Loading...

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El gesto de Peña


Pronta recuperación a Andrés Manuel López Obrador, hospitalizado luego de sufrir un infarto esta madrugada.
Los desacuerdos políticos no deben engendrar rencores personales.La enfermedad nos recuerda lo vulnerable que somos. Frágiles, pasajeros, de miedos trocados en soberbia y sed de trascendencia. En contrición, perdón, reconciliación. Miserables aquellos que han querido aprovechar el difícil momento por el que atraviesa el polémico dirigente político para vomitar su odio.




Pudo haberlo hecho de manera mas impersonal, guardando las formalidades burocráticas, con un boletín, o el twit ya enviado. 
 
Pero lo hizo de viva voz, antes de iniciar un discurso en Palacio Nacional.

La circunstancias propiciaron un gesto inédito en nuestra historia política contemporánea: el presidente pronunciando el nombre de su más acérrimo, virulento,implacable, irreductible  enemigo político,para enviarle un saludo solidario hasta la cama de hospital donde se repone de un infarto agudo al miocardio. 

El puente de palabras tendido ayer por la mañana de Palacio Nacional al  Médica Sur, podría ser el mensaje político más significativo del convulsivo  primer año de gobierno de Enrique Peña.

No seguir dando acuse de recibo con el prurito de que se trata de otra simulación del enemigo, sería un grave error. 

En la conferencia de prensa de ayer por la noche, Andrés Manuel Jr dejó pasar una invaluable oportunidad de agradecer el gesto de Peña sin necesidad de "reconocer" al Presidente, pero sí al hombre, a un ser humano al que por primera vez, en circunstancias extraordinarias, se le concede el BENEFICIO DE LA DUDA.




No hay comentarios: