Loading...

jueves, 10 de octubre de 2013

ALCÁNTAR:ENCUMBRAMIENTO Y CAÍDA DE UN AMANUENSE DEL PODER



El doble atentado contra  los hermanos Alcántar, es un hecho tan condenable como el de toda la sangre derramada en el convulsivo México de nuestros días ( "No preguntes por quién doblan las campanas..." ). 
Pero de aquí a condolerse por la ejecución de un "periodista", como
ya lo hacen ciertas voces del "gremio", es una falta de respeto a la memoria de los verdaderos REPORTEROS que fueron victimados por ejercer con dignidad y profesionalismo el fascinante y riesgoso oficio periodístico en las zonas más calientes del país. 
Antonio Alcántar no fue jamás un PERIODISTA , fue un AMANUENSE DEL PODER; de un PODER que en su etapa perredista tuvo como marca de la casa el ODIO; el rencor social desdoblado en venganza por personajes de pocas luces y menos escrúpulos mareados por el súbito ascenso.

He aquí un fragmento del artículo publicado en el bloguito Malekón el 23 de enero de este año 2013: "La tragicomedia de Narciso y Antonio: Alcántar,El Gran Periodista"(Título concedido por su ex jefe Agúndez en entrevista radiofónica") , en el que seguimos la "ruta críitica" del encumbramiento político, la adopción por parte de las élites, del ex vocero de Narciso Agúndez. 

¿UN GRAN"PERIODISTA"?

"La historieta cuenta que Alcántar había sido uno de los "periodistas" más "críticos" tanto de Narciso como de su primo y antecesor Leonel Cota, cuando el guaymense- que había llegado "a estas playas tibias y claras" huyendo de sí mismo y de otras "aprensiones",con una mano atrás y otra adelante-, trabajaba en El Peninsular bajo el látigo de su entonces "padrino"(siempre ha tenido uno), accionista de ese "periódico", empresario turístico, futuro senador panista y candidato a la gubernatura, Luis Coppola Jeffroy, enemigo jurado de Agúndez, por una disputa-adivino usted- sobre bienes raíces en Los Cabos.

ALCÁNTAR NO bajaba a Cota "enfermo", y a Narciso le dedicó una serie de notas y columnas, donde exhibía al flamante alcalde de Los Cabos como un tipo marcado por la codicia y la impostura, que lo habían llevado a hacerse llamar "ingeniero" sin haberse titulado, y a convertirse en "ejidatario"-encabezando a un centenar de empresarios arribistas y familiares- de La Purísima, municipio de Comondú, un ejido con 150 kilómetros de litoral en el Golfo(Bahía Concepción), y otros 30 en el Pacífico, a escasos cuatro meses de haber tomado posesión como alcalde cabeño, con documentos obviamente apócrifos


Fue el momento "periodístico" estelar de Alcántar, y a lo mejor en esa secuela de notas ordenadas por Coppola("Yo solo seguía instrucciones", comentó con su proverbial cinismo de esquirol) estaba pensando Narciso cuando calificó a "Toño" como "un gran periodista".

Tan "grande" que todas sus anteriores ofensas le habían sido perdonadas, porque al fin de cuentas no era Alcántar, sino Coppola, el verdadero emisor y enemigo. La marioneta, el muppet, era al fin de cuentas inocente, y había que adoptarlo, era el "plomero" ideal para la cloaca que acabaría por desbordarlos.

EL "INDULTO" se lo había otorgado el gobernador "perredista", Leonel Cota, atendiendo los consejos del locutor Miguel Angel Ojeda, el tristemente célebre Gnomo Parlante de la Curva de la HZ, lacayo de Aréchiga Jr en Promomedios, empoderado(en tierra de ciegos el tuerto es rey) como nunca en el nuevo gobierno de "izquierda", amigo y cómplice de Alcántar.

Superando la oferta del "aristocrático" accionista de El Peninsular, Leonel hizo valer su pacto con Vázquez Raña y designó a su ex "crítico" como Jefe de Información de El Sudcaliforniano, diario local de la OEM, en el que previamente había impuesto como "director" a un tipo que había sido su ayudante en sus tiempos de diputado federal priista (comparsa de la roqueseñal), y sin ningún antecedente periodístico."

Y de aquí al gabinete de Agúndez, el primo sucesor del trono familiar, en calidad de "director de Comunicación Social", a la cárcel por unos meses junto con su ex jefe, y a su ejecución a domicilio de ayer por la tarde-noche.

No hay comentarios: