Loading...

viernes, 2 de diciembre de 2016

¿El peor de los mundos?




Cada vez que nos referimos al desastre en el que derivó la revolución cubana, no faltan los fidelistas que nos recomiendan voltear a ver la "apocalipsis"mexicana antes de cometer tamaña herejia.
A menos que se trate de gritar consignas contra el "imperialismo yankee", los mexicanos no tenemos derecho cívico, político, ni autoridad moral para juzgar a otros, pues vivimos en el "peor" de los mundos.
Estos "revolucionarios" ignoran(los más jóvenes detestan la historia) ,o simulan hacerlo, antecedentes históricos muy importantes que no estaría de más recordar en desagravio a nuestro pobre país, tan lejos del paraíso castrista y sus extensiones bolivarianas con todo y sus fantasmales pajaritos.
Como antes la del nica Sandino, aquí en México se fraguó la "revolución de los barbudos."
En la Cdmx, Fidel conoció a un médico argentino que se ganaba la vida como fotógrafo ambulante en la Alameda: Ernesto Guevara de la Serna, el Che.
Y de Tuxpan, Veracruz,un 25 de noviembre de 1956, partió el yate Granma con Fidel y sus 81 hombres hacia la isla de Cuba y la Sierra Maestra.
México fue el único país que se opuso al bloqueo económico decretado por Estados Unidos, y a la expulsión de Cuba de la OEA.
Por eso Fidel,agradecido con el gobierno mexicano, particularmente con personajes como Fernando Gutiérrez Barrios(a la sazón jefe de la siniestra Dirección Federal de Seguridad), fue siempre el más priista entre los jefes de Estado latinoamericanos.
Por eso Fidel no tuvo inconveniente de avalar con su presencia la toma de posesión de Carlos Salinas de Gortari,impuesto mediante el megafraude de 1988.
(Operado por el secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid, Manuel Bartlett, ahora al lado de AMLO en Morena)
La fidelidad de Fidel al PRI/ Gobierno, estuvo por encima de sus afectos personales; de su entrañable amistad con el candidato del Frente Democrático Nacional, víctima directa del fraude: Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Lázaro Cárdenas.
El ex presidente mexicano que en 1961 se había sumado ,en pleno Zócalo, a la condena por la invasión mercenaria a Bahía Cochinos, y manifestado su decisión de ir a combatir al lado del pueblo cubano, viaje impedido por el presidente Adolfo López Mateos.
Pero más allá del pragmatismo político y los afectos personales del Comandante en Jefe, la lección de fondo es el desprecio del tirano por la democracia.
Recordemos(bella palabra/abracadabra), que otra de las eternas fidelidades de Fidel fue con su paisano gallego, el generalísimo Francisco Franco, su aliado fascista.
Al.que por cierto, el gobierno mexicano, SÍ condenó, y siguiendo con esa brillante etapa de su política exterior,acogió a la derrotada República Española, como también lo haría con León Trotsky,el revolucionario ruso defenestrado y perseguido por Stalin, finalmente asesinado en Coyoacán.
Por ello y por mucho más, a pesar de los pesares, mucho más llevaderos con las conquistas democráticas, aceleradas a partir de aquel fraude del 88, que nos permiten verbalizar las crisis mediante el ejercicio de la libertad de expresión y de prensa; sometido a la prueba del contraste con las dictaduras fidelistas-y algunos otros países latinoamericanos y del resto del mundo-, nos guste o no, con dinero o sin dinero-diría el fanfarrón de Jose Alfredo-, México" sigue siendo el Rey".
¿Cómo comparar a un país multicultural, enorme, de 120 millones de habitantes,ubicado entre las 15 economías más grandes del mundo, el mayor exportador a América Latina, con una isla de 10 millones de almas cautivas, avasalladas en sus derechos humanos más elementales por una casta política con todos los privilegios del poder totalitario , que hizo del bloqueo imperial un gran negocio?
Es más: México tiene muchos más habitantes, casi el doble, que todos los países del bloque "socialista" JUNTOS: Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, y Nicaragua, 
Y su producto Interno Bruto, (PIB),el tamaño de su economía, es también muy superior a la de todos ellos, igualmente juntos y pegados, hermanados por la dictadura.