Loading...

miércoles, 8 de abril de 2015

DESANGELADO ARRANQUE

http://jornadabc.mx/opinion/08-04-2015/desangelado-arranque
LA PAZ BCS.-Como estaba previsto, el pasado Domingo de Resurrección arrancaron oficialmente las campañas electorales con los dos principales candidatos presidiendo actos en diferentes horarios y ciudades.
El panista Carlos Mendoza Davis, de 45 años, lo hizo al mediodía en Loreto, Primera Misión y Primera Capital de las Californias, y tierra de los Davis, su familia materna.
Ricardo Barroso Agramont, el joven candidato  priista, senador con licencia de 35, prefirió madrugar con un acto al filo de la medianoche en el kiosko del malecón de La Paz..
Horas más tarde, a unas cuadras de allí, una ráfaga de armas largas desde un auto en marcha a otro,  cobraría la enésima víctima de la escalada de violencia que tiene consternada a la comunidad paceña.
Un arranque de  campañas macado por una guerra sucia sin precedentes en las redes sociales, que ha reducido la contienda política en un stand by entre el “narco” y el “adicto”.
La reciente aprehensión en San Diego de un concuño de Mendoza con una tonelada de mariguana,  y el supuesto pacto del gobierno de Marcos Covarrubias- del que fue secretario general de Gobierno en sus inicios-, con  narco cárteles a los que les habría vendido la plaza, han puesto  a Carlos bajo sospecha.
Multimillonarias inversiones en bienes raíces a finales del sexenio del bróker mayor, Narciso Agúndez-documentadas por  el semanario Zeta-, abonan este sospechosismo.
Barroso  seria  el  “adicto” confesó,  ya que, efectivamente,   hace unos días reconoció  públicamente que “en alguna etapa” de su vida, “pudo tener contacto con la droga”.
Así  las cosas, la exigencia  del antidoping  ha desplazado el debate sobre proyectos de gobierno.
Y ninguno de los dos candidatos ha tocado ni por equivocación temas de actualidad como la explotación de los jornaleros agrícolas en Comondú, la cloaca de la UABCS convertida en botín político, ni mucho menos nos han dicho cuál sería su política cultural tan estratégica en otras latitudes para combatir la inseguridad.
Puras vaguedades.    
Y el escenario queda listo para la revancha  electoral entre estos dos contendientes.
 La primera confrontación, por la senaduría, la ganó Barroso  en 2012 con su carisma natural  potenciado por la ola peñanietista.   


EN LORETO DE LOS DAVIS
Allá,  Mendoza Davis, también conocido como el Picore, volvió a evocar a su padre, el ex gobernador Angel Cęsar Mendoza Arámburo, quien en 1975  inició en Loreto su propia campaña sin oponentes reales , muy a tono con  aquellos tiempos del carro completo priista.
Inédita  paradoja aquí entre nos: un candidato panista  que tiene a la figura paterna, genuino  producto político del PRI, y emblema de la mejor época de ese partido en BCS, como inspiración y guía.
Un junior que por lo demás no heredó el carisma, el don de gentes del padre, que ahora pretende usufructuar desde un partido fundado en 1939 como contrapeso del  creciente corporativismo  del Partido de la Revolución Mexicana, antecedente inmediato del PRI, bajo el liderazgo de Lázaro Cárdenas, nada menos que uno de los iconos mayores del  “antiguo régimen”.
Una conversión la de Mendoza que los panistas tradicionales ven con desconfianza. Con más  visos de arribismo, de oportunismo político y obsesión  por el poder.
 Mendoza no tiene un equipo propio, y su futuro depende de la estructura del gobierno estatal y de la capacidad operativa de un ejecutivo muy cuestionado por el asunto de la violencia, y la corrupción de algunos familiares cercanos.
Quienes esperaban un discurso más sustancioso de quien sin duda es el político sudcaliforniano  con los mejores diplomas académicos –licenciado en Derecho por la UNAM,   estudios de posgrado en Nueva York y Londres, cargos diplomáticos en la embajada de México en Washington, se van a quedar con las ganas estrenar  líder de opinión.  

KIOSKO TRICOLOR

Desangelado como el  de Loreto fue el acto tricolor en el kiosko del malecón.
 Hay un ambiente anticlimático en torno a un  Barroso que promete un “nuevo rumbo” rodeado de emisarios del peor pasado priista.
Por ningún lado aparece ese grupo de jóvenes brillantes que traen el futuro no en la pose  fanfarrona del  junior metrosexual,  sino en la palabra y  actitud renovadoras, criticas.
 Es cierto que la carrera política de Ricardo-nieto del ex gobernador Félix Agramont- ha sido vertiginosa,y su pasmo podría adjudicarse  a esos súbitos  vuelcos de la fortuna política a su favor.
 (Más allá del ámbito partidista, su primer puesto público de importancia fue el de senador) 
Pero desde su primera exitosa  campaña por la gubernatura en 2011 a la fecha, ya llovió.
Tiempo suficiente para que ya  tuviéramos  algún atisbo de esa ruptura generacional que avalara la novedad  del  giro  que pregona.
¿Un “nuevo rumbo” sin deslindes con  el pasado priista, los excesos que propiciaron la derrota del 99?
“No es su tema”, responden algunos de sus cercanos, casualmente miembros del grupo responsable de aquella debacle de hace 16 años. 
Un deslinde autocrítico  con el viejo PRI y la defensa de la autonomía de la UABCS, su alma mater(es abogado  titulado por esa institución),  se antojan-entre otros temas- más que necesarios para potenciar la campaña y volver a derrotar al desangelado Picore, cómplice de los testaferros del poder  que  mantienen secuestrada nuestra universidad pública. 
(De los otros candidatos nos ocuparemos  el próximo miércoles)