Loading...

jueves, 25 de marzo de 2010

LOS NUEVOS JUNIORS DE LA IZQUIERDA ESPURIA...

LEONEL COTA CÁRDENAS, HIJO DEL EX GOBERNADOR DE BCS Y EX LIDER NACIONAL DEL PRD, EN SU PORTAL DE FACE BOOK.


Hace algunos meses causó revuelo una foto, publicada en Milenio Diario, de Andrés Manuel López Obrador Jr calzando unos tenis de 12 mil pesos marca Louis Vuitton, en pleno Zócalo de la Ciudad de México, que resaltaban entre las pauperizadas clientelas, cortesía de Bejarano y Padierna, en una de las concentraciones convocadas por su padre..

A la foto de los tenis del Pejejunior, le siguieron imágenes tomadas del portal de Face Book del hijo del “presidente legítimo”, el de “primero los pobres”, a bordo de un yate en el que hacía constantes viajes a Nueva York en compañía de amigos y amigas diletantes de la buena vida.

En esa misma cyberpágina de la concurrida red social, aparecían mensajes en los que el joven López aludía despectivamente a las “chachas” de la servidumbre a su cargo, y otras frivolidades típicas de la gente adinerada, de la “derecha”, de la “mafia” que dice combatir el ex “rayito de esperanza”, quien minimizó el asunto respondiendo por twitter como siempre: que se trataba de un “compló”

El resto de la “izquierda” fundamentalista, adoptó la misma postura, y dieron carpetazo al incidente. Pero el puro contraste de los tenis de colección y el resto de la parafernalia del niño rico y sus divertimentos en lujosos yates, con el discurso populista del fallido ex candidato presidencial,había dejado ya impactante huella en la opinión pública.

Era otro golpe auto inflingido más de Andrés Manuel a su imagen como redentor del pueblo mexicano, del “pueblo bueno”, el que le era y le sigue siendo fiel a pesar de todas sus contradicciones e incongruencias. Otra raya en el lomo del tigre de una “izquierda” espuria que había llevado su discurso hasta límites inconcebibles de maniqueísmo , de vacuidad conceptual, ideológica.

Una vez conquistadas ciertas posiciones de poder, los principios quedaban reducidos a meras coartadas retóricas, consignas convertidas en mantras, para consumo de los fanatizados fieles del Mesías Tropical, como diría Enrique Krauze.. En esas alturas, las fronteras entre la izquierda y la derecha, se diluían: el poder, y el dinero del poder, uniformaba, lograba en las cúpulas la igualdad social que no lograba la política en un país convertido en una fábrica de pobres.


El detalle es que estos nuevos ricos eran más desfachatados que la burguesía tradicional, que por generaciones habían acumulado –en muchos casos con trabajo honesto- un patrimonio familiar.

El súbito acceso a la riqueza, vía el erario público, les provocaba una especie de delirio proyectado en prepotencia y un perfil kitsch (sinónimo de mal gusto) en sus nuevos hábitos de consumo, como lo vemos con destellante claridad en los churrigurescos íconos de la narcocultura.



BCS: LOS HIJOS DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA


Desde hace tiempo habíamos venido escuchando versiones de los desplantes de algunos juniors de la “izquierda” sudcaliforniana. Algunos relacionados con hechos de sangre, el narcomenudeo, afición por las armas de fuego, escándalos en centros nocturnos de La Paz.
Eran un reflejo, decían nuestros informantes, de ese rencor social que traían tatuado sus padres en el gesto agrio y sus actitudes revanchistas contra quienes no se sometían a sus designios.
La verdad pensábamos que exageraban, pero los últimos acontecimientos criminales, la protesta social y las investigaciones de un semanario como Zeta, han empezado a destapar la cloaca, como la que representa la banda de los Bebos: jovencitos con licencia para robar armas de las propias patrullas municipales y para matar a mansalva en escenarios tan visibles como un bar del malecón.
.
Si bien buena parte del país está sacudido por la violencia, aquí no fue un ajuste de cuentas entre cárteles, sino un crimen propiciado por la descomposición social y la impunidad garantizada para todos aquellos relacionados consanguínea, política y económicamente con la Familia y Asociados en el poder en BCS.

En este contexto se dio el desencuentro en el bar que desembocó en los lamentables acontecimientos. En otras condiciones menos envilecidas, con jóvenes mejor educados, con menos impulsos criminales, corresponsables del compromiso político de sus empoderados familiares con los principios de la democracia( ¡!de la Revolución Democrática!!), otra hubiera sido la historia.

El rezago político, cultural, que con tanta insistencia estuvimos señalando a partir del 99, era , como lo dijimos en su momento, una bomba de tiempo que explotó salpicando de inmundicia el otrora pacífico escenario sudcalifoirniano.

El crimen del malecón, y la consecuente fuga protegida del presunto asesino, viene a ser otra vuelta de tuerca en la secuela de atropellos desde el poder a través de invasiones de tierras con fines especulativos y electoreros; el caos institucional en los tres poderes, el saqueo de nuestra universidad pública, los onerosos acarreos a actos faraónicos de su “Alteza” ya no tan serenísima, el alquiler a cuenta de nuestros impuestos de cierta prensa, la conversión del Centro Estatal de Radio y Televisión en un instrumento de culto a la personalidad del “Ingeniero”, la perversa consigna a los jóvenes que aspiran a formar parte del Instituto Sudcaliforniano de la Juventud:”Aquí no se pude hablar mal del gobierno...”,

Un cuadro alarmante ante el cual la cacaraqueada “obra material” pierde todo sentido. También dictadores como Hítler, Stalin, Ceasusescu, Franco, Pinochet.- guardando toda proporción de la distancia histórica y magnitud de la obra-, blanquearon sus respectivas lápidas con toneladas de concreto y acero. El problema fue su herencia política y moral.



Todas estas reflexiones me provocaron las imágenes que están circulando profusamente por Internet, retomadas del portal de Face Book del joven Leonel Cota Cárdenas, hijo del ex gobernador y ex dirigente nacional del PRD, Leonel Cota Montaño.
Como decíamos el miércoles, el joven Cota se exhibe junto con un grupo de amigos y amigas, en lo que parece ser una alegoría festiva de la narcocultura. Si bien las armas parecen de juguete , el atuendo, el rolex, las relucientes cadenas, no dejan lugar a dudas sobre el status social y el tremendo desfasamiento político del hijo mayor del “líder moral” del Frente Democrático Sudcaliforniano.

Las fotos fueron retiradas de Face Book desde el miércoles. Las cambiaron por una imagen candorosa y de perfil, del titular de la cuenta, con el agregado de links contra la violencia Aquí le presentamos una de las difundidas por Internet ,y que tuvimos oportunidad de apreciar en el mencionado portal...
.
CASA DE CITAS.-“El periodismo es una pasión devoradora. Para mí un gran periodista es un hombre o una mujer del Renacimiento. Para ser periodista en el siglo XXI hay que ser capaz de defenderse en todos los campos. Luego ya tendrás tu nicho particular… Pero el gran periodista es aquel que trata de explicar por qué pasan las cosas que pasan. ¡Qué cosa tan gigantesca! ¡Qué ilusión tan luciferina! Cierto. Pero el gran periodista es alguien que trata de abarcar la totalidad aunque, obviamente, muchas veces, sea derrotado. Nuestra lealtad primera como periodistas profesionales ha de ser a la lengua castellana, la materia prima con la que nos ganamos la vida, interpretamos la realidad, facilitamos un producto más o menos digerido al lector y, en definitiva, existimos. Los diarios latinoamericanos padecen el “síndrome de la complicación”: se adorna la información, son repetitivos, tienen un lenguaje protocolario, verboso, que da muchas vueltas a las cosas, reproductor de los boletines de prensa. Es el lenguaje del poder hacia los súbditos, herencia de la Colonia, o sea: “el chip colonial”. En los impresos latinoamericanos hay un exceso de declaracionitis, sustitución de la acción por la declamación, y la agenda informativa se centra en lo que dicen los políticos y se descuida a la sociedad. Por eso, hay que hacer periódicos útiles, que le sirvan de algo al ciudadano, que sean el nuevo electrodoméstico de la casa, porque la declaracionitis es periodismo de sobras y agujeros negros, sin luz, movimiento ni personalización”. Miguel Angel Bastenier. Laberinto. Suplemento literario de Milenio Diario.

No hay comentarios: