Loading...

lunes, 21 de septiembre de 2015

PRD EN BCS: MICROHISTORIA DE UN DESVARIO


Alejandro Álvarez

No escribiré de oídas, los datos son confirmables por quienes simplemente han estado cerca de la historia de lo que hoy son los residuos de la izquierda nacional y estatal de Baja California Sur (BCS). Cuando en 1988 Cuahtémoc Cárdenas y sus amigos  salieron del PRI y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) hizo candidato a Cárdenas a la presidencia del país la izquierda se sacudió la polilla y tuvo que decidir entre hacer política real o seguir releyendo los textos sagrados de Lenin y Marx. El Partido Mexicano Socialista (PMS) después de muchos titubeos y prácticamente al final de la campaña decidió hacer política y se unió a tal candidatura a través del Frente Democrático Nacional (FDN). En BCS el PMS y la morralla de la izquierda, entre la que estaba el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) decidió hacer campaña de “denuncia” de la candidatura de Cárdenas como una candidatura “burguesa”. El histórico líder de la izquierda sudcaliforniana Gilberto “Tito” Piñeda y su compañero inseparable, en aquel entonces,  Víctor “Puchas” Castro, miembros del PRT, hicieron campaña contra Cárdenas y contra la alianza que lo postulaba. Un pequeñísimo grupo de la izquierda sudcaliforniana lidereado por Eleazar Gámez ex miembro del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), entonces diputado local, fue el único que respaldó la campaña de Cárdenas en la entidad representando al FDN en BCS. Los otros partidos miembros del FDN en BCS, el Partido Popular Socialista y el Partido del Frente Cardenista eran inexistentes. Un año después (1989) se fundó el Partido de la Revolución Democrática; en La Paz se reunieron en el restaurante del hotel Acuarios una docena de personas para hacer tal fundación. Entre ese minúsculo grupo destacaba el mismo núcleo que respaldó la campaña de Cárdenas, otro pequeño grupo que había fundado el Partido Mexicano de los Trabajadores en La Paz y otro aún más pequeño de origen maoísta entre cuyos miembros estaban César Piñeda y Alfredo Clayton. Completaban el cuadro dos personas que decían representar a la “sociedad civil”, uno de ellos era Carlos González, que después como presidente estatal perredista le abriría las puertas a los prófugos del PRI encabezados por Leonel Cota. Envueltos en pugnas internas el PRD en BCS nunca capitalizó el respaldo electoral de 1988, el cual pudo alcanzar posiblemente más del 35 por ciento del electorado estatal en ese año. Por el contrario se esforzó en “depurar” al grupo encabezado por Eleazar Gámez hasta lograr su expulsión. Sin pena ni gloria el PRD se mantuvo en la gris mediocridad hasta que la ruptura del PRI estatal en 1998 encabezada por Leonel Cota Montaño inundó de arribistas el cascarón del PRD, desapareciendo el núcleo fundador. La dirigencia principal del PRT que una vez fue anti cardenista se convirtió en el barniz izquierdista del nuevo gobierno sudcaliforniano. Para darse una idea de la composición de la izquierda sudcaliforniana a partir de entonces transcribo una nota periodística del año dos mil en referencia a cambios en el grupo de gobierno perredista de Leonel Cota:  “Al realizar modificaciones en su gabinete, el mandatario perredista Leonel Cota Montaño incluyó en su equipo de trabajo al priísta Ulises Omar Ceseña, a quien designó como coordinador del gobierno del estado en el municipio Los Cabos. En conferencia de prensa, el gobernador Leonel Cota Montaño indicó que entre la militancia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la entidad aún existen personas honorables, entre ellas Ulises Omar Ceseña. Además, el mandatario de la entidad anunció que el nuevo secretario general de Gobierno será Víctor Manuel Guluarte Castro (priísta), quien se desempeñaba como oficial mayor, en sustitución de Rodomiro Amaya Téllez (priísta). Este último fue destapado por el PRD como candidato a senador por Baja California Sur. En la Secretaría de Desarrollo y Fomento Económico fue nombrado Jesús Druk González, anterior titular de la cartera de Finanzas, quien sustituye a Ricardo Gerardo Higuera (priísta), también candidato del PRD al Senado por la entidad”. De todos los nombrados sólo Jesús Druk provenía de la izquierda. Quince años después el PRD está desfondado. En la entidad Jesús Druk, su presidente estatal, está al timón de una nave de la cual han huido sus “militantes” en búsqueda de mejores huesos que roer, varios de ellos ahora en el gobierno panista. A nivel nacional los perredistas han modificado sus estatutos para abrirle las puertas a Agustín Basave otro ex priísta en búsqueda de rescatar el pequeño poder que ahora le disputa a la izquierda ese espacio, el otro ex priísta, López Obrador. ¿Esa es la izquierda?