Loading...

martes, 31 de marzo de 2009

JUSTICIA PARA MILES DE CRIMINALES...DE MILENIO DIARIO



Román Revueltas Retes

2009-03-31•Al Frente

La única vez que me he revolcado con doña Justicia ha sido porque mi ex mujer favorita y yo tramitamos un juicio de divorcio. El arreglo fue tan afable y benigno para las partes que, hoy día, seguimos ella y yo cultivando una amistad inquebrantable. Eso, desde luego, no le quita lo tétrico al asunto de tener que personarte en un juzgado y poner tu destino en manos de abogados colmilludos y jueces temibles. Hasta ahí –cruzo los dedos, toco madera y escupo tabaco por la borda de estribor— mis fortuitos escarceos con la injusticia mexicana.

Eso sí, estoy absolutamente seguro de que la primera antesala del infierno terrenal es la más próxima agencia del Ministerio Público. Ahora bien, como diría el chico (Nery) Castillo ¿acaso soy, yo mismo, jurista, leguleyo de altos vuelos, magistrado de la tremenda corte, perito criminalístico o medico legista como para lanzar espeluznantes veredictos sobre el aparato judicial de Estados Unidos (Mexicanos)? Y así como los entrevistadores del bronco jugador de la Selección Nacional de Patabola no pudieron acreditar militancia en equipo alguno de la Primera División, este escribidor ¿dónde ha dictado sentencia, dónde ha litigado o, en el peor de los casos, dónde ha purgado una pena como para opinar tan alegremente sobre el sórdido mundo de la justicia estadounimexicana? Pues no, estimados lectores, el autor a sueldo de esta columna no puede atestiguar la más mínima incursión en ese inframundo. Creo, con todo, que no existe un verdadero Estado de derecho en México.

Hasta aquí, una muestra de la facultad que tenemos los seres pensantes de emitir juicios de valor sobre temas que no corresponden estrictamente a la esfera de nuestras especialidades. Hay algo más, sin embargo: hablando, precisamente, de la justicia, me preocupa que, cada día que pasa, son detenidas decenas de personas en la guerra declarada a las mafias criminales. Muy bien, pero ¿hay cárceles suficientes, hay jueces, hay fiscales, hay expertos? Tampoco lo creo. Pues eso, lectores.

rrevueltas@milenio.com

No hay comentarios: