Loading...

viernes, 11 de mayo de 2012

Cuidar la imagen de la UABCS


Dr. Humberto González Galván

¿Qué sería algo así como “cuidar la imagen de la UABCS”? Me he estado haciendo esta pregunta desde que se ha agudizado, a últimas fechas, el conflicto de legalidad en el que estamos envueltos todos los universitarios desde hace año y medio. Van mis respuestas.

Cuidar la imagen de una universidad pública implica hacer en ella correctamente lo que ella está llamada a hacer: docencia, investigación, difusión de la cultura y extensionismo. Ahora bien, no se trata de sólo hacerlo por hacerlo, sino de hacerlo “correctamente”, ¿qué quiere decir esto de “correctamente”? La corrección aquí implica sutilezas espirituales difíciles de evaluar con aparatos de medición, pero, por otro lado, fáciles de percibir con la sensibilidad consciente de universitario formado. Lo universitario es una forma de percibir valores universales (la honestidad, por ejemplo) que impulsa a reconocer lo correcto de lo incorrecto desde una especie de seguro instinto para lo que está bien hecho y para lo hecho de mala fe. Este tipo de sutilezas requiere del diálogo permanente para su justa calibración. Escucharse entre sí para acordar, con razones comunes, destinos también comunes en pro del bien universitario, igualmente común. Así, los intereses sindicales no pueden ser diferentes de los intereses administrativos; y ninguno de estos puede ser diferente de los intereses académicos, tanto de profesores como de alumnos, parte sustantiva y razón de ser última de una universidad.

En esta perspectiva general, debiéramos coincidir todos los universitarios en que no está bien torcer la legalidad con procedimientos leguleyos; que no está bien maquillar la corrupción por intereses voraces; que no está bien sostener la impunidad en complicidades vergonzosas; que no está bien simular excelencias académicas con elitismos soberbios… y para calibrar estas coincidencias en sutilezas difíciles de por sí, el diálogo es imprescindible. No aboga por una Universidad sana la terca cerrazón de un pretendido “poder universitario”, a la discusión de ideas y argumentos, de leyes y reglamentos, de acciones y decisiones. Ejemplo de civilidad debemos dar los universitarios ejerciendo nuestro mutuo derecho a pensar y actuar conforme a los valores universales (verdad, bien, belleza) que hacen que una Universidad lo sea, y que si es pública, más aún.

Para mí, esto sería cuidar la imagen de la UABCS; y no andar amordazando la libre expresión de ideas ni criminalizando acciones que quieren marchar en armonía con dichos valores universales.

Muy mal andamos en nuestra UABCS en imagen, si por ejercer una libertad de expresión como la anterior, se nos acusa, a mí y a diez de mis colegas, de “sublevados”, de “desestabilizadores” y de “desapegarnos a nuestras obligaciones contractuales”, absurdas las dos primeras y falsa la última. En efecto, ni el DR. ROLANDO JOSÉ LUIS SANTOS ORCILLEZ, ni el DR.CARLOS JUVENTINO CÁCERES MARTÍNEZ, ni el LIC. HECTOR MURILLO AGUILAR, ni el DR.RUBEN SALMERÓN,  ni el ING.JOSÉ MANUEL GREEN OLACHEA, ni el DR.CÉSAR ARTURO RUIZ VERDUGO, ni el LIC.AMADEO PERALTA ADAME, ni el DR.HECTOR MANUEL SANTIESTEBAN OLIVA, ni el DR. GILBERTO PIÑEDA BAÑUELOS, ni yo mismo, nos hemos desapegado a nuestras labores contractuales universitarias (docencia, investigación, difusión de la cultura y extensionismo), como lo pueden ratificar nuestros respectivos Jefes de Departamento; mucho menos nos hemos sublevado o hemos pretendido desestabilizar a nuestra institución… o sí, si por “sublevarse” y “desestabilizar” se entiende buscar con argumentos y sentencias jurídicas encauzar a nuestra querida universidad en una clara e indudable vía de legalidad, por el bien, en última instancia, de lo universitario y sus sutilezas espirituales.  

No hay comentarios: