Loading...

miércoles, 17 de mayo de 2017

POLICÍAS SOBRE POLICÍAS.


         

                  I

PUERTO DE ILUSIÓN, ANTIGUA CALIFORNIA.-Hoy por la mañana, leí un post(ya borrado) de un amigo mędico en el que comentaba un incidente policiaco.

Unas patrullas municipales lo detuvieron ayer por la noche por circular unos metros en sentido contrario por la calle Jalisco de este puerto de La Paz.

Aunque el médico, un tipo sobrio, de vida muy ordenada, ya había rectificado el rumbo, fue interrogado y una vez dadas sus razones y mostrado sus documentos, los agentes le permitieron seguir su camino.

Cuadras adelante, ya por la calle Colima, en sentido correcto, fue interceptado por dos patrullas de la policía federal.

¿Y ahora?

Era para interrgarlo sobre lo qué habia tratado con los policias locales.
Una vez explicado en incidente, los federales se justificaron: tenían órdenes de vigilar a los policias municipales y estatales por sus  vínculos con las bandas criminales.

Policías vigilando a policías.

                        II

Salgo de mi domicilio, y a la vuelta de la esquina, me encuentro con un "viejo conocido". Uno de esos parias perniciosos,alcohólico, muy agresivo, sospechoso de algunos robos a vehículos, negocios y  deptos, al que ya los vecinos habíamos reportado en ese trance, por lo que se había desterrado  unos meses.

Estaba frente al mismo predio de mi propiedad, con obra en construcción,bardeado y  con candados, del que ya lo había tenido que desalojar en varias ocasiones, con todo y sus armas blancas, un machete entre ellas.

Al verme , el tipo me empieza a insultar a gritos.
"Y si quieres llama a la policía, al cabo que salgo rápido  y aquí me tendrás de vuelta mañana".

Lo ignoro, me regreso, con el fin de ir por mi cel y reportarlo al 911.

En eso veo que en la esquina de Bravo y Mutualismo, a una cuadra de distancia, hay varias patrullas de la polícía estatal.
Están cubriendo la reasignación, por orden de un juez federal,  de las cabañas del hotel Los Arcos a  la familia Coppola.

Les explico a los agentes el incidente ,  y uno de ellos me pregunta: "¿Y tú solito no le puedes poner en la madre?".

Le digo que esa no es la respuesta que se espera de la autoridad que representa. Pero insiste en que haga justicia por mano propia.

  ¿Y si anda de nuevo armado? Pues con todo y machete. ¿Acaso tengo miedo?

Le pregunto al agente por su nombre, y desafiante responde: "Juan Ramón Castro. Por si de algo te sirve".

Nada que hacer con estos "representantes de la Ley".

Ya en casa llamó al 911. Llegan 15 minutos después. Muy atentos, pero el energúmeno  ya se había ido.
Ya volverá, como lo prometió. Se sabe impune.

No hay autoridad capaz de poner el más elemental orden en el mero corazón del puerto.

Por ganas de seguir el "consejo" del agente estatal de aplicar la ley de la selva, no queda.
.
Mientras tanto, que la policía siga vigilando a la policía.

No hay comentarios: