Loading...

domingo, 27 de mayo de 2012

MI VIDA CON EL PEJE: LA PRUEBA DESDEÑADA

La primera vez que tuve contacto personal con Andrés Manuel López Obrador,fue cuando recién iniciaba su mandato como dirigente nacional del PRD, en relevo de Porfirio Muñoz Ledo. El escenario era una conferencia de prensa en la maleconera Terraza del Perla.

-¿Qué se siente ser sucesor de un peso completo de la política mexicana, de un intelectual, hombre ilustrado como Porfirio?

AMLO se me quedó viendo retadoramente,visiblemente molesto por la pregunta.

-Ahí la llevamos-alcanzó a decir,y dio por concluida la conferencia.

Lo esperé para saludarlo ya de salida, y me dejó con la mano extendida. Había una chispa de odio en su mirada que lo emparentaba con Leonel Cota y familia: puro rencor vivo, diría Rulfo.

(Qué diferencia con Muñoz Ledo, a quien meses atrás había cuestionado- en otra conferencia de prensa,en La Paz-sobre su papel como presidente del PRI en el fraude electoral que despojó de la gubernatura de Nayarit(1975),  al canididato del Partido Popular Socialista(PPS, ya desaparecido) Alejandro Gazcón Mercado,y sobre su respuesta al informe presidencial en que Gustavo Díaz Ordaz había asumido la responsabilidad histórica por el genocidio de Tletelolco 68.
 Nunca había visto tan titubeante a la lumbrera y líder  perredista. Antes de responder PML le preguntó a Ricardo Gerardo,dirigente estatal perredista, que estaba su lado, quién era el que había planteado la pregunta. "Es gente del partido", informó Ricardo.
 Sobre lo del PRI, el buen Porfirio !!negó que hubiera sido presidente formal de ese partido!!...Y en cuanto a lo de su respuesta al informe de GDO, ya no recuerdo lo que dijo en su larga perorata.


Lo que sí recuerdo es que al concluir la conferencia de prensa,me abordó, me llevó a un rincón despejado de Salón Madre Perla, y me dijo en tono confidencial y pícaro:" Oiga, mi "ideólogo", no me chingue con esas preguntas...")

El otro contacto con AMLO se dio luego del desangelado mitin de cierre de campaña presidencial del Peje en el malecón de La Paz.  Mientras el candidato perredista, puntero en las encuestas, condenaba los "cacicazgos regionales" y el "nepotismo" rodeado de la familia Cota Montaño y Agúndez-había gente riéndose ante tamaño descaro-, yo me la había pasado repartiendo copias de un documento que acababa de publicar en el número CERO(DE AQUÍ NO PASÓ) de la revista LOKOS: el acta de residencia a nombre de Narciso Agúndez Montaño expedida por el alcalde perredista del municipio de Comondú, Javier Obregón, flamante senador, también presente en el presidium de la "honestidad valiente".

Era el documento que le había facilitado a Narciso y un centenar de empresarios arribistas de Los Cabos, familiares y socios, su conversión en "ejidatarios" del Ejido La Purísima, expedido en agosto de 1999, a cuatro meses de la toma de posesión de Agúndez como alcalde de Los Cabos, y de Leonel Cota como gobernador del Estado, y máxima autoridad agraria en la entidad.

Los nuevos ejidatarios no eran precisamente de estirpe  zapatista. Lo que los atraía de La Purísima eran sus 150 kilómetros de litoral en el Golfo de California-incluyendo la magnificencia de Bahía Concepción-y otros 35 en el Pacífico.

Con esta maniobra, Agúndez,avalado por su primo gobernador, Leonel Cota, había iniciado una escalada de invasiones, despojos desde el poder y bajo amenaza, para lo cual armó un "equipo"cuyo modus operandi era como el de las mafias, el"crimen organizado", como lo declaró en la TV nacional(Primero Noticias, con Loret de Mola, Televisa), un empresario español que no cedió a las presiones del cartel perrepetista.
El denominado Grupo Los Cabos, utilizaba todo el andamiaje institucional, los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, ayuntamientos, además de las notarias concedidas por Cota y Agúndez, para lograr sus negocios sucios.
Como carne de cañón para las invasiones contaban con grupos de migrantes del sur del país e incluso Centroamérica,a quienes se les dotaba de credencial de elector y del PRD-PT. Negocio redondo en lo electoral(clientela cautiva) y lo económico(reventa multimillonaria de lotes).

Este modus operandi lo trajo desde BC(nuestro Estado Norte), un personaje llamado Alejandro Moreno Berry, diputado petista, una vez que Narciso Agúndez alcanzara , por fin, como candidato del PT, la presidencia municipal de Los Cabos, una vez pasado por el PRI y el PAN.
Moreno Berry-designado director del sistema operativo del agua potable de LC, de donde salió acusado por los hoteleros de extorsión- se hizo acompañar por uno de sus operadores de confianza en la frontera, el salvadoreño Luis Armando Díaz, un tipo con antecedentes penales,acusado de "daños en propiedad ajena"(léase invasiones).
Díaz sucedió a su socio Narciso en la alcaldía cabeña, y el ahora nuevo residente del Cereso de La Paz-en el colmo de los colmos- lo designó también como su delfín para relevarlo en la gubernatura. Lo que, como sabemos, ya no pudo lograr.
Parte de estas trapacerías fueron registradas en  reportajes de la revisa Proceso y Televisa, entre otros medios.

En aquella ocasión del cierre de campaña 2006 en La Paz, volví´a esperar Andrés Manuel para abordarlo y entregarle el documento que había repartido entre la poca gente que asistió al encuentro.

Esquivé la mirada puñalera y la mueca rencorosa de Leonel,  libré un bloqueo del diputado Obregón(el mismo que como presidente municipal había expedido las actas de residencia apócrifas), y de otros guaruras, y  ya con un pie en el estribo de la Suburban atajé al Peje:

-Mira-le dije, entregándole el documento - este es un caso de tráfico de influencias parecido al de Hildebrando.
  
De nuevo la mirada dura, de poco amigos, la chispa odiosa...El Peje tomó la copia de la prueba fehaciente, saltó dentro del vehículo  y  arrojó la hoja sobre el tablero con presidencial desdén.

Había perdido un insignificante voto en esta orilla del Mundo.

sábado, 26 de mayo de 2012

A LA COMUNIDAD ESCOLAR DE LA PREPA MORELOS




Ayer, 17 de mayo del año en curso,  después de la reunión extraordinaria del SITPREMO decidí renunciar a la Secretaría General por los siguientes motivos:

  1. Las intenciones antidemocráticas que últimamente han prevalecido en los foros que se supone son de debate fueron trasladadas al seno mismo del SITPREMO
  2. Se bloqueó de manera evidente el análisis del proyecto de la planilla Azul y oro, eliminando este punto del orden del día propuesto por el Comité Ejecutivo del SITPREMO. El proyecto en cuestión en varios de sus aspectos es  lesivo para nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, opinión que he formulado a la Profesora Bertha Montaño en todos los foros a los que ella ha convocado, excepto en el debate que estuvo planeado para que nadie más que ella hablara y en el que se me censuró una pregunta que hice llegar mediante la tarjeta en la que nos pidieron escribir nuestros cuestionamientos.
  3. A la mencionada reunión extraordinaria acudió el 50% más uno del total del padrón sindical, aún cuando hemos alertado desde un tiempo hacia acá de la indefensión en la que se encuentra la preparatoria, tal parece que solo a ese 50% le interesa lo que suceda con su fuente de trabajo y con la preparatoria en general. Ante eso no vale la pena desgastarse, lo he dicho a varios compañeros en lo corto: aquí nadie cuida el trabajo de nadie si al resto no le interesa.
  4. De ese 50 % únicamente 7 personas se pronunciaron a favor de realizar el análisis del proyecto de la planilla Azul y oro, aun cuando en medio de la discusión se les informó en varias ocasiones de las violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo que ahí se proponen.
  5. Esta es la Asamblea que se ha presentado a las reuniones en que como Comité hemos convocado y, por lo que se vio ayer, será esta la base sindicalizada con la que tendríamos que trabajar, muy proclive a no ver los focos rojos que en varias ocasiones se han señalado: convenio con el gobierno para una auditoria económica-administrativa, actitud de cerrazón de la Junta de Conciliación a otorgar la toma de nota (actitud que se mantiene e incluso se recrudece) y un proyecto de administración que se autoproclama autorizado para negociar con el gobierno del estado la reestructuración de la Preparatoria Morelos y que toca, manera violenta , el Contrato Colectivo de Trabajo.

Ante esto no puedo continuar encabezando una defensa de derechos laborales que ni a los mismos afectados parece preocuparles,  prefiero renunciar a la representación sindical, nunca al SITPREMO, y verme con mayor libertad de expresión para decir de manera interna y externa lo que pienso y lo que opino en cualquier foro: debate, prensa, reunión sindical, etc.
No comulgo con el silencio cómplice, ni con aquellos que tienen “miedo a sacudirse el polvo” y que no dicen esta boca es mía cuando se trata de hacer su propia defensa o que, bien, deciden callar y asegurar un espacio laboral ante el horizonte de incertidumbre con que nos amenaza la reestructuración de la Preparatoria Morelos.
Ojalá compañeros sindicalizados, que mi absurda interpretación, como le llamara Bertha Montaño, futura administradora de la escuela, cuando le pedí que comprometiera su palabra de respetar el Contrato Colectivo de Trabajo, no sea más que una lectura equivocada, ojalá que lo que veo venir no sean más que “absurdas” visiones y que no tenga la mala fortuna de vernos, incluyéndome, en la penosa tarea de hacer la defensa personal de aquello que bien pudimos defender en conjunto.
Suerte compañeros sindicalizados, regreso a las filas del SITPREMO ante la cerrazón y la apatía, no voy a seguir a pie juntillas los mandatos de una Asamblea mayoriteada por estas mismas personas que otorgan el voto a favor de la censura, cuando el otro 50 % de la planta trabajadora no asiste a las juntas, sigo pensando lo mismo exactamente y me lo confirma el hecho de que nunca aceptaron el debate, ni la discusión del proyecto en ningún foro. 
“La escuela no es patrimonio de unas cuantas personas”  ¿a quién beneficia que no se discuta? ¿a quién beneficia la opacidad? ¿a quién beneficia que no se debata  en las instancias escolares, incluyendo el SITPREMO?
¿Por qué se utiliza facciosamente a los compañeros interinos para la defensa de un proyecto como este, si ellos ya se van en unos meses, y nosotros, los que tenemos plaza definitiva somos quienes vamos a sufrir las consecuencias?  No tengo cola que me pisen y el que nada debe nada teme.

Profra. Karina Flores Acevedo

CONFLICTO EN LA PREPA MORELOS


Compañeros maestros y administrativos que integramos el SITPREMO:

1.- Ante el inminente programa de reestructuración escolar que se pretende realizar durante la próxima administración escolar.
2.- Ante el uso de estrategias ruines y antidemocráticas para acallar las voces discordantes del proyecto administrativo y académico que se pretende imponer por la siguiente administración escolar.
3.- Ante la cerrazón de las instancias estatales e internas para otorgar la toma de nota al sindicato y el reconocimiento temporal del sindicato.
4.- Ante la necesidad de conocer las implicaciones contractuales que implica el programa de reestructuración de nuestra preparatoria.
5.- Ante la perspectiva del abogado del SITPREMO que ha manifestado en diferentes espacios (dirección, comité del SITPREMO, Asamblea del SITPREMO) su preocupación por el estado de indefensión en que nos encontramos y su cada vez confirmación de la reestructuración escolar.
6.- Ante la información y comunicación sostenida en días recientes con diferentes actores de la vida sindical del magisterio sudcaliforniano, que ha venido registrando una serie de atropellos a los derechos laborales por parte de las instancias administrativas.

Informamos a los trabajadores de la institución nuestra posición como Secretaría General del SITPREMO y convocamos a la reunión extraordinaria el jueves 17 de mayo del presente para informar con detalle sobre cada uno de los puntos señalados en este documento:
El próximo 17 de mayo realizaremos una Reunión Extraordinaria para informar sobre el delicado momento de indefensión en que no encontramos desde que Conciliación y Arbitraje, el Patronato de la Preparatoria José María Morelos y Pavón, la misma dirección escolar, nos han negado sistemáticamente y bajo argumentos cuestionables la toma de nota y el reconocimiento interno respectivamente. El actual Comité sindical que presidimos fue electo por mayoría en sesión , después de que se observara un comportamiento extraño del anterior comité sindical, que incluyó la incorporación de una convenio que permitía la intervención del gobierno del Estado en los asuntos administrativos de nuestra institución. Desde entonces señalamos las implicaciones que ello podría acarrear, desde la auditoría hasta la misma reestructuración escolar. Por ello solicitamos a la Asamblea en fecha posterior la contratación de un abogado con experiencia, el mismo que pudiera orientarnos con precisión sobre las circunstancias que vivimos como trabajadores de la preparatoria Morelos. Hay que decir que desde el primer momento enfrentamos oposición por parte de algunos miembros importantes de la preparatoria para la contratación de un abogado. Desde argumentos simples como el de ¿Para qué queremos un abogado, si nunca lo hemos ocupado? Hasta otro de naturaleza todavía más inverosímil. Sin embargo, decidimos buscar la asesoría legal porque sabíamos que de ser cierto todo esto de la reestructuración lo ocuparíamos de inmediato. Ahora, semanas después de todo ello, la opinión de nuestro abogado es que, en efecto, nos encontramos como trabajadores en serio peligro de ver afectados nuestros derechos laborales desde el mismo momento en que las autoridades e instancias correspondientes nos han negado el reconocimiento como representantes de los trabajadores de esta, Nuestra preparatoria José María Morelos y Pavón. El abogado nos ha reiterado no solo al comité del SITPREMO, sino a la misma Asamblea que los trabajadores de esta escuela nos encontramos en verdadero peligro.
            Luego, es de llamar la atención como la administración presente y la que pretende dirigir la institución en los tres años que vienen han puesto en marcha una serie de medidas que a todas luces contraviene el espíritu democrático de nuestra institución y atenta contra algunas de las cláusulas del propio SITPREMO. La idea de las autoridades escolares, las de ahora y las que pretenden dirigir esta escuela, es que no somos autónomos y que debemos asumir unilateralmente cualquier programa de reestructuración escolar, que implica de inmediato afectaciones al Contrato Colectivo de Trabajo del SITPREMO. Tal como se desprende de la lectura del Plan de Trabajo de la Planilla Azul y Oro. Para los que hemos leído con atención y asesoría legal el dichoso documentos queda claro que la nueva administración se arroga derechos unilaterales para reestructurar a la preparatoria no solo en el marco de lo académico, sino incluso en el plano contractual. ¿Con qué derecho se pretende desde la dirección escolar modificar nuestro Contrato Colectivo de Trabajo sin el consentimiento expreso de nuestros agremiados?
En los debates que ha sostenido la futura administración escolar se han venido retomando términos como el de subrogación de servicios, como en las escuelas particulares. No han negado esa posibilidad como futura administración, al contrario se muestran proclives a ese tipo de cambios. La pregunta sería ¿Le han dicho a los intendentes que un programa de subrogación afectaría de inmediato a su sector, tal como ocurrió en otras escuelas públicas del Estado en tiempo reciente y que provocaron conflictos internos delicados?
Finalmente, la idea de la futura administración para elevar la calidad educativa y de gestión de la escuela se reduce a establecer márgenes de eficiencia y productividad, lo que implica asentar la racionalidad económica en el desarrollo académico de nuestra escuela. ¿Sabrá la futura administración que ese tipo de esquemas no ha funcionado en ninguna parte del Estado en donde ha querido imponerse como programa de gestión? A menos que se convierta en negocio particular.
Esta dirección del SITPREMO, comprometida por su palabra con los trabajadores desde el momento de su elección, ha establecido comunicación con otros sindicatos que enfrentan las mismas condiciones que la nuestra, entre otros el comité del Sindicato Único de Trabajadores de la Escuela Normal Superior de Baja California Sur –a pesar de su Secretaría General que no parece observar congruencia entre sus discursos y sus acciones en diferentes espacios de la vida laboral sudcaliforniana- y, en días próximos, haremos lo mismo con actores del grupo que respalda el movimiento por la legalidad en la Universidad Autónoma de Baja California Sur, ello con la finalidad de intercambiar experiencias generales y particulares sobre la situación laboral ante la abierta hostilidad de las instancias administrativas.
En ese sentido, compañeros del SITPREMO, pueden estar seguros que este Comité no ofrecerá su apoyo moral a otros agentes que dicen sostener luchas por la legalidad en otros espacios y en este, el de la preparatoria Morelos, no dicen esta boca es mía. La reciprocidad debe ser evidente. No vamos a realizar pancartas en apoyo de nadie ajeno al SITPREMO sino observamos la misma reciprocidad con las circunstancias de nuestra escuela, en la que empiezan a observarse condiciones hostiles para quienes pensamos diferente al discurso oficial de la presente y la nueva administración. De eso pueden estar seguros, compañeros, no vamos a comprometer la integridad del SITPREMO en otros espacios ajenos al mismo.
Eso no nos excluye de hacer pública nuestra visión de las cosas a la prensa estatal. Creemos desde ya en la necesaria difusión de nuestras condiciones de indefensión laboral para revertir cualquier proceso encaminado a afectar nuestro Contrato Colectivo de Trabajo.


Profra. Karina Flores Acevedo. Secretaria General del SITPREMO.

lunes, 21 de mayo de 2012

Entre la alegría y la tragedia, Carlos Fuentes (II).


Periodico AM                            18 Mayo 2012

REDACCIÓN/ESPECIAL/QUIEN
Carlos Fuentes fue un diplomático reconocido en el mundo y un escritor incansable, pese a la desgracia de perder a sus 2 hijos, y las dificultades que enfrentó en sus dos matrimonios.
Los años con Rita Macedo
Cuando María de la Concepción Macedo Guzmán se casó con Carlos Fuentes, ella era un rostro identificado por el público del cine mexicano y su nombre artístico era bien conocido como Rita Macedo.
Bella, talentosa y con fama, Rita se divorció de Luis de Llano Palmer, un pionero de la televisión y padre de sus hijos Luis y Julissa, y se casó con Carlos Fuentes en 1958. Por ese tiempo, ella actuó en Nazarín, el clásico dirigido por Luis Buñuel, un hombre por quien Fuentes sentía admiración inmensa desde muchos años atrás. Por ello, no dudó en acompañar a Rita en las locaciones de Cuautla, Morelos, donde comenzó una amistad profunda con el cineasta.
A la Rita de aquellos años, el novelista la ha descrito como “una bellísima actriz de perfil mestizo, morena, de grandes ojos rasgados y pómulos altos”. A decir de muchos, formaban una pareja fulgurante y alrededor de su vida, giraba una constelación de artistas e intelectuales que no se perdían las fiestas que organizaban en su casa de la segunda privada de Galeana, en San Ángel.
“Todo mundo decía que daban unas fiestas a todo dar en San Ángel. Invitaban a toda la gente famosa de los años 50 y eran muy concurridas. También asistían las celebridades que estaban de paso. Ahí recuerdo a la actriz Candice Bergen y a John Gavin, el embajador de Estados Unidos en México, que luego hizo el papel de Pedro Páramo en una película dirigida por Carlos Velo”, cuenta Poniatowska.
La actriz Julissa, entonces una adolescente, fue testigo de primera mano de aquellos años. “Él y mi mamá se amaban mucho. Yo no veía a Carlos como mi papá, sino como un hermano mayor. Desde entonces, me convertí en su admiradora por su inteligencia y su sentido del humor, y él me apoyó en mi debut como actriz. Yo estudiaba el high school fuera de México, pero cuando estaba en el DF, ellos y sus amigos me adoptaban en plan mascota para asistir a sus fiestas, para ir a la Muestra Internacional de Cine, que entonces era todo un acontecimiento, o íbamos a Nueva York a ver estrenos. Viajábamos, pero Carlos prefería hacerlo en barco, porque entonces le tenía fobia a los aviones”.
Cecilia, “La Fuentecita”
En 1962, Rita apenas pudo filmar sólo una escena de El ángel exterminador, de Buñuel, porque su médico le advirtió que tenía un embarazo de alto riesgo. Tuvo que guardar reposo absoluto y a los pocos meses nació Cecilia. “La Fuentecita”, la llamó Buñuel.
“... Al abrazarla por primera vez yo sentí que mi cuerpo y el de ella se expresaban libremente. Padre e hija distintos, pero ambos dueños, gracias a la hermosura de un instante”, escribió muchos años después el novelista en su libro En esto creo.
Los años siguientes no fueron sencillos para el matrimonio. Él continuaba escribiendo y publicando a un ritmo impresionante, además de seguir con actividades diplomáticas, representando a México en varios países, y de incursionar en el cine como guionista. Ella buscaba continuar con sus proyectos como actriz y atendiendo a la pequeña y a sus otros hijos.
En aquellos años (1966-1967), se filmó Los Caifanes, una ovacionada película con guión de Fuentes y Juan Ibáñez y protagonizada, entre otros jóvenes actores, por Julissa.
Finalmente, vino la separación con tierra de por medio, cuando Fuentes cambió su residencia a Europa y después llegó el divorcio en 1969. “Habían tomado un departamento en Londres y después concluyeron su ciclo; el porqué, es asunto de ellos. Yo sólo puedo decir que conocer a Carlos ha sido una de las cosas más importantes que me ha pasado en la vida”, confiesa Julissa.
Cada quien siguió sus carreras exitosas. Pero la vida de Rita tuvo un final trágico cuando le diagnosticaron cáncer y ella decidió terminar con su vida en 1993, a los 67 años de edad, según informó la prensa de la época. Sin embargo, la familia sostuvo que el fallecimiento se debió a causas naturales.
Jean, un amor fugaz
En un curioso y trágico juego del destino, Rita Macedo no sería la única mujer amada por Carlos Fuentes que se decidió por quitarse la vida. La otra fue Jean Seberg, la actriz estadounidense protagonista, entre otros filmes, de Al final de la escapada, con Jean-Paul Belmondo.
Fuentes conoció a esta belleza, más admirada en Europa que en su País, en una fiesta neoyorquina en 1969. Ambos acababan de romper con sus matrimonios y tuvieron un breve pero intenso romance, según el propio escritor, cuando ambos viajaron a Durango, para que Jean actuara en el western La leyenda de la ciudad sin nombre, con Clint Eastwood y Lee Marvin.
Ella era brillante, inteligente, bella (...), estaba casada y tenía un hijo. Era una persona muy vulnerable (...), creo que la desestabilicé emocionalmente. Pero yo sólo podía estar agradecido por esos 2 meses. Muy agradecido”, comentó años después el escritor para el dijo británico The Guardian.
En 1979, Jean Seberg puso punto final a su vida, ingiriendo una sobredosis de barbitúricos después de 8 tentativas de suicidio. Tenía 41 años y a lo largo de su corta existencia, había firmado 4 matrimonios y 3 divorcios. Fuentes recordó su amor fugaz con esta bella actriz en la novela Diana o la cazadora solitaria, donde ella aparece con el nombre de Diana Soren.
Silvia Lemus: la galaxia de Fuentes
Para Carlos Fuentes, el principio de la década de los 70 estuvo marcado por una gran pérdida, la de su padre, en 1971, pero también por un encuentro fundamental con la periodista Silvia Lemus. Y en 1972 la pareja decidió casarse.
Si todas las mujeres que he querido se resumen en una sola, la única mujer que he querido para siempre, las resume a todas las demás. Ellas son estrellas. Silvia es la galaxia misma”, escribe Fuentes en el libro En esto creo, sobre la mujer que representa el amor de su vida.
Al año siguiente de su unión, nació Carlos, en París. Con él se repetiría la historia del escritor, que nació lejos de México y creció en distintas naciones. Lo mismo ocurriría con Natasha, nacida en Washington en 1974, el mismo año en que Fuentes fue nombrado Embajador en Francia.
La familia residió en la capital francesa hasta poco después de que el escritor renunció a su puesto en 1977, por desacuerdos con el presidente José López Portillo; luego viajaron por Estados Unidos, en donde él comenzó a dar conferencias y a impartir clases en universidades.
Nuestras carreras no chocan. Donde yo voy, Silvia puede seguirme porque siempre puede encontrar a alguien a quien entrevistar para su programa”, ha dicho Fuentes en Gran Bretaña, donde desde hace años la pareja posee un amplio departamento lleno de libros en el barrio de Earls Court en Londres.
Ése es su centro de operaciones durante el medio año que hasta la fecha pasan en Europa; ahí él escribe y ella planea la serie Tratos y retratos, en la que entrevista a artistas e intelectuales de todo el mundo, y que se transmite hasta la fecha en Canal 22.
Somos muy distintos físicamente. Ella es delicada, dueña chica, rubia y con unos ojos sensuales que cambian del azul al verde y al gris con las horas. Su aspecto es europeo, pero su piel es mate, con un bello fulgor oriental. Su gusto por la ropa es extremo y me deleita. La quiero porque yo soy el hombre más puntual de la tierra y ella, puntualmente, siempre llega tarde. Es parte de su encanto. Hacerse esperar”, así describe Carlos Fuentes a Silvia Lemus en el libro En esto creo, donde también revela que los une la afición por el cine, el teatro y la ópera, y algo infinitamente más íntimo: “la alegría de tener hijos. La pena de perderlos”.
Carlos, el príncipe criollo
El embajador Rafael Fuentes Boettiger, eligió el nombre de Carlos para su hijo, en memoria de un hermano menor que falleció de tifoidea a los 21 años. Ese mismo nombre elegiría el escritor mexicano para uno de los hijos que tuvo con Silvia Lemus y que lamentablemente también tuvo un destino trágico.
“Apenas empezó a caminar, [...] su cuerpo se llenaba de moretones y sus articulaciones se hinchaban. Pronto supimos la razón. Carlos, a causa de una mutación genética, sufría hemofilia, la enfermedad que impide la coagulación de la sangre”, escribe Fuentes en un emotivo texto del libro En esto creo, donde también manifiesta el profundo orgullo que siente por su único hijo varón.
El miércoles 5 de mayo de 1999, Carlos Fuentes Lemus falleció en el penthouse del Hotel Camino Real de Puerto Vallarta, asistido por Yvette, su novia, y un amigo. Un infarto pulmonar acabó con sus 25 años, en los que había sufrido otros males a raíz de su padecimiento, según explica el propio escritor: “La contaminación de las reservas sanguíneas por el virus del SIDA desprotegió a los hemofílicos, a veces por decisiones médicas equivocadas, a veces por actos de irresponsabilidad criminal de las autoridades en Europa y Estados Unidos”. Los padres de Carlos recibieron en Buenos Aires la noticia de su muerte.
El muchacho siempre tuvo una salud mermada pero mucha vitalidad. Dibujó y pintó, incursionó en la fotografía y en el cine y escribió poesía. Como dice su padre, sabía que iba a vivir poco y quería dejar un testimonio de su paso por el mundo. En vida publicó un libro de fotografías y póstumamente se editó un poemario y se montaron exposiciones con sus fotografías y obra gráfica.
La muerte de Carlos dejó en mí y en su madre la realidad de cuanto es indestructible. Vivía ya en nosotros y no lo sabíamos”, reflexiona el escritor en el libro antes citado, mientras que su hermana Natasha escribió: “...su muerte fue más bella que 2 meses en el hospital. Príncipe criollo, no hay quien no te quisiera”.
Seis años después, Natasha sería el centro de otra tragedia en la vida del escritor.
Natasha, la isla solitaria
24 de agosto de 2005. Hacia la media tarde de ese día, llegó una información desconcertante a las redacciones de los diarios que se editan en la Ciudad de México: el cuerpo sin vida de “la hija de Carlos Fuentes”, había sido encontrado en una vecindad ubicada cerca del Centro Histórico. A los pocos minutos, se reportó que era la hija de un homónimo del escritor, pero otras fuentes desmintieron esta versión.
Los reporteros y editores de las secciones culturales, comenzaron a hacer llamadas para verificar la información confusa que había salido de la fuente policiaca. En menos de una hora, la información quedó confirmada y se conocieron más detalles: se trataba de Natasha y no había sido víctima de la violencia de la ciudad. Pero los detalles continuaron fluyendo vagos y contradictorios. Algunas fuentes afirmaron que había sido hallada en Tepito, mientras que otras hablaban del Ajusco.
La Presidencia de la República emitió un comunicado en el que Vicente Fox dio el pésame a Carlos Fuentes y Silvia Lemus: “Natasha siempre habitará en nuestro recuerdo”, decía el documento, y en los días siguientes, la mayoría de los medios de comunicación informaron sobre el fallecimiento de Natasha sin dar detalles debido a decisiones editoriales internas.
La agencia Apro, de la revista Proceso fue uno de los contados medios que abundó en la información y puntualizó detalles: Según los reporteros Raúl Monge y Armando Ponce, Natasha fue encontrada en una vecindad de la colonia Morelos, cerca de Tepito. “Con síntomas de congestión visceral generalizada había ingresado al Semefo en la Delegación Venustiano Carranza en calidad de indigente”, decía la nota. Además, de acuerdo con información de la Procuraduría General de Justicia del DF, confirmada por la agencia Apro, la chica había permanecido sin identificar varios días.
Fue una niña rebotona, alegre, llena de imaginación y humor. La gran ilusión de un padre, es que su hija sea siempre una fuente de ternura y entre siempre a la sala haciendo cabriolas. Pero las fotografías se desvanecen, las gasas se rasgan, las sedas se amarillean. La primera comunión no es un evento eterno”, escribió Carlos Fuente sobre Natasha en la obra antes mencionada.
En ese texto dedicado a sus hijos, el escritor describe a su hija menor como una “isla solitaria”, a quien “le gustaba inventarse y reinventarse una y otra vez”. Natasha tenía 30 años cuando abandonó este mundo.
Pero Carlos Fuentes y Silvia Lemus no perdieron la energía ante los duros embates de la vida de los años recientes. Ella se ha ocupado de difundir alrededor del mundo la obra de su hijo Carlos, mientras que el escritor publicó un libro tras otro, exorcizando sus fantasmas en En esto creo y Todas las familias felices, escritos en las temporadas que pasa en su casa de Londres, antes de volver a su residencia de San Jerónimo en la Ciudad de México.
Mi destino fue encontrar a Silvia y convertir el mío en el suyo”, llegó a escribir Fuentes, un hombre vital e infatigable con un aura de 80 años.
Por los múltiples compromisos de sus padres,
Natasha y Carlos crecieron prácticamente solos.

Vea usted en la próxima edición de Quién, el álbum fotográfico completo de Carlos Fuentes.


Carlos Fuentes: sus pérdidas, amores y glorias (I).


Periodico AM                            17 Mayo 2012

REDACCIÓN/ESPECIAL QUIÉN
Carlos rompió la fuente desde el útero anunciando su nacimiento cuando Berta, su madre, miraba una película basada en la ópera La Bohéme. Con música de Puccini, el primogénito de Rafael Fuentes Boettiger, estaba a punto de arribar al mundo lejos de México, debido a los deberes diplomáticos de su padre. Así, el niño Carlos Manuel Fuentes Macías, soltó su primer llanto en la ciudad de Panamá el 11 de noviembre de 1928. Nadie podía imaginar entonces que aquel bebé se convertiría en uno de los grandes escritores latinoamericanos del Siglo XX.
El nacimiento de Carlos en una Nación que no era la de sus padres, fue el principio del estilo de vida que le deparaba el destino, pues el embajador Fuentes Boettiger fue comisionado en los años siguientes a otras ciudades en Ecuador, Uruguay, Brasil, Portugal e Italia. En 1934, los Fuentes se trasladaron a Washington, donde Rafael fue nombrado consejero en la elegante casa que funcionaba como Embajada de México.
Hoy pocos saben que el pequeño hijo del entonces diplomático, fue inmortalizado en esa residencia construida en 1910 por Nathan C. Wyeth, el mismo arquitecto que diseñó la Oficina Oval de la Casa Blanca.
El adolescente precoz
A principios de la década de los 40, en plena Segunda Guerra Mundial, la familia Fuentes se mudó desde Estados Unidos al otro extremo del mundo. En Santiago de Chile, Carlos y su pequeña hermana Berta, nacida en la Ciudad de México en 1932, oirían hablar el español ya no sólo en casa sino en la calle. Sin embargo, para continuar con la educación bilingüe, su padre inscribió al muchacho en el exclusivo colegio inglés The Grange.
Carlos no encontró ahí la cantidad de hijos de judíos europeos refugiados que tanto le llamaron la atención en la Cook School de Washington, pero tuvo otras experiencias que también lo marcaron. Entre las más importantes, su amistad con el joven Roberto Torreti, con quien compartió la pasión por la lectura y las primeras inquietudes por escribir historias que tecleaban juntos en una máquina Royal portátil. Sin duda, esta relación inspiró en Fuentes el ideal de una amistad afectiva e intelectual que buscaría a lo largo de su vida.
En los jardines de la Embajada de México, los adolescentes y otros amigos jugaban al esgrima con varas secas, y en el colegio, Carlos y Roberto comenzaron a destacar por sus inquietudes intelectuales, más que por estar interesados en jugar partidos de futbol obligatorios.
Carlos y yo asistíamos sin inmutarnos, desde un extremo de la cancha, a las carreras de nuestros compañeros que en el extremo opuesto se disputaban el balón. Apoyados en los postes del arco, hablábamos de lo humano y lo divino [...], sobre todo debatíamos el futuro de Europa”, escribió para la revista mexicana Nexos el chileno Roberto Torreti, quien hoy es un destacado filósofo en su País, recordando esa intensa amistad entre adolescentes que el novelista mexicano ha evocado en algunos libros.
A principios de 1944, los Fuentes hicieron de nuevo las maletas y se mudaron a Argentina. Para el hijo del Embajador, Buenos Aires fue un gran descubrimiento. Como la dictadura que gobernaba el País apoyaba a la Alemania nazi, en las escuelas se inculcaban prejuicios antijudíos y, según ha dicho Fuentes, él se negó a asistir a la secundaria apoyado por sus padres. Pero Carlos entonces aprendió otras cosas en la estimulante escuela de la vida. “A los 15 años pasé el año más maravilloso, al descubrir a Borges, el tango y las mujeres”, le confió el escritor hace algunos años a Maya Jaggi, periodista cultural del diario británico The Guardian.
En la vida cosmopolita del Buenos Aires de los años 40, Carlos Fuentes descubrió modas y modales que lo acompañarían en su mudanza a México.
El alma de las fiestas
Después de muchos años de vida gitana, la familia Fuentes regresó a residir en México a finales de 1944, gracias a que don Rafael asumió un nombramiento en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Carlos estaba por cumplir 16 años y fue inscrito en el Colegio México para cursar el bachillerato. El muchacho comenzó a abrirse camino por su cuenta.
Cuando era muy jovencito, Carlos Fuentes aparecía fotografiado en Social, la revista que se publicó en México desde los años 30. Lo invitaban a todas las embajadas porque era muy bien parecido y muy bien educado. Las hijas de los embajadores lo invitaban e incluso recuerdo que salió con la hija del Embajador de China, una chica guapísima. Era un partidazo”, explica Guadalupe Loaeza, una escritora que, entre otras cosas, se ha documentado sobre aquella intensa vida social de la época alemanista.
A pesar de haber residido la mayor parte de su vida en el extranjero, México no era una tierra extraña para el muchacho, porque durante su infancia y adolescencia él y su hermana pasaban los veranos en las casas de sus abuelas.
Eran mujeres muy distintas. Una era del Golfo de México y la otra del Pacífico. Una era hija de alemanes, la otra descendía de mercaderes de Santander y de indios yaquis”, comentó el escritor al diario español El País, recordando a doña Emilia Boettiger de Fuentes, veracruzana, y a doña Emilia Rivas de Macías, sonorense radicada en Mazatlán, Sinaloa.
Hacia finales de la década de los 40 y principios de los 50, él ya tenía una activa vida social. De acuerdo con Guadalupe Loaeza, “vivió intensamente el periodo alemanista, cuando había muchos centros nocturnos y estaba de moda Acapulco. Carlos Fuentes se divertía con toda esa gente en una sociedad muy elitista, muy esnob, en la que había nuevas fortunas. Por ahí andaban los O’Farrill, los Escandón, etcétera”.
Y ese ambiente mundano del que él mismo formaba parte iba a aprovecharlo muy pronto para mostrarlo en uno de sus libros más celebrados.
El dandy en la región más transparente
Según el propio Carlos Fuentes, él decidió convertirse en escritor exactamente a los 21 años. “Fue en Zurich, al cenar junto al lago, cuando vi a Thomas Mann cenando junto a mí”, reveló en una entrevista publicada por el diario británico The Guardian. En esa época, además de su ajetreada vida social, había iniciado su carrera de Derecho en la UNAM, colaboraba en algunas revistas e incluso había ganado su primer concurso literario en el Colegio Francés Morelos.
Cuando Fuentes vio al legendario Premio Nobel de Literatura alemán cenando en Suiza, él estaba tomando cursos en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra. Se preparaba para la diplomacia siguiendo los pasos de su padre, pero la vocación por la literatura sería más fuerte.
Su primer libro, Los días enmascarados, lo publicó en 1954, pero no fue sino con La región más transparente, su segunda obra, publicada en 1958, que igualó el éxito que ya tenía en sus relaciones sociales.
La región más transparente, causó muchísima polémica, pero también ganó muchos admiradores. Se burlaba de los mexicanos que habían estado en la Revolución y que gracias a ésta se habían hecho millonarios”, recuerda la escritora Elena Poniatowska, quien conoció a Fuentes desde 1951, “en alguna fiesta, antes de que fuéramos escritores”.
Según un comentario escrito en los años 60 por el respetado crítico Emmanuel Carballo, parte del mérito y de la polémica que generó la novela, se debía a que era una “denuncia artística contra los revolucionarios burgueses que tienen el poder en sus manos”.
Había una ironía en la descripción de ese mundo, percibió perfectamente bien el american way of life que justo comenzaba a vivirse en México en aquella época. A las niñas frívolas las describió perfectamente. Pero no creo que haya sentado mal en esa sociedad; al contrario, rápidamente le dieron crédito”, explica también Guadalupe Loaeza.
A partir de ese libro, el éxito y la polémica acompañarían siempre al escritor mexicano.
Amado por las mujeres, envidiado por los hombres
Quienes vivieron aquellos años, hoy afirman que Carlos Fuentes cambió la imagen del escritor mexicano. “Antes, los escritores eran de domingo, es decir, tenían otras profesiones y escribían en sus ratos libres, pero Carlos se convirtió en un escritor de tiempo completo. Le dio glamour al oficio”, reflexiona Poniatowska.
Además de eso, Fuentes mantenía la imagen de un dandy, siempre impecable, bien vestido y cosmopolita. “Claro que se podía decir que era amado por las mujeres y envidiado por los hombres. Todo mundo decía que era muy guapo y muy agradable. Llamaba mucho la atención que era un hombre bien vestido. Por ejemplo, usaba lino blanco en primavera”, agrega la también periodista.
Hacia principios de los años 60, Fuentes había dejado atrás el ambiente del jet-set que había retratado en La región más transparente, y ya era una figura central en la vida cultural, en donde era requerido para conferencias, cocteles, exposiciones y fiestas de artistas e intelectuales. Ahí Fuentes ya no brillaba solo, para entonces había aparecido en su vida una genuina belleza de película.
Lea mañana la alegría y la tragedia en la part

El sentimiento antiPRI en 140 caracteres. Excélsior

El sentimiento antiPRI en 140 caracteres. Excélsior

¿Restauración autoritaria si gana Peña?. Excélsior

¿Restauración autoritaria si gana Peña?. Excélsior

jueves, 17 de mayo de 2012

Carlos Fuentes falleció cuando murieron sus hijos

Mario Alberto Mejia/Sexenio Texcoco, México.- (Texcoco Mass Media).- Carlos Fuentes no murió ayer: murió cuando su hijo Carlos Fuentes Lemus se suicidó en Puerto Vallarta huyendo para siempre de la hemofilia y cuando su hija Natasha fue hallada bajo un puente del barrio de Tepito asesinada por manos anónimas y cobardes. En otras palabras, la de ayer fue su tercera muerte: la definitiva. Un pasaje de su libro “En esto creo” resulta conmovedor en momentos como estos. Fuentes narra que a la habitación de su casa de Londres entró su hijo en plena madrugada. El escritor lo vio pasearse sin decir nada, puesta la mirada en la delgada sombra. De pronto, el joven se detuvo y en medio de un llanto apagado musitó una frase: “I damned”. Es decir: “Estoy maldito”. Fuentes retrata en ese texto el sufrimiento de un padre que ve morir en vida a uno de sus hijos. Poeta, pintor, guionista de cine, huésped permanente de los hospitales, el joven Fuentes Lemus acabó con su vida en Puerto Vallarta el 5 de mayo de 1999. Como buen lector de Baudelaire, entendió que las flores del mal siempre son nocturnas y están ligadas a la muerte. Seis años después, el 22 de agosto de 2005, su hija Natasha terminó debajo de un puente de Tepito. Sola, despojada, arrebatada. Esas dos muertes lo mataron en vida: acabaron para siempre con la vitalidad de un escritor que abarcó casi todos los géneros: novela, cuento, ensayo. Y aunque siguió escribiendo, las cosas ya no fueron iguales: había perdido el alma y el espíritu: esas formas borrosas que guardan la ausencia de los hijos. Atrás quedó uno de nuestros primeros escritores realmente cosmopolitas: políglota, exitoso, cultísimo, amante de las actrices más bellas, conocedor de vinos, cinéfilo empedernido y bon vivant. Eso sí: siempre estará entre nosotros el autor de Terra Nostra, Cambio de piel, La región más transparente, Aura. El amigo de Buñuel, de Paz, de García Márquez, de Bill Clinton, de Miterrand. El hombre que cruzó el siglo veinte mexicano a bordo de un Ferrari y que fue víctima de envidias y rencores. Me quedo con una de sus últimas frases pronunciada en una entrevista reciente: “En el momento que no sabemos hablar, tampoco sabemos amar, ni actuar, ni hacer política”. En efecto: Fuentes fue un escritor obsesionado con el lenguaje. Siempre se enfrentó a él. Por eso Terra Nostra es su Ulises, su Tristam Shandy, su Guerra y Paz. Una obra total para un escritor total. Unas horas antes de morir publicó su último artículo en El País y en Reforma. Ahí habla de lo que le espera al socialista François Hollande, nuevo presidente de Francia, país en el que vivió durante varios años y en el que fue embajador de México en los años setenta. Así culminó su último artículo: “Me preocupa e impacienta que estos grandes temas de la actualidad estén fuera del debate de los candidatos a la presidencia de México, dedicados a encontrarse defectos unos a otros y dejar de lado la agenda del porvenir”. Muchas líneas se están escribiendo sobre él, pero pocas como las que el escritor checo Milan Kundera le dedicó hace algunos años: “Cuando era un joven escritor, en Praga, odiaba la palabra generación, que me repelía por su regusto gregario. La primera vez que tuve la sensación de estar unido a otros fue leyendo más tarde, en Francia, Terra Nostra, de Carlos Fuentes. ¿Cómo es posible que alguien de otro continente, alejado de mí, por su itinerario y su cultura, esté poseído por la misma obsesión estética de hacer cohabitar distintos tiempos históricos en una novela, obsesión que hasta entonces había ingenuamente considerado sólo mía?” Descanse en paz.

viernes, 11 de mayo de 2012

!!VIVA MÉXICO,CABRONES!

EL EX BEATLE PAUL MC CARTNEY, ONDEANDO LA BANDERA MEXICANA EN EL ZÓCALO DE LA CIUDAD DE MÉXICOAL GRITO DE "VIVA MÉXICO, CABRONES!"

LA LEYENDA BEATLE EN EL PRIMER CÍRCULO DEL OMBLIGO DE LA LUNA....

"Buenas noches, chilangos, son ustedes a toda madre...!!Viva México cabrones!!, dijo el mítico  autor de Yesterday, y se hizo la fiesta a la mexicana, entonando con mariachi Obladi oblada..

Paul McCartney, uno de los iconos de la música popular más célebre de todos los tiempos, cimbró durante tres horas el primer círculo del Ombligo de la Luna, el Zócalo de la Ciudad de México, uno de los centros  históricos con mayor carga símbólica en el mundo, atiborrado por alrededor de 200 mil almas de distintas generaciones.

Paul, que al lado de John Lennon, George Harrison y Ringo Star,  iniciara en su natal  Liverpool, UK, la prodigiosa aventura artística del legendario cuarteto de The Beatles, acudió puntual a la cita del Día de las Madres, para ofrecer el  histórico  concierto gratuito luego de su presentación inicial en el Estadio Azteca.






Un evento cortesía de la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, encabezado por el perredista Marcelo Ebrard. un hombre que vivió en su juventud la beatlemania que se prolongó más allá de la ruptura del cuarteto en 1970, con un repertorio vigente hasta nuestros días y seguramente mientras dure la historia de la humanidad.  


The Beatles: clásicos de clásicos.


Por ello la NASA  seleccionó uno de su temas, Across the universe, en la sonda sideral en busca de vida extraterrestre.


Por ello la figura de McCartney trasciende con mucho el mero fenómeno musical y nos remite a toda una época de la historia contemporánea de significativos cambios culturales,en la que The Beatles fueron la vanguardia de la vanguardia durante los años sesenta, y más allá de Let it be...su último álbum como grupo.


Por eso Ebrard respondió al tuiterío de los más imbéciles que lo acusaban de darle"circo" al pueblo,  de manera contundente: "Paul es un clásico: si Mozart viviera, también estaría aquí". 


Los diputadillos panistas defeños también lo increparon por los "gastos superfluos" del evento gratuito.Los subsidios nadamás son para los ricos. El populismo al revés.

En contraste, el presidente Calderón confesó que él sí no se perdió la presentación de uno de sus ídolos,  desde un balcón de Palacio Nacional. 


Las diferencias políticas perdían sentido ante la magnificencia artística y la leyenda viva. Si la política puede crear imperios, el arte puede crear universos.


Como debieron haberlo entendido quienes tuvieron la fatal ocurrencia de exhibir una manta con el copete de Peña Nieto desde el ventanal de un hotel, y  provocaron el rechazo tumultuario.


Los demás candidatos, no se dieron por enterados del acontecimiento cultural. Quizás JVM y AMLO, pasaron de noche  el fenómeno Beatle. 
Cualquiera otro político de su tiempo, verdaderamente moderno, hubiera aprovechado para enviarle un saludo a Paul, y a su público sin acarreados, y enriquecer su misérrimo discurso con una semblanza de aquellos tiempos de revolución cultural,de aquel espíritu de renovación que tanta falta nos hace en esta encrucijada mexicana.


Pero nada... su anacronismo, su resequedad espiritual, son espantosos.




Cuidar la imagen de la UABCS


Dr. Humberto González Galván

¿Qué sería algo así como “cuidar la imagen de la UABCS”? Me he estado haciendo esta pregunta desde que se ha agudizado, a últimas fechas, el conflicto de legalidad en el que estamos envueltos todos los universitarios desde hace año y medio. Van mis respuestas.

Cuidar la imagen de una universidad pública implica hacer en ella correctamente lo que ella está llamada a hacer: docencia, investigación, difusión de la cultura y extensionismo. Ahora bien, no se trata de sólo hacerlo por hacerlo, sino de hacerlo “correctamente”, ¿qué quiere decir esto de “correctamente”? La corrección aquí implica sutilezas espirituales difíciles de evaluar con aparatos de medición, pero, por otro lado, fáciles de percibir con la sensibilidad consciente de universitario formado. Lo universitario es una forma de percibir valores universales (la honestidad, por ejemplo) que impulsa a reconocer lo correcto de lo incorrecto desde una especie de seguro instinto para lo que está bien hecho y para lo hecho de mala fe. Este tipo de sutilezas requiere del diálogo permanente para su justa calibración. Escucharse entre sí para acordar, con razones comunes, destinos también comunes en pro del bien universitario, igualmente común. Así, los intereses sindicales no pueden ser diferentes de los intereses administrativos; y ninguno de estos puede ser diferente de los intereses académicos, tanto de profesores como de alumnos, parte sustantiva y razón de ser última de una universidad.

En esta perspectiva general, debiéramos coincidir todos los universitarios en que no está bien torcer la legalidad con procedimientos leguleyos; que no está bien maquillar la corrupción por intereses voraces; que no está bien sostener la impunidad en complicidades vergonzosas; que no está bien simular excelencias académicas con elitismos soberbios… y para calibrar estas coincidencias en sutilezas difíciles de por sí, el diálogo es imprescindible. No aboga por una Universidad sana la terca cerrazón de un pretendido “poder universitario”, a la discusión de ideas y argumentos, de leyes y reglamentos, de acciones y decisiones. Ejemplo de civilidad debemos dar los universitarios ejerciendo nuestro mutuo derecho a pensar y actuar conforme a los valores universales (verdad, bien, belleza) que hacen que una Universidad lo sea, y que si es pública, más aún.

Para mí, esto sería cuidar la imagen de la UABCS; y no andar amordazando la libre expresión de ideas ni criminalizando acciones que quieren marchar en armonía con dichos valores universales.

Muy mal andamos en nuestra UABCS en imagen, si por ejercer una libertad de expresión como la anterior, se nos acusa, a mí y a diez de mis colegas, de “sublevados”, de “desestabilizadores” y de “desapegarnos a nuestras obligaciones contractuales”, absurdas las dos primeras y falsa la última. En efecto, ni el DR. ROLANDO JOSÉ LUIS SANTOS ORCILLEZ, ni el DR.CARLOS JUVENTINO CÁCERES MARTÍNEZ, ni el LIC. HECTOR MURILLO AGUILAR, ni el DR.RUBEN SALMERÓN,  ni el ING.JOSÉ MANUEL GREEN OLACHEA, ni el DR.CÉSAR ARTURO RUIZ VERDUGO, ni el LIC.AMADEO PERALTA ADAME, ni el DR.HECTOR MANUEL SANTIESTEBAN OLIVA, ni el DR. GILBERTO PIÑEDA BAÑUELOS, ni yo mismo, nos hemos desapegado a nuestras labores contractuales universitarias (docencia, investigación, difusión de la cultura y extensionismo), como lo pueden ratificar nuestros respectivos Jefes de Departamento; mucho menos nos hemos sublevado o hemos pretendido desestabilizar a nuestra institución… o sí, si por “sublevarse” y “desestabilizar” se entiende buscar con argumentos y sentencias jurídicas encauzar a nuestra querida universidad en una clara e indudable vía de legalidad, por el bien, en última instancia, de lo universitario y sus sutilezas espirituales.  

lunes, 7 de mayo de 2012

DEl Kennedy vs. Nixon - 1st 1960 Debate, al bodrio mexicano del domingo


Este primer debate POLITICO televisado, Kennedy-Nixon, en 1960, fue presentado en un formato mucho más moderno que la infame producción de cámaras fijas que la clase Politica y el IFE nos recetaron como postre dominical a los mexicanitos idiotizados, mente capti, no aptos para observar reacciones y demás lenguaje gestual de los debatientes.

Pero qué tal con esa fugaz imagen teibolera -mediático objeto del deseo-de la edecán y ex conejita de Play Boy que repartió la suerte de los turnos y temas.
Por un instante me sentí en Las Vegas. No estaría mal llevar el debate a un ring, con conejitas enseñando todo, hasta carteles enunciando los temas; campaneros, jueces, apostadores, y claro, público, que sin duda atestaría la nueva Arena Mexico.


Los responsables de este bodrio no son directamente los del IFE: son los partidos Politicos que acordaron adoptar este formato a la medida de su anacronismo.

Como de igual manera aprobaron las retrogradas reformas a la ley electoral del 2007.
Que elevan a rango constitucional la prohibición de "denigrar" ... ¡aunque fuere con la VERDAD!!!

QUADRI MAN

Quadri ganó el debate porque fue el único de los tres machos calados(?) que sin recato alguno siguió las voluptuosas curvas y protuberancias de Lupita, la ex conejita...
Seguramente, esta especie de Fito Paez o Charly García de la política mexicana, se alucinó practicando el Salto del Tigre (siguiendo con el rollo ecológico) con esta hermosura en la cama de agua de su combi setentera.

EL LORO AMEAESTRADO

¿Y quién ganaría el debatillo local entre los candidatos a senadores de la República? Lo ganó el liputense locutor Miguel Angel Ojeda,  también conocido como el Gnomo Parlante de la Curva de la HZ,  que a todos ordeña. 
Lo ganó desde que se instaló como moderador a un loro amaestrado que, atendiendo los intereses del patrón Arechiga,  se dio e"l lujo" de ignorar,  en términos periodísticos, la realidad de las víctimas del quiebre de Aerocalifornia, de la mezquindad y soberbia de Raúl JR, motivo suficiente para que la concesión de la señal, propiedad de la nación, le fuera suspendida.  

"Gracias, Miguel Angel", gritaron a coro los "debatientes",deslizando discretamente el respectivo sobrecillo con el óbolo  acordado. 


Imagina Los Cabos sin el Faro Viejo de Cabo Falso




                                                                                      Por José Luis Vázquez Ceja


El Faro Viejo de Cabo Falso, ubicado en el único finis terrae del mundo, el pasado sábado 5 de mayo cumplió 107 años de estar anclado en ese pedazo de duna blanca y de haber lanzado  sus primeros destellos de luz al mundo, fecha coincidente  con la  gloriosa  Batalla de Puebla,  en la cual nuestros gobernantes nativos exaltaron el heroísmo del ejército mexicano, que al mando del general Ignacio Zaragoza,  derrotó al invasor ejército francés al mando del general Charles F. Latrille de Lorencez,  más nunca el Faro Viejo de Cabo Falso   mereció mención alguna,  aún cuando los discursos de tales conmemoraciones lanzados  desde la explanada de la plaza León Cota Collins en Cabo San Lucas seguramente retumbaban hasta el propio Faro Viejo. Quizá esta coincidencia  de fechas sea la razón por la que nuestros gobernantes desde siempre no sólo han marginado en el discurso sino en los hechos al único bien cultural e histórico con que cuenta Cabo san Lucas.

El Faro Viejo de Cabo Falso: un Paisaje Cultural de Valor Universal

El gran reto de ciudadanos y gobernantes no sólo es rescatar y conservar el Faro Viejo sino realizar los estudios para proponer su inclusión, como Paisaje Cultural, en la Lista Indicativa de Bienes de Patrimonio Mundial. Existen al menos seis aspectos que permiten afirmar lo anterior:

1.Vale subrayar que Los Cabos es una comunidad que desde sus orígenes ha venido construyendo testimonios que le dan identidad, en los cuales se enlazan estrechamente la cultura y la naturaleza.

2. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) después de una reunión de expertos  celebrada  en abril de 2001 en la sede de la Comisión Mexicana de Cooperación  con la UNESCO (Conalmex) se obtuvo la reciente Lista Indicativa de Bienes de Patrimonio Mundial  donde México amplia la visión de su Patrimonio al proponer sitios de Valor Universal en otras importantes categorías, como son los Paisajes Culturales, categoría en la que bien pudiera entrar el área de Faro Viejo- Cabo Falso, ya que, entre otros componentes, tenemos la interacción permanente entre el hombre la naturaleza que ilustran la evolución de Cabo San Lucas y San José del Cabo en el curso del tiempo

3..El valor universal excepcional viene desde el nacimiento mismo de la Península hace 15 millones de años; después el asentamiento, en esa zona de Cabo Falso, de un grupo de los Antiguos Californios, los Pericués; luego,  como el único finis terrae del mundo, que fue y sigue siendo  punto de referencia geográfico y marítimo de explotadores y navegantes por los Mares del Sur, hoy,  Océano Pacifico.

4. La presencia del Faro Viejo está en la bitácora de innumerables viajes legendarios, como el realizado por el Premio Nobel de Literatura 1962, John Steinbeck y su amigo el biólogo marino Ed Ricketts, en 1941; pero, sobre todo, fue entraña y forma parte de la vida de miles de pescadores y sus familias de Cabo San Lucas y San José del Cabo, para quienes la aventura era parte de la vida diaria.
     
5. La conjunción  de razas y espíritus en la construcción y cuidado del Faro en el Cabo Falso representan de manera ejemplar como se fue poblando todo el sur de la Península.

6. El paisaje de mar y tierra en Cabo Falso adquiere valores particulares con los significados, los sentidos culturales heredados por la historia, la geografía, la ciencia, los mitos, las referencias arqueológicas y antropológicas, los usos, su resistencia al ambiente y la identidad del mismo pueblo que lo vive y lo disfruta.

Ubicación y construcción del Faro Viejo

Visitar a la superpoblada ciudad de Cabo San Lucas, uno se da cuenta que está conformada por dos Cabos. El primero es el cerro que protege su centro histórico,  la dársena y termina en el legendario Cerro del Vigía hasta el famoso Arco. El Segundo, es el Cabo Falso, ubicado a no más de 15 kilómetros del centro de Cabo San Lucas,  acantilado de 20 metros de altura que está en las inmediaciones del cerro de Las Hermanas. Cabo Falso es la punta de tierra más al Sur de de la Península, es el punto de transición entre el Océano Pacífico y el Golfo de California.
Después de servir durante más de tres siglos como punto de referencia de los navegantes de los mares del Sur y del intenso tráfico de barcos estadounidenses, franceses y de otras nacionalidades, en 1896, la secretaría de Comunicaciones, durante el gobierno de Porfirio Díaz,  ordenó la construcción del faro en las dunas de Cabo Falso. Para ello,  contrató al ingeniero Joaquín Palacios Gómez, quien después de visitar el Cabo Falso para determinar el lugar exacto, elaboración de  planos y la asignación de 17 hectáreas para su construcción y áreas de salvaguarda y protección:
El Ingeniero  Palacios Gómez Inició los trabajos de construcción en 1904 y quedaron terminados a principios de 1905. Y, desde el 5 de mayo, fecha de su inauguración, fue vigía y testigo del ir y venir de barcos de todas las nacionalidades, muy particularmente, durante toda la primera Guerra Mundial.
Después de medio siglo de destellos, luces y esperanzas de vida, la linterna francesa del Faro Viejo fue  desmontada e instalada en la torre construida en el cerro Las Hermanas.  A partir de entonces,  el Faro Viejo quedó como un atractivo turístico pero también empezó  su galopante deterioro por el intenso tráfico de motos y vehículos, que más pronto que tarde no sólo destruyeron las dunas y otros bienes arqueológicos  sino el entorno paisajístico, que era a su vez su única protección natural.

El constructor del faro y los guarda-faros.

En esta continuidad hecha de mitos, imágenes, relatos y costumbres, además del paisaje único y ondulado de las dunas de arena coronadas por zarzas y rastreadoras, persiste en la memoria de no pocas familias de Cabo San Lucas y San José del Cabo así como  el recuerdo vivo de sus antepasados, de aquellos valientes y estoicos hombres que construyeron y cuidaron el Faro de Cabo Falso. Nunca importó la distancia ni las soledades. Así fue como llegó  desde Madrid, España, hasta el Cabo Falso, conocido como el fin de la tierra, antes de 1900, el ingeniero Joaquín Palacios Gómez, acompañado de su esposa Petra Magro y sus hijos Joaquín y Roberto. Inmediatamente después fueron llegando  a este páramo los primeros guarda-faros a cuidar el parpadeo nocturno lanzado hacia los horizontes para marcar las rutas de regreso a casa de navegantes y pescadores. Cómo no recordar y honrar a Don Rafael Tomás Sandoval Mantecón y Don Agustín Payén y Marcos Payen Sandoval, a Néstor Herrera, el guarda-faros que acompañó al Faro Viejo a lanzar sus últimos destellos hacia los horizontes antes de pasar la linterna a la torre del cerro Las Hermanas.

El sustento constitucional y legal del Faro Viejo.

No sólo como símbolo, tradición y herencia sino constitucional y legalmente el Faro Viejo y las 17 hectáreas de las que fue dotado por la secretaría de Comunicaciones son patrimonio del pueblo de Los Cabos y no a la empresa inmobiliaria Bansi S.A  de C.V.   Además de las Leyes Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas y General de Bienes Nacionales, que en espíritu son las custodias del Faro Viejo, tenemos un principio constitucional que nos hablan que “ El derecho de propiedad no es divino ni natural ni inherente a la persona o grupo sino un derecho que la Nación otorga a cada uno de sus hijos y los hace responsables de ello”.  Esto es, todos somos propietarios porque la Nación nos ha hecho tales y su Estado,  representado por órganos y gobernantes, que todos nosotros como ciudadanos (pueblo) elegimos, nos reconoce como tales.

Este principio constitucional refiere que para los mexicanos el subsuelo y sus riquezas son y deben ser propiedad de la Nación. Igual que los monumentos nacionales, históricos y los inmuebles públicos no pueden ser propiedad de los particulares. En consecuencia, el Faro Viejo de Cabo Falso es un bien que pertenece a la Nación. Un bien que no sólo fue construido en terrenos nacionales y con recursos del gobierno federal sino que su utilidad pública y simbolismo, lo convierten en imagen y memoria del pueblo de Los Cabos.  Dar cabida a un régimen de propiedad privada en el Faro Viejo no sólo estaríamos negando nuestros fundamentos constitucionales sino cambiando su altísimo valor histórico por el redituable precio especulativo del comercio inmobiliario, que sólo beneficia a nos cuantos.

Conclusión

 A ciento 107 años de distancia, respetuosamente sugerimos  a nuestros gobernantes, particularmente a los que tienen la fortuna de gobernar Los Cabos, en colaboración con los gobiernos Federal y Estatal y las organizaciones y ciudadanos interesados,  que el G-20 no sólo debe verse como una oportunidad económica y turística sino cultural.  Luego, entonces, empecemos con la tarea de proponer al Faro Viejo y las 17 hectáreas de que fue dotado  cómo un  “área natural protegida” o de “parque nacional”, como parte de una solución integral. Ello, abriría posibilidades  no sólo de rescatar y salvaguardar el Faro Viejo  y los médanos de arena sino tener acceso a las playas, proteger sitios de anidación de la tortuga Laúd, localización y estudio de sitios arqueológicos, como concheros, entierros y talleres líticos de los  Antiguos Californios, entre otros.

Lo anterior también abriría la posibilidad, como ya indicamos párrafos arriba, en buscar la inscripción del Faro Viejo- Cabo Falso en la Lista Indicativa de Bienes de patrimonio Mundial, en la categoría de Paisajes Culturales. Ello, como bien lo señala la organización Semilla del Orgullo,  crear circuitos turísticos culturales y ecológicos, donde estuvieran integrados el Museo de Historia Natural de Cabo San Lucas, el Museo Marino de San José del Cabo, el  Pabellón Cultural de la República, el Estero de San José del Cabo, Antiguo Muelle de la Empacadora Pando, entre otros espacios recreativos y culturales.