Loading...

sábado, 25 de noviembre de 2017

RECUPEREMOS EL IERT, ¡ES NUESTRO!



Monitoreando los medios locales, sintonizo el noticiero del Canal 8 del Instituto Estatal de Radio y Televisión, a ver qué dicen del atentado que cobró las vida del Presidente de la CDH de BCS, y la de de uno de sus hijos, y dejó gravemente heridas a su esposa y a su hija menor.
La nota principal es la asistencia del gobernador CMD al velorio de Silvestre de la Toba y su hijo, celebrado en la "inmediaciones del Teatro de la Ciudad".Las entrevistas banqueteras a modo donde Mendoza Davis repite las frases de ocasión, visiblemente consternado por el brete en el que se encuentra su gobierno.
Nada más. Nada, desde luego, sobre la interpelación de un familiar de las víctimas que le gritó a los "reporteros" que le siguieran aplaudiendo a su amo y disfrutando el chayote, que se lo llevaran a donde no hubiera "familiares con el dolor que nace del corazón,"
Ningún programa de debate, de reflexión -nunca los ha habido-sobre los hechos y su impacto político y social devastador.
Lo demás, puras notas "bonitas". Obras como el Centro Estatal de Oncología, discursos del Día de la Marina de Peña y de su anfitrión agradecido.
Recordemos que el IERT, nació como Radio Cultural, no como un instrumento de propaganda gubernamental, pues pertenece a la sociedad sudcaliforiniana que financia con sus impuestos su funcionamiento.
Esta apropiación del gobierno estatal de una instituto público dediicado a rendirle culto a la figura del gobernador, que debiera, por LEY, darle voz a la sociedad a la que se debe, es un acto de violencia en la medida que asfixia la expresión ciudadana.
A este control mediático habría que sumarle el resto de la servidumbre mediática analfabeta y rapaz, también a cuenta del contribuyente que involuntariamente paga para que le den atole con el dedo o le vean la cara de pendejo.
Por estas formas de violencia habría que empezar el debate sobre la crisis generalizada de valores, la descomposición política, social, moral. La enfermedad de la soberbia, el rencor vivo, el odio del gobernante ante quienes en teoría representa.


Basta de burla. sobre BURLA.
.

martes, 21 de noviembre de 2017

EL legendario samurai que peleó en la Revolución y vivió en Ciudad Juárez y Tijuana



La historia del capitán primero de caballería Kingo Nonaka, nacido en Japón, poca gente la conoce. Ayudó a Pancho Villa y Francisco I. Madero



Redacción / Cuentario
¿Sabías que el único samurái de la Revolución Mexicana vivió en Ciudad Juárez? Se trata del capitán primero de caballería Kingo Nonaka, un japonés cuyas andanzas en la lucha revolucionaria habían permanecido en la sombra hasta el año 2014.

Nonaka participó en 14 acciones bélicas durante la Revolución, dos con el Ejército de Francisco I. Madero y 12 con la División del Norte de Francisco Villa.

La historia civil del personaje rebautizado José Genaro Kingo Nonaka, fue igual de intensa. Asentado en Baja California de 1921 a 1942 (hasta que lo alcanzó el racismo contra los japoneses por la II Guerra Mundial y fue obligado a emigrar a la Ciudad de México por órdenes del gobierno de Lázaro Cárdenas), se convirtió de manera autodidacta en el primer fotógrafo histórico de Tijuana, donde abrió un par de estudios que le permitieron retratar por dos décadas a la sociedad local y erradicar los prejuicios sobre esa ciudad asociada con el vicio y el crimen.

Los cientos de fotos de su cámara Graflex sobre la infancia de la urbe fronteriza, cuyo año oficial de fundación coincidió con el nacimiento de Nonaka, 1889, han valido el título al japonés del Casasola de Tijuana, dice su hijo, quien alude a los hermanos Casasola que retrataron la Revolución Mexicana. Fue, además, masón, bombero, policía, criminólogo e incluso como enfermero fue fundador del Instituto Nacional de Cardiología, con Ignacio Chávez.

La vida de Kingo Nonaka es una novela social, marcada por los dramas y tragedias del siglo XX, como migración, guerras, racismo y pobreza, una metáfora del hombre común puesto al límite del mundo.

A los 17 años abandonó la prefectura de Fukuoka, en la isla japonesa de Kyushu, donde trabajaba en el campo y como buzo en la pesca de perlas, para emigrar a México en 1906; cultivó café en Oaxaca, marchó durante tres meses hacia Estados Unidos, se asentó en Ciudad Juárez, se hizo enfermero autodidacta, se unió por casualidad a las fuerzas de Francisco I. Madero en 1911, participó en el batallón de salud de la División del Norte de Francisco Villa y más tarde sirvió a Álvaro Obregón.


Quizá te interese leer:

Existen varias fotografías del samurai en Ciudad Juárez, entre ellas algunas donde se le ve en la zona Centro, cercana a la avenida Juárez y fue en esta frontera donde habría decidido unirse a la lucha revolucionaria.

Nonaka curó a Madero, herido en el ataque a Casas Grandes del 6 de marzo de 1911; con Villa participó de 1913 a 1914 en las batallas de Chihuahua, Ojinaga, Bermejillo, San Pedro de las Colonias, Paredón, Torreón, Zacatecas y las del Bajío; llegó a Baja California en 1921, y en Tijuana abrió en 1923 el primer estudio fotográfico local y retrató la vida de esa ciudad hasta 1942.


Desde la década pasada, su hijo y Rivera Delgado, coordinador del Archivo Histórico de Tijuana‐Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC), construyen la saga de Nonaka, cuyo nombre en japonés está ligado a la luz (Kingo, “Polvo de Oro”; Nonaka, “Campo de Sol”).

Entonces surgió el libro Kingo Nonaka. Andanzas Revolucionarias, con testimonios, fotos y apuntes del japonés.

El breve volumen, editado por Artificios y publicado en noviembre de 2014, resume la vida en México de Kingo Nonaka desde su llegada a Salina Cruz hasta su muerte en 1977, pero sobre todo se enfoca a difundir las anotaciones del joven japonés durante sus años en la Revolución, en la que llegó a convertirse en capitán primero de caballería del Batallón de Sanidad de la División del Norte.

Entre sus anécdotas, Nonaka relata cómo en 1915 recuperó el cádaver del general Rodolfo Fierro del fondo de la laguna Guzmán, de Casas Grandes, gracias a las cualidades de buzo de profundidad que adquirió en Japón, para que el cuñado del militar, el coronel Buenaventura Herrán, pudiera quitarle al cuerpo “cuatro anillos de oro con diamantes, pulseras, un reloj y dos víboras de cuero llenas de algo”.

También su último trabajo para Villa: cuidar a 64 heridos en la iglesia del poblado de San Buenaventura tras la incursión del “Centauro del Norte” a Columbus, Nuevo México, del 9 de marzo de 1916. Sin embargo, el japonés no pudo cumplir el encargo porque el cura local traicionó a Villa, entregó a los 64 heridos al general estadunidense John Joseph Pershing, que con sus subalternos Dwight J. Eisenhower y George Patton perseguía en territorio mexicano al jefe revolucionario, y huyó con los 10 mil pesos en monedas de oro que recibió de éste para cuidar a los villistas.

Las razones de Madero

Kingo Nonaka recuerda también en sus andanzas el diálogo que sostuvo con Francisco I. Madero, el 6 de marzo de 1911, cuando lo curaba de una herida en la mano sufrida en la batalla de Casas Grandes, y en el que éste resume sus ideales revolucionarios.

“—¿Por qué ustedes se están matando, mexicanos con mexicanos?

—Yo soy jefe de un grupo, y nos estamos matando unos con otros de la misma raza, pero ellos pertenecen al ejército federal, la gente de Porfirio Díaz, el dictador, y para él, los mexicanos no tenemos garantías, ni justicia ni igualdad, somos esclavos de los ricos extranjeros y entre nosotros los mexicanos tenemos gente muy competente para desempeñar cualquier trabajo por delicado que sea, pero para el presidente Díaz, que apoya sólo a los ricos extranjeros, los mexicanos no existimos. Por eso estamos matando a los partidarios y a la gente de Porfirio Díaz. ¿Me entendió, mi doctor Nonaka?

—Sí, señor.”

Tesoro por casualidad Genaro Nonaka García recuerda cómo su padre le narraba por episodios sus andanzas revolucionarias y cómo encontró los apuntes que luego transcribió para su publicación en el volumen. Incluso destaca cómo la suerte y la casualidad influyeron para rescatar el valioso acervo fotográfico que a la postre él donó al Archivo Histórico de Tijuana, a cargo de Rivera Delgado, para su preservación y difusión.



Refiere que hace más de una década el historiador Fernando Aguilar Robles Maldonado halló en un mercado local de pulgas una caja de cartón con negativos que decían “Foto Nonaka”. Luego lo buscaron a él para que, como único familiar vivo, autorizara la difusión y publicación de las imágenes.

Por su parte, Rivera Delgado destaca la relevancia del acervo fotográfico para la historia de Tijuana.

“Es un legado importantísimo. Da una nueva perspectiva sobre la ciudad de Tijuana, que históricamente ha estado vinculada con la leyenda negra. Las fotos de Nonaka, de 1923 a 1942, nos muestran una Tijuana diferente, una historia diferente, centrada en manifestaciones culturales, cívicas, deportivas, y cómo se transforma de pueblo a ciudad”, dice el investigador.

Nonaka abrió dos locales fotográficos en Tijuana. Uno, La Moderna, en la calle Segunda, esquina con la avenida B (hoy Constitución); y Estudio Nonaka, en la calle Sexta, poco antes de recibir su carta de naturalización como ciudadano mexicano en 1924, firmada por el presidente Plutarco Elías Calles.

Documentó la religión, la cultura, la política local y el comercio, destaca el historiador Rivera Delgado.

“Antes de 1923, cuando abre su primer estudio, toda la fotografía sobre Tijuana es turística, por turistas y r reporteros. Pero gracias a las fotos de Nonaka hoy podemos reescribir la historia de Tijuana y presentarla desde otro punto de vista. Él registró que Tijuana tenía inquietudes sociales y culturales”, agrega el director del archivo.

El historiador precisa que Nonaka donó alrededor de 300 fotos, parte de las cuales fueron exhibidas en 2002 en Nonaka en Tijuana: Retrospectiva fotográfica de la Tijuana de antaño, que se presentó en el Archivo Histórico y la Sociedad de Historia de Tijuana y en San Diego y San Ysidro. Ya se planea un libro con fotos de Nonaka, quien murió en la Ciudad de México en 1977 y descansa en el Panteón Jardín.

Qué fue de la RM, la primera del Siglo XX




La primera gran revolución del siglo XX fue la Revolución Mexicana, antes que la bochevique que desembocó en la creación de la UnIón de Repúblicas Socialistas Soviéticas(URSSS), presidida por Lenin.

 ¿A cuál le fue mejor o peor?

La Historia dice que la URSS se desintegró en 1991, luego de la llegada al poder del reformista Mijail Gorbachev, con su perestroika y glastnot (reestructuración y transparencia),que ya había detonado la llamada "revolución de tercioipelo" en los países del bloque soviético en Europa del Este, y la consecuente caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989.
La madre patria ideológica de aquel engendro histórico, político militar, Rusia, es ahora, como todo el resto de los países ex satélites soviéticos, un país convertido al capitalismo salvaje- sin tradición democrática-,con un ex agente de la KGB, Vladimir Putin, al frente como un nuevo Zar.

 ¿Y México, mexiquito lindo?

 Pues aquí sigue, ahí la llevamos,entre fuego cruzado y corrupción galopante, con 120 millones de habitantes, enorme, como su vergonzoso rezago de 50 millones de marginados, la mayoría en el sur mexicano y los pueblos índígenas; una deuda inadmisible en un país rico, una de las primeras 15 economías del mundo.

Por otro lado, el lado luminoso, el de las conquistas sociales, con una transición democrática incipiente, inacabada,imperfecta, pero real; tan hiperreal que entre sus deformaciones cuenta la de un nuevo caudillo, el principal líder opositor de "izquierda, que si bien no es dueño de vidas y haciendas al viejo estilo, sí es amo y señor de un partido político, financiado por el acaudalado Estado Mexicano.
 Más que partido, una "secta" seudo religiosa, plagada de cascajo "purificado",  políticos y empresarios pepenados del viejo PRI, que bien pudiera convertirse en el nuevo partido en el poder, con una pequeña ayuda de potenciales aliados extranjeros como Putin.

lunes, 20 de noviembre de 2017

EL KIOSKO ORIGINAL Y AQUELLOS TIEMPOS

Todavía no se apagaba el fuego revolucionario, y ya los gobiernos "emanados de la Revolución Mexicana", empezaban a "hacer justicia" en esta lejanísima isla llamada California, luego de que en una primera incursión las huestes carrancistas al mando del general Cornejo,habían destruido los viveros perlíferos de isla del Espírtu Santo, propiedad del empresario Gastón Vives, entonces presidente municipal porfirista de La Paz; una industria floreciente, con tecnología de punta, principal fuente de trabajo de los paceños. Este kiosko original, centro neurálgico de la vida social porteña, tan lleno de vida con sus jueves de serenata, orquestas como la de los Hermanos Paz González y los Hermanos Castro, eventos carnestolendos, punto de partida y retorno de concursos de nado, concentraciones políticas,fue destruido por el ultimo gobernador militar del Territorio Sur de la Baja California, el general regiomontano, Bonifacio Salinas Leal,que también devastó otros edificios simbólicos como el antiguo Palacio de Gobierno, situado frente al jardín Velasco, y taló uena arte de los laureles de la India que con su generosa fronda sombreaban todo el malecón.. Tanto el kiosko como el Palacio... fueron replicados, reconstruidos, por el primer gobernador constitucional del nuevo estado de Baja California Sur, Ángel César Mendoza Arámburo(1975/81), por cierto padre del actual gobernador Carlos Mendoza Davis. Al general Salinas le costó caro el agravio al pueblo sudcaliforniano. Fue expulsado por el resucitado Frente de Unificación Sudcaliforniao (FUS),el mismo movimiento popular que ya en los 40 había solicitado la renuncia de otro gobernador militar, aunque de otra jerarquía política, humana,moral: Francisco J. Mújica, quien gustoso aceptó propuesta. Salinas en cambio se resistió,pataleo, pero se tuvo que ir para cerrar la etapa de la "bota militar" y abrirle paso a los gobiernos civiles y civilistas. Urge otro FUS. Desde allá venimos...vinimos.

jueves, 21 de septiembre de 2017

REPENSAR MÉXICO

La emergencia de lo que Carlos Monsiváis llamó la "sociedad civil", se dio con el sismo del 19 de septiembre de 1985; un fenómeno que ahora,32 años después, se repite en un país muy distinto. Lo sabemos quienes vivimos esa época de hiperinflación de tres digitos y asfixiante cerrazón política y mediática. Pero para los más jóvenes, particularmente los llamados millennials, esta manifestación colectiva seguramente es una novedad. Como a nosotros tres décadas atrás, a estas nuevas generaciones ese espectáculo de gente de diversas clases sociales participando espontánea y coordinadamente, sin arengas ni acarreos, desinteresadamente, en las tareas de rescate y apoyo a las víctimas, debe haberles cambiado la idea que tenían del "pueblo". Un pueblo, sociedad civil, que en los 80 también se hizo presente en la revuelta ciudadana detonada por la ruptura al interior del PRI/Gobierno de la" corriente democrática"; que ya convertida en el Frente Democrático Nacional, cimbró al viejo régimen autoritario en las elecciones del 88,marcadas por la "caída del sistema" de cómputo y la sombra del fraude. Un parteaguas histórico de la transición democratica que como primer paso arrebató al gobierno la autoridad electoral y creo el IFE, ahora INE, instancias ciudadanizadas. A la vuelta de los 90, la oposición en su conjunto, PRD-partido derivado del FDN que abrió el boquete del 88-,y el PAN, ganó la mayoría en el Congreso; inaugurando la vía electoral en el todavía DF, la izquierda perredista conquistó lanueva Jefatura de Gobierno de la CdMX, y la derecha panista la presidencia de la República con el panista Fox en 2000. Además, ambos partidos de oposición se hicieron de varias gubernaturas a partir de 1989, con el neopanista Ernesto Ruffo en BC. El resto es historia conocida. Y que cada quien saque sus propias conclusiones, pero es innegable que el país ya no fue el mismo. Un cambio apuntalado por una apertura mediàtica que tiene como punto de inflexión lo que se conoce como el "golpe " del gobierno de Luis Echeverría al diario Excélsior, en 1976; la salida del grupo del director Julio Scherer , y la consecuente fundación del semanario Proceso, el diario Unomsuno, y la revista Vuelta, dirigida por Octavio Paz, como continuación editorial de Plural, auspiciada por Excélsior. Sí, Paz, el poeta y ensayista, nuedtro vilipendiado Nobel, autor de Piedra de sol, Himno entre ruinas, El laberinto de la soledad y el Ogro filántrópico, entre otras obras imprescindibles; director de la revista que anunció "el fin del PRI. ¿Qué sucederá luego de esta nueva i rrupción del pueblo ciudadanizado, de esta nueva expresión de solidaridad y responsabilidad colectivas precisamente al arranque de las campañas políticas de cara al fatídico 2 de julio de 2018? Es muy probable y deseable que una lección fundamental prenda y perdure: la realidad mexicana, su diversidad social y pluralidad política; la vastedad , profundidad histórica y grandeza de un país de 120 millones de habitantes, una de las primeras 15 economías más ricas del mundo, riqueza injustamente distribuida;azotado por la narcoviolencia y la corrupción institucional, es una realidad nacional que no puede ser abordada con consignas, mantras, maniqueísmos de ningún signo . Que la tragedia sea una sacudida que deje entre los escombros la pereza mental y el odio que todo oscurantismo engendra. Hora de repensar y revalorar la complejísima realidad de la gran nación mexicana, con un objetivo prioritario: saldar la vergonzosa, indigna,indignante e injustificable deuda histórica con los desposeídos, integrarlos a la casa de todos. Tenemos con qué. Y mucho: potencial económico, social, e invaluables reservas éticas y morales.

viernes, 15 de septiembre de 2017

OTROS GRITOS

Desde los tiempos de la secundaria no asisto a una Noche del Grito. Ni a la infumable ceremonia oficial ni a la verbena popular. Ya en la prepa, con tequila, guitarras, eslipins y demás parafernalia jipiosa, nos íbamos a la playa a festejar alrededor de una fogata. Y se hacía la Lunada en aquellas noches septembrinas todavía frías, escarchadas, sabrosas, por los rumbos de Costa Baja, Las Hamacas o El Mogote. Los Infante, Negrete, Solis, José Alfredos, alternaban con los Dylan, Lennon, Hendrix, Plant, Morrisons, prefigurando una Patria expandida, cosmopolita, universal. Algunas parejitas se perdían como ascuas fugitivas tras los promontorios de cantera , entre los mangles, buscando el corazón de lo oscurito. Qué gritos,grititos y gritotes los de esas noches del 15 de septiembre. ¡Saludes!

martes, 12 de septiembre de 2017

El 9/11 chileno de 1973 , el exilio y el compañero Luis

Impactantes titulares de los diarios vespertinos de la Ciudad de México: El presidente Salvador Allende, derrocado y ejecutado por un golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet. Se cancelaba o postergaba la posibilidad histórica de instaurar un socialismo democratico en AL , a la vez que implantaba la avanzada del modelo neoliberal en el subcontinente. Aquí vivíamos el México post 68, del presidente Luis Echeverría, ex secretario de Gobernación del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, que una vez en el poder se despojó del disfraz de un disciplinado burócrata y se puso el del populista, adalid del nacionalismo revolucionario, que pretendió rebasar a la izqyierda por la izquierda y convertirse en Líder del Tercer Mundo. El México que se encaminaba a una primera devaluación del peso ante el dólar-adiós al granítico 12 50- después de varias décadas, y a una etapa de cierta inestabilidad económica al final del sexenio; pero un México desde el que los golpes militares como el chileno, eran fenómenos lejanos, tragedias centro / sudamericanas. A pesar de Tlateloco y San Cosme, la "guerra sucia" contra la guerrilla, la "democracia dirigida y centralizada", México era México, el Big Brother latinoamericano; y el PRI, partido único, artífice de la "dictadura perfecta", se ufanaba del "milagro mexicano", "el desarrollo estabilizador", "la economía mixta", y sobre todo, de esa larga estabilidad política y social con crecimiento sostenido por encima del 7 %, que contrastaba con la revuelta de los gorilas golpistas de Guatemala a la Patagonia. A este México generoso , de brillante política exterior y prestigio diplomático,que había dado asilo a la República Española, refugio a Sandino, a Fidel y al Che, al Frente Sandinista, a la revolución salvadoreña, llegó el exilio chileno con Hortensia Bussi , la viuda de Allende a la cabeza. Una diáspora que, como antes la española y años más tarde la argentina, aportó una buena dosis de energía intelectual y cosmopolitismo a la vida cultural y social mexicana. Una de los espacios ocupados por la intelectualidad del exilio chileno, fue el Centro de Estudios del Tercer Mundo, fundado por su protector Echeverría en sus dominios de San Jerónimo, en aquel prehistórico DF. Mientras que para mi generación y sus alrededores, Echeverría era junto con GDO , uno de los principales responsables del genocidio del 68, para los chilenos, cubanos y buena parte de la izquierda latinoamericana, y del resto del tercer mundo, el ex presidente mexicano era un aliado, el compañero Luis.