Loading...

sábado, 24 de diciembre de 2016

CARTITA URGENTE A SANTACLÓS



Ése, mi Santa...

Si no es mucho pedir, y estoy a tiempo, pido que me amanezcan muchas "noches buenas", diáfanas, profundas, voluptuosas; la Flor Azul de Novalis y los románticos, la oscuridad más pura y transparente; la noche de la luz de la estrella fantasma, muerta en el principio de los tiempos.
Concédeme las noches del autor de El archipiélago a su regreso del Mediodía griego:"Es deber de todo poeta permanecer con la cabeza desnuda bajo las tormentas de Dios"; la de Nietzsche, convertida en método de conocimiento, y la de Borges en su laberinto de tigres, profundos patios, vastedades, ponientes.
La noche tabernaria del goliardo , de Rumi y Hafiz; del Villon, poeta pendenciero, prostibulario y asesino, perseguido al borde del patíbulo.
Las noches del Mester de Juglaria.
Quiero la noche de Walpurgis ,la Noche de San Juan,las Noches de Cabiria y la del Fausto.
Las noches de Baudelaire enamorado de su Venus Negra, las de Rimbaud en Paris, Abisinia y Marsella.
Las noches del Cabaret Voltaire,en el Zurich de entreguerras,santuario de Dadá, y su condena a "este tiempo que no se ha dado a respetar". Las del vecino Lenin-cruzando Spielgelgassen-, el líder bolchevique que se tapaba los oídos la víspera de su partida en el tren blindado a su cita con la Historia.
Las noches del Tenampa y el Filmore West...
La electrizante noche fronteriza, rondando por todos los rincones de Tijuana.
La noche medieval de Nuremberg y la Callejuela de las Putas, espectrales figuras, pálidas sombras con los pechos desnudos, fumando y bebiendo en esos ventanales con las hojas abiertas, pantallas de una luz rojiza, púrpura, avivada por la niebla bávara.
Las noches de la Ciudad Condal, el Barrio Gótico,Las Ramblas, Barrio Chino, Plaza Real , Grácia..
.
La noche del haschis y los "camellos" moros con su oferta de zoología fantásica :"caballo", "burro", "yegua".
La noche de los confesionarios de la Contrarreforma y del Allahu Akbar!
La noche de los trenes bulliciosos, del babélico express Berlin/ Estambul cruzando la tenebrosa ruta de la Antigua Bizancio, los Balcanes, en la agonía de la Yugoslavia del mariscal Tito, la víspera de año nuevo.
La noche de la Estación Sofia y el frío criminal sin atenuantes(no había calefacción mas en un baño atestado y nauseabundo ) , hasta la aparición de aquella chica, blanquísima,luciendo tan solo playera y rompevientos, con una botella y una copita de cartón entre las manos, que al ver la temblorina de la criatura tropical tumbado en una banca con todo y gabardina, guantes , gorra, bufandas, le ofreció- "Vodka, vodka"- y luego-"Thanks,I Don´t drink vodka"- le exigió que no se hiciera de la boca chiquita, que tomara un traguito.
La noche de aquella embriaguez de borrón y cuenta nueva con el vodka, nada que ver con los antes probados,vodka puro, cremoso, penetrante; santo remedio en manos de ángel, de la bella ucraniana, bailarina de un grupo de ballet con destino a Varna, a orillas del Mar Negro, y aquella despedida en los andenes cantada en los célebres versos del Beso de Sofía:
"El le buscaba el cachete/y ella le encontró los labios...": .

Las noches de los barcos- el Korrrigan, el Viosca, el San Jorge- caídos en tentación de abismo, y la del llanto de los deudos de las tripulaciones, las viudas del naufragio, esperando en la orilla..
.
Las noches beisboleras en el Candlestick y la bola incendiando el Centro del Diamante,cabriolando, rompiendo por "allí", mordiendo una esquinita del pentágono; viajando contra el viento helado sobre el jardín central, buscando la bahía, con Willy Mays colgado de la barda o dando otra vuelta triunfal por las cuatro estaciones

...
Tráeme, Santita, la Noche de los Suspiros Largos y las Palabras Cortas, la noche de mis mejores noches, todas en una, confabuladas como amorosas sombras en la arena..

Las noches de las lumbreras iniciáticas , las noches de lunada allá en la Costa Baja del Principio.
..
La Noche primigenia, sin el obsceno amanecer que "suele terminar con todas las fiestas."

Digo, si no es mucho pedir, y aun estoy a tiempo.