Loading...

martes, 2 de junio de 2015

EL VERDADERO MENDOZA


Por: Frank Cardoza

Puedo imaginar la escena:

"El candidato no quiere ir al debate, ¿¿que vamos a hacer???"
"¡¡Tenemos que enviar un comunicado, de inmediato...!!!"
"¿Pero quien dará la cara? ¡el Licenciado no deja de llorar!!! No podemos permitir que la gente piense que tiene miedo..."
"Ummm... tenemos que voltear la tortilla y echarle toda la culpa al Barroso..."
"Ahorita le llamo a Rigo..."
"Nooo, noo... el Rigoberto parece monaguillo... necesitamos artillería pesada. Alguien malencarado, marrullero. busca-bullas... y muuuy mentiroso... Aaah. ya sé!!!! Tráiganse al Herminio.!!!"

Les salió el tiro por la culata. Salió Herminio y, ave de mal agüero como siempre, rasgó el velo. Dejó al descubierto el tamaño de la crisis. Los "kilos", los muertos, la corrupción generalizada, la ineptitud... todas las facturas pendientes del régimen, le explotaron a Mendoza en la cara; y solo imaginar que el cabrón chamaco se lo echaría en cara, era mas de lo que él pudiera soportar.

Y sale Herminio a entonar una muy gastada letanía, que justificara la ausencia del candidato. Un verdadero melodrama. "Se ha empecinado en envilecer la democracia", "llegó a la infamia de denostar a su familia", "violó flagrantemente la ley", "llamadas amenazantes e infamantes", "libelos calumniosos", "agresión a militantes indefensos del PAN"... Con todo respeto, Herminio: No mames. Si alguien ha dañado la imagen de Mendoza y ha puesto en entredicho su honorabilidad, ese ha sido él mismo. Ricardo Barroso lo único que ha hecho es cuestionar lo que millones de personas hemos escuchado y que también quisieramos , como mínimo, una explicación. No se de que manera la exigencia de transparencia, pueda envilecer la democracia.

Los detalles de la conversación entre Mendoza y Domínguez siguen sin ser aclarados. Ocultos tras un velo de falsa dignidad y argucias legaloides bastantes chafas. Que la grabación sea ilegal, es cierto. Todo el peso de la ley contra quien resulte responsable. Sin embargo, entre si son peras o manzanas. la conversación trascendió las fronteras de la privacidad y cada vez que se reproduce, inevitablemente, genera grandes interrogantes: ¿Quién es este señor tan generoso? ¿Es dinero lo que les ofrece? ¿Recibieron el dinero? ¿Cuál fué el destino de esos recursos?Hasta este momento todas permanecen sin repuesta.

Ante la ausencia de explicaciones, los hechos: Ilegales y todo, los audios son reales. Todos ellos. El mismo Mendoza lo ha aceptado tácitamente al asegurar que su privacidad ha sido violada. "No voy a hablar de ilegalidades", respondió al cuestionamiento de una reportera, al tiempo que su rostro se tornaba sombrío, mirando al suelo y tropezándose con las palabras. Parece culpable, y seguirá pareciendo culpable hasta el día de su muerte, o hasta que ofrezca una explicación creíble. Lo que ocurra primero. Yo lo único que que espero, es que no tengamos que enterarnos a la mala de los compromisos que presuntamente se adquirieron.

Ante la ausencia de explicaciones. cada quien podrá sacar sus propias conclusiones. A mi me parece que el conjunto de grabaciones exhiben al candidato del PAN de como un individuo arrogante, irascible, desdeñoso, hipócrita y déspota. Poca gente lo conoce, pues no solamente no nació aqui, sino que se crió y se educó mucho mas allá del Golfo de California, soñando con regresar algún día como principe heredero para gobernar, por derecho de sangre, a los pobres e ignorantes habitantes de este confín del planeta.

El verdadero Mendoza no es el gordito sonriente que aperece en grandes espectaculares sosteniendo un bebé, o con cara de mustio con su mano en el pecho. No. Es un ser oscuro, acomplejado y muy lleno de rencor. Rencor contra el PRI y contra los sudcalifornianos, por que no lo recibimos con guirnaldas y fanfarrias. Por que el costo de la compra de voluntades, se ha disparado extraordinariamente. Por que él, con su derecho de sangre, solamente pudo encontrar la posibilidad de ser gobernador a través de pactos vergonzosos y por la puerta de servicio.

No hay comentarios: