Loading...

sábado, 5 de marzo de 2016

EL "TRIUNFO CULTURAL DEL PRI"





Las cúpulas del PRI celebran los 87 años de vida de su partido.
El de la "dictadura perfecta", la "dictablanda", el "PRI/Gobierno", el  "ogro filantrópico" que hace cuatro años regresó a Los Pinos, tiene grandes motivos para autofestejarse.

Su" triunfo cultural"es contundente, inobjetable,  bajo las nuevas reglas de la transición democrática y la partidocracia.

Logró que los partidos de oposición se convirtieran en sus mediocres imitadores. Todos,de todos los colores, sacaron a pasear al priista que traían dentro.

Por eso es que el público, el "respetable", en buena medida desencantado por la alternancia fallida, exige que devuelvan las entradas y regresen los mimos originales.

Este gran "triunfo cultural" del PRI lo hemos padecido   en esta ínsula barataria durante los últimos  tres lustros y feriecita.

Ex priistas de bajo perfil gobernando con las siglas del PRD/PT/PAN.

La más reciente confirmación de esta hegemonía cultural priista la tuvimos aquí entre nos en los comicios del pasado verano.

"Carro completo", como en los viejos tiempos, ahora con  máscara blanquiazul.

Una regresión política que ha hundido a la sociedad sudcaliforniana en un profundo malestar- ya no tan ajeno al del México continental- con estallidos aislados del hartazgo social, sin una fuerza ciudadana que integre las diversas demandas sociales en una sola agenda.

Esa  imagen de las fuerzas policiacas sobre una brecha de Todos Santos para desalojar de un plantón  a los pescadores de la Cooperativa Punta Lobos, en conflicto con la empresa inmobiliaria Tres Santos,  es un típico reflejo autoritario del "carro completo".

Sin contrapesos.

El PRI tiene sin duda motivos para autocelebrarse por sus 87 y gritar ante el espejo de la historia patria: "¡VIVA EL PRI!".

Y  ahí sigue, vivito y coleteando, rumbo al 18.