Loading...

domingo, 16 de agosto de 2015

TURISMO REVOLUCIONARIO





Nuestra guía, una bella mulatita habanera,describía con lujo de detalles el oropel burgués que rodeaba al dictador Batista en la otrora Residencia Presidencial, ahora parte del Museo de la Revolución.

Entre el grupo de tour...istas,  un mozalbete con acento mexicano, "charro", barba ralita, pelo largo y boina a la Che, preguntó ante la sorpresa de  venezolanos, españoles y canadienses que escuchaban arrobados la lección de historia.

-¿Y Fidel, dónde vive, compañera?

- En el corazón de todos los cubanos, compañero-. Respondió a botepronto la joven guía.

Con un garbo, una sonrisa, un tono  de fina ironía que parodiaba la solemnidad de la retórica  revolucionaria y el culto a la personalidad del caudillo.

Y cierta complicidad generacional, que ya habíamos detectado en la palomillita que se la pasaba frente al Flamingos, con libros de tema revolucionario que intercambiaban por cualquier baratela capitalista.

Una loción Brut, un medallón de la Era de Acuario, unos chicles Adams, unos lentes para el sol,un ejemplar a todo color de El Heraldo de México,  por libros como  un ejemplar, "autografiado" por el autor, de La historia me absolverá; El Diario del Che,  Obras selectas de marxismo leninismo, Dostoievsky, Gorky, Neruda ...

Una playera de la Baja Mil por una visita guiada a las intimidades eróticas de  una Revolución aún  muy joven a mediados de los 70s.

A la que había que concederle el beneficio de la duda.

No hay comentarios: