Loading...

lunes, 25 de enero de 2016

HISTORIAS EJEMPLARES




Esos "20 minutos a solas con El Chapo",recuperados por la magnífica, puntual crónica de Héctor de Mauleón publicada hoy en El Universal, podrían  ser atisbos de un punto de quiebre hacia un mejor país.

Es el drama vivido  por los  agentes de la Policía Federal que aprehendieron al fugitivo más buscado del mundo, y a su principal lugarteniente, en una autopista al norte de Los Mochis.

Y, ante la avanzada- detectada por radiofrecuencia- de treinta camionetas repletas de sicarios que se aprestaban al  rescate de su jefe, se refugiaron en el cuarto 51 del  Motel Doux, no sin antes pedir refuerzos.

En un primer momento, El Chapo les preguntó si sabían quién era.

-Sí, sabemos-le confirmó uno de los muchachos de la PF.

Las amenazas del jefe de sicarios, El Cholo, tuvieron también una respuesta contundente

-Guarde silencio..

Ya en el Doux, el capo de capos insistía:

"Ayúdenme a llegar a Chemoris. Les arreglo la vida para siempre".

Pero, contra todas las apuestas,  los jóvenes agentes resistieron.

El simple cumplimiento del deber, tenía como fondo  una cuestión de honor.

Dos semanas antes, diez mil agentes federales habían ovacionado de pie al agente sobreviviente de un narcoatentado que en mayo del 2015 derribó a un helicóptero de la PF, en el que murieron 17 compañeros.

"Van a venir a rescatarme y va haber un regadero de sangre, mejor ayúdenme a llegar a Chemoris.", seguía amenazando El Chapo sentado al borde de la cama enfundado en un camisón con las huellas  de tanta cloaca recorrida.

"Cállese", lo volvieron a atajar. Y una orden a los refuerzos recién llegados :"No hablen con él".

Puntualidad periodística y destreza literaria la De Mauleón.

(Un escritor al que  tuvimos oportunidad de tener como invitado al encuentro literario Lunas de Octubre, hace algunos años en Los Cabos)

Esta clase  historias de tintes heroicos, también merecen ser contadas, difundidas.

Y que cunda el ejemplo, la esperanza bajo el diluvio y esta larga y tenebrosa noche mexicana.

https://www.facebook.com/edmundo.lizardi#

http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/hector-de-mauleon/nacion/2016/01/25/veinte-minutos-solas-con-el-chapo#.VqZWV3T09R8.facebook

martes, 12 de enero de 2016

AQUÍ ESTUVIERON K Y CH💔💋💜👣❤




¿Cómo interpretaría un tipo tan rupestre y adicto a las mujeres como el Chapo la propuesta de la "La Bella" ,"La Dama", Kate del Castillo, de "traficar con amor"?

¿No era acaso "la vida un negocio" y solo había que "cambiar de mercancía"?

El Chapo contactó a la Reina del Sur, y le pidió licencia para enviarle flores. Gracia que le fue concedida al capo de capos.

Creo que aquí puede estar la clave del "increíble descuido" de un hombre reconocido por su paranoica disciplina, que facilitó su captura.

No es tanto su ansia de inmortalizarse como personaje cinematográfico, de reivindicarse como bandido generoso vía Hollywood.

No es tanto el glamur de Sean Penn. De quien quizás el sinaloense Guzmán no tenía mayores referencias.

Es  la bella y sensual Kate, ese "oscuro objeto del deseo."

La Reina del Sur buscando encarnar en la vida real.

Es posible que El Chapo -quizas el narco más longevo a sus 58 años-se haya vuelto a "enamorar".

Por eso se distrajo.

Y lo volvieron a "ganchar"



(Sube tema de fondo: " Las rejas no matan/ pero sí tu maldito querer"

domingo, 3 de enero de 2016

ALGUIEN FALTA


Alejandro Álvarez

Para Leonor

Hace varios años Leonor nos visitó, llegó decidida un día de finales del mes de diciembre:
-Me van a ayudar a hacer la cena de Año Nuevo. Vamos a cenar bacalao. Apunten por favor lo que necesitamos. Creo que con un kilo y medio de bacalao tenemos, somos pocos. De aceitunas y alcaparras un frasco grande y uno pequeño respectivamente, chiles güeros encurtidos  y si no hay pues cuaresmeños, dos pimientos morrón del color que quieran pero de preferencia rojo o amarillo, un cuarto de papa cambray, de esa chiquita, perejil, jitomate, ajo, cebolla y aceite de oliva. Lo vamos a acompañar con pan birote, no vayan a salir con que lo quieren con tortilla porque los saco de la casa. Si alguien quiere tomar vino cómprense uno blanco y si no prepararemos un ponche sencillo para lo cual necesitamos tejocotes, cañas, manzana, uva pasa, guayabas, clavo, canela y piloncillo.
Esa misma noche empezaron las instrucciones de la preparación:
-Pongan a remojar el pescado en agua fría y le cambian el agua lo más seguido que puedan unas tres o cuatro veces para quitarle toda la sal. Mañana en la mañana le dan un pellizco y prueban la carne que no tenga sabor salino. Laven toda la verdura para que esté preparada.
Todos teníamos algo que hacer al otro día:
-Uno que remoje por últimas vez el pescado y lo pone a cocer con unas hojas de laurel.  No debe cocerse mucho, sólo al punto en que lo podamos limpiar fácilmente de las espinas y pellejos y desmenuzarlo. Debe estar bien limpiecita la carne para comerlo con confianza. Ya sé que me van a decir que los peces no tienen espinas sino huesos pero nomás que se les atore una de esas en el pescuezo y verán si no sienten una espinadota. Otro pica media cebolla y cuatro dientes de ajo bien finitos.
-Alguien que se esté haciendo tarugo por favor muela cuatro o cinco jitomates grandes con un poco de cebolla y ajo y muy poca agua. Ya molido y colado fríen el puré de jitomate con aceite de oliva para que sazone. No le echen sal a nada hasta que al final lo cocinemos porque casi siempre algo de sal le queda al pescado y no se nos vaya a salar todo. Otro que pique el pimiento morrón, deshuese las aceitunas y las parta por la mitad. También partan por la mitad las papitas.
Temprano en la tarde llegaba a la recta final la preparación.
-La cebolla y el ajo picados póngalos a sancochar en aceite de oliva caliente, después le añaden el pescado ya limpio desmenuzado y lo mezclan. Luego le vierten el puré de jitomate sazonado, las papitas partidas, el pimiento, las aceitunas y las alcaparras. Vuelvan a mezclar. El perejil y los chiles güeros  al final, éstos últimos en poca cantidad para que no pique, por los niños. Ahora sí, pongan la sal al  gusto. Lo tapan y dejan hervir a fuego muy lento hasta que se cuezan las papitas que van a ser nuestro indicador. En unos quince minutos deben estar listas ya que no deben recocerse y denle una o dos movidas para que todo sea homogéneo sin batirlo.
-Para el  ponche en una olla pongan a hervir unos cinco litros de agua con toda la fruta que ya lavaron y partieron junto con las especies. La mitad de la olla debe ser de fruta. Partan el piloncillo en trozos pequeños y se lo van añadiendo hasta que alcance el dulce que les guste. Si lo quieren con piquete les recomiendo un roncito.
Cerca de media noche, sentada rezó una oración, al final de la cual arrancó la cena.
Este diciembre alguien faltaba en la mesa, era Leonor. Ella seguramente nos miraba desde algún lugar. La recordamos guisando bacalao de acuerdo a sus detalladas instrucciones.