Loading...

domingo, 15 de diciembre de 2013

LEÓN, CAMPEÓN


Alejandro Álvarez

Con un contundente 3-1 en el partido de “vuelta” el equipo de futbol León alcanzó el campeonato de la primera división del futbol del torneo de “Apertura” obteniendo un marcador global de 5-1. Llama la atención que un equipo con una nómina catalogada como relativamente barata haya hecho una campaña tan exitosa. A reserva de lo que expresen los expertos,  tal parece que una vez más el concepto de “equipo” sea la clave de esta sorpresa, no olvidemos que el nuevo campeón regresó a la máxima división del futbol nacional apenas el año pasado y prácticamente sin “superestrellas” venció al equipo americanista que tradicionalmente apabulla con su nómina super millonaria. Mérito innegable del entrenador uruguayo Gustavo Matosas.
A mediados de este mismo año el equipo América logró el campeonato de “Clausura” a un Cruz Azul que apostó por el tradicional repliegue de líneas cuando llevaba una magra ventaja. Esto es explicable por la dirección de un pusilánime entrenador (Memo Vázquez) que acabó siendo corrido este año del equipo celeste.
De la reaparición del León en el panorama del futbol profesional mexicano me quedo con el recuerdo de Antonio “La Tota” Carbajal el portero apodado también el “Cinco Copas” por haber participado en cinco torneos mundiales de este deporte. Carbajal militó en la oncena leonense a mediados del siglo pasado y posteriormente fue su entrenador llevando a su equipo a alcanzar dos títulos de “Campeón de campeones”. La autoridad moral de “La Tota” en el balompié nacional es muy grande porque ningún otro jugador ha alcanzado las alturas de esta trayectoria, por ello vale la pena releer algunas de sus más recientes declaraciones. En septiembre de este año en entrevista para el periódico “Medio Tiempo” a raíz del fracaso de la selección nacional en la primera fase de la eliminatoria para el mundial de Brasil Antonio Carbajal afirmó: "Merecemos lo que nos está pasando, a ver si con estos golpes se nos quita ya el cacaraquear que somos los reyes de CONCACAF. Me arde la cara de vergüenza cuando dicen que los países centroamericanos han avanzado, porque eso quiere decir que nosotros nos hemos quedado parados. La irregularidad que hay en el futbol mexicano es producto de mucha gente que no debería estar en el lugar que está, creo que éste es un parte aguas, se necesita un revulsivo para que no caiga México en el mismo lugar. Este es el fracaso más grande que ha tenido el futbol mexicano. Me baso en lo mucho que ganan los jugadores, la infraestructura que hay en la actualidad, un cuerpo técnico más completo y algunos directivos que saben más entre comillas".
La euforia por el nuevo campeón tiende hacer olvidar esta realidad crítica señalada crudamente por “La Tota” pero que se agudizó cuando de forma descarada se puso en manos de Televisa a la selección con Miguel Herrera como entrenador y el América como base de la sección para enfrentar a una lastimera selección neozelandesa a la que lógicamente le pasó una aplanadora encima. Los méritos de esta victoria se han exagerado tratando de ocultar el mal momento del fut mexicano pero la derrota del equipo América ante el León debería hacer claro que la selección no está para los “grandes logros” que los dueños este deporte han hecho creer alcanzables. 
Lamentables las declaraciones de “El Piojo” Herrera, timonel americanista, que a la manera de un conocido político fracasado echa la culpa de la derrota al arbitraje cuando su equipo no hizo un solo gol en los dos partidos, el único gol que aparece un sus casillas fue producto de un autogol de la defensa leonesa.

Un último detalle del fin de esta temporada futbolera. El dueño del equipo León es ni más ni menos que el super millonario Carlos Slim. El hecho de que el partido de “ida” no haya sido transmitido por la televisión abierta representó pérdidas millonarias para las televisoras monopólicas Tv Azteca-Televisa y seguramente la próxima temporada se acumularán estas pérdidas posicionándose Slim como la tercera opción empresarial del principal deporte de masas del país. En el panorama deportivo, como el político, las cosas no pintan bien para el país.  No hay ni a quién irle.