Loading...

lunes, 31 de octubre de 2011

LOS MEDIOS Y LA MINERIA


Alejandro Alvarez

En el marco de la trigésima novena Convención Internacional Minera realizada por la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México la semana pasada en Acapulco, el periodista y escritor Sergio Sarmiento dictó la conferencia magistral ‘Los medios y la minería’. Su conclusión, a manera de síntesis, fue que el sector minero tenía una pésima política de comunicación social básicamente porque se han callado ante los ataques de sus detractores, porque no han sido capaces de explicar de forma sencilla y clara sus grandes logros económicos, tecnológicos y laborales, y porque no han creado los equipos expertos de comunicación que les permitan superar estas debilidades. Sarmiento se declaró amigo de los mineros pero no complaciente ante sus problemas de manejo de medios. Con una impecable destreza para conectarse con el auditorio empezó diciendo  que desde muy pequeño ha admirado a los mineros porque su abuelo fue minero,  porque hay que tener una gran valentía todo el tiempo para hacer este trabajo. Y díganme si no hay que ser valiente, dijo, como ese minero de la mina siniestrada el año pasado en San José Copiapó, Chile, Yonny Barrios Rojas que veló por la salud de los mineros y conocido porque cuando después de permanecer varios días entre la incertidumbre de morir o vivir, allá arriba en la superficie lo esperaban dos mujeres, su amante Susana y su esposa Marta. Se debe ser muy valiente para ser minero, repitió, y el público se retorcía de risa. Pero ya más en serio, continuó, el minero enfrenta situaciones particularmente difíciles desde la exploración buscando los rastros del preciado mineral en zonas apartadas e inhóspitas, luego al hacer las  primeras excavaciones para confirmar sus observaciones llevando muestras a los laboratorios para su ensaye químico.  Finalmente realizando profundos túneles en las entrañas de la corteza donde le acechan nuevos y grandes riesgos e incomodidades, calor, inundaciones subterráneas, derrumbes… explosiones. Removiendo y transportando grandes volúmenes de roca hacia la superficie donde la metalurgia lo convertirá en concentrados de metales listos para la industria de la transformación. Pero los riesgos no terminan ahí porque los precios del mercado son muy variables y en esos vaivenes de la economía grandes minas o proyectos mineros pueden cancelarse por incosteables. Pero no estaba ahí para decir a quienes estaban escuchándolo cuáles eran las características de esa actividad –ellos mejor que nadie lo sabían–, sino para compartir su coraje cuando escuchaba de algunos gobernadores, legisladores o grupos ambientalistas su oposición a abrir nuevas minas o de plano presionar para que no se realice ninguna actividad minera. Lo paradójico del caso, expresó, es que estas mismas personas ignorantes disfrutan del confort y beneficios que otorga la extracción de minerales y que como aves de rapiña son los primeros en tratar de sacar raja política de los accidentes y, eventualmente, muertes en las minas.  Pero son incapaces siquiera de de consultar los índices de siniestralidad de las diferentes actividades laborales, porque ahí verían cómo ha ido reduciéndose el número de los trabajadores afectados por accidentes, como en ninguna otra actividad. Como tampoco reconocen que en la industria minera se pagan los mejores salarios desde los obreros hasta los técnicos y profesionistas más calificados. Por ello, siguió Sarmiento,  ‘sugiero a mis amigos mineros revisar profundamente su política de medios: no se queden callados, busquen el acceso a los medios, expliquen con sencillez y honestidad los logros comparativos del sector minero respecto a otros y no oculten sus problemas, denlos a conocer de igual forma que las maneras que tienen para resolverlos’. Cerró su conferencia afirmando ‘la minería siempre será controversial, pero su silencio puede acabar matando las inversiones, matando la prosperidad y matando el empleo bien remunerado’.

VIOLENCIA Y CONFUSION EN LOS CABOS
Al momento de escribir esta nota todavía reinaba la confusión en las versiones de los hechos violentos ocurridos el fin de semana en Cabo San Lucas. El procurador y el secretario de turismo salieron a tratar de tranquilizar a la población ante un posible manejo alarmista de la nota.  Los funcionarios deben saber que el mejor antídoto contra la manipulación amañada de la información es aportar datos claros, oportunos y de forma transparente, sin negar la problemática, mucho menos ocultándola. El crimen organizado está asentado en Los Cabos ¿alguien lo puede negar? Empecemos por ahí.

EN EL YONKE...

CRISIS UABCS: CONFERENCIA DE PRENSA DEL FUNDA

sábado, 29 de octubre de 2011

CUAUHTÉMOC Y EL LEGADO DE DON BELISARIO




Tan oportuno como merecido el otorgamiento de la medalla Belisario Domínguez a Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano. Nadie como Cárdenas encarna el simbolismo contenido en la figura del médico y senador chiapeneco(Comitán) que se atrevió a denunciar en tribuna las atrocidades del usurpador Victoriano Huerta, en aquellos discursos suicidas del 23 y 29 de septiembre de 1913.
Don Belisario fue asesinado la noche del 7 de octubre y su colega y enemigo personal, el doctor Aureliano Urrutia, le cortó la lengua y se la envió a su amigo Victoriano Huerta.

Cuauhtémoc no sufrio tal martirologio, pero sí muchos de sus correligionarios, como los operadores electorales Ovando y Gil, a unos días de aquel 6 de julio de 1988. No se le cortó la lengua literalmente, pero sí se le quiso aniquilar políticamente mediiante el linchamiento mediático.

Antes, durante y después de su lanzamiento como candidato presidencial.

La guerra sucia del salinismo contra la emergente figura del "líder moral", acuñó epítetos como "resentido" y "violento" que encontraban eco en los espacios editoriales bajo control estatal, en la prensa "responsable", "seria", "patriótica", al tiempo que el asesinato de militantes perredistas continuaba impunemente en todo el país.


Recuerdo aquella nauseabunda comparecencia, presentada en forma de entrevista por JZ24(Campbell dixit) en horario estelar del Canal de las Estrellas, de un medio hermano de Cuauhtémoc, uno de los hijos naturales de Tata Lázaro, famoso por su costumbre de hacer el amor de pie y uniformado...

Viví como ciudadano(que se descubría a sí mismo como tal, junto con millones de mexicanos) y periodista, muy de cerca el movimiento del 87-88 en la Ciudad de México, donde residía. México era un país devastado por la hiperinflación, la asfixia mediática, el autoritarismo,  y la ausencia de liderazgos políticos, como lo acabó de revelar el sismo del 85, cuando el gobierno federal se vio rebasado por una hasta entonces inédita sociedad civil..

Estuve presente en todos los mítines convocados por Cárdenas en el Zócalo.
Desde aquella desangelada concentración  en la que fue investido como pre candidato presidencial del  PARM(uno de los partidos satélites del PRI), una lluviosa tarde de agosto ante 200 seguidores, merolicos y curiosos; simples traseuntes como el reseñista que iba de paso a su trabajo en Argentina 12, sede del Programa Cultural de las Fronteras.

Desde esa ocasión, hasta la apoteosis luego de la renuncia al cuarto para las 12  de Heberto Castillo a su candidatura presidencial por el PSUM, para sumar fuerzas con el otro Ingeniero del mayor prestigio político en México, y el movimiento que ya tenía siglas llenas de vida, de esperanza, de futuro: Frente Democrático Nacional.

En el que participé afiliándome a las "células culturales", que sesionaban en una casona de San Angel.
Allí había de todo: desde grandes figuras del cine, de la música, del teatro, de la literatura, de la inteligencia, del periodismo  mexicanos, hasta jóvenes promesas en el campo de la antropología y la música, como Lázaro Cárdenas Batel, bataquero del grupo Banco del Ruido, a quien le pedí una entrevista para el diario en el que en ese entonces colaboraba: el Unomasuno, el mismo tabloide muy de moda  que había destapado a la "corriente democratizadora" del PRI.

-¿A mi o a mi papá?
-A tí, Lázaro.

El jovencito de 20 años aceptó y  a la vuelta de unos días apareció en  la primera plana del diario dirigido por Becerra Acosta, la entrevista que lo presentaba en sociedad: EL OTRO LÁZARO.

Espacios como el Unomasuno eran la excepción. El movimiento neocardenista se enfrentaba no a un Salinas que andaba por la calle de la amargura como delfín de De la Madrid, sino a todo el aparato del  Estado, incluyendo desde luego y en primera fila, a casi todos los medios escritos y  electrónicos, empezando por   Televisa, la de Emilio Azcárraga padre, el Tigre de los negocios, pero sin embargo "un soldado del PRI", como él mismo se solazaba en definirse..
(Su hijo se negó a heredar ese títulito y actualizó la plana:"La democracia también es negocio".)

Muchos de los actuales "líderes de opinión", de las figuras señeras de la comentocracia nacional- y que hoy aplauden el reconocimiento a CCS-, eran parte del coro de oprobioso silencio y calumnia impuesto por el Partido de Estado.
Por eso cada vez que el Peje se queja de la "mafia" y del "cerco informativo", él que fue el candidato presidencial del 2006 que ocupó los mayores espacios mediáticos, quienes tenemos memoria de aquellos años, o reímos o-y lloramos.

Por eso cada vez que veía a un lado de Cárdenas a los expriistas de baja estofa moral y política que en el 99 tomaron bajo las siglas del PRD el poder en BCS,  me daba nausea. La proximidad física de los arribistas no correspondía a la estatura histórica del vilipendiado líder moral..

Por todo eso, cuando Cuauhtémoc vino a La Paz como precandidto presidencial por tercera  ocasión, publiqué una carta abierta y lo abordé para decirle que el partido estaba siendo secuestrado por esta gentuza.Auspiciada por el pragmatismo electorero de López Obrador, por el sumar por el sumar, sin controles de calidad de la militancia, sin espacios para el debate de ideas ni la formación de cuadros. Que si no lo abría, el propio Cárdenas sería expulsado de la casa por el fundada.
Y algo así sucedió cuando Cuauhtémoc renunció a todos sus cargos dentro del partido y se retiró a ver los toros, el akellarre de la tribus, desde la barrera.
Por eso sentí pena ajena cuando Leonel Cota, el gobernador en funciones- a punto de ser designado por dedazo del Peje como "dirigente nacional" del PRD-,  la noche de la presentación del libro "Así fue", sobre el asesinato de Colosio, del entonces director de Milenio, Federico Arreola, me dijo:

" Cárdenas vale madre".

¿Dónde estaban Cotita y los de su estirpe en ese momento culminante de la historia moderna de México detonado por el neocardenismo? Haciendo sus pininos políticos en el Partido de Estado.
El periodista Ciro Gómez Leyva, que cubrió la campaña de Cárdenas el 2000, publicó ayer viernes 28 en Milenio un artículo titulado: Gracias, Cuauhtémoc.

ASÍ ES: GRACIAS, CUAUHTÉMOC, por la lección de dignidad y responsabilidad patriótica. Una palabra tuya aquella tarde de septiembre en un Zócalo desbordado por todo el centro histórico, luego de consumado el fraude avalado por los panistas, hubiera incendiado el país.
Ahí estaban las damas de Polanco y la Lomas codo a codo con las diversas tribus urbanas y rurales,  campesinos enhuarachados y enmachetados que apuntando con sus filos hacia Palacio Nacional,fuertemente resguardado, con su azotea tomada por fracotiradores, te pedían les ordenaras la avanzada.
Pero te pronunciaste por la lucha dentro de la legalidad y la fundación de un partido político: el PRD.
Del que hoy quedan sus puros "huesitos". Qué lástima, qué desperdicio de capital político, de partido.



Pero bueno, no todo está perdido: ahí está la obra politica de la izquierda en el distrito más grande del país: el  DF, inaugurada por Cuauhtémoc Cárdenas en el 97. 
Apesar de los Bejarano, los Imaz,las redes clientelares, la falta de trasparencia pejista, la gran ciudad de México es hoy por hoy una ciudad abierta, con un centro histórico rescatado, deslumbrante, índices de seguridad razonables para su dimensión metropolitana, derecho al aborto debidamente justificado, matrimonios gay, pensiones sociales, entre otras conquistas.


No, no todo está perdido. ¿Le entrará al quite el Otro Lázaro? (EL)








jueves, 27 de octubre de 2011

..Y después de Lunas(Oda a Paloma de Roberto Castillo)


Paloma,
sonrisa de sol
y largas piernas,
ojos nocturnos
atentos a la luz,
palabras marinas
y abrazos de agua,
dueña de oleajes
y ritmos de tierra,
en tu corazoncito
resguardas la luna
y a nuestras almas
embriagadas de sol
y palabras dulces;
a nombre de todos,
que la diosa del mar
te cuide por siempre.

         el róber castillo de playas

miércoles, 26 de octubre de 2011

LENIN EN EL PARAISO



Alejandro Alvarez

Fue en una de esas noches mágicas por las que solemos transitar mi compadre Beto y yo -ya antes me he referido a mi compadre como protagonista de estas correrías y como que no le gusta, pero tengo que se fiel a los hechos-. Pues ahí estábamos sorbiendo la segunda helodia de la noche en El Paraíso, cantina de medio pelo ubicada en el perímetro de un centro comercial que recientemente cambió de nombre, cuando apenas la noche se acicalaba. De repente quedamos prácticamente congelados cuando visualizamos en la entrada del tugurio ni más ni menos que al joven Lenin. Sí, Vladimir Illitch en persona, el dirigente de la revolución rusa, no nos podíamos equivocar. Con su barba y bigote en candado, su mirada mongólica entrecerrando los ojos, dominando el escenario. Vestía su clásica gorrita militar, un abrigo largo oscuro de doble botonadura con solapas amplias, botas militares impecables, bien boleadas. Sólo desentonaba un poco el pantalón de mezclilla visible bajo el abrigo. Con paso lento como torero partiendo plaza cruzó la pista haciendo a un lado a parroquianos y parroquianas débiles ante los placeres de los sentidos –no entraré en detalles al respecto- que ya daban rienda suelta al ánimo al ritmo de la banda El Limón. Fue a sentarse al otro extremo de la barra donde una dama con un enorme parecido a la última zarina Alejandra Feodorovna, sólo que con unos treinta kilos de más, permanecía despatorrada. Junto a ella se sentó el joven Lenin ¡quién lo diría! el demoledor del zarismo ruso junto a la más alta representante del viejo régimen juntos en una noche de fiesta sudcaliforniana. Inmediatamente la zarina pidió una bebida al cantinero haciendo la seña clásica de levantar el dedo meñique para referirse a un cuartito de cheve, servicio que cubrió de inmediato el revolucionario sin perder la figura al sacar la billetera.
Mi compadre, admirador de esa revolución de inicios del siglo pasado, esperaba que empezaran a desfilar toda la vieja guardia bolchevique Zinoviev, Kamenev, Stalin, Bujarin y toda esa pléyade de comunistas que pensaron instaurar en todo el mundo la dictadura del proletariado. Pasó el tiempo y no hubo tal desfile, pero en el rincón de la barra se notaba una cierta evolución, la zarina portaba ya el gorrito de Lenin y el abrigo militar estaba desabotonado dejando ver una camisa desfajada. Eventualmente la pareja insólita ocupaba la pista de baile y el revolucionario se repegaba a la zarina hundiendo su cara en sus generosas glándulas mamarias mientras sus manos inquietas algo buscaban en la espalda baja de su pareja que no se cansaba de colocarlas unos centímetros arriba. Si la presencia del joven Lenin obedecía a la búsqueda de nuevos adeptos choyeros para la revolución comunista su resultado no fue del todo exitoso pero si lo que buscaba era relajarse de las tensiones que representaban liberar a la humanidad del yugo capitalista no cabe duda que las expectativas fueron ampliamente superadas.
Cerca de las dos de la mañana con una densa atmósfera cubriendo el sagrado recinto abandonamos El Paraíso lanzando una mirada a lo que quedaba de Lenin. Su zarina hacía media hora que lo había abandonado recostado sobre la barra, el abrigo tirado en el suelo.  La gorra  cubría ahora la cabeza de otro parroquiano que buscaba establecer con la zarina el clásico trueque de rublos por placer. La vida revolucionaria es difícil de llevar. Chava, el cantinero, después nos dijo que el tal Lenin era un sujeto que se hacía pasar como periodista independiente y que aseguraba ser dirigente de uno de esos partidos morralla que se autonombran de izquierda.

OLA DE ROBOS
Acuso recibo de la denuncia del señor Reynosa sobre un robo en su pequeño negocio de por el rumbo de la colonia Revolución. Lo interesante de la denuncia es constatar que la ciudad de La Paz es víctima de una ola de robo en casa habitación, autos, pequeños negocios y transeúntes que aceleradamente avanza desde hace varios meses. De más está decir que esto demuestra la ineficacia o insuficiencia o impreparación o colusión  (póngale como guste) de gran parte de la policía preventiva y otro tanto de los ministerios públicos encargados de la persecución y castigo de estos delitos cotidianos. Nuestros gobernantes parecen no calibrar lo que representan estos actos para una familia promedio que al verse despojados simplemente de los aparatos electrónicos y electrodomésticos de su hogar ven esfumarse meses o años de trabajo. 

SOFIA FADDEEVA: CABO SAN LUCAS...



Se esparcieron de noche las estrellas
ysalió, majestuosa, la luna,
la luna de octubre,
a cubrir de plata a los saguaros.
La ciudad se llenó de gracia
de la brisa del mar.
Los amigos poetas se sumergieron
a los sonidos de saxofón
y las copas.
El aire empezó a olvidar
su recuerdo traumático del sol.

Al día siguiente existían sólo las palabras
en un espacio reducido,
menor que el volumen
de un esqueleto de ballena,
algún día viva
y ahora expuesta en el exterior.

Una muchacha delgada,
cual una paloma,
voloteaba de mesa en mesa
para iluminar el espacio reducido
con su sonrisa.

Las palabras interminables
parecían el ruido del mar
que estaba tan cerca
y del cual me separaba
este ruido sin fin.

A veces tomaba el significado.
A veces lo perdía en absoluto.

Las palabras fluían y fluían
hasta expulsarme
a las olas y la arena,
donde los pelícanos
enseñaron el camino
hacia las piedras
guardianes de poesía
que disolvieron el mar
en el cielo en el horizonte
y desaparecieron la realidad.
Sólo hubo el mar como un animal
jorobando su enorme espalda
para caer en el salto
y penetrar la tierra
en un movimiento repetitivo
como el del amor.

Permanecí abierta a sus caricias
hastaque un rayo de sol
atravesó el Arco,
entró a mis pupilas
color arcoíris
y se quedó atrapado
para siempre
en mi interior.

Germinó un poema.
Usted. terminó de leerlo.


martes, 25 de octubre de 2011

La primera ruta de las identidades deSudcalifornia

 Por José Luis Vázquez Ceja

Sirva el presente artículo para honrar al Doctor Miguel León Portillapor su 50 aniversario de ocupar la silla número VII de la Academia Mexicana de la Lengua. Leer su libro La California Mexicana, ensayos acerca de suhistoria(Ed. UNAM-AUBC, 2000) no sólo nos ayuda a arraigar ydignificar la identidad,  la pertenencia sudcaliforniana sino a tener una comprensión cabal del gran legado histórico, cultural, natural, así comode los grandes retos que han enfrentado y continúan enfrentando los sudcalifornianos para conservar lo que por herencia les pertenece: su tierra.

Entre los hombres y mujeres ilustres nacionales y de otras nacionalidades, que se han interesado yhan dejado su huella en escritos, artículos  y libros  sobre la California Mexicana, está el maestro Miguel León Portilla, quien desde niño supo y defendió  éste pedazo de tierra alargada llamada Baja California. Siempre supo que pertenecía a México y no a los Estados Unidos. Quizá  por su aislamiento  geográfico,pero la realidad muestra que hasta la fecha, desafortunadamente,una gran mayoría de  mexicanos cree que la Península de Baja Californiaforma parte de los Estados Unidos. Veamos dos anécdotasvividas por el propio Miguel León Portilla,  contadas  ensólo dos párrafos de las  primeras páginas de su libro  La California Mexicana.

Vocación y  encuentro con la Historia.

Leamos lo que cuenta el maestro Miguel León Portilla…”Al tiempo que estudiaba la primaria, tuve una maestraque en la clase de historia nos digo que California había pertenecido a México pero ahora era ya de los Estados Unidos.. Levanté entonces la mano y, autorizado a hablar, manifesté que había una California mexicana. La maestra repitió lo que había dicho antes: California era parte de los Estados Unidos. Insistí en que había una California que seguía perteneciendo a México. La maestra se molestó mucho, y ante lo que le pareció terquedad e ignorancia, me hizo salir del salón de clase”.

Tiempo después, Miguel León Portilla, ya como historiador y maestro, comenta una anécdota que vivió  y le dejó honda huella…”Cuando, por obra del náhuatl me “convertí” a la historia, el tema de la California mexicana, su geografía, su pasado y presente, con frecuencia me volvían a la cabeza. Un día platicando con el poeta  Carlos Pellicer que acababa de regresar de un recorrido por la California Mexicana, lo escuché ponderar las maravillas de su rica naturaleza y las bondades de sus habitantes. El poeta decía que aquello era un paraíso en el que sus pobladores eran del todo ajenos al pecado original”.

Atracción y redescubrimiento de la California Mexicana.

Sería hasta mediados de los años sesenta,  cuando el maestro Miguel León Portilla por fin da inicio a sus visitas a la California Mexicana y con ello, la tarea de recuperar, conservar, investigar y publicar libros como la California Mexicana, Cartografía y Crónicas de la Antigua California, así como el Estudio,…de las Cartas Fundacionales de Juan María de Salvatierra para editar el libro Loreto Capital de las Californias, en ocasión de los 300 años de la fundación de la histórica Capital de las Californias (1697-1997).Libros considerados en la actualidad  como auténticos clásicos de la historia de la California Mexicana.

Pero el maestro Miguel León Portilla no sólo se dedicó a dar conferencias y publicar libros sobre la California Mexicana sino también a formar historiadores e crear instituciones dedicadas a la investigación sobre la  histórica.Tal es el caso del rescate de los papeles viejos--muchoscon manchas de sangre--  que se encontraban en el último cuarto de la azotea de la  entonces cárcel “El Sobarzo” (Ahora, la biblioteca Justo Sierra). Los que una vez ordenados y clasificados por especialistas de la UNAM, darían lugar al actual archivo histórico Palo L. Martínez del estado de Baja California Sur.

Entre los historiadores que tuvieron la fortuna de encontrase y formarse con el maestro Miguel León Portilla,destaca elemérito doctor Ignacio del Rio, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, y autor de libros como Conquista y Aculturación en la California Jesuítica 1697-1768, Las Vertientes regionales de México, Estudios históricos sobre Sonora y Sinaloa (siglo XVI –XVIII) y,  el clásico: El régimen jesuítico de la Antigua California.

El doctor Miguel León Portilla también estuvo y está presente en el vecino estado de Baja California. Gracias a los estudios de historia de las Californias fue que coincidieron en una reunión en Santa Ana, California, tanto el doctor Miguel León Portilla como el historiador David Piñera Ramírez, de la UABC,  y más pronto que tarde, el tema fue la creación del Centro de Investigaciones Históricas patrocinado por la UNAM y la UABC, con sede en Tijuana, que después daría lugar a una planta de investigares y estudiantes, en su mayoría graduados  en historia. Cabe destacar que entre las publicaciones esta la referida a la Ocupación y Uso del suelo en Baja California, del propio David Piñera Ramírez, Ed. UNAM-Centro de Investigaciones Históricas de Tijuana.

Los primeros arraigos e identidades

En sus libros sobre la Antigua California o Baja California, tanto el doctor Miguel León Portilla como el doctor Ignacio del Rio,  hacen referencia del capitán  Esteban Rodríguez Lorenzo, como uno de esos personajes que no tuvo una presencia tan relevante como la de los misioneros jesuitas pero sí una pieza clave para la permanencia  y la consolidación del régimen de los jesuitas desde San Ignacio Cadacaaman hasta San  José de Cabo Añuiti.Recordemos también  que Estaban Rodríguez Lorenzo fue uno de los nueve acompañantes que llegó con Juan María de Salvatierra en 1697 y, desde entones permaneció en esta tierra  hasta su muerte en Loreto un 4 de noviembre de 1746, a la edad de 76, fecha que seguramente los loretanoshonraran con motivo del 265 aniversario luctuoso deeste célebre personaje, llamando Estaban Rodríguez Lorenzo. No hacerlo es seguir echando paladas de tierra al altar de la memoria histórica.

Ahora que los loretanos celebrar este 25 de octubre el 314 aniversario de la fundación de la misión de Nuestra Señora de Loreto, madre de cuantas se fundaron en las Californias, habrá que recordar también que aún cuando ya estaba entronizada la virgen en su capilla, las semanas y los meses siguientes fueron de enormes dificultades para los recién llegados. Nada estaba dispuesto para iniciar las tareas de evangelización y, mucho menos, las correspondientes a la agricultura, la ganadería  y la pesca para poder sobrevivir. Dentro este mar de dificultades, el punto distintivo de la gran epopeya de los jesuitas fue que su tarea siempre se llevó en paz-- ni con armas ni violencia—Sin embargo, la tragedia estaba en el camino,  conforme avanzaban en la evangelización,  los Antiguos Californios morían y morían hasta casi  llegar a su extinción cuando los jesuitas fueron expulsados por ordenes del rey de España Carlos III, en 1768.

Una de las dificultades del grupo establecido en Loreto-Conchó era inciertode isu permanencia. Sólo en los primeros cuatro años, por diversos motivos, los tres primeros capitanes de la guarnición se habían retirado del mando. La seguridad llega hasta 1701, cuando los soldados,  en votación secreta,  nombran capitán a Estaban Rodríguez Lorenzo. Nombramiento que ratifican, provisionalmente, los jesuitas Juan María de Salvatierra y Francisco María Píccolo, en tanto fuera conformado por el virrey de la Nueva España.El nombramiento que se prolongó por más de 40 años se convertiría en pieza clave una para la permanencia y la consolidación del régimen de los jesuitas en la Antigua California.

Establecidos los jesuitas en la Antigua California, una de las medidas tomadas  fue la prohibición de la pesca de perlas, exceptuando alos Antiguos Californios, puesto que ellos la aprovechaban como alimento y no como negocio. La medida causó molestias  entre algunos soldados y marineros, argumentando que “no se les dejaba gozar de la única cosa buena que tiene esta tierra” y si a los “fuereños” beneficiarse de aquella riqueza. La demanda y las presionesmotivó a que la autoridad del virreinato nombrara al capital del presidio de Loreto, Esteban Rodríguez Lorenzo, como superintendente de la Real Hacienda, en todo lo relativo a la pesca de perlas, dar licencias y cobrar los “quintos reales” (en cada  temporada a diario secontaban las ostras pescadas y de cada cinco cuatro eran para el dueño de la armada y una para el Rey), los cuales una vez  documentados era envidos, las perlas, a Guadalajara. 

La primera ruta de las identidades de la Sudcalifornia

En 1740 el capitán Esteban Rodríguez Lorenzo elaboró un informe que daba cuanta al detalle del estado en que se encontraban las 16 misiones,  hasta entones construidas por los jesuitas, desde San José del Cabo Añuiti hasta San Ignacio Cadacaaman, destacando por vez primera también el nombre original como los Antiguos Californios llamaban al sitio donde fueron construidas dichas  misiones.

En su ruta y caminar zigzagueantes de sur a norte por toda la media península de la Antigua California, el capital Estaban Rodríguez Lorenzo presenta en su informe  una amplia  y detallada descripción de los parajes, pequeños ranchos que poco a poco se iban formando, sierras,  arroyos, metales a flor de tierra, tipo de algunos animales, ensenadas, islas y valles, como marcando lo que el doctor Miguel León Portilla llamaría muchos años después, la “Ruta de las Misiones”, en su ya citado y clásico libros La California Mexicana.

Las primeras familias sudcalifornianas

La California desolada y despoblada de aquel entonces  seguramente estimularon al capitán Esteban Rodríguez Lorenzo a procrear una numerosa familia. Entre ellos, sus hijos Bernardo y Rosalía Rodríguez Larrea.  De Bernardo, baste decir que fue el primerloretano egresado de la Real y Pontificia Universidad de México, la antecesora de la actual UNAM, quien de regreso a su tierra fue nombrado capitán del presidio o guarnición de la misión de San José del Cabo. En tanto que Rosalía al casarse con don Manuel de Ocio, ex soldado del presidio de Loreto, éste no sólo llegaría ser considerado como el primer hombre dedicado al comercio de perlas, exploración y  explotación de minas, ranchos  y fundador de  pueblos no misionales como Real de Santa Ana, antecedente inmediato de los pueblos mineros como Real de San Antonio, Las Gallinas y el Triunfo.

También cabe decir que al ser beneficiado el capitán Esteban Rodríguez Lorenzo con una dotación de tierras por los misioneros jesuitas, como un caso excepcional y seguramente debido a tantos años de servicio al régimen misional, éste llegó a tener ganado en abundancia, lo que sería pasando el tiempo, el antecedente inmediato de los ranchos de Sudcalifornia, hacedores de pueblos y ejidos, tradiciones y sabores que hasta la fecha seguimos disfrutando y degustando en nuestras vidas cotidianas. 



lunes, 24 de octubre de 2011

HERNÁN LARA ZAVALA: POSTALES DE LUNAS DE OCTUBRE:





1)  Desde el aíre contemplo finisterra en Baja California:  la arena blanca del mar se abre permitiendo que nos adentremos en el continente plano que poco a poco da lugar al desierto mientras se vislumbra la  sierra en el horizonte.

2)  Lunas de octubre en Los Cabos: bolas de fuego emergen del mar y se elevan para iluminar la infinitud de la noche.

3) Desde la ventana de la habitación admiro el "pan de azúcar", los arcos y peñazcos que hacen de los Cabos lugar único sobre la tierra

4) En la playa del Médano: Un bello día soleado y azul, sorprendente y deleitoso. El azul profundo del mar de tinta en la distancia al tocar la arena se transforma en refrescante turquesa.

5) ¿Por qué los mariscos son afrodisíacos?  Por que saben a mar.

6) Te adivino lo que estás pensando le digo a la encargada de dar las toallas en la alberca del hotel.
   —¿En qué a ver?
   —En dónde estará él y qué estará haciendo…
   —No, estaba pensando en que ojalá pase rápido el tiempo…

7) Charla en Cabo San Lucas: mariposa, ruiseñor, rosa, sol, luna, brizna, hierba, hombre, mujer, ángel, Dios, sí, Vale: Palabras, divinas palabras.


8) Navegando con los colegas escritores en la proa del barco bajo la luna mocha de octubre  Ernerstina Yepis le dice a Alán Derbez: avíéntate al mar: yo te rescato. 


LUNAS DORADAS DE OCTURE, 2011.(Crónica de Ely Cazessús)

Elizabeth Cazessús

Era la 1: 30 de la tarde del día 13 de octubre, cuando  aterrizábamos la poeta rusa Sofia Faddeva y yo, en la Ciudad de La Paz, puerto de ilusión,  invitadas  al encuentro de Lunas de Octubre;  ya nos esperaban en el aeropuerto Jesús Rodolfo Contreras y  Susana Agundez, miembros del equipo de organizadores de este encuentro memorable.
Subimos nuestras maletas a la camioneta del Instituto Sudcaliforniano de Cultura, y sin decir agua va, nos dirigimos a Cabo San Lucas, donde se llevaría a acabo la recepción de los poetas y escritores convocados.
Por el trayecto al pueblo de Todos Santos, hicimos la escala técnica requerida en el  legendario Hotel California para la foto del recuerdo, pues para una rusa nacida en la estepa siberiana, esto era un cierre de círculo;  la magia empezaba.
Después de unas horas, ya sin la amenaza del Huracán JOVA, que había tomado rumbo hacia Colima y Jalisco,  con buen tiempo en esa tarde otoñal de grises nubes a la distancia,  llegamos al hotel Windham, frente a la marina.


Así que  dejamos maletas en el cuarto para  irnos a dar un chapuzón en la alberca.  Empezaba a caer  la noche, cuando de pronto un caballero (Mario Puglisi), que también disfrutaba la piscina, se acercó para decirnos: ¡No cabe duda que aquí se afirma la canción que dice” las lunas de octubre son las más hermosas”.
En el cielo  del Golfo de  California se elevaba la luna llena en  todo su esplendor cubierta de un velo dorado por los últimos rayos del sol tropical. Asombro y belleza. Esto fue el augurio de una placentera estancia y  el inicio de las jornadas literarias. Más tarde, después de tomar los “sagrados alimentos”,  la caminata por la marina se hizo imprescindible. La noche sirena y en paz nos abrigó con su calor.
 Al día  siguiente nos esperaba  la conferencia inaugural con Pavel Granados,  acerca de la “Literatura en la primera década del siglo XXI”. A  quien  el Fondo de Cultura Económica recientemente publicó su libro EL OCASO DEL PORFIRIATO, Antología histórica de la poesía en México 1911-1910.  Difícil profundizar en esta crónica en  los temas tratados durante el encuentro, pero el investigador sensible e intuitivo, durante su conferencia dejó frases criticas que me parecieron necesarias anotar en la agenda como temas primordiales, en  estos tiempos en que  México se encuentra sumergido en las ondas oscuras del lenguaje a falta de asumir el pensamiento critico, como parte del cambio en nuestro país,   y que apunté en mi libreta: “La política debe de hablar el lenguaje de la poesía”. “La fuerzas destructivas son fuerzas constructivas” “La violencia resguarda a las palabras”.”Los escritores nos comprometemos con la política y los políticos no se comprometen con la literatura”. “Se ha instalado el lenguaje para demostrarnos su inutilidad”, (refiriéndose al poder político oficial).
Las secuencia de lecturas siguió en el Museo de Historia Natural de Cabo San Lucas, con las primeras mesas de lectura de poesía donde participaron  Iván Gaxiola, Ana Rosshandler, Santiago Martínez Bringas, Guadalupe Nuño, Ramón Cuellar,  Martín Avilés, Juan Pablo Rochin ,  Carlos Macías,  Jorge Chaleco, entre otros.
Entre voces jóvenes y otras maduradas por el oficio, Ramón Cuellar, destacó con sus poemas del libro “OBSERVACIONES Y APUNTES PARA DESNUDAR LA MATERIA”; ganador  del premio  de la Ciudad de la Paz, 2010. Quien habló de la influencia de Gastón Bachellard en su obra, demostrando  el manejo del simbolismo del francés, autor de la Poética del espacio, así como la teórica conceptualización de los elementales, cuando “nos alumbra” con el tema del Fuego:  Penetrarás en el abismo donde se encuentra  el polvo que le da forma  a los nacimientos de la semilla, esa célula de tu mente, descubierta desde la somnolencia, desde el latido interno de la costumbre.
En esta horneada, como agradable degustación,  no faltó el reconocido  “Humorismo Sudcaliforniano” de Martin Avilés, con su cuento EL PLÅCIDO DE LORETO,  voz templada y  de buena lectura.
Después de la comida, por la tarde se presentaron en la casa del a Cultura,  dos libros ganadores de los PREMIOS REGIONALES DE LA CIUDAD DE LA PAZ, 2010; con Teresa Avedoy   presente, y el  ausente, José Manuel Di Bella, quien apareció en el programa, y  que  sólo  hizo honor al título de sus “CUENTOS CHINOS”.
En las mesas consecutivas fue mayor la presencia de las voces femeninas como la de  Lorena Durán,  Claudia Acosta, Anya Aguilera,  Calafia Pozo, Conchita Cabrera,  Mercedes Reinoso y Sofia Faddeva, quien leyó en español y ruso.

Después de la degustación de los bocadillos, en el cerro del Timbre, la noche joven  y la luna dorada invitaban a seguir la tertulia, algunos poetas nos dirigimos a un Bar Jazz de la marina, donde  Rosina Conde se encontraba, “bolereando el llanto”, con el saxofonista de Alain Derbez y el piano del músico del lugar.

Por la mañana del viernes, con el calor y la transparencia del cielo, escucharíamos los  haikús de  “Poesía en Seda” de Leticia Garriga, libro bilingüe , de exquisita y  refinada lectura , con traducciones al catalán por el maestro Peré Besso, presentado por Patricia Medina, con su BREVE SON DEL ALMA, quien hizo alusión a un.. .“Ejercicio de la inteligencia puesta al servicio de la revelación”.
“Usted soy yo” de Alain Derbez y Angel Miguel, novela a cuatro manos, a la alimón como él la presentó: ficción, historia o relato, por la que recibió el Premio Nacional Jorge Ibarguengoitia
En la misma mesa,   Leticia Garriga  presentó mi libro Enediana, quien se extendió por las aguas del erotismo, la sensualidad y la mística de ciertos textos, y nos dice:” En mi deambular dentro del texto, me pareció  conmovedor  el devenir de la vida desde mi recreación de la polisemia y la polifonía de la palabra escrita en un encuentro frontal con la  obra”.
En la mesa de debate y análisis ,”La mujer en la Literatura” donde participaron Ana Rosshandler, Patricia Medina, inicio Nora Castillo disculpándose, por romper la ecología emotiva y sensible de  las lecturas anteriores, optando  por alejarse  a las márgenes del papel que juega el análisis critico,  nada placentero y complaciente para la sensibilidad emocional , y menos para la falsa postura egoíca de algunos  literatos en general.
Siguieron las presentaciones editoriales de Juan Melgar, Claudia Luna, Roberto Castillo . Estos últimos, con dos libros publicados en España por la editorial “El aullido”. Una mesa  de voces que ya trascendieron por su necedad, solidez y compromiso con la palabra. Fue un placer escuchar  y seguir leyendo a Claudia Luna, de su libro “Carne para las Flores” raptándonos al instante con  el poema OLVIDO :” …ayer yo latía aceleradamente / latía / por eso olvídame que sea yo esa marca labrada por la emoción en una pared/libérame en ríos con sus lenguas de viscosos remolinos…” . Del libro, “Nuestras vidas son otras”,  Roberto Castillo,  leyó  el poema de “Los invisibles”,  que tendría que ser considerado dentro de los planes de desarrollo de la secretaria de economía, para  que no quedara, sólo ,dentro de la estadística reciente de los desamparados mexicanos, siguiendo la  idea utópica de Pavel Granados , en el supuesto caso de que los políticos  economistas se comprometieran con la poética.
Lecturas seguían y seguían….
Por la tarde de la mesa de “Literatura y Violencia”, de los que llegamos surgieron preguntas de ¿cómo había estado en particular esta mesa?   No sé si sería el cansancio de dos días de lectura,  o los especialistas del tema no lograron apasionar al público afectados por el clima o la placidez de cabo.¿ Frivolidad o desafío?….Hablar del tema álgido y feo en medio de tanta belleza y alegría que nos inspiraba el paisaje (¿?)  Algunos escritores que llegaron  de ciudades bastante mal tratadas por la violencia y el narco, como Tijuana,  Cd. Juárez y Monterrey, comentaron que esperaban más de esta mesa. Los que estuvieron díganlo. Yo no lo sé de cierto…
Autores de lejanas tierras…
Patricia Medina de Guadalajara,  antes de su lectura en el Cerro del Timbre  se  confiesa como lo diría Erica Jong, parte de la Generación Flagelada. Autora con una formación  a pulso de palabra, quien expresa de su libro ENTRE LAS COSAS:  el envés es el odio consustancial/ y el grano así renace/ y se vuelve a podrir.
Sofia Faddeva con su tierna  voz  siberiana, conmovió de manera contundente: No tengo miedo de que me absorbas / y me disuelvas en tus problemas./ Tengo miedo de mí./ Tengo mucho miedo/de que el amor  me obligue a aceptar todo.
Ferrnando Reyes, del D.F.   sigue asombrando con su trabajo editorial y su Antología del Beso en la Literatura Mexicana, promoviendo los besos y a los autores amorosos.
Mario Puglisi, desde Chapala,  poeta de largo aliento y palabra candente, al  leer de pie liberó la pesadez que nunca falta en ciertos momentos, a falta de una buena “curaduría literaria”.
 Enrique Servín , estimado amigo, poeta  reconocido de otros puertos donde encallan las palabras marineras, con quien compartimos la vista entrañable al arco, y sus charlas  en ruso con Sofia Faddeva.
Pero ni la fiereza de unos, la pasión cegadora de otros, la inalcanzable cima del amor  imposible, la frustración contra la violencia,  la melancolía o la prosapia de lo que es correcto o no,   nos impidió disfrutar  la voz picaresca  de Miguel Ångel Chávez,   con  su “Teoría marxista de las Nalgas”  que irrumpió el viernes  por la noche, haciéndonos reír con un ingenioso juego de palabras.
El sábado por la mañana me perdí las dos primeras mesas, tengo que confesarlo, así como de otras tertulias literarias en el espacio  intemporal. Ni al caso acudir a las palabras insustituibles y  al adorno del análisis  de Alain Derbez y Octavio Hernández, a quienes conozco, he leído  y admiro por  su labor periodística incansable y editorial.  Y a Juan Cuahtémoc Murillo,  por la edición, de la  revista “La Misión”, además de su  trabajo como promotor cultural. 
Sin ser manda, llegamos  a  la última mesa,   para escuchar “La devoción por la piedra” libro de Jorge Ortega,  la presentación de “Arrieras Somos…” de nuestra querida Rosina Conde,  quien presentó  la segunda edición del premio Gilberto Owen;   y las “Palabras Divinas Palabras,  de Hernán Lara Zavala.
La sorpresa  era el cierre de ese encuentro sobre el crucero “Oceanus”.  Embarcamos rumbo El Arco  a las 7 p.m.  de la noche.  Simplemente inolvidable. “Las  Tres Gracias”  nos acompañaban. Gracia por el servicio brindado por los promotores, el apoyo de Sandino Gámez,  representante del ISC, la entrega desmedida y atenciones de Paloma Vergara, así como el tesón  de Edmundo Lizardi, “viejo lobo de mar”.  Gracia,  por la musa, el amor a las palabras , al canto, la crítica  y a los sueños, poetas;  por la “salsa”, la rumba , el rock y al pop con el “dj” , sobre las olas.  Gracia, por compartir bebida y comida. Otros instantes se quedan en el tintero, las platicas entre comidas, los entremeses, entradas y salidas “al  laberinto Windham”, la ofrenda hecha al mar, Enediana,  el baile de la culebra festejando el cumpleaños de Rodolfo. El cierre con   alegría del amor expresado. La poesía viva se conjugó en esos litorales y la noche que caía sobre nosotros. De regreso, incomparable la vista,  ni Nueva YorK, ni Hong Kong, reconciliados con la ciudad y sus espejos desde el golfo de la California.

Lunas, letras y menos violencia



Fernando Reyes

Muy cerca de un barrio tranquilo, casi siempre hay uno bravo y violento. Algo parecido pasa en Baja California; en las ciudades fronterizas impera la violencia, mientras que el sur de ese mismo estado se respira La Paz. Es muy distinto leer en Tijuana (donde leí hace dos años cuando Eli Cazessús me invitó a presentar mi Nectáfora) que leer en Los Cabos (donde Paloma Vergara y Edmundo Lizardi me invitaron a participar en el Octavo Encuentro Literario Lunas de Octubre, 2011). Debo confesar que yo soy cien por ciento citadino y disfruto las emociones de las ciudades conflictivas, aunque debo señalar también que disfruté (cuánta falta me hacía) la tranquilidad y belleza de esta imponente península.
   Las lecturas se hicieron en el Museo de Historia Natural y en El Cerrito del Timbre, donde puede disfrutarse la ciudad y la Marina, precisamente donde se encontraba el Wyndham, nuestro hotel-laberinto. Allí, nos hospedamos Nacho Trejo Fuentes y yo, aunque nos cambiaron tres veces de habitación. Era como amanecer con una persona distinta cada mañana, aunque éstas nos llegaban sin darnos cuenta, quizá fue por causa del “Llamado de Sor Juana”, organizado por el músico, poeta y loco Octavio Hernández.
   Las mesas fueron muy ricas y variadas: debate, presentación de libros y revistas, lecturas de poesía y narrativa. Predominó la presencia de jóvenes entusiastas de La Paz, paceños, aunque yo les decía paceanos, “La poesía descansa en Paz”, bromeé en varias ocasiones; se comentó que incluso el sonsonete en la forma de leer Paz ha quedado como lastre. Se agradecieron lecturas frescas como las de Cazessús (que me irguió el espíritu), Christopher Amador (quien desnudó a tantos escritores con su poesía), Mario Z. Puglisi (con quien recorrí las calles de la noche) o  Miguel Ángel Chávez y sus poemas nalgones que fueron bálsamo entre la luna testigo. Acotamos que el uso de altisonancias siempre se ha dado entre poetas mayores: Sabines, Leduc, Novo, Nandino, Efraín Huerta, Max Rojas y, entre otros, el mismo Paz. En esa disertación fue que conocí a Víctor el Memorioso, quien nos deleitaba con poemas de memoria, de Quevedo a José Alfredo Jiménez. Víctor Luna, más allá de sus poemas declamados y su ponencia sobre literatura y violencia, lo recordaré porque siendo un herrero ama los libros más que muchos académicos petulantes que conozco en la UNAM. El vate de hierro tiene su calle en Culiacán, lo sé porque él mismo puso el letrero en la esquina donde tienen su taller. Gente entrañable se encuentran en los encuentros, como  Enrique Servín, una finísima persona que lo mismo habla hebreo y griego que náhuatl y coreano. Me encantó hablar con él y preguntarle mis dudas lingüísticas. Lástima que no escuchó mi versión de “Nicht kontrollen meiner Sinner”, al ritmo de Flans. Un toque especial le dio a este Encuentro Sofía Faddeeva, quien leyó en español y en ruso, quien nos contó de sus ires y venires, y sobre su provincia natal cuya temperatura llega a 40 grados bajo cero; quizá por eso se la pasó disfrutando del sol y la playa. Qué decir de Miguel Ángel Chávez Díaz de León (Escritor, periodista, sobreviviente de una embolia y un “Carjacking”, como se lee en su tarjeta de presentación) con su gran sentido del humor y cabrón amor a la vida. Me dio mucho gusto ver de nuevo a Rosina Conde, otra amante de la vida, llena de ídem. Fue un placer escucharla cantar al lado de Alain Derbez (quien presentó su Usted soy yo) en el bar donde empezábamos la fiesta cada nocheTwo for the road, allí también cantó blues otra hermosa, Lorena Durán Riveroll, bióloga, poeta de claros ojos nostálgicos que iluminaron la noche. Bella de día y de noche fue otra Luna que le dio alegría al Encuentro, Claudia Luna, quien, haciéndole honor a su nombre, no dormía y compartía la tertulia nocturna gozando del respeto que le prodigamos los caballeros de la noche, quienes aspirábamos las líneas de Sor Juana, bebiendo, leyendo, declamando, cantando, jugando con las palabras: “Élmer mintió”, dijo Nacho Trejo cuando disertamos en torno al iniciador de la novela del narco. La segunda noche nos sorprendió Claudia Luna cantando “Summer time” con la fuerza de cualquier diva del blues.
     En la tarde del sábado, último día de lectura, Hernán Lara Zavala cerró con una conferencia magistral en torno a las palabras. Comparó palabras en distintos idiomas, se refirió a las palabras en su contexto y habló de las palabras preferidas de algunos (las más hermosas son las esdrújulas, siempre he creído) y dijo la suya propia: “sí”. Y ese  inundó la última noche. Primero en el “Oceanus”, el barco que nos llevó al Arco, símbolo característico de Los Cabos. Bello crepúsculo, mejor ambiente y la amistad a flor de piel. Bailamos mareados “Village People”, salsa y ritmos candentes. “Te prometo una crónica, exageraré en algunas cosas, pero no cuando hable de ti”, le dije a Paloma, la preciosa organizadora de este Encuentro, por quien más de uno suspiró.
     La luna se transformó en sol, cientos de cervezas se entremezclaron con letras, palabras, versos, poemas, títulos, nombres. Resultó, entre tantas sorpresas, que muchos de los chavos de la habitación 242, donde acabó la fiesta, eran alumnos de un viejo amigo de la Facultad de Filosofía y Letras, Dante Salgado, poeta y editor de Finisterrae, una revistita reproducida en fotocopias, transcrita en máquina eléctrica, donde publiqué mi primer texto, dedicado al primer amor universitario. El encuentro con espíritus jóvenes me alimenta de su sangre, cual hematófago de letras. La palabra es sí, siempre sí.
    Al día siguiente partimos a nuestros respectivos destinos, si es que el hombre tiene un destino. En las sobremesas quedaron regadas tantas historias relativas a la violencia en Monterrey, Culiacán, Ciudad Juárez, Michoacán, Tijuana, de donde venían los poetas. ¿Cuántos poemas por cada descabezado se acumularán hoy? ¿Cuántos cuentos por cada levantado? ¿Cuántos libros por cada secuestrado?
     Hacia la Ciudad de México volamos Alain Derbez (que vienen de Jalapa), Rosina Conde (que vienen de Tijuana), Hernán Lara (que vienen de la Península, Península), Ignacio Trejo (que viene de Pachuca) y yo, defeño, que vengo de todas partes y hacia todas partes voy, casi a todas, sólo donde haya literatura, amigos, belleza y Lunas.
   Que estos encuentros con la palabra abonen semillas para erradicar la estupidez y la violencia de nuestro país.




sábado, 22 de octubre de 2011

LA LITERATURA, LOS CABOS Y SUS SIRENAS...(CRÓNICA DE MIGUEL ÁNGEL CHÁVEZ)



ARRIBA DE UN AVIÓN
En el asiento 11B del avión me estoy poniendo nervioso. Dentro de 10 minutos bajaremos a San José del Cabo. De ahí, me trasladaran  hasta Cabo San Lucas.
El 8vo encuentro literario LUNAS DE OCTUBRE ya va en su segundo dia. Es viernes ya. Dejo mi maleta, como tacos de pescado y me incorporo a las jornadas de trabajo y de relajo.
Mi primera intervención será en la mesa de debate y análisis. “Literatura y Violencia”, junto a Víctor Luna de Sinaloa y Héctor Delgado del DF. Yo les daré un panorama del quehacer de los creadores que vivimos  en Ciudad Juárez en medio de masacres y pésimas decisiones de los gobiernos.
Estoy nervioso… Es la primera vez que ando en estas latitudes gracias a la literatura. Antes había estado en Tijuana montado en mi primer libro de poemas ESTE LUGAR SIN SUR, pero de eso ya llovió.
Y ahora estoy en Cabo San Lucas, traído desde Juaritos por varias instituciones, el Instituto Sudcaliforniano de Cultura y los ayuntamientos de Cabo San Lucas y La Paz entre otras.
Quiero estrechar la mano a dos viejos amigos, a Edmundo Lizardi y a Roberto Castillo, ellos tendrán que presentarme a una nueva camada de escritores que no tengo el gusto…
ARRIBA DE UN CERRO
Es increíble. He leído mis poemas en museos, casas de la cultura, universidades, parques, institutos de cultura. He leído en cantinas, en moteles y en congales. Una vez mis poemas se escucharon en un templo del siglo XVIII abandonado, en un reclusorio. Una vez leí textos en una reservación apache del sur de Estados Unidos.
Pero nunca había leído mi poesía en la punta de un cerro… Y ya lo hice.
Después de mi ponencia sobre la violencia me dieron la oportunidad de leer algunos textos poéticos en la cima del Cerrito del Timbre que se encuentra en medio de Cabo San Lucas, ahí la brisa del mar llega… pero un poco  cansada.
Ya reconocí a varias amistades-escritores que admiro, están ahí en la punta del cerro: Jorge Ortega, Rosina Conde, Jesús de León, Ignacio Trejo, Alain Derbez y Octavio Hernández entre otro montón de voces nuevas para mí.
Edmundo Lizardi y El Johnny Tecate, dos lobos de Baja, rastrean y revisan la cima del cerro en busca de una ‘’presa’’ con quien compartir la dicha de la literatura… mientras los escritores convocados a las LUNAS DE OCTUBRE leemos y reflexionamos.
Bajamos del cerro. Se acaba la jornada. Yo salgo a cenar a las calles de Cabo. Visito antros y ‘’teibols’’ con singular alegría. Como a las cinco de la mañana vuelvo al hotel sede. Mi compañero de cuarto, Roberto Castillo, está ausente. Eso me indica que en alguna invitación la fiesta no termina.
Agotado hablo a recepción, me contesta el jefe de seguridad (son las cinco de la mañana) le solicito una silla de ruedas para que me lleve a buscar el cuarto 309… si es tan amable.
A los 10 minutos, jefe y silla tocan a mi puerta. Le pido al responsable de la seguridad del gran hotel, que no sea ‘’gacho’’, y me ayude a abrir una botella de cabernet, se le hace un descaro mi petición… pero accede.
¡Y ahí  voy! Como de rayo, cruzo pasillos, subo elevadores… empujado por el mero chingón de seguridad para dejarme en el cuarto 309 donde amigos y conocidos tienen un desmadre: alcohol, poesía, discusiones literarias, etc.
Edmundo abre la puerta. Sorprendido ve al jefe de seguridad que amablemente me entrega a la fiesta…
ARRIBA DE UN YATE
Es el último dia de trabajo. Poco a poco los escritores llegan a las mesas de trabajo. Las compañeras son las más responsables, algunos hombres fallan por unas horas.
Para la tercera mesa del dia ya estamos todos reunidos escuchando las propuestas y las voces. Así le vamos ganando al tiempo.
Yo estoy feliz. Pude escuchar a los creadores (escritores y escritoras) jóvenes sudcalifornianos y a otros que ya tienen cola que les pisen.
Hernán Lara Zavala, otro lobo, cierra las sesiones de trabajo con una charla: ‘’Palabras, divinas palabras’’.
Sandino Gámez, Director de Vinculación y Fomento Editorial y Paloma Vergara, responsables de las LUNAS hacen un anuncio: ‘’El convivió del encuentro será en un yate que los llevara al Arco y los llevar por todo el mar de Cabo San Lucas. Favor de acompañarnos directamente a la marina para embárcanos. Habrá barra libre’’.
El aviso cae como anillo al dedo.
Y ahí vamos… Un montón de locos bulliciosos que ‘’ordenadamente’’ abordamos al OCEANUS, el yate que nos llevara hasta el final de la península y estar en los dos mares (la furia del Pacifico y la paz del Cortés).   
El barco era una fiesta…
Ahí acabamos de estrechar lazos y ‘’echar’’ lazos. Literatas y literatos bailaban como zombis, otros, como yo, preferimos irnos a proa y sentados bebimos como ‘’cosacos’’ mientras la brisa y los pelicanos nos querían decir algo al oído.
Roberto Castillo y yo hablamos de poesía… o sea de mujeres y esperábamos que una sirena brincara para sentarse con nosotros, mientras el OCANUS navegaba por la noche de Cabo.
Regresamos a tierra. Era el final final de las LUNAS DE OCTUBRE… este año... ¡Nos vemos en 2012! ¡Chin chin el que se raje!
Miguel Ángel Chávez Díaz De León.
Ciudad Juárez, octubre 2011, año de la violencia. 

viernes, 21 de octubre de 2011

HUMORCITO CORAZÓN: CÓMO ESCRIBIR CORRECTAMENTE...


 La secretaria del convento está escribiendo una carta y comienza:
'Querido Monseñor'..............
 
 Se da cuenta de que aquél puede mal interpretar sus palabras y vuelve 
 a empezar:
 'Excelentísimo 
 Monseñor'......................
 
 Recapacita pensando que es demasiado formal.
 'Sr. Monseñor'? ...............
 
 Éste le parece muy mundano, así que decide que el mejor es:
 'Don Monseñor'...................
 
 
 Para asegurarse de no meter la pata, le pregunta a la Madre Superiora :
 
 
 - ¿Madre, Monseñor se pone con Don?
 
 - ¡¡ Claro que se pone condón hija, si no este convento sería una 
 guardería!!!!!!!!!!!!!!!