Loading...

miércoles, 22 de mayo de 2013

DOS VERSIONES DEL GOBIERNO PEÑISTA



Alejandro Álvarez

Pedirle a un gobierno, del signo que sea, cambios radicales a seis meses de iniciar su gestión es ilusorio. El aparato burocrático que administra una nación es un mastodonte con su propia inercia y si el mastodonte se echa a dormir está más difícil moverlo. El panismo en doce años al frente de la presidencia terminó pareciéndose más al priísmo que al mundo de Disney que dibujó Fox en su campaña presidencial. El gobierno de Calderón hizo del combate a la delincuencia organizada la parte más espectacular y visible de su sexenio. Poco avanzó en su “guerra”, y lo que es peor sus opositores terminaron adjudicándole la responsabilidad de las decenas de miles de muertes habidas, aunque la mitad de ellas fueran producto de enfrentamiento entre bandas.
El presidente Peña ha disfrutado de una muy buena recepción no sólo de los medios y la comentocracia de élite sino de sus propios adversarios partidistas (PAN-PRD) que lo cobijaron con los fuegos artificiales del Pacto por México. Derivado de este acuerdo vendría una cascada de reformas legislativas que le “cambiarían el rostro” al país. En esta ruta Peña Nieto concedió la cabeza de la multiodiada maestra Elba Esther para lograr el apoyo de sus aliados para la reforma educativa. La nueva ley de educación ha sido aprobada pero sus resultados prácticos habrá que esperarlos sentados, faltan las leyes secundarias, pero sobre todo falta depurar un sindicato (en su versión oficial y en su versión opositora) que hizo de la corrupción y la prebenda su sistema de trabajo cotidiano. Una cosa similar sucederá con las reformas en materia de telecomunicaciones donde los poderosos Slim, Salinas, Azcárraga están tan tranquilos que parecen burlarse de las cosquillas antimonopólicas con las que amenazan los pactistas. Habrá que repetir lo que se ha dicho hasta el cansancio, no hay reformas reales sin la participación social. Todo lo demás será fuego de artificio. ¿Dónde está la sociedad mexicana en todo este circo? Esa es una de las facetas del gobierno peñista. Es el espejismo de los “acuerdos” y del cambio rápido que sobrevendría con el simple acto mágico de los levantadedos del Congreso.
La otra faceta es más cruda y preocupante. El México real de los 4,249 muertos por violencia en los primeros tres meses (diciembre de 2012-febrero 2013) del gobierno de Peña Nieto (cifras oficiales). El de los autollamados grupos de autodefensa en decenas de municipios de Oaxaca, Guerrero y Michoacán, que han escalado sus acciones de provocación hasta la más reciente detención de aproximadamente 28 soldados en el municipio de Buenavista Tomatlán, Michoacán, a manos de esas fuerzas ilegales. Ya antes se reportaron múltiples actos similares de los cuales trascribo parte de una nota periodística de hace una semana: Después de varias horas de negociaciones entre la gente de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), la noche del viernes se acordó que ayer fueran puestos en libertad los policías ministeriales y el secretario de Acuerdos de un juzgado, quienes fueron detenidos el miércoles pasado. Sin embargo, la gente de la CRAC afirmó que no se les regresarán sus armas hasta que la PGR les devuelvan las armas que les quitaron cuando detuvieron en Acapulco a policías comunitarios, aunque estas armas aseguradas a los comunitarios son dos pistolas calibre 45, dos calibre 9 mm y una subametralladora UZI, las cuales son de uso exclusivo del Ejército”. Que veinte vagos tomen la rectoría de la UNAM durante días y exijan una “mesa de diálogo” o que un nieto del procurador le ponga una madriza a su novia que a su vez es hija del director del titular del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, es juego de párvulos. Que las bandas de narcotraficantes quemen instalaciones de productores por negarse a pagar derecho de piso o que continúen los secuestros, pueden mandarse a los rincones de los periódicos ya que la presidencia ha dicho que las notas violentas no son la prioridad de este sexenio. Que en el PAN y el PRD se escenifiquen trifulcas y rebeliones contra sus dirigencias por entregarse al PRI, son cosas que “tienen arreglo”. ¿Con cuál versión del gobierno peñista se queda usted?


No hay comentarios: