Loading...

sábado, 3 de mayo de 2014

TOMÓCHIC: NOTICIAS DEL NORTE



En el ensayo Tomóchic. Espacio último de frontera o del norte como nación periférica, del libro Tierras de nadie( Editorial Tierra Adentro, 2012), María Lebedev propone leer la novela de Heriberto Frías, Tomóchic(publicada originalmente por entregas en el diario El Demócrata en 1893 y ya como novela en cinco reediciones entre 1894 y 1911), "como la narración fundacional que produjo la aparición del norte de México en el horizonte epistemológico del Estado/ Nación en ciernes a finales del siglo XIX".

Frías, subteniente del ejército porfirista, narra a través de su alter ego Miguel Mercado, su experiencia directa en la sangrienta represión a la pequeña comunidad chihuahense sucedida entre septiembre y octubre de 1892.

Los tomoches, encabezados por Cruz Chávez, un" líder mesiánico y carismático",a su vez influido por los poderes sobrenaturales de Teresita Urrea, la "santa de Cabora", una "peligrosa subversiva" para los científicos porfirianos, habían expulsado del pueblo a todas las autoridades estatales, federales y religiosas, pretendiendo establecerse como una comunidad autònoma.

La historia contada por el joven militar contradice la versión oficial. Y aunque las 24 entregas al Demócrata fueron firmadas con pseudónimo y el director de este periódico de oposición,.Joaquín Clausell, asume toda la responsabilidad,Heriberto es perseguido y a punto estuvo de ser fusilado.

La "radical otredad" que para el Centro significa Tomóchic, el desafió a la "razón de Estado"( Foucault) se puede palpar en párrafos como el siguiente citado por Lebedev:

"SON terribles, compañero; conocen su carabina Winchester a las mil maravillas; han sostenido desde niños un eterno combate contra los apaches y los bandidos; pueden correr vendados por la sierra sin dar un mal paso, pero son excesivamente ignorantes y altaneros. No se ha cuidado de ilustrarlos y quieren independizarse de los dos poderes a los cuales hasta hoy han obedecido: el Clero y el Gobierno. Están bajo una obsesión imbécil...¿quién los sugestiona...?Desconocen toda autoridad; ya se ha querido tratar con ellos y puden imposibles.¡ Hay que acabar de una vez con ellos...! Será cruel pero necesario:¡Suprimirlos!".

O en este otro fragmento de la novela del también autor de La Cárcel y el Boulevard y ¿ Aguila o sol?:

"Una rebelión dentro de la Sierra Madre de Chihuahua turbaría la paz laboriosa y restauradora de la República....pero ¿ qué importa eso a las ambiciones sombrías, tan inermes cimo cobardes?¿ Qué querían en concreto aquellos serranos...? No conocían la Patria, ni sus gobernantes, ni la Religión, ni sus sacerdotes. Y era lo más extraño que no constituían una tribu bárbara.No eran indígenas, sino criollos".

( Sobre la masacre de Tomóchic, les sugiero la lectura de un cuento de Eduardo Antonio Parra, incluido en el libro Desterrados: El festín de lis puercos. No se lo pierdan, es una pieza literaria de antología)

No hay comentarios: