Loading...

domingo, 29 de noviembre de 2015

ENCUENTRO CON CHABELO




Habíamos amanecido con las luces encendidas y urgía llegar al aeropuerto de la ciudad de México a dejar al Kabeka Piñeda que tomaría el primer vuelo a La Paz.
En un alto ya cerca de los hangares, el Kabeka ,que iba en el asiento del copiloto, descubrió que el tipo de boina y aparatosas  gafas del carro deportivo descapotado de al lado,era nada menos que Chabelo, lo que le provocó un ataque de risa contagioso.
Empinándose la Victoria del estribo, sin dejar de reirse el Kabeka saludó al comediante del eterno personaje infantil:
-¡Quiúbole Chabuelón, quę sorpresa! ¿Creíste que no te íbamos a reconocer?Oye, queremos escuchar tu verdadera voz.¿O así hablas siempre?.

-Ya no seas simple Chabelo, habla bien, como hombre, con huevos. - remató el Nuny aferrado al volante y sin quitarle la mirada al azaroso objeto de nuestra hilaridad.

Una rotunda mentada de madre  nos reveló la auténtica y bien templada voz del señor Xavier LÓPEZ.

QUE ya amenazaba con saltar al pavimento a partírsela con esos imbéciles con acento norteño cuando el semáforo cambió a verde.

Recordé este episodio mientras sigo el revuelo provocado por su retiro luego de 48  en pantalla, y veo pasajes de una  sabrosa charla de Chabelo con Adela....

 Y tambièn me rebota  otra entrevista: la que yo mismo le hice algunos años después de aquel incidente para una revista de espectáculos y sociales en la que trabajaba.

Sin entrar en detalles, le dije que alguna vez lo había visto en un carro deportivo  cerca del Aeropuerto, y le pregunté si le gustaba jugar a los carritos de carrera.

Por un momento me clavó su mirada vacuna como tratando de descifrar alguna imagen extraviada en su memoria.

Desdoblándose en su personaje del chamaco de 12 años forever... me respondió que sí, pero más a los avioncitos de a deveras.

A Chabelo le gustaba volar y por eso se le veía circular con frecuencia en la zona de hangares, como aquella mañana en que se topó con unos palurdos  que se le fueron vivos al catafixiado maestro de la catafixia.

Mucho antes que la carrilla fuera rebautizada con el sofisticado nombre de   bullying.

No hay comentarios: