Loading...

lunes, 20 de enero de 2014

LA LÓGICA DEL DINERO







Cuando un periodista le preguntó a Raúl Salinas por qué tanta avaricia, tanta trapacería, el huésped de Almoloya respondió con una frase  que dejó temblando a la ya de por sí vapuleada "reserva moral" del país:

- Por la lógica del dinero.

El mecenas del "líder maoista, el  "profe Anaya y su PT, no hacía mas que con firmar el diagnóstico del EZLN; esos encapuchados  que le habían echado a perder la fiesta neoliberal y primermundista, dándole en toda su "mothernidad",  al hermano Carlos.

Los zapatistas advertían un mundo " controlado por el dinero". Con las consecuencias que ahora, 20 años después, estamos padeciendo.


Un diagnóstico que desglosa el poeta Javier Sicilia en el artículo La radicalidad zapatista(Proceso).

"Si algo caracteriza al zapatismo desde su levantamiento en 1994 es, en primer lugar, la identificación de la raíz de un mal que 20 años después ha derivado en el horror que padecemos –crecimiento de la miseria y el despojo; franjas inmensas de poblaciones en estado de indefensión; vínculos profundos entre el Estado, el crimen organizado y el mercado global; inoperancia de los partidos y de la clase política; zonas del país balcanizadas por el crimen; destrucción cada vez más acendrada del campo, de las culturas vernáculas y del medio ambiente–. Esa raíz –no han dejado de señalarlo durante 20 años con un lenguaje nuevo– es el capitalismo –un pensamiento extremista– o, para evitar confusiones, la economía moderna, de la que también son solidarias la mayoría de las llamadas izquierdas. Su característica es la meteórica reducción de todo –hombres, mujeres, niños, seres vivos y objetos inertes– al lenguaje del valor y del dinero, a su explotación para maximizar capitales bajo la lógica del progreso, el crecimiento y la penetración de los principios del mercado en todas las actividades.Al identificar y exhibir esta raíz, los zapatistas han mostrado que ese desorden económico, del cual el Estado se ha vuelto gestor autoritario, ha adquirido una nueva manera de la desmesura: no sólo explota y separa al productor de sus medios de producción reemplazando su autonomía por la subordinación a empleos mal pagados y a las instituciones cada vez menos eficientes y más corruptas del Estado, sino que ahora genera franjas de despojados, de seres sin protección, sin tierra, sin vida, susceptibles de ser usados por formas más perversas del capital: la trata, la extorsión, el secuestro, la esclavitud, el crimen. Nos han mostrado también que la guerra de la economía moderna contra la vida, esa guerra que incluye la del narco, ha generado el miedo, la incapacidad organizativa y de respuesta de la reserva moral del país y la desterritorialización de casi todo."

Una de esas formas de penetración de la "lógica del dinero" salinista, o la "lógica del progreso, de los principios del mercado en todas las actividades", es a través de la literatura chatarra de "superación personal", de "liderazgos", que tiene como común denominador un voluntarismo a ultranza, según el cual basta con asumirte como un ser "positivo"( nada de negatividades críticas que te automarginan del "mercado de valores")  para pasar de la más ominosa oscuridad al armonioso mundo de los "guerreros de luz".

Abolida la crítica, el espíritu "liberado", aligerado(lighten) de cargas históricas, políticas, culturales, de compromisos colectivos fuera de la pose ecologista, tendría ante sí despejadas las amplias alamedas que  conducen al "É$ITO".

UN término de moda, tan caro a jóvenes políticos encampañados, que en ciertos casos, combina este neopositivismo verbal con el lenguaje no menos prefabricado del priismo de los tiempos del "carro completo".

La "alienación" de la que hablaba Marx, Carlos, desde luego, en todo su tráqico esplendor. La lumpenización de la política, del espíritu, del lenguaje , del espíritu, de la VIDA.

Como dice Sicilia; " La meteórica reducción de todo –hombres, mujeres, niños, seres vivos y objetos inertes– al lenguaje del valor y del dinero(...)"

No hay comentarios: