Loading...

miércoles, 29 de febrero de 2012

LICEAGA, EL VECINO DE LA CALLE MADERO...


&EL Síndrome Valdivia

& Caso Picore: ¿"Sangre azul" o atole tricolor?.

Este lunes 13 de febrero murió el ex gobernador de BCS(1987-1993) Víctor Manuel Liceaga Ruibal, nacido en La Paz en 1935.
Mis primeros recuerdos de Liceaga son los del vecino de la calle Madero, entonces empedrada, sentado con un libro o revista en las manos en una poltrona a la sombra de los tabachines frente a su casa materna y de Novedades Ruibal, una tienda de ropa que doña Elenita, madre de Víctor y amiga de mi madre, atendía personalmente.

Victor era también uno de los infalibles clientes de la Librería Aramburo que hacíamos fila esperando la llegada de los codiciados periódicos y  revistas  de México, la capital a la que todavía no le llamábamos DF.

Creo que en ese tiempo VLR era promotor de box hasta que Félix  Agramont-el gobernador nativo designado por el Presidente Echeverria como respuesta al redivivo movimiento del Frente de Unificacion Sudcalifornianos(FUS) Loreto 70-, lo enroló en la política.

Volví a ver a Liceaga  a principios de los 70 en la Cd de México, cuando ambos iniciábamos una carrera  universitaria en la UNAM.  El reencuentro no fue en CU sino en la sede de la representación del Gobierno de BCS en el DF, ubicada , si mal no recuerdo, en la esquina de Hamburgo y Londres, en plena Zona Rosa

Me sorprendió verlo ahí atendiendo con verdadero gusto a los paisanos que acudían a esas oficinas por diversos motivos. 


El mío era ir a leer los PERIODICOS que llegaban del terruño, particularmente El Eco de California, donde me habían empezado a publicar mis primeras postales desde la metrópoli gracias a la generosidad de Alfredo González, Félix Ortega y el doctor Carballo Lucero, entre otros caballeros de la pluma y juramentados regionalistas de aquella época heroica.

Victor me invitaba café y galletitas y nos poníamos a platicar largo y tendido sobre nuestra experiencia universitaria, los artículos de Manuel Buendía y Fernando Gómez( un cronista de boxeo del Heraldo con un estilo inusitadamente poético), el gobierno de Echeverria, el del Agramont en BCS, y otros temas del barrio; historias de familia como la de Anita Ruibal, la legendaria partera, tía de Victor, que había traído al mundo a medio puerto, incluyendo a criaturas tan exóticas como el  de la Voz.
.
En cada visita, Víctor no dejaba de comunicarme que tenía instrucciones del "tío Félix" de preguntarme qué se me ofrecía.

Se sorprendía porque nunca se me ofrecía nada mas que el codiciado ejemplar oloroso a tinta fresca del Eco..la charla y el cafecito.

En algunas ocasiones coincidía mi visita con la del gobernador, y Liceaga siempre estuvo pendiente de que no me retirara sin saludarlo.
De aqui lo perdí de vista un buen rato hasta que reapareció como senador de la República. Había asumido el escaño a la muerte de Marcelo Rubio, de quien era suplente en la fórmula senatorial.

Eran todavía  los tiempos del carro completo priista, y del inicio de las crisis recurrentes con la devaluación del peso y el alza inflacionaria del periodo de Echeverria, luego  compensado con el boom petrolero y el llamado a administrar la abundancia de Lopez Portillo, que terminó hecho un mar de llanto en su último informe presidencial ,jurando defender al devaluado  peso como un perro y pidiendo  perdón a los pobres.

Con Miguel de la Madrid - en cuya campaña Liceaga, funcionario del PRI, perdió un brazo en un accidente- la situación empeoró dramáticamente en lo económico y lo POLITICO, culminando con la incubación y emergencia de la corriente Democratica del PRI; la escisión de los disidentes de ese  partido, la candidatura de Cardenas por el FDN, y el megafraude a favor de Salinas, delfín de MMH.


PUNTO DE INFLEXIÓN

En este contexto político Liceaga llega a la gubernatura de BCS en 1987, con el decidido respaldo presidencial, vulgo dedazo, lo que empezó a provocar ciertos resquemores en la precaria clase Politica local, particularmente de los seguidores  del ex gobernador Alberto Alvarado, que no tenia ninguna simpatía por su ex vecino de la Madero, y quería impulsar como su sucesor al esposo de una de sus hijas, el general Juan Antonio Valdivia.



Típico producto político de la etapa de descomposición del priato, cobijado por la venia de un presidente que se sentía en deuda con el correligionario herido en campaña, inmerso el país en una tremenda crisis de liquidez, el gobierno de Liceaga tuvo poco margen e idea para desplegar la obra material(aunque sin efectos prácticos inmediatos materializó el sueño del Nigromante, Ignacio Ramirez, al construir el puerto de altura de Pichilingue) y su "aministración" pronto empezó a hacer agua con esa sobrecarga de "amistades " fielmente reflejadas en la nómina y en los negocios al amparo del poder. 

El acabose llegó cuando dos hermanos del gobernador fueron aprehendidos acusados de tener vínculos con el narco. Un destrozado Liceaga dio la cara para decir que  "no sabía" de las actiividades de sus hermanos, lo que le valió  otra andanada crítica en la prensa mexicana, particularmente en diarios del peso de Unomasuno y,su derivado, La Jornada.

"Si no sabía, es un inepto; si sabía, un cómplice", fue el lapidario consenso. Pero De la Madrid sostuvo a su amigo Víctor hasta el caótico final de su mandato, con enemigos al interior de su partido como Valdivia, emanación de su suegro Alberto, que no dejaban de fustigar al "corrupto", y una sociedad agraviada por la crisis económica y política.

EL SÍNDROME VALDIVIA






El escenario quedó quedó listo para que en el 93 esta sociedad agraviada protagonizara una asonada electoral bajo la bandera del PAN. Con su posición crítica y ofreciendo la prueba del contraste de su perfil castrense-disciplina, orden, progreso- ante el caos  finsexenal, Valdivia había logrado encarnar una alternativa viable dentro del propio PRI.
Pero el dedazo de Salinas, todavía fuerte la víspera de la emergencia del EZLN y la ejecución de Colosio--  señaló a Guillermo Mercado Romero.    El ´"valdivismo" se rebeló, pero sin Valdivia. 


El general se "disciplinó",alegando su condición de soldado, de miembro del Ejército Mexicano.


Prefirió el cuartel a la plaza pública. La agregaduría militar en una Embajada europea, más la cuantiosa recompensa económica aplicada como parte de las reglas no escritas del sistema priista, a la lucha politica fuera del PRI, la "encarnación de la patria", de acuerdo al  patrimonialismo tricolor.


 La estafeta la tomó Crisóforo Salido, quien se convirtió en el candidato panista a la gubernatura. Y muchos creemos que la ganó, pero fue víctima de una de esas concertacesiones que el  Jefe Diego y Salinas habían puesto de moda en ese entonces.


El gobierno de Mercado terminaría profundizando la crisis política y moral heredada por Liceaga, acrecentándose el capital político de Valdivia que  mantuvo su posición  crítica aunque de menor intensidad; pero ya no estaba solo en la disidencia interna.

El alcalde de La Paz, Leonel Cota Montaño había sabido capitalizar políticamente la irritación popular causada por la decadencia mercadista, emblematizada por el todopoderoso secretario general Antonio Ortega Salgado.


No obstante, Valdivia quedó en segundo lugar en la elección interna del PRI, muy cerca detrás del Antonio Manríquez Guluarte, y apenitas arriba de Leonel Cota.


Los perdedores impugnaron la amañada elección, pero Valdivia volvió a "acuartelarse" dejando ahora la estafeta a Cota quien gana la gubernatura con el membrete del PRD.


Se inicia la fallida alternancia de una izquierda espuria. La involución política la marcan la peste nepótica, el analfabetismo funcional que deriva en oscurantismo y depredación de valores y símbolos culturales(la UABCS, el CERT, el ISC); el rencor social, los odios rancheros, el retorno a prácticas caciquiles.    


Una debacle que hubiera merecido una mejor réplica de los otrora críticos de Liceaga y Mercado. Pero ni Valdivia ni la mayoría de los priistas que se quedaron en el tricolor dijeron ni pío. Y todavía siguen muy orondos, aferrados a su zona de confort, pero eso sí, pidiendo el voto con su discursito prefabricado, a imagen y semejanza de sus modelos presidenciables; esos "muñecos mediáticos",  personajes tan "pequeñitos"ante el desafío de los problemas nacionales, diría Carlos Fuentes.
     
CASO PICORE: ¿ DE "SANGRE AZUL" O ATOLE TRICOLOR?


El caso más elocuente es el de Carlos Mendoza Davis, ex junior priista, flamante candidato a senador  por su nuevo partido, el otrora "enemigo histórico, el  PAN.¿Recuerda usted algún pronunciamiento, señalamiento crítico,  del mentado Picore contra la barbarie narcisista? ¿No? No se preocupe. 


No es el alzheimer ni nada por el estilo.
Simplemente no existió ni la más mínima  intención de incomodar a quienes tanto daño han hecho a la sociedad sudcaliforniana. 


El Picore fue poseído por el Síndrome Valdivia y  se la pasó cobrando sus cheques gordos como delegado del IMSS, mientras se hacía odiar por el personal de la institución. 


Una actitud tan comodina como la del Tony Manríquez, que se la pasó haciendo negocios con los supuestos enemigos.
Con quienes le rompieron para siempre el sueño de cumplir con su también supuesto "destino manifiesto" de ser gobernador de su "amada tierra".


El Picore- soberbio con los de abajo, pusilánime con los de arriba-- cumplió al pie de la letra la sentencia marxista de la burguesía que como clase se recicla a sí misma:Billete, Poder, Status...Su breve escala en la secretaría general de gobierno(todo con minúsculas), fue suficiente para que enseñara el cobre político al hacer suya la cloaca de la UABCS heredada por Narciso Agúndez.


Todavía tuvo el provocador desplante de llevar a su padre, el ex gobernador Angel César Mendoza, fundador de la UABCS, a que las autoridades espurias le rindieran un "homenaje" igualmente falso, desairado por una comunidad estudiantil que no tenía, ni tiene, la menor idea no tanto de los méritos, sino de la propia existencia del "homenajeado".




No podrían tenerla pues la falta de conciencia histórica es una de las características de las generaciones víctimas de la crisis educativa mexicana.




Y si el "aristocrático"Picore  es la imagen del político  más ilustrado del actual  candelero local,  imagínese lo que podríamos esperar de sus compañeros de generación que se quedaron en el PRI, acomodaticios súrfers de la "ola" de PeñaNieto, su única tablita de salvación.   


Por ello sería una "herejía" pedirles que la muerte de Liceaga les sirviera para hacer un ejercicio autocrítico. Del pasado y el presente priista pasando por la peste amarilla, y la falsa alternancia blanquiazul.


Porque eso de declararse "institucionales" no es más que un eufemismo ya muy desgastado, anacrónico. La democracia se construye en la plaza pública, en al ágora, no en las mazmorras disciplinarias de nuestro cuarteles, castrenses o privados, no en nuestra íntima tristeza reaccionaria.
Con la muerte de VLR, asistimos a un lamentable espectáculo de sensiblería e hipocresía por parte de priistas y expriistas, MCV entre ellos.


Sobre todo de quienes se burlaban abiertamente de un ex gobernador que se había quedado sin billete. Porque un priista pobre es un pobre priista, sobre todo si ha tenido poder para luego caer en desgacia.
Se pueden quedar sin dignidad, sin poder salir a la calle a riesgo del escarnio público, pero no sin billete, sin American Express, como lo gritan las figuritas emergentes en sus francachelas en donde se dan el lujo de pedirle al gerente del bar que corra a ese infeliz "prole" del fotógrafo que confunden con un  paparazzi a la caza de "celebridades" rupestres sincerándose acá entre Nos.
   .





martes, 28 de febrero de 2012

Ex Director de Comunicación Social, tras las rejas

Antonio Alcántar , ex director de Comunicación Social del infausto sexenio de Narciso Agúndez,fue detenido por la policía ministerial de BCS bajo una orden de aprehensión por el delito de peculado.
Al lado de personajes como el ex secretario de desarrollo y ex rector de la UABCS, Jorge Vale Sánchez, y el x secretario de Educación, Omar Castro Cota, el ahora indiciado Alcántar es uno de los más conspicuos representantes de la corrupción del gobierno de Narciso Agundez Montaño.

viernes, 24 de febrero de 2012

Muere de hipotermia poeta chihuahuense reconocido a nivel internacional | Ciudad | El Diario de Chihuahua

Muere de hipotermia poeta chihuahuense reconocido a nivel internacional | Ciudad | El Diario de Chihuahua

De cuerpo entero

Carmen Aristegui
Estamos a un año y días de distancia de la fecha en que el diputado Gerardo Fernández Noroña y otros legisladores portaran una agresiva manta en el Congreso de la Unión en la que, en términos coloquiales, aludían a Felipe Calderón como alguien incapaz de gobernar al país por padecer problemas de alcoholismo. La exhibición de la manta provocó fuertes reacciones y se terminó por reventar la sesión.
La escena fue cubierta e informada por los medios de comunicación y editorializada por muchos, incluida quien esto escribe. No es éste el momento para detallar o volver a hablar de lo que ocurrió a esta periodista en esas fechas pero, sí cabe recordar que se perdió y se recuperó la existencia de un noticiero en apenas 15 días. Un capítulo inédito en la historia de la radiodifusión mexicana. El punto de origen de esa historia fue la decisión editorial de no sumarse al coro de voces que condenaba a los legisladores que portaban la manta, por porros, impertinentes e irrespetuosos, sino de formular preguntas, dirigidas a la Presidencia, para que respondiera si había o no un problema de esa naturaleza en quien encabeza la Presidencia de la República. Se señalaba algo obvio: el estado de salud de un mandatario es, desde luego, un tema de interés público. No hubo respuestas a las preguntas específicas. Lo que hubo fue una reacción autoritaria y desmesurada. Un berrinche de notables dimensiones. Una personalidad retratada.
"¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto...? ¿No, verdad? ¿Y por qué lo dejas conducir al país?", decía la manta que, ciertamente, era insolente por plantear así un tema tan delicado.
El tema vuelve a escena. Ha empezado a circular el nuevo libro del fundador de la revista Proceso. Don Julio Scherer García, el legendario periodista mexicano, ha puesto, por este y otros temas, su incisiva mirada en la figura de Felipe Calderón Hinojosa, el hombre que llegó, en medio del escándalo y las impugnaciones, a la Presidencia de México en el 2006.
En Calderón de cuerpo entero (Grijalbo), se muestran ciertos comportamientos del hombre público y algunos rasgos de personalidad inquietantes de quien hoy ejerce el más importante cargo de poder político en este país.
Con elementos documentales y entrevistas de largo alcance, don Julio expone algunos de los ángulos más descriptivos y descarnados de una personalidad política como la de Calderón. Conversaciones que le tomaron días y horas al periodista con sus interlocutores, con las que va desgranando al personaje: "... autoritario, ingrato, aficionado a la bebida, intolerante", como reza la frase usada por Proceso para anunciar en sus páginas el adelanto y anuncio de la aparición de este libro.
Voces implacables como las de Manuel Espino, primero presidente y después expulsado de su partido; Alfonso Durazo, ex secretario particular de Fox, y ex colaborador de Colosio; Luis Correa Mena, el yucateco amigo y coordinador de campaña de Carlos Castillo Peraza que recuerda, para don Julio, el trato "...indigno, injusto, inmerecido y mucho más" que Felipe propinó a su padre político Castillo Peraza.
Se puede leer también una ilustrativa e inquietante anécdota contada por Gustavo Carvajal, el ex presidente del PRI, que le cuenta a Scherer una anécdota sobre unos puros en la que Calderón revela cómo su padre, don Luis Calderón " ...le enseñó a odiar al PRI".
Las páginas del libro recogen documentos sobre asuntos ocurridos en 2006, como las transferencias de pago por el caso Hildebrando o facturas por conceptos como "captura de datos de simpatizantes de candidatos de Acción Nacional", entre otros. Son apenas pistas de aquello que nunca se terminó de investigar.
De los testimonios recabados, los de Espino resultan demoledores. Entre otras cosas por el detalle y la precisión anecdótica. Con cálculo en sus palabras y anticipando un efecto deseado, Espino detalla, por ejemplo, una reunión con Calderón en un conocido restaurante de Insurgentes en la Ciudad de México, frecuentado por Calderón y sus allegados hace algunos años. No hay lugar para la duda de que el ex presidente del PAN quiere dejar asentado que Calderón tiene problemas con la bebida. Narra una reunión de horas, donde beben y discuten los dos panistas. En algún punto, narra la llegada de Margarita Zavala, quien le reclama una conducta que se intuye reiterada: "Felipe, te he estado buscando. No te reportas, tu chofer me dice que no me puede decir dónde estás. Lo forcé a que me diera tu paradero y por eso estoy aquí. Ya habíamos quedado en que no ibas a tomar".
Texto leído en la presentación del libro Calderón de cuerpo entero, de Julio Scherer.

jueves, 23 de febrero de 2012

LA SUERTE ESTÁ ECHADA. ( 282)



24 FEBRERO 2012

Bobby García.

&.- Tierra de ratones.
&.- Leyes buenas para los gatos. Muy malas para los ratones.
&.- Nuestra entidad: tierra fértil para la corrupción.

Al abrir mis correos el día de ayer, encontré uno que me impactó mucho. Se trata de un video enviado por un gran amigo, estudioso, analítico y gran profesional. Dicho correo me llevó a buscar los datos mínimos del autor de tan aleccionador video: se trata del activista, político y humanista Thomas C. Douglas, que nació en escocia, Canadá, en 1904 y fulminado por el cáncer el 24 de febrero de 1986. Hoy, precisamente hoy, se cumplen 26 años de su fallecimiento. Fue un extraordinario político socialdemócrata que influyó poderosamente en la vida política actual del enorme país que es Canadá. Fue Primer Ministro e introdujo el sistema de salud pública universal. En 2004, en encuesta nacional, fue votado “el canadiense más grande de todos los tiempos”. ¡Con razón me impactó tanto su aleccionadora fábula!. Se llama Tierra de ratones y supongo que la dio a conocer en una sesión del Parlamento Canadiense. Estoy obligado a conocer en qué año tuvo la brillante idea de lanzarla en el Parlamento o donde haya sido. En esa comparecencia habla de la tierra de ratones, que viven felices, que nacen y mueren, que tienen hasta un parlamento y eligen a sus gobernantes cada cuatro años. Irónicamente señala que cuando van a votar hasta los transportan a las urnas. Que eligen un gobierno de enormes y gordos gatos negros; que son buenos para gobernar y que hacen leyes muy buenas pero para los gatos pero muy malas para los ratones. Hay una ley, dice, que las ratoneras deben ser grandes para que los gatos puedan fácilmente meter una pata. Otra ley dice que los ratones deben transitar a velocidad moderada para que los gatos tengan su alimento sin mayor esfuerzo físico. Y es que los gatos veían por sus intereses y no por los de los ratones. ¡Y es que eran gatos!, dice la fábula. Los ratones ya no aguantaron y masivamente fueron a votar y votaron ¡Por gatos blancos! que prometían mejores leyes. Las ratoneras fueron cuadradas y más grandes para que los gatos metieran las dos patas. Los ratones volvieron a votar por los gatos negros, luego por los blancos. Votaron hasta por negros y blancos y hasta por gatos con manchas. Y el problema no era el color, dice la fábula, sino que ¡Eran gatos!. Llegó de muy lejos un ratoncito con nuevas ideas. Los llamó y les dijo: “ ¿Por qué vamos a votar por gatos?, hay que votar por un gobierno de ratones”. Lo tildaron de comunista y lo metieron a la cárcel. Con su voz pausada y firme Thomas C. Douglas dice en la disertación: “Pueden encerar un ratón o un hombre pero no pueden encerrar una idea”… la fábula de Tierra de ratones pinta de cuerpo entero la vida política de la República y la de nuestra entidad. Es la dolorosa realidad de esta tierra de ratones y gatos grotescamente hartos de robo y corrupción. Por doce años los ladrones saquearon la energía económica estatal, y el gobierno actual –un gobierno de gatos gordos- a un año de haberse comprometido a erradicar la corrupción y practicar la transparencia, no ha instrumentado la estrategia oficial, real, objetiva y contundente para exigir la rendición de cuentas a los maleantes que por seis años robaron descaradamente el erario estatal y municipal. Por doce años nos robaron y no ha instituido la dependencia estatal que garantice que los recursos federales, estatales y municipales serán manejados con  transparencia y honradez. Ya lo remarqué el miércoles: funcionarios actuales se afilan las uñas –como los gatos de la fábula- ya que los hampones del sexenio se dan la gran vida y nadie los molesta en sus personas, riquezas y propiedades. Mi correo:raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Cuando inició su gestión la XII Legislatura, unos diputados gritaron para que se aclararan las cuentas de la anterior legislatura. Se habló del famoso sobre amarillo “que entregó” el diputado Rogelio Martínez Santillán, en el que se “transparentaba el ejercicio fiscal”. Nunca apareció el sobre… ¡Y no es fábula!. Concluyó la legislatura y se habló de un desfalco de más de 8 millones de pesos. Se acusó a Arturo de la Rosa, a Paularena, al de finanzas y a Ariel Castro. Hasta hoy nadie pueda dar cuenta del manejo de los recursos de la pasada legislatura. Y no es fábula. El diputado Luis Martín Pérez Murrieta presentó la iniciativa –que se aprobó- de la creación de la Contraloría Legislativa. Ya le quitaron el apartado que decía sería integrada por ciudadanos, y claro ¡dormirá el sueño de los justos! ¡Y no es fábula! Nos asaltaron por doce años y el gato gordo y blanco de Comondú, ni un dedo ha movido… Y no es fábula. Mil laureles para Thomas C. Douglas. Alea Jacta Est.


Ahora quieren enfermar a AMLO | SDP Noticias

Ahora quieren enfermar a AMLO | SDP Noticias

Mienten en Televisa y Tercer Grado sobre encuesta de Covbarrubias | SDP Noticias

Mienten en Televisa y Tercer Grado sobre encuesta de Covbarrubias | SDP Noticias

miércoles, 22 de febrero de 2012

AMBIENTALISTAS O TURBAS ENAJENADAS

Alejandro Alvarez

En nombre del ambientalismo o del ecologismo se han cometido muchas barbaridades en el mundo y, por supuesto, en nuestro país. Existe por ahí un negocio familiar que se denomina Partido Verde Ecologista de México, que no es ni partido, ni verde ni ecologista. Sus negocios sí los hace en México. Hace unos años uno de los juniors que regentean ese negocio fue sorprendido por unas cámaras extorsionando a un empresario para “facilitarle” la obtención de permisos de un proyecto de desarrollo. Del mismo junior se conoce la realización de pintorescas fiestas en sus mansiones donde corren los estimulantes  ilegales como ríos de aguas broncas. En nombre del ambientalismo se han impedido obras en comunidades empobrecidas donde los grupos promotores del boicot una vez logrado su objetivo se sientan a disfrutar de su proeza y los habitantes siguen sumidos en la miseria. No vayamos muy lejos. Un conocido ambientalista y poeta dedicó “desinteresadamente” meses, horas y minutos de su valioso tiempo de producción poética a boicotear la ampliación de la empresa Exportadora de Sal en la laguna de San Ignacio aquí en nuestro estado hace casi doce años. No repetiré las atrocidades argumentales que en realidad ponían una cortina de humo sobre el problema real, la disputa de empresarios salineros de Estados Unidos  y Australia por un mercado internacional en el que los mexicanos competirían exitosamente.  El tiempo ha pasado y esos grupos  ambientalistas desde luego no se hacen responsables de las condiciones de desempleo y miseria en que se debate el norte del estado desde hace lustros. Ellos cumplieron su propósito de impedir la realización de un proyecto. La destrucción es su fuerte, no la construcción. Sin embargo su desempeño entonces fue civilizado y apelaron a la autoridad en su demanda opositora. Si el gobierno federal cedió a esos chantajes es otro cantar.
Sin embargo las cosas parecen cambiar. Recientemente, con motivo de una reunión pública donde una empresa minera expondría su proyecto en el sur del estado, decenas de individuos, principalmente jóvenes, se apersonaron en el lugar no a escuchar sino a amedrentar a los promoventes del proyecto y a todo aquel que no coincidiera plenamente con su oposición a la minería. Estas personas no fueron al evento a escuchar sino a amenazar, no están dispuestos a entender sino que ponen oídos sordos a cualquier explicación técnica que esclarezca la forma de operación del proyecto.  Ya antes me he referido a la irresponsabilidad de la autoridad (SEMARNAT) que tuvo bajo su cargo el desarrollo del evento. Ahora me referiré a la irresponsabilidad de los supuestos investigadores, intelectuales y universitarios que en lugar de reconvenir a sus pupilos en su agresivo proceder no sólo festinaban su conducta como travesuras de pequeños sino que los azuzaban estimulando  la atmósfera de linchamiento típica de las turbas enajenadas que han cobrado víctimas en nombre de una supuesta justicia superior. En este caso “ambientalista”. Esa turba no es representativa del pueblo sudcaliforniano, ni del los centros de investigación, ni educativos del estado afortunadamente.
La pertinencia de un proyecto, que ahora es minero pero que mañana puede ser de cualquier tipo como una marina, un hotel, una fábrica o un negocio de hamburguesas, debe discutirse a la luz de sus argumentos. No de los escupitazos, gritos, dientes pelados y sombrerazos que parecen ser los únicos argumentos de una nueva religión disfrazada de ambientalista. A este ambiente han contribuido por cierto  distinguidas autoridades del gobierno estatal como Santiago Cervantes, Secretario de Salud, que hablando de lo que no conoce afirma que la minería a cielo abierto es altamente contaminante sin saber que en Guerrero Negro y en isla San Marcos se realiza minería a cielo abierto desde hace décadas, como tampoco sabe que el aprovechamiento de las arenas de arroyo y las pedreras en estado también son formas de minería a cielo abierto. También podría postularse al señor Cervantes al premio Nobel  de medicina ya que ha descubierto de un día a otro el origen del cáncer en el estado, adjudicándoselo a la minería realizada hace más de 100 años. Lo que no han hecho miles de laboratorios y centros de investigación médica del mundo este señor lo descubrió en días. Por eso estamos como estamos.  

¿Quién más se va a ir a "la chingada"?


LA HISTORIA EN BREVECiro Gómez Leyva/MILENIO

Ya sabemos que Andrés Manuel López Obrador se irá a la chingada si pierde en julio. ¿Quiénes lo acompañarán en el viaje?
Me he referido en los últimos años a la generación del fracaso. La del encono, la revancha. La del pobre crecimiento económico, los monopolios, el cierre de empresas, los secuestros, las extorsiones, los decapitados, el desplome educativo, la falta de agua, el marasmo tecnológico. Legislativamente mediocres, cobardes a la hora de pagar los costos de las reformas que el sentido común pide a gritos. No imaginan, no concretan.
¿Adónde se marcharán sus miembros más representativos?
Curioso, sólo los tres más notables en activo han perfilado un destino. López Obrador se va al carajo, o a una finca, da lo mismo. Felipe Calderón adelanta un exilio… de la chingada. Manlio Fabio Beltrones advierte que no le interesa estar en el eventual gabinete de Enrique Peña Nieto ni regresar a una curul en San Lázaro.
¿Y los demás?
¿Adónde irá Beatriz Paredes si vuelve a perder en el DF? ¿Y la maestra Elba Esther Gordillo si su partido se consolida en un miserable dos, tres por ciento? ¿Y Santiago Creel, los Chuchos, los Encinas, Chuayffet, Gamboa, Rojas..?
Las elecciones de julio podrían tener la virtud de marcar la frontera generacional, el ocaso de la generación 1997-2012, la del fracaso, la que dilapidó extraordinarias oportunidades. La que, en palabras de Federico Reyes Heroles, ha hecho improductiva la democracia, negado el cambio.
Creo que ocurrirá. Y que sólo los más brillantes, como Beltrones, significarán en el mundo de los Peña, Ebrard, Mancera, Gil, Cué.
Para los demás, el destino más probable es el desvanecimiento. O, López Obrador dixit, la chingada.

martes, 21 de febrero de 2012

Videocomentario de Federico Arreola: Encuestas y columnistas

AGUILAR CAMÍN: Segunda foto de salida


DÍA CON DÍAHéctor Aguilar Camín/MILENIO

El Universal ha publicado la segunda foto de salida de los candidatos presidenciales rumbo a la elección de julio.
La encuesta, hecha por Jorge Buendía para ese diario, da la delantera a Enrique Peña con 48 puntos de intención de voto, 32 puntos a Josefina Vázquez Mota en el segundo lugar y 20 puntos a López Obrador en tercero.
La foto es parecida en sus tendencias a la primera que publicó Mitofsky, salvo porque ahonda la diferencia entre el segundo y el tercer lugar y la reduce entre el segundo y el primero.
Es decir que López Obrador se rezaga, Peña se confirma en su delantera amplia, pero menor que en la foto previa y Vázquez Mota se queda con un firme segundo lugar.
La nota, diría el director de MILENIO Carlos Marín, es que Vázquez Mota sigue creciendo. López Obrador ha crecido también, pero en volumen y proporción menores, de modo que parece que arrancará en ese riesgoso tercer lugar que en elecciones anteriores han castigado los votantes.
He leído una interesante reflexión de Carlos Elizondo Mayer Sierra sobre por qué vamos a tener en 2012 una carrera de tres y no una carrera de dos, como en 2000 y 2006.
Si entiendo bien el argumento de Elizondo, Vázquez Mota y López Obrador se necesitan mutuamente para mantenerse en la pelea contra Peña, a quien sólo pueden derrotar si le quitan votos a izquierda y derecha, los de la izquierda AMLO y los de la derecha Josefina.
Es decir, sólo podrán debilitar a Peña si se fortalecen ambos. Si uno de ellos se colapsa, el triunfo de Peña será inevitable, razón por la cual Josefina hace bien en no dirigir sus ataques contra López Obrador, sino contra Peña. Lo mismo debería hacer López Obrador.
La segunda foto de salida no indica que AMLO se ha colapsado, de hecho gana dos puntos, pero sí que Josefina se está fugando a un sólido segundo lugar, posición que dará paso a la especialidad electoral del PAN que es polarizar la carrera en su favor. Lo hizo en el año 2000 para “echar al PRI de Los Pinos” y para “derrotar al peligro para México”, en 2006.
Su estrategia ahora puede ser polarizar la elección en una lógica de voto PRI y voto anti-PRI. Su lema sería una mezcla de los dos anteriores: “Evitar el peligro para México de que el PRI regrese a Los Pinos”.
Si AMLO se sube también a esta estrategia podrían quitarle a Peña votos a izquierda y derecha. Pero la segunda foto de salida indica que si el camino ya es difícil para Vázquez Mota, con una desventaja de 16 puntos, parece imposible para AMLO, con una desventaja de 28.