viernes, 7 de diciembre de 2018

Instantáneas Entierro de Pepe Revueltas y acto de contrición




I. Entierro

Gerardo de la Torre.

Corría el mes de abril de 1976. Pepe Revueltas había muerto pesando poco más de cuarenta kilos y era velado en la Agencia Gayosso de Félix Cuevas. A Pepe se le había ocurrido morirse el mismo día que asesinaron a Sarita Ornelas —lideresa de vendedores de billetes de lotería y candidata a diputada por el PRI—, a quien velaban en la misma funeraria.
Pardeando la tarde, el candidato presidencial José López Portillo acudió a ofrecer sus condolencias a la familia de Sarita y ya en Gayosso le informaron que en otra sala se hallaba el cuerpo de Pepe. Una larga comitiva acompañó al candidato en el trayecto hacia la capilla del escritor. López Portillo al frente, serio, solemne. Y mucho más serio y solemne se vio, desconcertado, estupefacto, al caer en cuenta de que en la capilla no estaban ni Pepe Revueltas ni el ataúd.
—Se lo llevaron los muchachos para hacerle un homenaje en Ciudad Universitaria —informó un empleado.
¡Pues ah qué pinches muchachos!
Candidato y comitiva dieron media vuelta y abandonaron la agencia funeraria silenciosos, con aire digno.
El entierro del escritor se había acordado para la tarde del día siguiente. Al filo de las dos los empleados metieron la caja a la carroza. En cuanto cerraron las puertas del vehículo, un grupo de estudiantes se dirigió a Emma, la esposa de Pepe.
—Queremos llevarlo en hombros. El panteón no está lejos. Podemos.
Emma, mirándolos con cierta desconfianza, lo pensó un buen rato y al fin dio su consentimiento. Seis de los muchachos comenzaron a tirar del féretro, y cuando todo el peso estuvo en sus manos, se les vino abajo. Inclinados, ayudándose con muslos y rodillas, lograron apenas evitar la caída.
Ya veíamos los espectadores el ataúd golpeando el piso, abriéndose y dejando salir el cuerpo afiladito que rodaba y rodaba por el concreto del estacionamiento. Quedó el asunto en visión imaginativa, porque los muchachos lograron soportar la caja y devolverla a la carroza.
—Muy mal, muchachos —dijo Emma—. Mejor que el coche se vaya despacito y con las puertas abiertas. Y nos vamos caminando detrás, acompañando a Pepe.
En esa circunstancia nadie mandaba más que Emma, de modo que la carroza, seguida por el cortejo mudo y doloroso, avanzó lentamente por Gabriel Mancera, torció en Obrero Mundial, luego en Monterrey, más tarde en Bajío y al fin cruzó la avenida Cuauhtémoc para desembocar en el Panteón Francés de La Piedad.
En el cementerio el ataúd fue montado sobre las correas que más tarde lo depositarían con suavidad en el fondo de la sepultura. La gente, en medio de un magnífico silencio, rodeó la fosa. En el borde, el secretario de Educación Pública, Víctor Bravo Ahuja, echó mano a ciertas cuartillas y comenzó a leer un discurso que evocaba al hijo aquel de Durango que en unos llanos polvorientos inició el duro aprendizaje de una vida que…
—¡Que se calle! —clamó una voz anónima.
En el primer momento se oyeron sonidos sibilantes que pedían silencio a quien interrumpió el discurso. Luego, otras voces se sumaron a la que empezó la interrupción.
—¡Sí, que se calle!… ¡Que se calle!
Cundió el desconcierto porque sólo quienes se hallaban en los círculos cercanos a la fosa habían identificado al hombre del discurso, de modo que se levantó una barahúnda en la que destacaban los que se calle, hasta que alguien, desde lo alto del montículo de tierra destinada a cubrir el ataúd, explicó que el orador era quien era y por tanto no podía permitírsele continuar.
Entonces el grueso de la multitud se inclinó por el sólido "que se calle". Porque cómo era posible que el funcionario de un gobierno sucesor y cómplice de otros gobiernos que en diversos momentos encarcelaron a Pepe (en 1928, 1932, 1934, 1968) viniera a hacer el elogio de quien antes fue ferozmente condenado.
Rosaura Revueltas alzó la voz enérgica, mientras a su lado don Víctor, gacha la cabeza, se veía intimidado.
—¡Pepe es mi hermano y voy a permitirle hablar a quien yo quiera!
—¡Pero también es nuestro camarada! —replicaron airadas voces.
Marginado de la violenta discusión que siguió, don Víctor, con movimientos suaves, a socapa, se guardó las cuartillas, y hasta el final, con su traje color ceniza cada vez más ceniciento, permaneció ante la fosa con la cabeza baja.
Martín Dozal, preso político del 68 y compañero de celda de Pepe en Lecumberri, trepó la cruz de cemento de una tumba contigua y en equilibrio tenso, precario, comenzó a lanzar andanadas verbales contra esos que ahora sí, modositos, acudimos a despedir a José Revueltas, pero jamás lo visitamos, desgraciados, cabrones, en Lecumberri.
Tronaba Martín. Y los demás, como el secretario de Educación, inclinamos la testa. Entonces allá, en los confines de la multitud, alguien comenzó a entonar La Internacional.
Martín descendió de la cruz. Se reanimó aquella masa que, por su inconsciencia o su inconstancia había sufrido la reprimenda. Más y más voces se unieron a la de quien habían iniciado el canto revolucionario. Pero era aquello una maldita mescolanza, porque cada quien cantaba la versión que se sabía. ¿Había que decir arriba pobres de la tierra o arriba los pobres del mundo?
—¿Pero qué clase de Internacional cantas tú, desdichado? Si no me equivoco es la troskista.
—¡Y yo qué culpa tengo de que seas un maldito comunista ortodoxo!
El poeta Efraín Huerta, que hacía poco había salido de una terrible operación, andaba por allí como perdido. El cuentista Juan de la Cabada, meneando la algodonosa cabeza, trepó al montículo de tierra y pedruscos amarillos que cubrirían el féretro.
Dos músicos, violín y cello, desenvainaron los instrumentos, colocaron las partituras en sus atriles y, ajenos al bullicio, se sentaron a afinar. Y la multitud continuaba cantando La Internacional, cada quien por su lado y a todo pecho, despidiendo con la tosca melodía y las apasionadas palabras a Pepe Revueltas el escritor, el combatiente, el camarada.
Los músicos, imperturbables, seguían afinando y al fin comenzaron a tocar un oratorio fúnebre apenas audible. Porque si bien el secretario de Educación permanecía en silencio, mucha gente exigía a gritos que se fuera y no faltaban las respuestas altisonantes, iracundas.
La encolerizada Rosaura no se apartaba del secretario de Educación. Don Víctor, inmóvil, no tenía ojos sino para contemplar el fondo de esa fosa en la que pronto reposaría el sujeto de su inacabado discurso.
Qué algarabía. Qué gritos.
—¡Esto es un verdadero desmadre! —exclamó Juan de la Cabada. Y desde la altura de su integridad, trepado en el montículo de la tierra que cubriría el ataúd, alzó los brazos y dijo:
—¡Un aplauso para Pepe Revueltas!
Comenzó el mismo Juan a aplaudir y se desató el aplauso colectivo y se apagaron las voces de los camorristas. Luego, entre la masa sobrevino un denso silencio. Y entonces pudieron escucharse nítidas las notas del oratorio fúnebre.
Rosaura hizo una seña a los enterradores y el féretro inició su descenso. Pronto las paletadas de tierra comenzaron a cubrirlo.
Fuera del panteón se habían congregado Manuel Aguilar Mora y otros militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores. En eso salió en su auto Manuel Marcué Pardiñas, veterano combatiente, hombre de izquierdas que por entonces acompañaba en sus giras al candidato presidencial priista.
—¡No tienes vergüenza, Marcué! —le gritaron.
—¡Eres un cínico!
Carlos Félix, viejo camarada de Pepe, se hallaba asido al enrejado del panteón, aferrándose a los barrotes para que todo el alcohol que ese día había bebido no lo derrumbara. Meneando la cabeza, dijo como para Marcué, quizá para sí mismo:
—No les hagas caso, ingeniero, te tienen envidia.
Sobre la avenida Cuauhtémoc, el auto de Marcué ya cruzaba la elevación del Viaducto.

NOMBRES



 Hay nombres propios que aluden a etapas del día como Aurora o Alba, pero no tengo el gusto de conocer a un Día, Mediodía, Tarde , Noche, Medianoche Cota, Burgoin, Davis, Talamantes.

 Un(a) Madrugada Rivera, González, Martinez Velasco.

 Menos a alguien llamado Crepúsculo Castro ni a ningún o ninguna Hoy Fox ,Ayer Bartlett o Mañana Sheinbaum o Monreal.

 Y qué decir de un  Pasado o Preterito , Presente o Futuro Pérez, Ruffo o Peñuñuri para no hablar del subjuntivo o pluscuamperfecto.

 En lengua inglesa sonaría bien una Yesterday McCartney o un  Never Trump.

 O bien,retomando la tradición de los pueblos originales de bautizar con analogías elementales, literalidades naturalistas,  costumbristas, la tribu pos moderna podría optar por un Toro INE Sentado Córdova o un Feisbukkerrly, Chatuno, Linkillo, Postaco o Tuitiux X.
Digo, en vez de esos nombres tan sofisticados que pretenden hacer más interesantes a personas que pecan de simples.

Y así por el estilo.

Con números y colores, por ejemplo.

Cuarto Tirado, Quinto Malo, Amarillo Wong, Verde Lorca, Púrpura Hendrix, Naranja Partida ,Anaranjado Pardo o , en el colmo de la incorrección política, Negro Negrete. ( Iba a decir Lila Down y Rosa Espinosa, pero creo que ya existen) .

Quienes nacen con un destino literario manifiesto podrían llamarse Booky Borges, Versolio Paz, Parrafón Fuentes, Panfletuina Poniatowska , Gossip Loaeza, Páginaria Rojas.

 Un pariente un tanto díscolo (?)me confiesa que si "el azar, la calentura o el amor, valga la redundancia"(lo cito), le concediera un séptimo hij@, se llamaría Nimodo.

Nimodo Agramont.

domingo, 2 de diciembre de 2018

HUMILLACIÓN A PEÑA Y FALSA ALTERNATIVA







Enrique Peña Nieto tenía bien merecida la humillación que le recetó su más letal engendro político ayer en  San Lazaro.

Peña, en el banquillo de los acusados, encarnando a esa clase política marca Altacomulco, en su versión neoliberal, corrupta, frívola, cínica, incompetente.

(Estereotipos que no han tenido problemas para emigrar a la "nueva" hegemonía)

Bien merecido.

El problema fue  la propuesta alternativa.
Una fuga a ese mismo pasado político pero  presentado en su lado luminoso del "milagro mexicamo,"

El retorno al modelo estatista del "desarrollo estabilizador" del antiguo régimen priista.

El presidente exaltó los índices de crecimiento económico en ese periodo,  pero nada dijo del entorno  político de partido único,  y un PRI/Gobierno autoritario, antidemocrático, con la figura presidencial exigiendo culto.

Fue precisamente en esta etapa del "desarrollo estabilizador"(1958/71), en que sucedieron los crímenes de Estado de Tlatelolco 68 y San Cosme 71.

Y, a pesar de ser el producto más "acabado" de nuestra transición democrática, el presidente AMLO tampoco se refirió a este proceso aparejado a la apertura neoliberal.

Que por cierto-  y esto fue otra de sus selectivas omisiones- NO trajo la crisis como lo quieren hacer creer las consignas de cuarta.

Al contrario: fue consecuencia del truene del modelo   "estabilizador" al final el sexenio de López Portillo.

Un doloroso ajuste de cuentas.
Literalmente.

sábado, 1 de diciembre de 2018

AMLO, EN DEUDA CON LA DEMOCRACIA













La llegada de AMLO a la presidencia, confirma lo que algunos de los vencedores niegan: la vigencia de nuestra transicion democrática.

Una democracia que no es producto de una
perversa  coartada de la "mafia del poder" para perpetuarse como tal- como dicen "ideológos" como Ackerman- sino una CONQUISTA COLECTIVA de la sociedad mexicana en su conjunto: diversa, plural, compleja.

Una democracia incipiente, imperfecta, en construcción, pero tan funcional que hizo posible el triunfo de un candidato que prometió un cambio de régimen; una sacudida electoral pacífica con una transición sin mayores sobresaltos.

Los vencedores, ya en el poder, deberán ser consecuentes con este proceso histórico, y  fortalecer el andamiaje institucional, fuente de su legitimidad democrática.

Si no es así, si se confirman las amenazas de regresión autoritaria, que esa misma democracia se los reclame.


SOBRE EL DISCURSO

Obsesionado con la condena al neoliberalismo, AMLO  olvidó que dentro de ese periodo se inició la transición democrática que finalmente lo llevó al poder.
Y también, que si bien durante el priato que tantos elogios le mereció, la economía creció a un ritmo promedio de 5% , y aun de 6 de 1970/ 1982, concuyó en desastre económico y político con López Portillo.

En truene del modelo estatista y autoritario, antidemocrático, de partido único, por el que siente tanta nostalgia.

Por si quedaba alguna duda, la restauracion de ese pasado es su modelo de futuro.

Y con México ya protagonista de un mundo globalizado.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

LUNA DE MIEL Y PROSPECTIVA



Por Eligio Moisés Coronado


Cuando el presidente electo de México era candidato, abiertamente y con toda claridad pidió a sus potenciales sufragantes que, con la certeza que le daban las encuestas para ganar la presidencia, votasen también por los miembros de su partido que competían por los puestos de senadores y diputados al Congreso de la Unión.

   Desde entonces quedó advertido a todos que el personaje pretendía así, una vez en la titularidad del poder ejecutivo, neutralizar toda desaprobación a sus iniciativas de ley en las cámaras federales. Ése es el principio de toda preponderancia política: la cancelación de la autonomía de los poderes públicos.

   Pero su incuestionable autoritarismo habrá de expresarse de otras muchas maneras a partir del 1 de diciembre próximo, porque existen infinitas pruebas del ímpetu irracional que ejerce contra quien lo contradice o cuestiona.

   Termina así la etapa lunamielera del siguiente titular del ejecutivo nacional con la expectante cuanto ingenua sociedad mexicana y las fuerzas políticas reales (e igualmente cándidas) del país: actitud cálidamente democrática que durará tan poco tiempo como los pocos días que faltan para que proteste cumplir y hacer cumplir la Constitución de la República, antes de proceder a modificarla a su conveniencia.

   Evitemos engañarnos y formarnos espejismos insustentablemente optimistas: el nuevo presidente es la misma persona de ideas retrógradas, simplistas, desinformadas, ajenas a las aspiraciones reales del país y faltas de sentido de innovación y visión a todos los plazos, la misma que embiste contra aquellos a quienes siente adversos, que se enfurece cuando lo contrarían, que arremete verbalmente al mismo tiempo que sus seguidores lo hacen en forma violenta, de lo cual hay testimonios cotidianos.

   Como querrá perpetuarse en la presidencia según suelen hacer todos los demagogos que llegan al poder por la vía democrática y luego se convierten en autócratas (basta revisar un poco la historia para saber que ese capítulo es el que sigue), habrá de reformar la Constitución General en los primeros tres años de gobierno, ya que, en el transcurso de ese periodo, los recién instalados en la función pública habrán tenido tiempo de mostrar su verdadero rostro.

   En 2021, a mitad del sexenio, se modificará la composición de los congresos de la Unión y de los estados una vez que la gente se decepcione de los legisladores que ocupan ahora la bancada oficialista. Y entonces le será imposible contar con mayoría calificada en las cámaras federales así como en la mayoría de las de provincia para reformar a su gusto la Carta Magna. De tal modo que desde el primer trienio de ejercicio le será inevitable mostrar el auténtico gen absolutista que en verdad lo mueve.

   Al mismo tiempo se iniciará la cancelación de todo ejercicio de libertad de expresión, que es mucho más que libertad de prensa: Quedará prohibido pensar por cuenta propia, diferir del ideario estatal y manifestarlo. Los medios de comunicación críticos comenzarán a sufrir los embates de la represión, acusándolos de servir a intereses extra nacionales, de obstaculizar los avances de la “cuarta transformación”, hasta de traición a la patria.

   Para justificarlo será indispensable crear un gran enemigo del “pueblo”: en campaña impune de doce años (2006-2018) fue la mafia en el poder; ya enquistado en éste se tendrá que inventar otro.

   Para Fidel Castro (Cuba) fue el bloqueo de los EUA; para Hugo Chávez (Venezuela) fue el imperio norteamericano; de Rafael Correa (Ecuador) eran quienes pensaban diferente; para Nicolás Maduro (delfín de Chávez) ha sido la guerra económica; el de Evo Morales (Bolivia), el capitalismo, el peor enemigo de la humanidad; de Daniel Ortega (Nicaragua), los Estados Unidos, para variar.

   Pero el peor enemigo de los pueblos que los padecen, son ellos mismos, demostradamente.

   Al parecer el paradigma histórico del nuevo régimen es don Benito Juárez, quien al lado de su defensa de los valores republicanos tiene el estigma de haberse mantenido en la presidencia durante 15 años (1857-1872) mediante sucesivas reelecciones, y hubiera permanecido en ella sólo que la muerte le canceló todo proyecto en tal dirección, además de que su paisano Porfirio Díaz lanzó contra ese continuismo, en 1871, el plan de La Noria, apoyado, entre otros militares de alto rango, por nuestro paisano Manuel Márquez de León, autor del libro “Don Benito Juárez a la luz de la verdad”. La pregunta que se deriva de esto es si la persistencia del señor Juárez García en la jefatura del Estado es la inconfesada inspiración del nuevo presidente. 

   Los empresarios han intentado suscribir las paces con él, en intento de exorcizar la sospechada y amenazadora intervención del estado en las competencias de la iniciativa privada. Sin embargo, en este sentido resulta inevitable recordar la temible sentencia chavista:

- ¡Exprópiese!

- ¡Exprópiese!

- ¡Exprópiese!

   Quienes opinamos en cualquier espacio impreso o tecnomedio contamos con poquísimo tiempo para continuar alertando, antes de que el gran mandante nos dé a elegir lo que ha sido norma para los opositores en los países del Foro de Sao Paulo (socialismo del siglo XXI), al que pertenece el PRD desde que lo dirigía el recién elegido presidente mexicano, y ahora el partido Morena, la organización política de su propiedad, por supuesto:

   Encierro, destierro o entierro...

   ¿Paranoia? Ojalá: si es el caso, celebraremos habernos equivocado. De todos modos será sano mantener la reserva.

   Nadie, pues, diga que lo engañaron cuando el probable cuanto indeseado escenario se convierta en pavorosa realidad.

DE migrantes a migrantes



Hay migrantes que tienen menos fortuna que los centroamericanos.

Los mixtecos y triquis que llegan a la Península de la Baja California,  enganchados por las empresas agricolas de San Quintín o Valle de Oaxacalifornia.

Entre ellos, menores que también son explotados y viven en miserables cuartuchos de cartón, cuarterías, sin los más elementales servicios sanitarios.

Muchos de estos compatriotas son indocumentados en su propia patria.
Monolingües, sin registro civil, y por tanto sin existencia legal.

Algunos de sus usos y costumbres son aprovechados por vivales de las ciudades fronterizas para seguir explotándolos.

Como en el caso de la facultad del padre de ceder en matrimonio a sus hijas.

Si en el pueblo nativo  el novio está obligado a ofrecer a los familiares una fiesta, lejos de casa y de la familia el festejo se cotiza en dinero en efectivo, convirtiendo el ritual en una compraventa, en la mayoría de los casos de menores de edad.

Niñas de 12, 13 años que en Ensenada, Tijuana, Mexicali, son prostituidas o utilizadas en trabajos domésticos.

Pero este flujo migratorio y sus remanentes, no han sido, desde los años 60,  prioridad en la agenda gubernamental, ciudadana, y , sobre todo, de ciertos grupos que integran el mundillo contestatario fronterizo; como sí lo es -y qué bueno- la defensa de  los derechos humanos de los migrantes hondureños recién llegados a Tijuana.

Doble rasero determinado por la rentabilidad y la corrección políticas.

domingo, 9 de septiembre de 2018

¿Y LAS OTRAS CONSULTAS?



Aprovechando el momentum  de la consulta celebrada ayer sábado para elegir una terna para la dirección de Cultura municipal(El cabildo decidirá), no estaría mal continuar con otras sobre rezagos que hasta ahora han sido tabú para el medio cultural local y sus activistas más contestatarios.

Vayamos al rescate de espacios públicos como el Instituto de Radio y Televisión, el Centro Cultural La Paz(y con ello el Instituto Sudcaliforniano de Cultura), nuestra universidad pública, la UABCS, entre otros.

El Instituto Estatal de Radio y Televisión (IERT) nació como una  concesión de radio cultural(la señal es propiedad de la nación).y pertenece a la sociedad que la financia con el recurso de los contribuyentes, y no a un grupo de poder político en particular que la ha convertido en un vil instrumento de propaganda gubernamental.

El Centro Cultural La Paz, fue entregado por el entonces gobernador Marcos Covarrubias, a su hermano Refugio, mejor conocido como el Cuco,  como  parte del botín institucional que de acuerdo a esta lógica hamponeril le correspondía para repartir discrecionalmente  entre sus allegados.

Así llegó a ese puesto la persona que desde entonces finge como directora. Una ex edecán, sin ningún antecedente en el medio cultural,  semianalfabeta (Lady Elicoctero, en FB)y con graves problemas de personalidad  que la han llevado a protagonizar penosos incidentes.

Una burla cruel para la comunidad cultural porteña y la Ciudad de La Paz.

En el caso de la UABCS, nuestra universidad pública ha sido convertida, desde 1999, en un botín político  del grupo en el poder estatal.

 Ha suspendido la publicación de la revista universitaria mientras utiliza la imprenta para la impresión de propaganda política y negocios editoriales con los directivos del ISC.
Mantiene funcionando bajo censura(nada de crítica a las autoridades tutelares) y con alcance muy limitado Radio Uabcs y ha cancelado el proyecto de TV UABCS
.  El extensionismo universitario también fue liquidado.
  Al interior existe un regimen parapoliciaco  y represión laboral y académica a los disidentes. Pórtate bien y hasta beca te damos.
 Hace unos dias un periodista publicó información documentada sobre  los escsndalosos sueldos de la élite: 237 mil para el rector, 197 mil para el secretario académico.

Pero nadie se indignó lo suficiente.
Algo que alcanzara como para convocar a  una consultita.