Loading...

jueves, 12 de febrero de 2015

GUERRERO, LA IMPUNIDAD Y LA PRENSA AMIGABLE

¿Cómo fue que no se dieron cuenta de las corruptelas de los Aguirre en Guerrero?


Esta es la pregunta que se queda en el "tintero"  en las entrevistas al dirigente del PRD, Carlos Navarrete, a los otros Chuchos, y al propio AMLO.

Ni al experimentado periodista Pepe Cárdenas, el de "todas las noticias, todas las voces", se le ocurrió planteársela a Navarrate, con  el que acaba de tener una amigable charla vía telefónica en Radio Fórmula.

En cambio, deja que el dirigente perredista nos recete otra impúdica demostración de  banalidad y cinismo.

Navarrete exalta la valentía de Aguirre que en su carta de renuncia al PRD afirma que no se fugará, que se quedará a dar la cara  ante las autoridades que lo deseen investigar.

¿Y el PRD no pudo realizar su propia investigación, supervisar a uno de sus gobiernos ante las escandalosas evidencias?

No. Como nunca lo hizo en Michoacán, Zacatecas, y BCS, donde dejó correr las aguas negras hasta que estallaron las cloacas.

Aquí no hay medias tintas.

Si no sabían, son unos imbéciles. Si sabían, cómplices.

En ambos casos debieran aplicarse sanciones políticas y  penales.

Como procedería en cualquier otro Estado de Derecho menos bárbaro que el nuestro.

 Pues en el mejor de los escenarios se trata de negligencia o estulticia criminal.

Pero acogidos a los usos y costumbres de la clase política, se saben impunes. Una impunidad abonada por cierta prensa a modo que peca por omisión.

Sabían más Slim y su New York Times del derroche de Murat, que todos los medios mexicanos en su conjunto.

Y los conflictos de interés de las casas blancas y anexas, no han tenido el seguimiento debido a través del periodismo de investigación.

Un género que..  "como que no se nos da."