Loading...

miércoles, 5 de agosto de 2015

DUARTE: PRESUNTO CULPABLE ....


Muy pocos mexicanos estarían dispuestos a creer una eventual versión oficial que exonerara al inefable gobernador veracruzano, Javier Duarte, del asesinato del fotoreportero Rubén Espinosa.

Aunque esta vez la verdad legal coincidiera con la verdad histórica.

De entrada, el multihomicidio multiplica las líneas de investigación, y  somete a otra dura prueba a la justicia capitalina, a Mancera.

Si Duarte iba por el periodista incómodo, y de paso por  su amiga Nadia, la activista social que también había denunciado persecución del mismo personaje, se le pasó la mano con las otras tres mujeres -de entre 18 y 40 años de edad-ejecutadas, de las cuales apenas estamos conociendo sus antecedentes.

Una de ellas era la trabajadora doméstica. Las otras , una maquillista y una colombiana: Nicole, la única que fue violada y  con la que màs se ensañaron los asesinos.

Hasta el momento, no hay más información sobre Nicole.

Despuęs de volver a escuchar las  veladas amenazas de Duarte al gremio el pasado 7 de junio, Día de la Libertad de Expresión: "pórtense bien"; con  el turbio mar de fondo de15 periodistas ejecutados durante su nefasto mandato , el sospechosismo concentrado en su figura  está más que justificado.

Es el "presunto culpable" ideal. Tan ideal que hasta pudo haber sido utilizado por él mismo para engañar con la verdad.

Tiene el perfil de un tipo de baja estofa y capaz de todo. Tal cual lo capta la lente de Espinosa en un portada de la revista Proceso.

Una excrecencia del priismo salvaje de última generación peñanietista, a la que también pertenece otro Duarte, César, de Chihuahua.

Aunque Javier Duarte no tuviera ninguna responsabilidad directa en este caso concreto, no tiene nada de inocente en el terreno político.
 El desgobierno que encabeza, propició  las condiciones de inseguridad en Veracruz.
 Su mensaje en el Día de la Libertad de Expresión: "pórtense bien", es una incitación a la violencia, al linchamiento a los rejegos.

Puede  legalmente seguir impune por otros delitos perpetrados desde el poder, pero ya es otro prófugo de la opinión pública .

 Un "asesino en serie de periodistas."

Y ese estigma no se lo quita nadie.