Loading...

lunes, 12 de agosto de 2013

VALDIVIA, EL DILEMA DE DIRIGIR UN PARTIDO ADOLORIDO.


+ Las bases se sienten marginadas.
+ El efecto Comondú.
+ El dilema: diputado o dirigente


Mario Santiago

Vaya dilema que enfrenta ipso-facto el nuevo presidente del CDE del PRI en Baja California Sur, Juan Alberto Valdivia Alvarado. quién tendrá que realizar una interminable serie de malabares y actos parecidos a la magia, para convencer a las estoicas bases de su partido, de que quiere avanzar con ellas, porque hasta hoy, los hechos demuestran precisamente lo contrario.
Los que sin pensarlo mucho, abandonaron a esta institución desde la debacle de 1999,  ocuparon en los dos sexenio perredistas, importantes posiciones, tanto en el congreso como en las instancias estatales, municipales y hasta federales, pero ahora que el PRD ya no es ni su sombra, regresan ondeando la bandera blanca de la paz, pero nada de hacer fila, sino ocupando posiciones que por mas de doce años, esperaban los tricolores.  
Esa extraña manera de querer a sus militantes, ha creado un ambiente  enrarecido y poco halagador, dando la impresión de que el nuevo dirigente ya no ve de que tamaño es el cuero sino la mejor forma de sacar correas.
Quizá estas resentidas bases no estuvieran tan desalentadas, si los que retornan no fueran tan protagónicos, pues en los medios informativos se  ufanan de su deslealtad y del retorno victorioso que hacen a  un barco que parecía totalmente hundido, tomando los salvavidas que en rigor de lo justo, no les correspondían.
Los que emigraron de la institución para acurrucarse en el regazo del PRD,  duraron doce años disfrutando de las mieles del poder, en cambio los que no renegaron de sus siglas fueron hostigados de mil maneras primero por el feroz leonelismo y posteriormente por el oscuro agundismo: les quitaron compensaciones, si eran eventuales los corrían del trabajo, buscaban la manera de humillarlos. Pero todo lo soportaron y ahora se preguntan…para que?, si los que regresaron llegaron para ocupar las mejores carteras y las deferencias que a ellos les correspondían.
Ese es uno de los incendios de conciencias que Valdivia Alvarado tendrá que apagar si es que no quiere llevarse una desagradable sorpresa en el cada vez más cercano 2015.
Pese al ambiente festivo y de popularidad con que se le quiso rodear, Valdivia Alvarado perdió la diputación directa por el III  distrito en el 2011 y llegó a ocupar una curul gracias al sistema de los porcentajes, pero de acuerdo a enterados, sobre el trabajo que ha desarrollado en  los dos primeros años, su tarjeta no tiene las mejores calificaciones, además de que es una legislatura que no ha terminado por encontrar su rumbo.
Según los primeros comentarios sobre su futuro político, no piensa pedir licencia como diputado donde gana mensualmente un redondeo de l00 mil pesos y como dirigente ganará una cifra similar, demasiado dinero para alguien que pretende alternar con el pobrerío que hay en su partido.
Pero ya no se sabe  que sería peor, pues si pide permiso en el congreso, tomaría posesión su suplente que es nada más y nada menos que el profesor jubilado Cesáreo Mayoral que fue un consistente funcionario en los dos sexenios perredistas. Volvería por una puerta tan grande que llenaría de oprobio y vergiienza a los priistas.
Una trampa que ellos mismos fabricaron y  que nunca pensaron en que se presentaría bajo esta circunstancia y en momentos tan confusos.
Y ahora ?.
En estos momentos, el PRI no es cualquier cosa, pues para enderezarle el rumbo, el dirigente estatal tiene que dedicarle tiempo completo, pues dividir horarios, como escuela de dos turnos, con alguno de ellos tendrá que quedar mal.
Ya se advierte en las primeras entrevistas que ha dado, pues no sabe cuando debe hablar como diputado y cuando como dirigente de su partido, y lo único que ha demostrado es que ambos cargos no son compatibles y, salvo los elevados emolumentos, políticamente no tiene sentido ni justificación el desgaste.

EL NUEVO COMITÉ EJECUTIVO ESTATAL.

La parcial designación del nuevo Comité Ejecutivo no ha despertado el entusiasmo deseable entre su militancia.
A unos  los juzgan advenedizos, a otros inmaduros, algunos protegidos por el nepotismo o el mero futurismo, a otros porque no serán capaces de ensuciarse ni los zapatos o porque no tendrán tiempo de cumplir con su encomienda y porque en general, casi nadie tiene un peso político específico o el perfil mas adecuado.
Pero alguien decidió que tendría que navegar con todos ellos y no le queda más que remar.
Y aunque faltan algunas carteras, nos da a entender que la caballada como que está anémica.

COMONDU, OTRO PUNTO ROJO.

La reciente visita que hizo a Ciudad Constitución, cabecera municipal de Comondú, no le dejó los mejores saldos, pues la designación que hizo de tres connotados ex perredistas, dejó frío a los tricolores que protestaron a través de todos los medios informativos y redes sociales, aunque como siempre, sin los  resultados deseados.
Y aunque el dirigente trató de desligarse  de los nombramientos, por el momento es la cabeza y pocos piensan que lo “chamaquearon” sino que les tomó la protesta en sus cinco sentidos y de  común acuerdo con el dirigente local, Placido López.
Los nombramientos que desataron la inconformidad y el mal humor de los tricolores, fueron : René López, coordinador del Distrito Electoral 9 y ex candidato del PRD a una diputación; Lourdes Vázquez, ex diputada local de la bancada amarilla, es coordinadora del 10 y Celestino Rangél por el 11, tambien fue candidato a diputado por el partido amarillo.
Todavía me resuenan las palabras que me dijo el doctor Raúl Carrillo Silva cuando se daban los primeros retornas al PRI luego de un interminable periodo de deslealtades:”Todo aquel que se va de las filas del PRI, ya no será bienvenido, y no lo será porque con que cara le responderemos a aquellos que en la tormenta permanecieron fieles a sus siglas. No es posible que cuando la institución está en el poder, no le responda con hechos a sus militantes y que por el contrario se encuentren con las mismas trabas, el mismo burocratismo, la arbitrariedad y el abuso de autoridad sin escrúpulos, cuando la obligación que se tiene con ellos es abanderar sus problemas, sus peticiones y sus demandas. Quien no lo entienda así, tarde o temprano recibirá el mismo trato de la militancia”. Y no andaba tan lejos Carrillo Silva, pues por lo mismo,  perdieron casi todo el  poder y las perspectivas de recuperarlo siguen en el limbo.

COMENTARIO FINAL.

Quienes se dedican actualmente a la política en el Estado, se han vuelto unos excelentes saltarines para ir de un partido a otro, y el término lealtad ha pasado a un plano muy secundario.
Se premia mas a los que regresan que a los que se quedaron.
Es cierto que los tiempos han cambiado, pero por más que se hayan transformado, nunca será bueno perder tanto la memoria, porque sus bases,  que a veces  no protestan tan ruidosamente, han aprendido como ejercer su voto, ya sea para premiar o castigar.
El PRI ya no es la fuerza determinante de antaño, lo han convertido en solamente una de tantas alternativas, pero si algún día aspiran a recuperar todo lo que perdieron, deben reempezar por ser humanistas, justos, sencillos y cobijar con más calidez a sus militantes, pues no hay que olvidar que en el 2011 obtuvieron 85 mil votos que deberían de cuidar, conservar e ir por otros más para que les alcance.
En mi función de periodista, me tocó observar al PRI  en toda su magnitud, cuando llegó a ser una maquinaria de hacer votos y buenos políticos, algunos de los cuales nos gobernaron como Ángel César Mendoza Arámburo y don Alberto Alvarado y hombres de la talla del mismo Carrillo Silva y el profesor Marcelo Rubio Ruiz. Pero de pronto, sus gobiernos se olvidaros de la materia prima que es el pueblo, los dominó la vanidad, el nepotismo y algo que no le perdonaron: la prepotencia.

El desplome se ha prolongado por 14 años, pero en todo ese periodo, nunca había visto a sus bases tan desencantadas como ahora, lo que quiere decir que no están haciendo bien su tarea.

No hay comentarios: