Loading...

miércoles, 30 de enero de 2013

BCS: ALTERNANCIA FALLIDA



Hasta antes de la toma de posesión del perredista, Graco Ramírez, como gobernador de Morelos, Baja California Sur era el único estado mexicano que había sido gobernado por los tres partidos mayores: PRI,PAN y PRD.

En el 99, el desastre político de los dos últimos sexenios priistas, había dejado el paso libre a la alternancia en el poder estatal;  que ya era una tendencia  de la llamada transición democrática con el PAN y el PRD- y sus respectivos aliados- conquistando cada vez mayores espacios electorales y de gobierno.
Casi tres lustros después de aquella esperanza de renovación política y desarrollo democrático, el balance es  de número rojos.  Muchas “obritas materiales”, como las denominó  Leonel Cota, a cambio de un enorme rezago político, democrático, de construcción de ciudadanía.

 El bajo perfil del grupo de ex priistas que capitalizaron la revuelta  civil producto del hartazgo ante los escándalos del “chorimercadismo”(Sexenio 93-99), dio al traste con cualquier posibilidad de estar a la altura, ya no del “proyecto democrático” que todo mundo decía tener, sino de algo más trascendente: La “Revolución Democrática”, que su nuevo partido, el PRD,  decía encabezar.
¿No era acaso la Izquierda la luz contra el oscurantismo , el conservadurismo y  la explotación de la Derecha? Lenin concebía el materialismo dialéctico como el “salto cualitativo de la ignorancia al conocimiento”.

En los Manuscritos del 44,  Marx había tomado como referencia  el acto de la creación artística como modelo de la plena libertad humana, y la anteponía  a  la “enajenación” y la “alienación” capitalistas.
Pero no vayamos tan lejos  a exhumar tan sublimes conceptos; no caigamos en  poses de petulantes y  anacrónicos “intelectuales”.  

Los “perredistas” en el poder en BCS, no tenían nada que ver con el espíritu  del movimiento ciudadano del 88 que dio origen Frente Democrático Nacional, que con Cárdenas  como candidato presidencial diera una formidable batalla electoral que culminó con la “caída del sistema” operada por  el secretario de Gobernación  , Manuel  Bartlett,  a favor  del priista Carlos Salinas.

¿Dónde estaban Leonel Cota y afines en esos momentos  claves de la historia reciente de
México? Estaban en  el PRI, del lado de Salinas, como lo estuvieron en el 93 con un  Mercado Romero  asumiendo la gubernatura bajo la sospecha de otro fraude. 

Con esta clase de credenciales “democráticas”, de antecedentes políticos, su “conversión”  como heraldos de la “Revolución Democrática”, no podía haber sido mas que así: entre comillas.

 Y como ellos, toda una plaga de tránsfugas atraída por el pragmatismo prevaricador de un dirigente nacional perredista  como Andrés Manuel López, en busca de un  PRI paralelo a su imagen  y semejanza.
Por esto a nadie debe extrañar, ya no, que una vez en el poder, los tránsfugas  neoperredistas -sin vínculos históricos con el partido-, exhibieran sus verdaderas entrañas: rapiña(invasiones, despojos de  predios e instituciones como la UABCS),  nepotismo,  control de medios, clientelismo, aldeanismo mental,  rencor social, odios rancheros,  revanchismo.

  Fueron doce años de gobiernos de “izquierda”, y ahora ya vamos por el segundo  de uno de “derecha”, con la devaluada etiqueta del PAN, encabezado por  un ex priista y ex perredista, cuya mejor carta de presentación es una eterna sonrisa de saltimbanqui  feliz(“Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo”, dice Darío).

Y NO SE VE POR DÓNDE…ENDOGAMIA Y PROMISCUIDAD POLÍTICAS.

El panorama es, por decir lo menos,  gris, tirándole a negro.

Entiendo que  no somos la excepción,  la mediocridad de la clase política mexicana ya es para los más pesimistas  un asunto de seguridad nacional, y por acá-algún grave pecado habremos cometido- nos tocó de lo “peorcito”.

 Aunque sí-dicen las mentalidades “positivas”-podemos sentirnos privilegiados en un país convulsionado por la violencia en ciertas regiones sometidas al “neofeuderalismo”, con sus gobernadores ejerciendo como posmodernos caciques que no tienen que rendir cuentas a nadie, menos a  esos presidentes panistas con mentalidad de gerentillos cocacoleros.  

Lo que no dicen es que esa proverbial tranquilidad sudcaliforniana, ya no tan proverbial,  es  o era  reflejo de nuestra insularidad, de la fatalidad geográfica,  más que de sus gobiernos; incluidos aquellos que declararon al estado  Área Natural Protegida del Narcodescanso.  
No somos la excepción  política, pero no por eso tenemos que seguir confirmando la regla.

 El problema es que no se ve por dónde.

 La clase política local muere de inanición, de endogamia. De tan promiscua.

Como los cangrejos, camina hacia atrás y se devora a sí misma. El rebuzno, el balbuceo, la frase prefabricada, han sustituido al discurso político.
Si no es por  morbo, a nadie le interesa escuchar  a los “inmortales del momento” . Y sin liderazgos de opinión,  no hay verdadero liderazgo político.

¿Recuerda usted, memorioso lector, alguna fase inteligente de algunos de nuestros(¿)”líderes” políticos en los últimos años o meses o días?

O poniéndonos insoportablemente exigentes:

  ¿Alguna autocrítica gubernamental, un documento, un diagnóstico , un balance histórico, una idea del Futuro, de la inserción y papel  regional en el mundo globalizado? 
HACIA EL 2015: EL RETORNO MALÉFICO 

Nadando de a muertito, jugando con el score, el PRI parece tener permiso para regresar  al Palacio de Caquera el 2015.

La perspectiva del “retorno “ , apuntalada por el regreso a Los Pinos el 2012, ha provocado  una oleada de reacciones propias de un partido que no ha cambiado en lo esencial; que permanece fiel a sí mismo, a su inmovilidad mental, a las dos o tres ideas fijas a las que se reduce su campo conceptual,  a todos sus vicios que lo llevaron a la derrota del 2000.

Taras y lacras como la simulación y el cinismo, la desmemoria selectiva de aquellos que durante la docena trágica “perredista”, y su encore  “panista”, no enfrentaron ni  están enfrentando al supuesto enemigo.

 Al contrario, pactaron  con él, o se fueron a buscar el botín a otros lares y con otros colores partidistas; que se exhibieron como vulgares saltimbanquis y esquiroles materia dispuesta,  y ahora regresan  como si  nada, con mirada fanfarrona, más priistas que nunca, como preguntando ¿no que no?, al barco que como ratas habían abandonado cuando parecía hundirse.

Ahí están “distinguidos” priistas como los Valdivia,   los  Manríquez, los Salgado Cota, los Cota Osuna, los Vargas, los “Mentiritas Muñoz”,  y tantos otros “próceres”  que se replegaron sin presentar combate, y se hundieron en un silencio al fin de cuentas cómplice.  

Tantos otros como el  senador Carlos Mendoza Davis, que ni como junior priista, ni como trásfuga blanquiazul, se atrevió a cuestionar  a quienes desde el poder habían agraviado a su “tan amada Sudcalifornia”.

Qué chinampones resultaron estos  “nobles” cholleros, tan soberbios con los de abajo, y tan lameculos  con  los de arriba.

Para desgracia del PRI, hay otros que también se  quedaron,  con todo el lastre de su personal pasado político, y que ahora recoge e intenta reciclar un tercero en discordia en la “carrera” al 2015, el “líder croquista”, “ el que tiene el billete”;  o bien han sido fichados como  asesores del  joven senador Ricardo Barroso.

“Queremos el  cambio político”, escribió  hace unos días uno de estos resabios, emisarios de un pasado tan presente, en s u página de Face Book.

“¿Cómo el que ustedes impulsaron en el sexenio 93-99?”, le preguntó el impertinente, seguramente uno de esos “muertos de hambre”, de los  que piden pan y no le dan, y a los que se calla arrojándoles un puñado de monedas a nombre del profeta Isaías, o de quien en ese momento sea su amo..

 Que no respondiera el  directamente aludido, ya estaba previsto.
 Pero que ninguno de los cientos de “likes” metiera las manos al fuego  por  quien en sus buenos tiempos fue conocido  como “La mariposa monarca”… ya marca. 
      

CASA DE CITAS: “ EN este 2013, demos a cada uno, lo que se merece”. Yomero Romero.
.


No hay comentarios: