Loading...

sábado, 22 de julio de 2017

La obra pública y los bandidos generosos

En las democracias avanzadas, los gobernantes no acostumbran a andar inaugurando obra pública. La construcción de infraestructura, autopistas, puentes, hospitales, escuelas, es una política de Estado. El consenso de las diversas fuerzas políticas que integran los órganos de gobierno,  sobre la planeación, planificación, y ejecución de prioridades mediante la estricta aplicación del recurso público. Nadie puede adjudicársela, y menos tratar de hacer creer a la gente -financiando su propaganda con dinero de la propia gente-que tales obras se deben a la generosidad del gobernante; una especie de "bandido generoso" que puede seguir "haciendo de las suyas"mientras reparta, "salpique". Esta herencia del Ogro Filantrópico, la dictadura perfecta y sus caudillos, del regimen patrimonialista, es la que se refleja en todo su esplendor en un cartel ,ya retirado, a la vera del recién inaugurado Paso Express :"Muchas gracias,señor presidente".

No hay comentarios: