAS

" Si bien el Mundo entero nos es hoy ya conocido, por ser muchos los libros que en general la descripción de él nos ponen ante la vista, en tratándose no obstante de una sola Provincia difícilmente ha de encontrarse descrita como es menester...",

Amadeo Grossi, Arquitecto Medidor y Estimador, 1791. (Citado por Caludio Magris como epígrafe de su novela Microcosmos)



"Viajar, como contar- como vivir-, es omitir. Una mera casualidad lleva a una orilla y pierde otra. En la isla de los Belli, de los guapos, llamada así por la proverbial fealdad de algunos de sus habitantes, vivía en tiempos la vieja Bela, una bruja que hacía que se levantara viento, que la pesca le fuera infructuosa cuando no era amable con ella y, por análogos motivos, parece que hizo desmoronarse una vez a un explorador con un solo gesto de la mano. Elemento demoniaco, el agua es propicia a los espíritus maléficos; en los islotes gradeses se temía al Balarín, duendecillo maligno, o al Judío errante, y la noche de Reyes se oían, en el ulular del viento y el chiriar de las puertas, a las Varvuole, las furias que venían del mar.


" Cabe imaginarse el rostro de la vieja Bela, verosímilmente desagradable debido a los años  y a las ofensas inflingidas por los crueles prejuicios, y es de desear que quien la injuriaba como portadora de mal de ojo regresase verdaderamente a menudo a casa con las manos vacías.El viajero es un ilustrado y cuando puede desacredita la ciega e irracional ferocidad del mito; también Ulises-"el que no se deja encantar", como lo llamaba Circe-disipa el poder brutal de magas, gigantes y sirenas. la maldad hacia quien está marcado por el estigma de traer mala suerte es un racismo peor que el rechazo del extranjero, porque está disfrazado, como toda superstición, por una ramplonería sofisticada."
Claudio Magris. Microcosmos.



"Hace ocho décadas y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada al principio de que todas las personas son creadas iguales.
Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y así consagrada, puede perdurar en el tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a consagrar una porción de ese campo como último lugar de descanso para aquellos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa.
"Pero, en un sentido más amplio, nosotros no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y muertos, que lucharon aquí lo han consagrado ya muy por encima de nuestro pobre poder de añadir o restarle algo. El mundo apenas advertirá y no recordará por mucho tiempo lo que aquí decimos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, los que debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que, aquellos que aquí lucharon, hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que, de estos muertos a los que honramos, tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron hasta la última medida completa de celo. Que resolvamos aquí, firmemente, que estos muertos no habrán dado su vida en vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra."DISCURSO DE GETTYSBURG. ABRAHAM LINCOLN.
                          xxxxxxxxxxxxxxxxxx "Es cierto, mi señor que la historia registra nombres de grandes traidores que rompieron su honor, y que el fundamento de esta traición fue un orgullo falso y el deseo vil de satisfacer sus propios móviles y sus institntos más bajos. Pero el que actualmente detenta el puesto de presidente de la República, que proviene de las capas más profundas del pueblo, habrá de morir, si Dios quiere que así muera,siendo fiel a su honor  en concordancia con las aspiraciones y con la conciencia de la nación que dirige. Yace en la voluntad de cada individuo violar los derechos del otro, arrancarle su propiedad, poner en peligro la vida de aquellos que luchan por la libertad, cifrar sus virtudes como crímenes  y sus vicios como virtudes..Pero hay algo que escapa al horizonte de la maldad, y ello es el poderoso juicio de la historia. La historia nos juzgará". Carta de Benito Juárez al usurpador Maximiliano de Habsburgo.