Loading...

domingo, 5 de octubre de 2014

SIN DERECHO AL.PAISAJE y OTRAS RAPIÑAS



Si algo le envidian los residentes originales de San José del Cabo, a La Paz, es su malecón.

Un malecón sin mayores pretensiones, que en su parte central  es una calle a la antigüita, como en los viejos puertos del Mediterráneo, concebido y.trazado en función del disfrute del paisaje marino, cuya obstrucción visual sería un grave atentado contra el patrimonio colectivo. 

Un malecón  que se prolonga en un paseo costero de cuatro carriles hasta Costa Baja, y de allí por otros 15 kms de carretera a Pichilingue y  El Tecolote. 

En cambio en San José,  los "desarrolladores turísticos"  levantaron  un muro de hoteles y condominios  de lujo con playa privada entre los josefinos y su mar, conculcando su derecho al goce estético del paisaje natural.

 Y algo parecido está sucediendo en la zona costera originalmente conocida como Las Playitas, rebautizada como Puerto Los Cabos.

Donde kilómetros de playas están siendo sepultadas por terraplenes, y los intentos de despojo de predios por parte de los señores del dinero y sus brokers a familias nativas, están a la orden del día.

Familias también divididas por la disposición de algunos de sus miembros de pactar con los depredadores. 

Esta es la verdadera rapiña que  no provoca tantos desgarramientos de vestiduras como los saqueos dentro del caos dejado al paso de Odile.

Una rapiña mayor que tiene en  las autoridades estatales y municipales de los últimos años, a sus principales exponentes.

De aquí que a nadie le sorprenda que algunos funcionarios municipales y elementos policiacos,hayan sido sorprendidos por la población participando en los saqueos. 

.