Loading...

lunes, 29 de diciembre de 2008

INOCENTES PALOMITAS...



El Día de los Santos Inocentes es, como la NATIVIDAD, otra conmemoración del calendario cristiano, concretamente católico, que ha sido distorsionada a través del tiempo. La tragedia original, histórica o mítica, velada por la banalidad humorística que en la España del siglo XVII cobró el nombre de La Fiesta de los Locos.
Como sabemos(¿O no, piadoso lector?), el origen es el infanticidio supuestamente cometido por Herodes el Grande(Ascalón 73 AC- Jerusalén, 4 DC), Rey de Judea, luego de ser engañado por los Reyes Magos quienes le habían prometido informarle cuando dieran con el paradero del nuevo Mesías y Rey de los Judios.
(¿Es el burlado Herodes el “inocente” original y originario de la secuela fársica del 28 de diciembre?)
En sus Antiguedades Judías, Josefo( 37-101) no menciona este acontecimiento. Y el único de los evangelistas que registra el episodio de los heraldos zoroastristas que desde Persia habían llegado a Judea siguiendo la estrella de Belén, es Mateo:
“Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judios que acaba de nacer?(Mateo 2,1-2, versión Reina-Valera 1960)
Hay quienes afirman que Moisés quiso enviar un mensaje a los judíos conversos retomando la figura del Moisés niño depositado por su madre dentro de una canasta salvadora(cubierta de barro por dentro y brea por fuera) sobre el Nilo, cuando el Faraón(¿Ramsés II?) ordenó matar a todos los hijos de los esclavos israelitas que amenazaban con rebasar demográficamente a los egipcios…Jesús, María y José, advertidos por los Reyes Magos, habrían huido precisamente hacia Egipto y la Nueva Alianza quedaba confirmada. (Krishná y Karna, sobrevivieron de manera semejante a Moisés y Jesús).
La posibilidad de que Herodes perpetrara esta matanza no resiste la prueba historiográfica.. Las especulaciones sobre el número de víctimas oscilan de 3 mil a 15 mil, cuando la población de Belén era de 800 habitantes y la tasa de nacimiento anual era de 20 niños, de los cuales la mitad moría antes de cumplir los dos años. A lo mejor Josefo no incluyó el pasaje porque Herodes solamente mató a unos cuantos...
Valga este brevísimo ejercicio de memoria para recordarnos (valga la redundancia) el poder de la literatura, de la palabra poética, profética y proteica. Vivimos de los Libros.
Y quien no lo entienda así, es una INOCENTE PALOMITA….¿Cuántos suman ya los muertos de estos SANTOS DIAS, en la franja de Gaza, mis piadosos lectores?

1 comentario:

GAB dijo...

Tambien prueba la levedad de la memoria (cuando no la soportan evidencias documentales), porque con el paso del tiempo el crimen, los crimenes, se van convirtiendo en un recuerdo, como una fotografia mas o menos borrosa y sucede asi que la historia, las historias se repiten como en el eterno retorno niezstcheano...