Loading...

lunes, 10 de febrero de 2014

EL BRUJO CAMPBELL



La cita era por la tarde/noche en el Cecut. Tenía que hacer el "sacrificio"de cubrir para el diario La Crónica una "conferencia magistral" de Federico Campbell.

"Ahora vengo a hablar de mi tema favorito: yo.", inició ,de pie en el proscenio, el "brother" mayor en mangas de camisa a rayas rojas y azules verticales y con unos coquetos tirantes sosteniendo los pantalones caqui un tanto apachucados.

"Bien cool el bato",diría el Choraloca. 
Muy cómodo en lo suyo y con los suyos, que lo seguíamos embelesados en su disertación sobre el oficio periodístico y la literatura.

Los verdaderos reporteros no utilizaban ni utilizan grabadora,enfatizaba.
Sabían escuchar con una memoria selectiva. Ahí estaban ejemplos como García Márquez y Julio Scherer. Palabras mayores.

Al terminar la charla magistral, abordé al autor de Todo sobre las focas para solicitarle una entrevista.

Nos aislamos del público y del vino de honor, y ya solitos(¡Ay dios!) no tuve más remedio que mostrarle la grabadora.
Ni modo, quién fuera de los buenos. Además- justifiqué ante un Campbell sonriente,indulgente, divertido, feliz de estar en casa-, era exigencia de la dirección del diario por aquello de los reclamos.

Fue un largo y ameno diálogo en que el entrevistado asumía por momentos el papel de entrevistador, poniendo contra las cuerdas y con las piernas flojas al supuesto reportero.

Debía regresar a la redacción del diario para meter la "nota" esa misma noche. Los editores habían aplazado la hora del cierre. ME estaban esperando.
Cuando me dispuse a cumplir con mi deber contrarreloj y aplasté el play de la grabadora...Nada, estaba muerta. Descargada.

El brujo Campbell me había jugado una broma. Quería darme una lección de periodismo. Y no tuve mas que seguir el ejemplo de los grandes maestros, de los "verdaderos reporteros", exaltados por Federico en su talk show cecutiano.

Y la memoria fluyó naturalita, a buen ritmo sobre el teclado.
"Así, suavecito, como si fuera piano",diría don MartIn Luis Guzmán.

No hay comentarios: