Loading...

sábado, 20 de diciembre de 2014

¿ Y FIDEL DÓNDE VIVE?




Llegamos por primera vez a Cuba la víspera de navidad de 1975 con boina, barba ralita, y el Diario del Che y La Historia me absolverá como nuestras biblias a la mano, en un vuelo nocturno  de Mexicana de Aviación procedente de Cancun.

El trayecto del Aeropuerto por avenida Boyeros al hotel, fue a oscuras. La Habana en tinieblas. ¿Por qué? Ahorro de energía, nos informó el taxista, un admirador del presidente mexicano Luis Echeverría, "un revolucionario, como Lázaro Cárdenas".

Ya en el Flamingos, a un "gracias, señor", el recepcionista respindió con un" El señor está en los cielos, compañero".

Pues muchas gracias, compañero, respondí con el fondo musical de Barry White: I like you just the way you are, procedente de la disco.

Con el compañero Bell Boy ayudándonos con las maletas abordamos un estruendoso elevador de los años 50. En el ascenso, el compañero Bell...no dejaba de sonreirnos y mirar con culposa curiosidad nuestros atuendos capitalistas y sobre todo un coloreado ejemplar del Heraldo de México que yo traía bajo el brazo.

Al dejarnos a la puerta de nuestra habitación, haciendo un gran esfuerzo, mirando a su alrededor,  el mulato me preguntó si le podía regalar el periódico. Claro que sí, compañero.
Cuando lo tuvo en sus manos,  lo palpó, lo dobló y se lo guardó debajo de su bata como quien esconde un tesoro.

AL día siguiente, la fulminante luz habanera nos encontró frente al hotel rodeados de jóvenes cubanos que ofrecían libros a cambio de playeras con el logo de la Baja 1000,  lentes, medallones de la Era de Acuario, chocolates Milky Way...

Y también bellísimas compañeritas dispuestas a desafiar a los vigilantes revolucionarios llevándote a su cuarto compartido por una de esas baratelas de la burguesa sociedad de consumo.

" Vamo, charro".

Luego nos fuimos al tour incluido en el paquete. Visita guíada al Palacio de la Revolución. La hermosa guía nos ilustraba con florida retórica sobre los derroches del dictador Batista que allí había vivido.

Una voz con acento del norte mexicano aprovechó una pausa.

-¿Y Fidel dónde vive, compañera?

Y la respuesta a brotepronto, como disparo guerrillero desde la Sierra Maestra:

-En el corazón de todos los cubanos, compañero.