Loading...

sábado, 13 de julio de 2013

CONTAMINACION EN LA RED DE AGUA POTABLE


Alejandro Alvarez

La semana pasada fue motivo de encendidos comentarios descubrir que en un sector del centro de la ciudad de La Paz la red municipal de agua potable se encontraba contaminada por aguas negras.  Destaca la lentitud de reflejos de las autoridades municipales y su escasa solvencia técnica para tomar medidas de emergencia. Cosa aparte es la tradicional falta de respeto a la inteligencia de la ciudadanía cuando de dar explicaciones se trata.
Aunque el hecho ya era de conocimiento público el lunes 8 no fue sino hasta el viernes 12 que el organismo operador municipal salió a dar la cara oficialmente en una rueda de prensa.  El usuario, que tiene sentido práctico, cuando vio que el agua no era incolora e inodora  sino turbia y maloliente (con sentido común no se puso a averiguar si era insípida) dedujo de inmediato que estaba contaminada por aguas residuales y así lo denunció de inmediato. La autoridad, que anda en otros asuntos, informó hasta el día 11 que ya había tomado muestras de ese líquido extraño que salía por la red de agua potable. Si le hubieran preguntado a cualquier ciudadano se habrían ahorrado la inversión en análisis, esa agua tiene bacterias fecales y compuestos orgánicos muy por arriba de la norma ¿qué más necesita saber? De cualquier forma al momento de escribir esta nota no se daba a conocer el resultado del acucioso estudio.
El señor Ruiz Padilla, director del Organismo Operador de Agua Potable y Alcantarillado de La Paz, en la rueda de prensa referida señaló que “el problema de intrusión de aguas residuales, se está dando en la calle Belisario Domínguez del tramo de la Sonora a la Márquez de León y ya están los estudios necesarios para que se pueda iniciar la construcción del acueducto hacia el Carrizal”. ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? Ya encarrerado también hubiera comentado la crisis de la selección nacional de futbol. Lo cierto es que es ilógico que la contaminación en una red de agua potable siga un patrón exclusivamente lineal porque el sistema de distribución no es sobre calles aisladas unas de otras sino sobre sectores que incluyen varias manzanas. La contaminación debe presentarse en varias calles paralelas y perpendiculares a las señaladas por el funcionario ¿a quién le quieren ver la cara?
En su sesuda declaración el señor Ruiz Padilla añadió que “la red de agua potable y de alcantarillado de esa parte de la ciudad, data de 1960, esto quiere decir que tienen 53 años de antigüedad y que más de dos décadas (sic), los materiales empleados en ello cumplieron su vida útil…”. Redacción aparte –o dicción del declarante– lo que se entiende es que esas redes tienen más de veinte años que debieron haberse renovado y que la ruptura de ambas en el subsuelo provoca su mezcla. En el clásico escurrimiento del bulto de las autoridades actuales a sus predecesoras habría que buscar en los archivos a quién echarle la culpa de que esa tubería tenga hoy esas deficiencias y que los habitantes estén bajo riesgo sanitario. Pero la cosa no para ahí porque entonces quiere decir que el usuario ha estado consumiendo agua contaminada desde vaya usted a saber hace cuantos lustros porque es de suponer que la contaminación no apareció repentinamente sino que ha ido aumentando hasta que llegó a los niveles escandalosos actuales. ¿En quién recaerá eventualmente la ley de responsabilidades de los servidores públicos en el hipotético –e improbable– caso de que ésta se llegara a aplicar? Podemos adelantar la respuesta. En nadie. ¿Y qué harán en aquellos sectores de la ciudad, particularmente del centro, donde la antigüedad de la infraestructura hidráulica y sanitaria es similar? No hay planes. Ni ideas.
El caso ilustra a la perfección la falta de profesionalismo y respeto de los gobernantes hacia los gobernados. No es privativo de la autoridad municipal. Casos existen en el ámbito federal y estatal para aventar para arriba. Donde en realidad se aplican los políticos -y ya están desde ahora bien atrincherados- es en la búsqueda del siguiente trapecio a donde saltar en este circo en que han convertido la vida pública nacional.



No hay comentarios: