Loading...

domingo, 6 de mayo de 2012

PEÑA NIETO: ¿DIVISIÓN O PLURALIDAD'

El 51% de Hillande- 48%  de Sarkozy, revela una sociedad francesa "dividida" como diría EPN.
 Pero que sabe debatir y se sigue alimentando de la consigna de mayo del 68: !Viva la diferencia!! 


El anacrónico Peña confunde peligrosamente "division" con pluralidad.

El conflicto POLITICO- la natural division de opiniones en una sociedad abierta, plural, procesado a través del dialogo, de la critica, del debate de ideas- es la esencia de la Democracia.


El Mexico que Peña no quiere dividir, ya está más que dividido. La propia hija del candidato priista marcó esa división al señalar a la " prole"( que se había atrevido a burlarse de la ignorancia del padre exhibida en la FIL), como una amenaza para los privilegiados hijos de Atlacomulco de Hank y de Montiel, para quienes un político pobre sigue siendo un pobre POLITICO, y un pobre con otro oficio, pues...  un pobre pobre..

Lógica implacable, fatal, destino manifiesto.


Las divisiones ahí están, terribles y maravillosas en un Pais multicultural, con 50 millones de pobres y 50 mil victimas de una espiral de violencia que tiene sus raices en los tiempos priistas. 


Ahí está ese México ya dividido.De lo que se trata es aprender a debatir esas diferencias, no satanizarlas.

"Las ideas son exóticas solo para aquellos que no tienen ideas", como respondió el poeta Paz al oscurantismo priista del carro completo.


Pero no nos engañemos solo para seguir siendo "políticamente correctos", y así pagar deudas de conciencia  ahorrándonos el psicoanalista o el mal aliento del cura en el confesonario. No vale pena. Las izquierdas mexicanas son otra antigualla al igual que la "derecha". Ambos aparentes extremos, son igualmente refractarios a la crítica. 
El PRI perdió las elecciones del 2000, pero ganó la batalla cultural. La prueba del poder constató que El PAN y el PRD "atesoraban" una runfla de priistas de clóset. 


Por eso Bartlett fue adoptado por el PRD, el partido que en su momento fue respuesta al megafraude electoral del 88, operado desde la secretaría de gobernación por el ex gobernador de Puebla, y desde el equipo de campaña de Salinas,  por Manuel Camacho y demás salinistas como el actual candidato al gobierno de Tabasco, Arturo Nuñez.


Por eso  el Peje se dice víctima de una"mafia" mediática, de la que son sicarios todos los periodistas que aparecieron en aquella oprobiosa "lista negra" exhibida ante un Zócalo repleto de matracas bejaranistas.


¿Y los panistas? Por ellos impondíian como diario Oficial el Mensajero de la Fe, y pondrían música celestial continua en cadena nacional.


Remitámomos a lo que está haciendo el neopanista Marcos Covarrubias con la TV Estatal.





No hay comentarios: