Loading...

sábado, 26 de mayo de 2012

A LA COMUNIDAD ESCOLAR DE LA PREPA MORELOS




Ayer, 17 de mayo del año en curso,  después de la reunión extraordinaria del SITPREMO decidí renunciar a la Secretaría General por los siguientes motivos:

  1. Las intenciones antidemocráticas que últimamente han prevalecido en los foros que se supone son de debate fueron trasladadas al seno mismo del SITPREMO
  2. Se bloqueó de manera evidente el análisis del proyecto de la planilla Azul y oro, eliminando este punto del orden del día propuesto por el Comité Ejecutivo del SITPREMO. El proyecto en cuestión en varios de sus aspectos es  lesivo para nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, opinión que he formulado a la Profesora Bertha Montaño en todos los foros a los que ella ha convocado, excepto en el debate que estuvo planeado para que nadie más que ella hablara y en el que se me censuró una pregunta que hice llegar mediante la tarjeta en la que nos pidieron escribir nuestros cuestionamientos.
  3. A la mencionada reunión extraordinaria acudió el 50% más uno del total del padrón sindical, aún cuando hemos alertado desde un tiempo hacia acá de la indefensión en la que se encuentra la preparatoria, tal parece que solo a ese 50% le interesa lo que suceda con su fuente de trabajo y con la preparatoria en general. Ante eso no vale la pena desgastarse, lo he dicho a varios compañeros en lo corto: aquí nadie cuida el trabajo de nadie si al resto no le interesa.
  4. De ese 50 % únicamente 7 personas se pronunciaron a favor de realizar el análisis del proyecto de la planilla Azul y oro, aun cuando en medio de la discusión se les informó en varias ocasiones de las violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo que ahí se proponen.
  5. Esta es la Asamblea que se ha presentado a las reuniones en que como Comité hemos convocado y, por lo que se vio ayer, será esta la base sindicalizada con la que tendríamos que trabajar, muy proclive a no ver los focos rojos que en varias ocasiones se han señalado: convenio con el gobierno para una auditoria económica-administrativa, actitud de cerrazón de la Junta de Conciliación a otorgar la toma de nota (actitud que se mantiene e incluso se recrudece) y un proyecto de administración que se autoproclama autorizado para negociar con el gobierno del estado la reestructuración de la Preparatoria Morelos y que toca, manera violenta , el Contrato Colectivo de Trabajo.

Ante esto no puedo continuar encabezando una defensa de derechos laborales que ni a los mismos afectados parece preocuparles,  prefiero renunciar a la representación sindical, nunca al SITPREMO, y verme con mayor libertad de expresión para decir de manera interna y externa lo que pienso y lo que opino en cualquier foro: debate, prensa, reunión sindical, etc.
No comulgo con el silencio cómplice, ni con aquellos que tienen “miedo a sacudirse el polvo” y que no dicen esta boca es mía cuando se trata de hacer su propia defensa o que, bien, deciden callar y asegurar un espacio laboral ante el horizonte de incertidumbre con que nos amenaza la reestructuración de la Preparatoria Morelos.
Ojalá compañeros sindicalizados, que mi absurda interpretación, como le llamara Bertha Montaño, futura administradora de la escuela, cuando le pedí que comprometiera su palabra de respetar el Contrato Colectivo de Trabajo, no sea más que una lectura equivocada, ojalá que lo que veo venir no sean más que “absurdas” visiones y que no tenga la mala fortuna de vernos, incluyéndome, en la penosa tarea de hacer la defensa personal de aquello que bien pudimos defender en conjunto.
Suerte compañeros sindicalizados, regreso a las filas del SITPREMO ante la cerrazón y la apatía, no voy a seguir a pie juntillas los mandatos de una Asamblea mayoriteada por estas mismas personas que otorgan el voto a favor de la censura, cuando el otro 50 % de la planta trabajadora no asiste a las juntas, sigo pensando lo mismo exactamente y me lo confirma el hecho de que nunca aceptaron el debate, ni la discusión del proyecto en ningún foro. 
“La escuela no es patrimonio de unas cuantas personas”  ¿a quién beneficia que no se discuta? ¿a quién beneficia la opacidad? ¿a quién beneficia que no se debata  en las instancias escolares, incluyendo el SITPREMO?
¿Por qué se utiliza facciosamente a los compañeros interinos para la defensa de un proyecto como este, si ellos ya se van en unos meses, y nosotros, los que tenemos plaza definitiva somos quienes vamos a sufrir las consecuencias?  No tengo cola que me pisen y el que nada debe nada teme.

Profra. Karina Flores Acevedo

No hay comentarios: