Loading...

domingo, 12 de diciembre de 2010

¿FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO? (Parte 2)

Alejandro Alvarez



Por fin concluyó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-16) con un documento que satisfizo a la mayoría de los asistentes. El presidente Calderón se mostró contento al afirmar: "Dije que Cancún podía, y la verdad es que Cancún pudo. Cancún podía sacar acuerdos y Cancún sacó acuerdos. Cancún podía iniciar una nueva era de combate corresponsable al cambio climático y lo está logrando"; palabrería, como político que es, que pudo estar en boca de cualquier partido en el gobierno: combatir al cambio climático. Mencioné en este espacio hace una semana que la simplificación del tema profundiza en la ignorancia del mismo. Aquí se confirma. Los participantes salieron de Cancún, según ellos, con nuevas armas para “combatir el cambio climático”, como quien sale al ring a noquear al contrario. No saben, ni discutieron, la existencia ni los orígenes del rival. El negocio es redondo, construyen al enemigo y luego lo derrotan en papel. Genial.

Reproduzco lo que referí sobre el tema la semana pasada: durante la segunda mitad del siglo 20 se ha producido un incremento de 0,013 °C (trece milésimas de grado centígrado) al año. Sobre esa base se han elaborado modelos cuyas proyecciones indican que “es probable” que la temperatura de la superficie terrestre, aumente entre 1,1 a 6,4 °C al final del siglo 21. Como resultado de este aumento de la temperatura se ha reducido la superficie ocupada por los glaciares y ha aumentado el nivel del mar. Según un grupo de ambientalistas esto es resultado de la quema de combustibles derivados de hidrocarburos que liberan bióxido de carbono (CO2) lo cual, a su vez, produce un efecto de invernadero (la atmósfera retiene el calor que en condiciones “normales” se liberaría al espacio exterior). Muy bien, excelente, pero cuando se indaga sólo un poco sobre el clima pasado del planeta resultan nuevas incógnitas. Sin la presencia del hombre quemando gasolinas, hace un millón y medio de años la concentración de CO2 fue entre 10 y 200 veces superior a los niveles actuales. Otro dato, hace trece mil años concluyó uno de los grandes periodos glaciares y, hasta donde se sabe no fue por escasez de CO2. Más datos: durante la historia moderna se ha podido determinar que hubo una Pequeña Edad de Hielo que abarcó desde los inicios del siglo 14 hasta mediados del siglo 18. También hubo un Período Caluroso Medieval, de temperaturas muy altas, del siglo 9 al siglo 14, cualquiera sabe (excepto los ambientalistas) que entonces no existían los motores de combustión interna. Los científicos han relacionado estos cambios de temperatura a la actividad solar y a la actividad volcánica. Nótese que la duración de estos intervalos fríos y calurosos ha sido de entre cuatrocientos a quinientos años. ¿Significa esto un cambio del clima? ¿La Paz dejará de tener un clima de desierto o semi desierto cálido para transformarse en uno tropical lluvioso o en un desierto frío? Nuestros activistas del cambio climático no se meten en honduras, mantienen el misterio que es donde mejor se desenvuelven los vividores del tema.

¿Qué es lo que festejan realmente los ambientalistas y los países firmantes de los Acuerdos de Cancún?

1. El acceso a tecnología verde que permitirá transitar hacia una economía baja en carbono y combatir la pobreza. Falso. No hay ni se vislumbra un desarrollo económico importante durante los próximos cincuenta años que no sea a través de una industria que haga uso de derivados del petróleo. No existe un solo prototipo de jet, buque o industria que trabaje con energía solar o eólica. La energía nuclear ha sido sistemáticamente combatida por los ambientalistas, así que de ella ni hablar. La tecnología “verde” es simplemente demagogia.

2. Creación de centros de investigación y tecnología en países en desarrollo. Falso. Los países en desarrollo no tienen recursos ni para satisfacer sus necesidades básicas de alimento, educación y salud. Menos para desarrollar investigación de largo plazo que sustituya a la energía convencional consumidora de hidrocarburos.

3. Establecer un Fondo Verde para transferir millones de dólares para acciones de mitigación y adaptación en países en desarrollo. Cierto, apareció el peine. Lo que busca México y otros países en desarrollo junto con sus grupos ambientalistas son simplemente dólares de la banca internacional. El pretexto es lo de menos. El “cambio climático” queda como anillo al dedo.

No hay comentarios: