Loading...

viernes, 31 de octubre de 2008

LAS VEGAS SE EXTIENDE A BAJA CALIFORNIA SUR.. REPORTAJE DE PROCESO.









Un tahúr de Las Vegas decidió apostar ahora por Baja California Sur. Se trata de David Chesnoff, un abogado estadunidense que, en representación de un grupo de inversionistas de su país, se apresta a construir un emporio turístico en un lugar ubicado a 50 kilómetros al sur de La Paz. Nada impide por ahora la realización del proyecto: ni el despojo que se fragua contra los comuneros de la región, ni el hecho de que Chesnoff, quien es jugador profesional de póquer, se especializa en defender a personajes de la mafia en su país…

Rodrigo Vera/ Apro

Junto con algunos de sus funcionarios, Narciso Agúndez Montaño, gobernador perredista de Baja California Sur, escuchaba atento a un grupo de inversionistas de Las Vegas, Nevada, que le exponían detalles sobre el exclusivo desarrollo turístico de Punta Arena que planean construir a unos 50 kilómetros al sur de La Paz.
Funcionarios y empresarios estaban reunidos en el Palacio de Gobierno en torno a una mesa sobre la que colocaron un mapa extendido. Ahí se señalaban las 900 hectáreas costeras que dan al Mar de Cortés y que los inversionistas intentan arrebatar fraudulentamente a los pescadores de la zona para levantar su emporio turístico.
Era el pasado 23 de julio y los inversionistas –cercanos a la mafia del juego, la prostitución y las drogas en Las Vegas– describían las características de su paraíso sudcaliforniano, en el que planean invertir “varios cientos de millones de dólares”:
Punta Arena contará con una marina para 400 embarcaciones, un espléndido campo de golf, una zona residencial, un hotel y una pista privada de aterrizaje de 2 mil 700 metros de longitud.
Los estadunidenses aguardaban el espaldarazo directo del gobernador, quien finalmente les dijo complaciente:
“Toda inversión es bienvenida en Baja California Sur, principalmente en La Paz”.
Hubo saludos y felicitaciones mutuas. Luego el gobierno del estado hizo circular un boletín y una fotografía que dieron cuenta de la reunión, así como de la derrama económica que supuestamente dejará la multimillonaria inversión, la cual generará “mejores condiciones de vida para las familias”.
Los inversionistas extranjeros estuvieron representados por el abogado David Chesnoff, un jugador de póquer profesional especializado en defender a prominentes miembros de las mafias estadunidenses, y por el magnate Sigmund Rogish, quien tiene fuertes intereses políticos y empresariales en el estado de Nevada.
Al gobernador lo acompañaron su secretarios de Turismo, Alberto Treviño; de Planeación Urbana, Guillermo Jáuregui; de Promoción y Desarrollo Económico, Jorge Vale; de Pesca y Acuacultura, Joel Ávila. También estuvo su director de Relaciones Internacionales, Marco Ehrenberg.
El periodista Tulio Ortiz Uribe, director de la revista local La Tijereta, asegura que este era el “apoyo político” que desde hacía tiempo estaban esperando los poderosos empresarios de parte del gobierno del PRD.
Y advierte:
“Punta Arena podrá convertirse en un destino turístico alterno a Las Vegas, pues estos empresarios tienen su centro de operaciones en esa ciudad. De allá podrán enviar turismo a Baja California Sur. Creo que con esa intención planean levantar toda esa infraestructura. Y esa pista de aterrizaje de 2 mil 700 metros es para que puedan aterrizar jets privados, no sólo simples avionetas. Estamos hablando de un aeropuerto privado en forma, con sus radares, torre de control y demás equipamiento”.
— Y aquí, como en Las Vegas, ¿podría también ser campo propicio para las casas de juego, la prostitución o el narcotráfico?
— Existe ese riesgo, dados los antecedentes de estos empresarios y las facilidades que les está dando nuestra burocracia estatal. Con una inversión cien por ciento extranjera, levantarán toda una infraestructura propicia para que se den este tipo de actividades.
— ¿El gobierno estatal sabrá quiénes son estos inversionistas?
— Si sabe quiénes son, ¡malo! Y si no lo sabe, ¡peor todavía! Lo cierto es que al apostarle al turismo, el gobernador Agúndez no discrimina ninguna inversión. Deja hacer y deja pasar con tal de jalar capitales en ese rubro.

Personajes turbios

En el número de agosto de su revista, Ortiz Uribe publicó una amplia investigación –realizada por él mismo– en la que revela nexos de los inversionistas citados con la mafia de Las Vegas, y menciona a las empresas que invertirán en el proyecto de Punta Arena.
De acuerdo con información del Registro Público de la Propiedad y del Comercio de esta ciudad, indica la revista, son dos compañías de “capital cien por ciento norteamericano” las que realizarán el desarrollo turístico de “varios cientos de millones de dólares”: Punta Arena de la Ventana S.A. de C.V. y Boca de la Salina S.A. de C.V.
En ambas, el presidente es David Chesnoff, mientras que Eckley Keach figura como secretario; Dominic Rucci como tesorero, y James B. Cardwell como vocal.
No aparecen personas físicas entre los accionistas de Punta Arena de la Ventana S.A. de C.V., sino dos firmas que ostentan cada una la mitad de las acciones: Achilles Investments Inc y Mid America Investments Inc.
Por su parte, Boca de la Salina S.A. de C.V. también tiene como accionistas –por partes iguales—a otras dos empresas: Atlas Investments Inc y Aetna Investments Inc.
En estas cuatro compañías que se desprenden de las dos primeras, Chesnoff figura como presidente y representante legal, por lo que –asegura Tulio Ortiz– desde Las Vegas se armó todo un “entramado financiero” que no permite conocer a los verdaderos dueños del dinero.
¿Quién es Chesnoff? ¿Cuáles son los antecedentes de este hombre que consiguió el apoyo del gobierno de Baja California Sur?
En los círculos judiciales estadunidenses, el abogado Chesnoff es conocido porque asumió la defensa de Gabriel Ben-Harosh, presunto líder del grupo mafioso israelí denominado Jerusalem Network. En 2004, Ben-Harosh fue arrestado en Canadá y extraditado a Estados Unidos, pues –junto con otros cuatro israelíes– se le acusa de narcotráfico, extorsión y lavado de dinero.
Pero, según Chesnoff, su cliente es inocente: “Es un hombre de negocios y pienso que será absuelto”, dijo el abogado a la prensa.
Un reporte del Departamento de Estado fechado en 2003 indica que los narcotraficantes israelíes controlan en Estados Unidos el 75% del mercado del éxtasis, y se han asentado en particular en los centros nocturnos de desnudistas de Las Vegas.
Chesnoff es socio del despacho de abogados Goodman, Chesnoff & Keach, que se ha especializado en defender a presuntos criminales y mafiosos de Estados Unidos.
Uno de los miembros de este bufete es precisamente Eckley Keach, quien figura como “secretario” de las empresas que van a construir el desarrollo turístico de Punta Arena.
El otro es, ni más ni menos, el actual alcalde de Las Vegas, Oscar Goodman, quien temporalmente dejó el despacho para dedicarse de lleno a la política. Su mandato concluye en 2011.
De los tres miembros del bufete, Goodman es sin duda el más controvertido porque se le achacan mayores vínculos con el crimen organizado y por ser un abierto promotor de la prostitución en Estados Unidos. Por este motivo la Comisión de Ética del Estado de Nevada lo investigó ya en dos ocasiones.
Circula incluso un libro sobre este singular personaje. Se titula De ratas y hombres: la vida de Oscar Goodman, de vocero de la mafia a alcalde de Las Vegas. Su autor es el periodista John L. Smith, quien desmenuza los 35 años que lleva Goodman abogando por criminales.
Y sí, larga es la lista de mafiosos defendidos por el despacho Goodman, Chesnoff & Keach. Destacan, por ejemplo, Anthony Spilotro, representante en Las Vegas de la mafia de Chicago, y Stephen Caracappa, acusado de pertenecer a la mafia neoyorkina de la familia Luchese. Otros clientes del bufete fueron Salvatore Scafidi, Nicky Scarfo, Meyer Lansky, Phil Leonetti, Jimmy Chagra…
Chesnoff es también un jugador profesional de póquer, al grado de que ganó el primer lugar en un torneo realizado en el hotel Bellagio de Las Vegas, según notas periodísticas de Estados Unidos.
Mientras que Sigmund Rogish –el otro empresario que estuvo en la reunión con Agúndez– es dueño de Rogish Communications Group, una compañía que ha “llevado al poder a los gobernadores de Nevada en los últimos 16 años”. Rogish fue “consejero político” de George W. Bush, pero fue removido del equipo presidencial luego de que el Washington Post reveló que estuvo implicado en un escándalo por venta de alcohol en un toples bar.
En su investigación, el periodista Tulio Ortiz descubrió además que, hasta diciembre pasado, las empresas Punta Arena de la Ventana y Boca de la Salina tuvieron como “director general” a Kerry Rogers Lee, quien en los ochenta estuvo preso por tentativa de fraude, de 22 millones de dólares, contra un banco de Nueva Jersey.
En 1998, Kerry Rogers fue demandado judicialmente por operar el Winner´s Way, un centro ilegal de apuestas. La prensa de Estados Unidos supone que “Rogers tiene conexiones con el crimen organizado de Las Vegas”.

El despojo

Los personajes descritos son quienes aparecen hasta el momento detrás del proyecto turístico de Punta Arena y fueron exhibidos por la revista La Tijereta, cuya portada de agosto cabeceó: “¿Llega dinero de la mafia de Las Vegas a La Paz?”. Por lo pronto, ya están cercados los amplios terrenos costeros en los que se construirá Punta Arena. Guardias uniformados vigilan sus accesos, que se encuentran bloqueados con plumas metálicas. Aquí y allá hay letreros que prohíben el paso: “Punta Arena de la Ventana S.A. de C. V. Vigilancia satelital y video. Propiedad privada”.
Es una árida zona de pescadores a los que poco a poco les han ido quitando sus playas en el Mar de Cortés, aledañas al polvoriento poblado de San Juan de Los Planes.
“A la mala, estos gringos de Punta Arena quieren quitarnos más de 900 hectáreas que nos pertenecen, y que abarcan unos once kilómetros de playa”, comentan tres pescadores vestidos con short y sandalias.
Piden que no se mencionen sus nombres, pues ya bastantes pleitos tienen con los guardias contratados por los inversionistas extranjeros.
Comentan que, en 2005, se juntaron los lugareños y tumbaron las plumas metálicas que les impedían los accesos al mar. Incluso los acompañó el entonces presidente municipal de La Paz, Víctor Castro… Pero al poco tiempo volvieron a bloquearles el paso.
Por daño en sus propiedades, los pescadores han interpuesto demandas judiciales que no prosperan. Viven desesperados, en la impotencia.
“Desde que tenemos memoria, nuestras familias han sido las dueñas de estos terrenos, que son pequeña propiedad. Tenemos nuestras escrituras y pagos prediales, nuestros refrendos por el uso de la zona marítima terrestre. Todo en regla”, comenta uno de ellos, sentado a la sombra de un árbol.
— ¿Entonces estos inversionistas todavía no les compran?— ¡No, señor! De pronto llegan algunos de sus representantes y nos ofrecen 2.60 dólares por metro cuadrado. Nosotros nos negamos. — ¿Sufren amenazas?— Sí. Felipe Marcos, gerente operativo de la empresa Punta Arena, nos amenaza diciendo que tiene todo el respaldo del gobernador Agúndez. Es cierto. ¡Caray! El gobernador ha venido aquí a visitarnos. Sabe muy bien que nosotros somos los dueños. Pero mírelo, acaba de reunirse con los gringos para darles su apoyo. — ¿Cuántas familias son las dueñas de estas novecientas hectáreas?— Doce. A cuatro de ellas ya de plano les bloquearon todos sus accesos al mar. ¡Imagínese! Uno aquí vive de la pesca del huachinango, el pargo, la cabrilla y el jurel.
Los pescadores dan los nombres de los 12 propietarios despojados: Andrés Hirales, José Lucero de la Peña, Joel Lucero González, Remigio Geraldo Hirales, José Geraldo Lucero, José Geraldo Contreras, Antonio Lucero Mendoza, Eduardo Geraldo Lucero, Lugarda Geraldo Lucero, Adolfo de la Peña, Josefina Geraldo de Burques y José Vidal Geraldo Geraldo. Indican que, ahora, la estrategia de los inversionistas de Las Vegas es falsificar los títulos de propiedad de esos 12 terrenos, “trabajo sucio” que, afirman, está haciendo el expresidiario Kerry Rogers Lee.
“El señor Kerry Rogers, a quien por acá conocemos muy bien, abrió una empresa que se llama Cihuatán. Ahora ellos dicen que es la verdadera dueña de nuestros terrenos”, comentan los pescadores.En el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, de La Paz, se encontró que, en realidad, Rogers constituyó 12 empresas mercantiles con el nombre de Cihuatán –de Cihuatán I a Cihuatán XII—. Cada una se hace pasar como propietaria de su respectivo terreno de costa.
María Luisa Cabral Bowling, investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California Sur y especialista en el boom inmobiliario que se observa en la actualidad en la península, señala:“En el estado actualmente operan 80 empresas inmobiliarias que se están apoderando de nuestras costas. Casi la totalidad son estadunidenses. Hacen grandes negocios con la especulación de la tierra. Con Punta Arena, los especuladores dieron otro paso más, pues todo indica que quieren transformar ese destino turístico en un apéndice de Las Vegas”.
— ¿Dejan, por lo menos, una buena derrama económica?— No, porque ni siquiera son empresas productivas. Llegan, despojan de sus tierras y excluyen a los pobladores locales, quienes pasan a ser meseros, camareros o jardineros. Construyen sus desarrollos para vendérselos a los propios estadunidenses. Y nuestras autoridades de gobierno sólo les sirven de tapete.



Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /

LA UABCS Y LUNAS DE OCTUBRE...


LOTERIA SUDCA: EL LIONEL... EL RECTOR ESPURIO... RATNAM

CUANDO vi el logo de la UABCS en los programas y cuadernillos( producto del ingenio y talento de Armando Coss) de Lunas de Octubre, pregunté cuál sería la aportación de nuestra universidad pública. “Un boleto de avión”, fue la respuesta, gestionado por el escritor y académico universitario, Dante Salgado. Sugerí que la cena de bienvenida corriera a cuenta de la UABCS, para que mereciera los créditos en Lunas… El funcionario del ISC me dijo que lo intentaría, pero que no garantizaba nada. Sus dudas estaban bien fundadas: la UABCS no aportaría nada más. Ni siquiera podría albergar una mesa de lectura.

Algunos de los escritores visitantes, me preguntaron sobre cuál era el papel de la UABCS en el encuentro, y si conocerían, por fin, la universidad sudcaliforniana. ¿Venden aquí la revista de la UABCS?, preguntaban ante el azoro de los empleados de la librería del antiguo palacio municipal.
Entonces, como buen anfitrión, traté de explicarles la crisis por la que atraviesa esa institución.


BOTIN POLÍTICO DE LA “REVOLUCION DEMOCRATICA”

La UABCS es una universidad pública convertida en botín político y sometida a una brutal depredación institucional, desde 1999, a nombre de la “REVOLUCION DEMOCRATICA.”.
La desfachatez no deja nada ala imaginación. El entonces rector Jesús Druk, se alineó con al candidato del PRD a la gubernatura, Leonel Cota Montaño, quien al ganar la elección, nombró a Druk secretario de Finanzas y luego lo instaló en la Secretaría de Desarrollo, y de aquí pal real: diputado local, presidente , muy espurio, de la franquicia del PRD local, y ahora, atropellando la propia ley de la institución republicana encargada interpretar la Ley en las últimas instancias: ¡ Oficial Mayor del Tribunal Superior de Justicia estatal!!
¿Dónde quedó el brillante Maestro en Ciencias…? ¿Esto hace la versión huizapolera de la Revolución Democrática con sus mejores hijos, degradarlos y desfigurarlos hasta la ignominia?
El relevo de Druk en rectoría, fue nada menos que otro científico marino y reconocido matemático, el tecatense, Jorge Vale Sánchez. Como los memoriosos lectores lo recuerdan muy bien, Vale llegó a rectoría con una consigna, acuñada todavía bajo el influjo de los padrinos priistas, a los que había servido, sirviéndose a sí mismo, en el ISSSTE: “Una auditoría a la administración de Druk”, bajo sospecha de haber desviado recursos universitarios a la campaña política del neoperredista Leonel Cota Montaño.


El resto de la historia es ya historieta…Vale se alineó con los ganadores, no se volvió a acordar de la auditoría prometida, y la depredación económica, académica, institucional de la UABCS, se recrudeció. Todavía no había renunciado a rectoría cuando ya estaba tomando posesión como nuevo… secretario de Desarrollo. ¿Qué fina urdimbre política, no?
No sin antes dejar como encargado del despacho de la UABCS a…”!!su cuñado!! ¿Cuál seria el modelo sucesorio que inspiró esta joya de pulcritud política?
Pero como lo cuñado no suele quitar en automático lo penitente, el “complejisimo” experimento nepótico fue el acabose. La cloaca universitaria se desbordó. El Congreso estatal aprobó una nueva Le Orgánica que facultaba al gobernador para nombrar rector interino, y la Contraloría General de la Federación confirmó un millonario desvío y evaporación de recursos universitarios durante la rectoría de Vale.
El ex rector y secretario de Desarrollo en funciones, fue defenestrado como universitario y demandado penalmente por las nuevas autoridades universitarias, encabezadas por el flamante rector interino, Samuel Flores,.
Sin inmutarse ni dar demasiadas explicaciones, Vale se amparó: logró que le fueran restituidos sus derechos universitarios, puso en stand by la cuestión penal, y siguió fingiendo como el secretario más servil del gobernador Agúndez.
En un primer momento, la llamada a cuentas a Vale, fue un episodio sin duda alentador, que nos hizo creer a muchos ingenuos que podría ser el principio de un proceso de renovación institucional que obligaría a la familia en el poder a sacar sus burdas manos de nuestra universidad pública.
Más académico y técnico que político, el interino Flores parecía una persona de mejor calidad humana que Vale Sánchez, pero lo reventaron con lo de la interpretación de la cláusula de si el interino, nombrado por dedazo, era o no elegible como candidato a una rectoría legitimada por el voto universitario, .
En el clímax de la comedia de engaños, el ganón fue un oscuro personaje que empezaba a asomarse al entorno social(La foto en el Sudcaliforniano, a tanto el pixel) a través de la ventanita de la Secretaría Académica del Campus del Mezquitito: Rodrigo Guerrero Rivas, economista sinaloense, y “consagrado” autor de Plaza /Janes…


VALEISMO DEPREDADOR Y ESQUIROLES REMISOS

Como secretario académico, Guerrero se decía “muy lastimado” por lo que lo que él llamaba los efectos devastadores de un fenómeno que identificaba como “VALEISMO”, o sea, el “envilecimiento de nuestra universidad pública en todos los órdenes”.
Le “lastimaba” que la UABCS fuera un botín político de una familia de muy bajo perfil cultural y baja estofa moral. Abominaba de aberraciones como la de la doble chamba de ciertos funcionarios universitarios, algunos de ellos ex priistas manriquistas como Valente Salgado Cota, que sin ningún pudor se quejaba con su secre académico de que no le alcanzaba el tiempo para cumplir con el cargo de Secretario Administrativo de la UABCS , y el de consejero del Instituto Estatal Electoral.
¿Quién le conseguiría las dos chambas espléndidamente remuneradas y a cambio de qué? Dos supuestos baluartes de la democracia, la universidad y la autoridad electoral, convertidos en resumideros de entenados políticos. La Revolución Democrática también le hacía justicia a esquiroles remisos.
Desde luego que el espíritu crítico de Rodrigo se apagó tan pronto tuvo en sus manos el balón de rectoría que de rebote le había llegado, cancelando así el “rayito de esperanza” de verlo convertirse en una especie de Juan Ramón de la Fuente, made in el Mezquitito.
Con la hechiza rectoría de este Guerrero Arrodillado, la UABCS permanece entrampada en el juego de intereses políticos extrauniversitarios, con todas las consecuencias de una etapa de oscurantismo y corrupción, de VALEÍSMO DRUKANIANO…


EL OTRO AUSENTISMO ESTUDIANTIL Y LOS NUEVOS INTELECTUALES ORGANICOS


QUIENES HAN seguido los más recientes capítulos del psicodrama universitario, como diría el doctor Javier Carballo Lucero, seguramente estarán de acuerdo en un pequeño detalle: en toda la secuela del conflicto, jamás se ha escuchado la voz de los estudiantes. Los protagonistas del “diálogo” han sido hasta ahora el gobierno-rectoría y unos sindicatos que no parecen estar muy interesados en la democratización de la vida universitaria, mientras se les concedan prestaciones.
¿Dónde quedaron la vanguardia estudiantil universitaria, los intelectuales universitarios y el legado del 68?
¿Qué hizo el VALEISMO con esa conciencia crítica, reserva intelectual y vital de la patria? Dicen las malas lenguas que todos los “intelectuales de izquierda” que pertenecían al grupo del maestro, Jorge Borge, son ahora “intelectuales orgánicos” de la familia hiperreal(colores chillones como en Telemundo)Cota Montaño y Agúndez, que cobran como asesores y por ello su actividad “intelectual “ se reduce a presentar o publicar libros que nadie lee sobre temas de todo tipo menos los que atañen al entorno político local.
Para ilustrar mejor esta conversión, basta con recordar la trayectoria del padrino Borge: desde la presidencia del Instituto Estatal Electoral que calificó la elección del 99, brincó, sin hacer gestos, a la secretaria de Finanzas del nuevo gobierno, en otra “fina” jugada del “genial” Leonel.
Ante este panorama, no es de extrañar que la UABCS sea quizás la única universidad pública mexicana y del mundo, que no tiene una revista que la represente en entorno al que se debe. ¿Dónde quedó la revista Panorama, la que fundaron Rubén González Rubio Estrada, Román Pozo Méndez, Francisco Javier Carballo Lucero, Arturo Medellín, y que nosotros continuamos bajo la rectoría de Rubén Cardoza Macías?
Era 1980 y la UABCS tenía su revista Panorama, sus talleres de literatura, teatro, artes plásticas, para niños y adultos. Desde la subdirección de Extensión Universitaria, a mi cargo, producíamos programas de radio, establecíamos convenios con la UNAM y la Cineteca Nacional, para alimentar nuestro cineclub de los miércoles, con ciclos de lo mejor de la cinematografía universal: Fellini, Bergman, Visconti, Buñuel, el Indio Fernández...Organizábamos lecturas literarias y tardeadas dentro del campus y en otros puntos del puerto y del estado. Con un gobernador como Angel César Mendoza Arámburo, comprometido con la cultura y cuando instituciones como Conaculta eran inimaginables, la UABCS le entró también a la coordinación de verdaderos acontecimientos literarios alrededor del Premio Internacional de Poesía Ciudad de La Paz.
Aquí tuvimos en diferentes ocasiones a escritores como Juan Rulfo, Alvaro Mutis, Juan Bañuelos, Jaime Labastida, Eraclio Zepeda, Alí Chumacero, Carlos Montemayor, entre otros.
Ahora, nuestra universidad pública, ni a revista llega…Qué ilusos los que preguntan qué pasa con el “proyecto” de la TV y Radio universitarias, y de paso piden cenas para una horda de “borrachos y drogadictos”..



CASA DE CITAS: “EL GOBIERNO DE BCS NO TIENE NADA QUE VER CON LA MUERTE DE MI HIJO, CON ESE DOLOR NO SE ESPECULA POR CONVENIENCIA POLITICA”. JORGE LEDEZMA ABAROA, PADRE DEL ABOGADO JORGE LEDEZMA ROJAS, VICTIMADO EL PASADO FIN DE SEMANA EN GUADALAJARA.

jueves, 30 de octubre de 2008

EQUIVOCOS EN LA PRENSA LOCAL: LUNAS...¿UNA PLAGA EN LA CIUDAD Y EN EL ESTADO?...

!!! AHÍ VIENE LA PLAGA LUNAR!!
EL UNICO COLUMNISTA DE LA PRENSA lOCAL que se atrevió a escribir sobre las pasadas Lunas de Octubre, fue el buen amigo Luis Dibeni Geraldo, en su espacio en El Sudcaliforniano, el diario de mayor circulación en el estado, en el que todos los días aparece la foto del gobernador en primera plana...Gracias Luis, sabemos que el equívoco título no fue de tu autoría.


Luis Manuel Dibene Geraldo

Nueva "plaga" en la ciudad y en el estado: Las "lunas de octubre"
El Sudcaliforniano
29 de octubre de 2008
No, no se trata de las recurrentes plagas de mosquitos, o de las langostas que azotaron a Yucatán el año pasado, se trata de esa plaga social que para unos representa un buen negocio a base de la explotación de sometidos seres humanos que por alguna razón cayeron en la desgracia de las adicciones, por ejemplo, o por sí mismos, que este tipo de gente ha hecho su modus vivendi al convertirse o elegir el camino fácil del pedigüeño, no precisamente pues del limosnero o de los muy discapacitados que carentes de recursos, familiares o instituciones que los cobijen, no le queda más remedio que recurrir a la dádiva pública, y así, en esta circunstancia de sobrevivencia y última alternativa, estaría bien, digamos, es aceptable y de justicia humanista, aunque lo ideal sería que organismos sociales particulares o gubernamentales se encargaran de este núcleo de desvalidos, pero si no es así, por las circunstancias que fueren (que por hoy no es mi tema), diríamos que es válida este tipo de lucha. Pero lo que no lo es, son "los pedigüeños" (así les llamaría para separarlos de los anteriores), que se califican ellos mismos -en una supuesta franqueza- drogadictos, adictos en recuperación y que están "trabajando" para sus respectivos Centros de rehabilitación, supuestamente; esos que ya no solamente "toman" ciertos cruceros y uno tras otro, en grupitos de 5,6 a veces, nos traen bien "socados" a los automovilistas, aunque sus "instructores" les enseñaran a ser amables y comedidos -por estrategia- (aunque por dentro quien sabe cuantos madrazos nos toquen).Bien, pero el caso y asunto es que ahora ya se incrementaron estos pedigüeños pues "invaden" otros espacios de la ciudad, también en grupitos, bien aleccionados y, además, bien vestidos, todos con tenis nuevos, seguramente para denotar que están bien atendidos "en sus Centros", con su papelito de identificación de que son adictos a alguna droga, pero en recuperación; y así los vemos por todas partes a estos pobres jóvenes que ya son presa de los narcóticos, en los mercados públicos, a las afueras de los bancos, en las afueras de los supermercados, iglesias, en fin; y la verdad, no dan lástima, dan, producen, indignación de que este fenómeno o "actividad social" no esté regulada, orientada y verificada su autenticidad y legitimidad (en cuanto a los supuestos Centros) por la autoridad gubernamental que corresponda, que no es la policíaca ¿eh?, pues no se trata de que los metan "al bote" y ya; no, se trata de que la Secretaría de Salud y los institutos sociales y de salud intervengan decididamente sobre esta "plaga", que a lo mejor sólo es una forma de ganar dinero fácil para su adicción, que al darles, en vez de ayudarles se la incrementamos, en los casos que corresponda, asó pues no es solamente para quitarlos de encima sino para canalizarlos a donde corresponda o castigarlos si resultan unos farsantes junto con sus Centros; digo.
Y pasando al otro tema, comenzaré así, "De las lunas la de octubre es más hermosa, porque en ella se refleja la quietud de dos almas que han querido ser dichosas...". Desde un principio me resultó atractivo y motivador el sólo título de los encuentros literarios "Lunas de octubre", y, por supuesto, ya tenía referencia de ese selecto grupo de escritores, poetas, periodistas y demás (que ya les había dado cierto seguimiento por la radio aquí en la Paz, platicas e información al respecto) que coordina y convoca Edmundo Lizardi, sudcaliforniano y universal pues acostumbra a pasear por el planeta -y más allá, a veces en forma virtual o cibernética, o volando con la mente y la imaginación después de abrevar en las bibliografías y vivencias, pero también en sus viajes y estancias personales...impulsado por su genética creadora y su yo interno y externo; y es que también él es escritor, periodista, poeta y amigo de quienes debe y enemigo "de todo lo contrario", con una buena dosis de valor- que se necesita para estos menesteres-, sobre todo en el ámbito político y social, todo ello salpicado con una postura particular y privada, pero también pública y abierta a través del periodismo, foros, exposiciones y a veces en alguna confrontación personal con la espada de la palabra y la actitud de una realidad que expone a su modo, en fin...El caso es que ya se me había invitado a presenciar estos encuentros porque se suponía quizá, que aunque yo no sea de los alcances requeridos, sí de las pretensiones, perfiles y vocación suficientes como para navegar en "el proceloso mar" de las inquietudes y realidades literarias, sueños y búsquedas con esas herramientas de la inspiración, de los conocimientos, del espíritu y de entregar a quien corresponda tu yo y a veces tu ego, tu muy legítimo ego, ¿porqué no?. Pero ahora sí pude asistir al "V encuentro Lunas de octubre 2008" cuando menos un día, el 17, (de los tres, el último en Los Cabos) en el escenario ex profeso del ex Palacio municipal de La Paz, gracias a que el amigo y compañero apyreño, colega en estos menesteres de la creatividad y la investigación histórica y literaria, Sergio Ávila Romero, me recordó de este evento e invitó, a sabiendas de mis problemillas de salud; y qué bueno que así fue pues ahí me solace al escuchar de viva voz diversos fragmentos de trabajos de todo tipo de reconocidos y connotados escritores de la república y sobre todo del noroeste, con Sonora al frente; conversé, me relacioné, con vari@s, (como Mara Romero, excelsa poetisa y escritora quien me regaló su último libro), incluso alcancé a hacer una breve entrevista con el escritor Daniel Sada (que en España obtuvo un premio internacional recientemente); no pude ir al cierre en Los Cabos pero procuraré ir publicando un los espacios donde colaboro este muy interesante material "recién salido del horno" que se dio al concluir este encuentro-aventura-"encontronazo"-, gracias a los envíos y reenvíos cibernéticos al respecto. Buenos días.
Columnas anteriores

ARMANDO ALANIS: RECUERDOS DE LAS LUNAS...


Antes de participar en aquellas primeras Lunas de Octubre, no conocía al escritor Edmundo Lizardi ni la ciudad de La Paz ni ninguna otra población del noroeste del país. Y es que el norte es ancho y hondo, y La Paz está más cerca del Defectuoso que de Saltillo, mi ciudad natal. El norte es la boca de labios gruesos de ese cuerno de la abundancia desperdiciada que es el mapa de nuestro país. Yo para entonces ya no vivía en Saltillo sino en la Ciudad de México, y fue mi entrañable amigo Daniel Sada, coahuilense nacido en Mexicali, escritor de talla internacional, quien me recomendó con Edmundo. Recuerdo que en el avión oí que hablaban de literatura y del Lunas: eran los escritores Federico Campbell, de Tijuana, y Rosina Conde, de Mexicali, con quienes rápido me presenté. Y en el aeropuerto de La Paz conocí por fin a Edmundo, y desde el primer abrazo y el primer intercambio de palabras en su coche nos convertimos en amigos para siempre, brothers for ever.
Lunas de Octubre fue para mí, pues, la entrada al noroeste (aunque los de La Paz dicen que ellos más bien son peninsulares). Después conocería Tijuana, Hermosillo (con su tradicional Horas de Junio), Guaymas, Bahía de Quino (donde es posible beber agua de mar mezclada con cerveza de lata), Todos Santos y Los Cabos (en otras Lunas de Octubre)…, y próximamente Ensenada y Ciudad Obregón. Y por ahí anda uno, de encuentro en encuentro, haciendo amigos, reafirmando viejas amistades, y participando en las mesas de lectura con cuentos breves, brevísimos, porque me gusta abusar del gerundio pero no del micrófono, que no tengan que decirme a qué hora te callas.
Evito citar a todos los escritores de estos encuentros porque inevitablemente se me olvidarían nombres, y eso es gacho. Sólo citaré al defeño José Luis Martínez, famoso ya en todo el norte como si fuera de ai mesmo, a quien conocí en La Paz y ahora nos vemos a cada rato en la capital para tomar un café en el Sanborns de Aguascalientes o recorrer, en las noches de los viernes, esos lugares a media luz donde el espectáculo es siempre el mismo pero nunca te aburres (aunque hay quien, vencido por sus propios excesos, se queda getón en su silla).
Son ya tres las Lunas de Octubre en las que he participado, de las cinco aparecidas en el firmamento para pintar de blanco el muy azul mar de Cortés. (Fue Cervantes quien cantó ante otro puerto parecido: “…la, aunque azul, líquida plata”). Y bueno, finalmente citaré algunos nombres más entre los asiduos a estas fiestas de la palabra: el vaquero del noroeste, Paco Moon, y la poeta coahuilense del Museo del Desierto, Claudia Moon, quienes llevan a las Lunas en su apellido; las poetas chilanguitas, como las bautizó un cronista, Dulce Chiang y Julieta Cortés; Alicia Quiñones, también chilanguita, quien estuvo en las Lunas pasadas; Francisco Morales, Fidelia, Raúl Acevedo Savín, Enrique Servín, Enrique Mendoza, el de Zeta (el periodista cultural más rápido del norte), Juan Pablo Aldaco (ahora mi vecino), Samaniego, Juan Manz, Ramón Cuéllar, David Muñoz, Manuel Murrieta, Leonardo Varela, Karina, Mara, María Luisa…, tantos otros.
En las más recientes Lunas me reencontré con el queridísimo poeta de la comarca lagunera Marco Antonio Jiménez, quien iba con su mujer, y nos acordamos de aquella velada en Torreón, hace muchos años, en la que también nos acompañaba nuestro común amigo José Francisco Amparán… Y volví a ver, porque acababa de convivir con ellos en Veracruz, en el encuentro Escritores de Mar y Montaña, a Silvia Tomasa Rivera y Efraín Bartolomé (con sus respectivas parejas), dos de los mejores poetas de México, como ya lo dije en Los Cabos, micrófono en mano… Y por ahí andaba todo el tiempo y en todas partes Josué Mendoza Alemán, quien tendrá pronto listo, para que recorra las salas cinematográficas del mundo, el primer documental sobre un encuentro de escritores de que se tenga noticia.
La acogedora planta baja del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la terraza de La Perla con su vista al mar, las veladas a la orilla de la alberca en el hotel Araiza Palmira… Y el sábado el viaje a Los Cabos con increíbles vistas del desierto y del Pacífico, los clamatos con almejas chocolatas en Beer and Arts, el Cerrito del Timbre…
Si rentas un coche, puedes hacer ese mismo recorrido el domingo para tomar el avión en San José del Cabo hacia la Ciudad de México. Nada más no te distraigas cantando canciones en la carretera, ni te detengas en el Beer and Arts a platicar con gringos jubilados mientras te zampas unas tostadas de mariscos con el inevitable clamato, ni te mojes los pies en Playa Bonita, donde el mar es como un león que da zarpazos, pero los da allá, a unos metros, y llega hasta ti mansito para que le acaricies la melena. Mide bien tu tiempo, porque de Los Cabos a San José del Cabo hay todavía un buen trecho de carretera, y para ir de San José al aeropuerto debes pasar una caseta y recorrer otros treinta kilómetros, y bien puede suceder que llegues tarde y sólo la benevolencia de los empleados de Volaris permitirá que abordes el avión cuando ya el vuelo esté cerrado.

miércoles, 29 de octubre de 2008

LOS POETAS DE OCTUBRE...LUNAS EN ZETA.

INAUGURACION DE LUNAS DE OCTUBRE 2008



lecturas y presentaciones editoriales se llevaron a cabo durante el V Encuentro Literario "Lunas de Octubre" en la capital sudcaliforniana.



Enrique Mendoza Hernández / Enviado Especial

La Paz , Baja California Sur.- En octubre, el Mar de Cortés de La Paz huele a literatura. Por aquellos días se congregan anualmente, en la ínsula prometida, más de 40 escritores provenientes de Sonora, Sinaloa, las dos baja californias, Coahuila, el Distrito Federal y otras latitudes literarias. Es el Encuentro Literario �Lunas de Octubre�, donde poetas y narradores comparten lo último de su creación.
Coordinado por el escritor Edmundo Lizardi (�mito andante�, en palabras del escritor tijuanense,Marco Antonio Samaniego) y apoyado por el Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC) y la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UBCS), el suceso literario llegó en este año a su primer lustro.
� Lunas de Octubre es una de las actividades literarias que con más agrado espero en el año, en donde se dice mucho y se contribuye más al ejercicio de la reflexión y análisis sobre quehaceres literarios que incluyen los géneros de ensayo, cuento, dramaturgia, poesía, novela y periodismo cultural�, dio la bienvenida la directora del ISC, Elsa de la Paz Esquivel.
En esta quinta versión, las Lunas� se llevaron a llevaron a cabo en el patio interior del Antiguo Palacio Municipal, en pleno centro de la añeja ciudad paceña, del 16 al 18 del mes donde, bien dijo José Alfredo, la luna �es más hermosa�. Ahí, entre árboles y rústicas paredes del ahora Centro de Cultura, nóveles escritores y con reconocida trayectoria compartieron sus propuestas literarias.
Las lecturas de los poetas
Indudablemente el platillo fuerte de las Lunas� son las lecturas de los escritores. Distribuidos en ocho mesas durante los tres días, el total de escritores participantes fue de más de 40. Imposible mencionar todas las lecturas, basta decir que todos se presentaban con las mejores intenciones literarias; algunos leían fragmentos de sus títulos más recientes, otros presentaban obras inéditas y algunos más daban lectura a sus obras escritas en hojas sueltas.
No obstante, ciertas lecturas resaltaron, por ejemplo, �La Historia de Rosita�, un relato del escritor cachanilla Daniel Sada, radicado en el Distrito Federal. Ante sus homólogos, el escritor hizo gala de su maestría para narrar; los oyentes estaban muy atentos, poseídos por el poder de la literatura.
La joven poeta Fidelia Caballero, de Hermosillo, Sonora, también compartió su obra que traía en algunas hojas tamaño carta: �Cómo tarda la vida en morirse / qué tarde nace la muerte. / Qué triste vivir pensando que estás vivo / qué horrible que la vida conste /� Cómo tarda la vida acabando / cómo tarda en vivir la muerte�.
El paceño Juan Pablo Rochín Sánchez leyó algún fragmento de su libro �El Quemadero�; a propósito, título ganador del Premio Regional de Cuento Ciudad de La Paz 2007 .
�Sin duda que estos cuentos serán, en poco tiempo, referente inmediato en la literatura local y nacional porque toca con profunda destreza los avatares y pormenores de la historia de la antigua California�, argumenta en la edición Ramón Cuéllar Márquez.
De Coahuila, Claudia Luna Fuentes compartió �Después de la Inundación en el Desierto�: �Para mitigar la fragilidad / pensaba en los hilos de los tallos / en un verdor que viese con ojos entrecerrados / aun cuando estaba hecha ovillo / en la cama / con los ojos eclipsados�. Sin duda un ejercicio poético como refugio existencial de los estragos de la naturaleza, muy comunes en todas partes en tiempos del �calentamiento global�. En todo caso, con este poema Luna se convierte en voz de los miles de damnificados a lo largo y ancho de la República.
Por supuesto, destacaron con elogios las plumas consagradas de autores como las historias entretenidas y muy fluidas de Raúl Acevedo Savín; la poesía ensayística y filosófica de Francisco Luna; los relatos de redacción sintetizada, corta y depurada de Armando Alanís; las historias urbanas del director de suplementos de Milenio Diario , José Luis Martínez; la poesía del desierto sonorense, la de Juan Manz; una de las letras con mayor autoridad en la comarca lagunera, la del poeta Marco Antonio Jiménez.
Punto y aparte es la belleza de los poemas recitados y de pie por la poeta veracruzana Silvia Tomasa Rivera en plena intemperie del Cerrito del Timbre de Los Cabos; y los poemas reconocidos internacionalmente y algunos traducidos al inglés, francés, portugués y alemán, del escritor Efraín Bartolomé, quien traía consigo �Ojo de Agua�. Poemario reeditado después de 25 años por Ediciones Monte Carmelo , entre otros escritores que por el momento escapan al recuento.
Son de subrayar las obras de jóvenes poetas, la mayoría menores de 30 años, pero que se aferran a las letras con talento suficiente y con aspiraciones a sobresalir, algunos incluso ya con algunos premios locales en sus lugares de residencia: Entre ellos Raúl Cota, Alejandro Campos, Juan Pablo Aldaco, Rael Salvador Vargas, Julieta Cortés, Keith Ross, entre otros.
Mención aparte merece la poeta Dulce Chiang, quien el día de la clausura convidó de su poesía cantada a través de su voz contralto, segmentos que la escritora desgajó del título �Cánticos Profanos: Un Sade Imaginario�, por cierto, dado a conocer en el Centro Nacional de las Artes con los elogios suficientes.

Bajacalifornianos también leyeron

Alfonso García Cortés, Karina Vázquez Balderrábano y Francisco Morales, fueron los escritores radicados en Baja California que participaron en las lecturas.
Catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) Campus Tijuana, Alfonso García dio lectura a algunos de sus poemas inéditos; indudablemente una de las plumas reconocidas en la región.
Por su parte, Vázquez Balderrábano ofreció de su poesía amorosa-erótica. La escritora leyó algo de su primer poemario titulado �Palabras de mi Piel�, publicado en Tijuana por Ediciones Gíglico .
Del poema �Latitud 32�, leyó: �En la penumbra / de Latitud 32 / la sonoridad del mar / se enciende. / La llama blanquiazul / del quinqué baila / cadenciosa / al son de la marea�.
Por cierto, Balderrábano prepara su segundo poemario. Algunos poemas inéditos reclaman ya alguna página del próximo libro. De �Luna Tres�: �Apacible y audaz /
detengo lágrimas / en la garganta / en el vuelo 146 / que me arrebata / de La Paz�.
El incansable Francisco Morales no pudo faltar a la cita paceña. El poeta radicado en Tecate y Rosarito, repartía su poesía para llevar, misma que en hojas tamaño oficio Fidelia Caballero se aprestaba a esparcir entre los oyentes.
Ya en algún encuentro, de Hermosillo o La Paz, el poeta había reflexionado a través de la poesía acerca de Acteal. El compromiso con la palabra y el ser humano quedó de manifiesto cuando Morales lamentó la pérdida irreversible de casi todas las lenguas nativas de las Californias:
�Cuando rodean las horas del desvelo / llega el desasosiego y sus huestes / la noche caradura exhibe los escombros / arroja las saetas del ayer, del ayer� del ayer. / Ansia y desilusión junto a los postes, tras de los postes; / turbión de anhelos mal armados; / esquinas de papel desvaneciendo el espíritu del sueño. / ¿Qué pensabas antaño? / Olvida, yaqy mayo pápago apache pima seri / cochimí pai pai kumiai kikihua cucapá; / el desfile de espectros del pasado es mentira; / vendrá el alba; / promesas y sonrojos�.
Dos presentaciones editoriales
�Tiempo Imaginario� fue presentada por su autor, Doctor Marco Antonio Samaniego. La obra fue ganadora del Premio Estatal de Literatura de Baja California 2006 en la categoría de Novela. No obstante, el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) no ha programado la presentación de la edición en Tijuana. Por lo que, la de La Paz, fue la primera promoción formal que hiciera el Director del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) Campus Tijuana.
La frontera es el hilo conductor de la obra. Sin embargo, habrá que considerar que no sólo se trata del cerco fronterizo, sino de otras fronteras como las que separan-unen la realidad y la ficción, la locura y la lucidez. �Es una novela de ausencias�, reveló en La Paz el escritor.
�Esta novela destaca por contar bien historias entreveradas, por sus cambios en el discurso adaptados al espacio social de los personajes y, sobre todo, por un final sorpresivo, mismo que dota de sentido todo el texto. Su inclusión de paisajes bajacalifornianos es novedosa, ya que nunca se desprende de la narración que más la recalca�, asegura el Jurado Calificador integrado por Cristina Rivera Garza, Mónica Lavín y Anamari Gomís.
�Marco Antonio Samaniego es un escritor que pone todo de sí mismo para reflejar su realidad, lleno alegorías y metáforas, con un manejo del lenguaje cercano a la poesía�, ensaya Ramón Cuéllar Márquez, presentador del título.
Otra de las obras presentadas fue �El Mar es el Silencio que hace Dios para no Pensar en la Tierra�, de Christopher Amador y editado por la UBCS, ISC Editorial Praxis y Cuarto Creciente .
Se trata de un poemario donde el mar es la materia prima para la creación de Amador. Llorar, mirar, oler, palpar, pensar, sentir, filosofar� el mar es lo que el poeta propone.
�A lo largo de los poemas se hace evidente el tratamiento del mar como un tú al que habla el poeta y con que se confronta�, indica Dante Salgado, presentador del título.
Literatos mexicanos en �el otro lado�
Durante la quinta edición del encuentro participaron dos escritores mexicanos residentes en Estados Unidos. Se trata de David Muñoz y Manuel Murrieta.
Doctor en Filosofía de Religión, el primero llevaba consigo el título �México de mis Recuerdos�, de la editorial Orbis Press , mismo que reúne 20 cuentos de su autoría. Su obra destaca por una sencilla razón: La narrativa de Muñoz es la voz de los migrantes; él, que tiene la oportunidad de escribir literatura a diferencia de los millones de latinos que hacen las labores más indeseables, expresa con maestría y sencillez el sentir de los migrantes del imperio prometido, ahora en crisis.
�Estos cuentos no son un simple documento social que atestigüe hechos, sino que se erigen como un diario que mantiene viva la voz del inmigrante�, subraya el Doctor Ralph Sandoval.
A su vez, Manuel Murrieta Saldívar también compartió sus relatos incluidos en el título �De Viaje en Maxamérica�, editado por Orbis Press . El título reúne 32 crónicas que abordan las peripecias de la frontera norte. Cabe aclarar que �De Viaje�� fue el libro ganador en 1991 del Concurso del Libro Sonorense en 1991.
�A pesar de haber transcurrido más de una década de su primera edición, conserva su frescura y es todavía vigente gracias a la maestría periodística-literaria de Murrieta�, afirma la Doctora Graciela Silva-Rodríguez, catedrática por Arizona State University.
Sudcalifornia, semillero literario
La producción literaria de la Baja sureña era evidenciada en los muestrarios-mesas de exhibiciones de algunos ejemplares que no hay que descartar.
En el pasillo que conducía al patio interior del Antiguo Palacio Municipal, el Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC) aprovechó el evento literario para ofrecer a los visitantes algunos ejemplares recientes de la literatura local y regional.
Entre un centenar de obras, una edición que no hay que perder de vista es indudablemente �Caligrafía de Sal�, editada por el ISC y Editorial Praxis ; ensayos sobre literatura sudcaliforniana es lo que Marta Piña, Gabriel Rovira y Dante Salgado, los editores, ofrecen. Se trata de un viraje-viaje indispensable sobre el quehacer literario de la California de abajo, principalmente de la segunda mitad del siglo pasado.
Otro título que presume poemas y poetas sudcalifornianos del siglo decimonónico es �Voz de la Estirpe �. Leonardo Varela compila obra de Filemón Pineda, Leopoldo Ramos, José Alberto Peláez Trasviña, Juan Melgar y Víctor Bancalari. El poeta antologador no excluyó a Raúl Antonio Cota, Javier Manríquez, Edmundo Lizardi, Manuel Cadena, Ramón Cuéllar, Rubén Rivera y poemas de su autoría.
A propósito de Leonardo Varela, en la mesa del ISC podía conseguirse su obra más reciente: �Palabras para Sobrevivir en el Desierto�, editado por el Fondo Regional para la Cultura y las Artes del Noroeste (FORCA del Noroeste). El poemario mereció el Premio Regional de Poesía 2006 .
De la autoría de Juan Melgar, �Hombre Delgado al Garete� es otro de los cuentarios importantes de la literatura regional: Nueve cuentos desnudan la Sudcalifornia ; el escritor obtuvo el Premio Estatal de Cuento 2006 con esta propuesta.
En el renglón de ensayo, �Brevísima Relación de la Idea de Amor en Occidente� es el título a considerar. Dante Salgado ofrece en esta edición nueve ensayos sobre pensadores y literatura universal: Platón, Sade, Stendhal, Breton y Octavio Paz, entre otros.
Dos obras más dadas a conocer hace unas semanas se veían en los stands del ICS. Primero el poemario �Lamenavajas�, del joven poeta Iván Camarena Valenzuela, a propósito ganador del Premio Regional de Poesía Ciudad de la Paz 2007 por este título. �En este libro está contenido el fantasma del poeta. El fantasma de su acantilado: la existencia�, advierte Iván Ballesteros Rojo.
La otra edición recién cocida es �Inanición al Fuego� del poeta Raúl Cota á lvarez. Con esta propuesta el poeta paceño obtuvo el Premio Estatal de Poesía Ciudad de La Paz 2007
La importancia de las Lunas�
Después de las lecturas no podían faltar las reuniones en algún restaurante como La Perla , en pleno malecón, o un bar exótico como El Perico Marinero , o de plano alrededor de la alberca del Hotel Araiza Palmira hasta las tres o cuatro de la madrugada.
Después de las lecturas, convivencias y clausura del encuentro, los poetas Silvia Tomasa Rivera y Efraín Bartolomé reflexionaron en torno al evento.
Primero hay que reconocer que Lunas de Octubre es uno de los tres sucesos literarios más importantes del Noroeste, después de Horas de Junio, de Hermosillo, Sonora, y el Festival de Literatura del Noroeste de Tijuana.
Por su formato y dinámica, las Lunas� emulan a las Horas� . Escritores invitados leen a sus homólogos. En las mesas se congregan jóvenes escritores y literatos con una trayectoria reconocida a nivel internacional.
El escritor Efraín Bartolomé destacó la importancia de que los nóveles poetas lean sus propuestas ante escritores de renombre:
�El proceso de la escritura es un tiempo de soledad y el tiempo de lectura es un proceso de compañía, es un tiempo de romper la soledad y confrontar el trabajo de uno con los trabajos de los demás�, dijo a ZETA el poeta.
El escritor, que pertenece al Sistema Nacional de Creadores de Arte, conminó a los poetas jóvenes a que �se interesen más por hacer poesía que hacer biografía, que se interesen más en hacer buenos versos que acumular currículum vitae apantallante�.
Por su parte, la reconocida poeta Silvia Tomasa Rivera expresó a este semanario la calidad de la obra leída:
�No todo tiene calidad, pero se siente como una energía, una decisión de hacer literatura y eso está orillando a los poetas a ser cada vez mejores�, refirió.
La editora del Suplemento Literario � La Valquiria � del Diario de Xalapa , destacó la importancia del encuentro literario:
�Es muy importante porque México lo hacen sus regiones. Esta parte del Noroeste tiene muy buenos escritores que no son muy conocidos en el centro del país; y entonces, los que son conocidos en el centro del país venimos acá, un punto donde convergen muchas opiniones y muchos talentos y formas diversas de hacer poesía�.
La poeta reconoció el movimiento literario del norte del país:
�En el norte se está desarrollando una literatura muy fuerte, peligro hay en todo el país, pero aquí en el norte están sucediendo cosas tremendas de violencia y eso se siente en la literatura de los jóvenes�.
Y concluyó:
�Estos eventos son necesarios para la literatura. Los gobiernos deben apoyar mucho más a estos eventos porque es una forma de que la poesía, la literatura que es una rama de las artes directamente ligada al corazón del hombre, pueda decir lo que siente, cómo ve las cosas, que está sucediendo actualmente�.

LA PAREJA LUNAS DE OCTUBRE 2008


El poeta coahuilense, Marco Antonio Jiménez, su musa Susy.

lunes, 27 de octubre de 2008

HACE UN AÑO....IMAGENES DE LUNAS 2007.











UNO DE LOS FUNDADORES DE
LUNAS DE OCTUBRE: EL POETA, NARRADOR Y ACADEMICO
SONORENSE, PACO LUNA























ACOTADOS: RAUL Y RAMÓN COTA. Horacio O. Villacorta(TJ), Elizabeth Cazessus(TJ), Ramón Cota Meza(Sta, Rosalía) y Francisco Morales(TJ), el día final de Lunas de Octubre 2007.









MARCIA TORRES: POETA Y PERIODISTA DEFEÑA HORACIO ORTIZ VILLACORTA, poeta tijuanense de la Generación X.

domingo, 26 de octubre de 2008

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ: LA LUNA A CUCHARADAS...(Columna El Santo Oficio, Milenio Semanal)

MESA REDONDA: LA HORA DE LA CARRILLA...


Dom, 26/10/2008 - 07:09 — jmartinez

En la noche cálida de Cabo San Lucas, con la brisa llegan los versos de Jaime Sabines: “La luna se puede tomar a cucharadas/ o como una cápsula cada dos horas./ Es buena como hipnótico y sedante/ y también alivia/ a los que se han intoxicado de filosofía”.
La luna —agrega el poeta chiapaneco— es el mejor amuleto y sirve para encontrar a quien se ama. El cartujo acaricia y envuelve sus palabras en el celofán de la locura, el mismo donde guarda las postales del encuentro literario Lunas de Octubre, organizado desde hace cinco años por Edmundo Lizardi, quien —gracias a Dios— no conoce la mezquindad ni la mesura. En este puerto donde la belleza lastima, con la poesía de Silvia Tomasa Rivera y Efraín Bartolomé culmina la reunión donde predominan las voces del noroeste del país, tan poco conocidas en la Ciudad de México por la estupidez del centralismo, injusto pero sobre todo anacrónico en el esplendor de la aldea global. Paco Luna, Marco Antonio Jiménez, Fidelia Caballero, Francisco Morales, Karina V. Balderrábano, Ramón Cuéllar Márquez, Raúl Acevedo Savín, Juan Pablo Navarrete, Mara Romero, Juan Manz, Armando Alanís, Claudia Luna, son algunos de los convocados por el autor de Preludio de las islas, todos ellos con una obra interesante, con propuestas originales y maduras o en pleno desarrollo, como la de Juan Pablo, quien a los diecisiete años publicó Las aguas del regreso y ahora, a los diecinueve, con el trágico pesimismo de la juventud escribe: “Naufragaré, sucumbiré,/ Rey destronado ante el flamígero martirio/ De la vida”… EN ESTE ENCUENTRO nadie, excepto el humilde monje, conoce la virtud de la templanza. ¿A quién le importa? Sólo los maledicentes y puritanos (el cartujo entre ellos, of course) miran con ojos desorbitados el delirio de los poetas y narradores, su vocación por el desvelo, su devoción por el vino; sólo ellos no comparten su alegría ni su amor por la literatura. “Llegó la noche cargada de saudades y recuerdos/ y habló la soledad”, dice Pancho Morales y todos alzan sus copas, todos se conmueven y entristecen con los versos del maestro tijuanense, o se ríen con la imaginación desbordada del Savín o el humor lapidario del Paco Moon, una leyenda en el desierto sonorense…. LUNAS DE OCTUBRE comenzó el jueves 16 en La Paz, su sede original. Allí, Alfonso García Cortez habló de la tragedia de Tijuana, de la violencia insufrible en esa ciudad. El cofrade lo escuchó con el alma rota; nada tan terrible como vivir en un lugar sitiado, como acostumbrarse al miedo. “En Tijuana, ya nadie sale al oscurecer”, le diría después su amigo Guillermo Arreola en el Distrito Federal, “todas las citas se hacen en el día, y ya no estás seguro en ninguna parte”. Para conjurar la congoja, en compañía de la cantante y poeta Dulce Chiang, el amanuense recorrió las calles y las discotecas y los bares paceños predicando —a la manera de Renato Leduc— la dicha inicua de perder el tiempo. Bebieron en El Perico Marinero, bailaron música de Timbiriche en Las Varitas (“Te gusta ir con unos y con otros/ y pasas de mí/ te olvidas de mí/ te la armas bien/ con todos menos conmigo”), caminaron a deshoras por el malecón y al amanecer llegaron a un hotel con cero supervivientes, a un campo de batalla con bajas totales. El fraile la bendijo, y cada quien tomó su propio camino… SI LA AMISTAD, como afirma Voltaire, es un don del cielo, en Lunas de Octubre esto se evidencia a cada momento. Con Daniel Sada o Julieta Cortés, con David Muñoz o Manuel Murrieta, con todos los escritores se borran las fronteras y procuran los excesos, enfáticamente el de la palabra escrita… QUERIDOS CINCO LECTORES, con el recuerdo de Ana Kournikova y la perversa curiosidad por conocer a quien se hará cargo del proyecto de El Universal TV (¿acaso Roberto Rock y otro periodista cuyo nombre guarda la caja de caudales de la santa sede?), El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.
joseluis.martinez@milenio.com

jueves, 23 de octubre de 2008

ECOS LUNARES...



Jesús López, Rael Salvador, Karina ,EdMOONdo, Silvia Tomasa, Alanís, el Negro y Daniel Sada

Con la explosiva carga de alrededor de 50 poetas y narradores, 35 de ellos procedentes de diversas partes del país y del extranjero, la nave de la V edición del Encuentro Nacional de Escritores, Lunas de Octubre 2008, llegó a buen puerto la noche del pasado sábado 18 en la terraza del ágora de la Casa de la Cultura de Cabo San Lucas, ubicada en el estratégico Cerrito del Timbre
El evento fue inaugurado el jueves 16, en el patio del antiguo palacio municipal de La Paz, con la presencia de la directora del Instituto Sudcaliforniano de Cultura, Elsa de La Paz, quien pronunció un discurso de apertura y de bienvenida en el que deslindó la cultura, y a esta clase de iniciativas de la sociedad civil como Lunas de Octubre, de las veleidades políticas e ideológicas, rescatando así el espíritu original que llevó a la creación de los institutos de cultura estatales como organismos descentralizados, en coordinación con el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.
Las mesas de lectura empezaron a la hora del crepúsculo ante una muy buena asistencia, considerando la falta de publicidad en la prensa local que, como es su costumbre en esta clase de eventos, brilló por su ausencia.
Los primeros en lanzarse al ruedo fueron los poetas Raúl Acevedo Savín( nativo de Cedros, pero radicado en Hermosillo), Francisco Morales (Tijuana), y la dramaturga paceña, María León Berdejo.
El novelista e historiador tijuanense, Marco Antonio Samaniego, presentó su novela Tiempo imaginario(Premio Estatal de Literatura 2006, en BC), con los comentarios del escritor portilusino, Ramón Cuéllar Márquez, para luego dar paso a las siguientes mesas de lectura en las que desfilaron Lorena Durán(La Paz), Karina Balderrábnano(Tijuana), y el narrador nativo de Mexicali, de raíces coahuilenses, radicado desde los años 70 en la Ciudad de México, Daniel Sada, Premio Villaurrutia 1992, uno de los escritores mexicanos con mayor proyección en el plano internacional, que en unas semanas viajará a Barcelona para el lanzamiento de su más reciente novela: “Casi nunca”, bajo el globalizado sello editorial de Planeta.
Esta primera jornada culminó con el espectáculo- instalación narrado en cuatro tiempos: Bahía, “un remanso en vuelo de la memoria”.
Al día siguiente, las Lunas… se asomaron a partir de las once de la mañana, con la poesía y narrativa de Keith Ross(Los Cabos), Juan Pablo Rochín(La Paz), María Luisa Arriola(Tijuana), Fidelia Caballero( Hermosillo), Alejandra López(La Paz), Raúl Cota Alvarez(La Paz), Mara Romero(Hermosillo), Claudia Luna(Coahuila), Alejandro Campos Oliver(Cuernavaca), y Julieta Cortés(DF).
Alrededor de las dos de la tarde, el lunático poetariado inició la marcha hacia la Terraza del Perla, que fue tomada por asalto ante el azoro de mis amigos y camareros estrellas, el Hugo Ceseña y el Perico Amador, así como del siempre alerta Capi, que sudaron la gota gorda para acomodar las mesas y atender a tanto exótico personaje que ni Walt Disney, Corín Tellado, Steven Spielblerg, Kafka, García Márquez o Ernesto Alonso, hubieran inventado.
Un elenco de antología con el que el cineasta paceño, recién retachado de París, Josué Mendoza Alemán, se dio un festín. Lunas de Octubre será el primer encuentro literario registrado en un cortometraje que promete ser toda una obra de arte, digno de ser difundido y presentado en festivales cinematográficos de México y del extranjero.
Cervezas y cocteles de mariscos fueron devorados frente a un mar que poco a poco recobraba sus colores enturbiados por el paso de Norbert, para luego de un paréntesis en el hotel Araiza Palmira, regresar al antiguo palacio municipal a reanudar las sesiones de lecturas.
En la quinta mesa lunar estuvieron Marta Piña (DF), Lauro Acevedo(Ensenada),Gabriel Rovira(La Paz), Francisco Luna(Hermosillo), y Enrique Servín(Chihuahua).
Entró entonces en escena, el dramaturgo y poeta sudca, Christopher Amador, con la presentación de su libro de poemas, “El mar es el silencio que hace Dios para no pesar en la tierra”, comentado por el también poeta y ensayista, autor del célebre poema Balandra, Dante Salgado.
La sexta y última mesa cumplió con las expectativas del cierre en La Paz:
José Luis Martínez(DF), Armando Alanís(Coahuila), Marco Antonio Jiménez(Coahuila), Silvia Tomasa Rivera(Veracruz) y Efraín Bartolomé(Chiapas).
Y ¡CORTE!, DIJO EL Fellini de Chametla, Josué Mendoza Alemán, quien con el comundeño Giovanni siempre a su lado cámara en ristre, no perdía detalle de los acontecimientos.
Y fuímonos a continuar con el encuentro alrededor de la alberca del hotel, con la voz agarrosa del Paco Luna y su jarana, y el fino cantautor sonocalifórnico, Juan Pablo Aldaco, encendiendo la hoguera de la fiesta.
Claro, no faltaron quienes siguieron su propio rumbo en la húmeda noche porteña, por bares y congales ya famosos en el resto del país gracias a los más disipados cronistas lunáticos con valiosos espacios editoriales allende el Bermejo y el Paralelo 28 .

RUMBO A LOS CABOS
Al filo del mediodía del sábado empezó la procesión lunar hacia Los Cabos, vía T
odos Santos, donde quienes íbamos en vehículos particulares y rentados, hicimos una escala para un refrigerio en el Hotel California, que nos recibió con el ya mítico tema de The Eagles…que, según el Enano Moyrón, aquí fue creado allá a principios de los años 70..
“In a dark desert highway/ cold wind in my hear/ warm smell of colitas/ rising up through the air/ good night said the nightman/ We are program to recieve/ you can check in any time you like/ but you can never leave…”
“Puedes entrar cuando quieras, pero nunca te podrás ir…”Pero el Cerrito del Timbre de San Locos, nos esperaba... y desafiando la sentencia de uno de los más acabados poemas de la cultura rockera, nos tuvimos que ir, pero sin llegar muy lejos, pues el llamado de la palapa del Art and Beer, pasando El Pescadero, fue ,como en años anteriores, irresistible.
Clamatos, cervezas y mariscos en diferentes combinaciones, frente al Pacífico y el desierto florecido. Una atmósfera que hizo aullar de felicidad sobre todo a los escritores procedentes de Tierra Adentro.
“!Alucinante, pelao!”, exclamó el gran poeta y amigo torreonense, Marco Antonio Jiménez, abrazado a su inseparable musa, la bella Susy. “!!Maravilloso!!”, secundó el políglota y erudito escritor de Chirusa(Antes Chuihuahua), Enrique Servín. “Súper chidooo!!!”, deliraron las chilanguitas Dulce Chiang y Julieta Cortés. “Wauuuuooo”, gritaron los fronterizos bajacalifornianos.”Ta cabrón”, corearon los sonorenses Luna y Savín.
Pero el destino era Lost Caos, y hacia allá nos dirigimos luego de disfrutar las de “la casa”. Con un poco de retraso, ya con la luna sobre el Faro viejo, abrieron fuego la paceña Ana Rosschandler, el sonocalifórnico, Juan Pablo Aldaco(a sus 19 años, el más joven de los participantes), la performera defeña, Dulce Chiang, el cronista sonorense y catedrático de la Universidad de Berkeley, Manuel Murrieta, y su colega de la Universidad de Arizona, David Muñoz.
Y todo quedó al punto para el mano a mano entre la diva veracruzana, Silvia Tomasa Rivera, y el chamán chiapaneco, Efraín Bartolomé, de nuevo juntos bajo la luna sudcaliforniana en dos excepcionales noches consecutivas.
Y una vez apagado el último verso, se hizo la fiesta, el convivio, con la vibrante escenografía del paisaje urbano de San Locos, como telón de fondo.

!Corté!, volvió a gritar Josué Fellini Alemán...Pero luego recapituló y ordenó:"!!Acción!!. Y se fue al abordaje del barril de cerveza, la tequila y los bocadillos.

Continuará…

CASA DE CITAS:”LA noche tensa un arco profundo, clava espigas/ en tu carne: te hieren los dioses de la sal/ los presagios y aciertos de la duna silbante”. Marco Antonio Jiménez. ARENA DE HABITO LUNAR. INSTITUTO COHAUILENSE DE CULTURA.

MANUEL MURRIETA: LUNAS DE OCTUBRE, UNIENDO CALIFORNIAS... ENCUENTROS QUE PROMETEN UN REGRESO.

Con Daniel Sada, al centro.

Por Manuel Murrieta Saldívar
California State University-Stanislaus
—Enviado especial de Culturadoor.com
Fotos: Culturadoor y Mara Romero


Para Ramón Cota Mesa, a la espeera de estas palabras.

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MÉXICO.- Si Hernán Cortés llegó a este puerto para propagar a la fuerza la hispanidad hasta la alta California, vanguardia de conquistadores y misioneros, uno hace el viaje de regreso más tranquilo. Porque desde San Francisco, quinientos años después, atravieso la California anglosajona que ya no lo es ni tanto, toda la península norte y sur, para traer letras mexicanas desde “el otro lado”. Esto significa bajar del avión de la United en San Diego, encontrar abrazos familiares con el compadre David que viene de Arizona, cruzar la frontera e instalarse en cualquier hotel cercano al aeropuerto de Tijuana.
Luego es el amanecer para mostrar el pase de abordar previo chequeo aduanal, acomodarse a todo dar en el avión Volaris y en hora y media ser cobijado ya con la amabilidad de los organizadores que de inmediato nos instalan en el hotel frente al malecón por donde nunca pasó un huracán, ni siquiera hace unas semanas. Por eso las palapas nos reciben con sus cocos bien helados, una serie de bares y restaurantes, tiendas, expendios que laten de vida como si fuera una muestra de la universalidad del planeta con, of course, el ritmo sabrosón norteño en las mariscadas y las voces de gringos y europeos extasiados con ese encuentro orgásmico del cactus sobre el mar bermejo.
Pero uno no viene de turista, traemos textos amorosos producidos por ojos narrativos que relatan lo nuestro allende al México profundo, ese de mexicanos migrantes, vigorosos e irreverentes que rompen y unen fronteras colocando a los United States como la segunda nación de habla hispana, por arriba de la mismísima España poscortesiana. Entonces pones todo a buen resguardo en el cuarto de hotel y salimos a los encuentros, el de los escritores y el de la ciudad.
El antiguo palacio de gobierno, una construcción de ladrillo centenario, nos hace pasar al interior para encontrarnos la mesa que, aun antes de iniciar cualquier lectura, proyecta ya un aire mágico: está rodeada de un patio colonial con sus arcos desmoronándose, dándole un aire de antigüedad preservada; sobre todo cuando descubres en los muros una vegetación jugosa y húmeda de verde que contrasta con el calorcito playero colándose desde las playas cercanas.
Y sí, en efecto, ahí están los micrófonos en “on”, las botellitas de agua para suavizar gargantas, la manta enorme que confirma la presencia de a quienes estamos a punto de escuchar: “Lunas de octubre 2008” con poetas, narradores, cronistas de ambos sexos y distintas generaciones pero, oh grandeza mexicana, venidos desde distintos rumbos del país con su cargamento de imaginación. Desde la cercana Ciudad Obregón, la enorme Chihuahua, los hermanos tijuanenses, sinaloenses y los del sur sur, vaya, hasta los consagrados de la ciudad de México. Y, sí, también nosotros, los mexicanos peregrinos atreviéndonos a representar a los más de 25 millones de paisanos que también tienen su corazoncito literario desde California a Illinois.
La noche ya es ama y señora, la luna casi no se nota porque se confunde con la luminosidad artificial del centro paceño que empieza ya a inundarse de metáforas, historias crueles, humor ácido, regionalidades. Es que ya empiezan a brotar las voces magnificadas por las bocinas como llamando a la ciudad a una asamblea eterna: ¡vengan, “aquí está lo bueno, la palabra!” Así, escuchamos la carga de poesía barrial y los relatos llaneros que nos transportan a nuestras queridas calles de Hermosillo, bofetadas contra la uniformidad mundial. Capto la metáfora de la violencia que se padece a diario en el eje Tijuana-Ensenada, pero que es una necesidad registrar haciendo poesía a partir de lo inmediato. Y los poemas cósmicos que vienen desde, dígase Veracruz o Chiapas, como brújulas que orientan sobre el mapa de la poesía mexicana; catarsis del mar junto al desierto, flores de cactus, pensamientos de Dios sobre las olas incluyendo hasta el recuerdo de nuestra historia con los relatos sobre Pancho Villa que aún sigue produciendo inspiración casi cien años después.

Edmundo y Karina

Mientras, Edmundo Lizardi es una carga eléctrica materializada en cuerpo humano, es la muestra de que la omnisciencia existe: como creador e inspirador responsable, real y moral del evento, ejecutante junto con los directivos y hasta choferes del Instituto Sudcaliforniano de Cultura (ISC), se desgañita: en dos segundos saluda a los que acaban de llegar, conecta a un autor de Ensenada con otro de Arizona, presenta a los funcionarios culturales con escritores claves; se sienta a escuchar lecturas en cualquier silla; consigue un auto de lujo para ir y venir, presenta a su pareja, diserta sobre las crónicas de los noventas, levanta y sube las gafas como identificándote y se atreve a solicitar enérgicamente el silencio sagrado cuando el vocerío de la puerta de entrada interrumpe la literatura oral de los protagonistas en turno.
Y ya en Los Cabos, desde las alturas de la casa de la cultura ubicada en la colina, el sonido no tiene límite, no hay paredes, revota en la bóveda celeste y en un lunón amarillento que penetra por el arco de piedra sentado en pleno mar, en la última punta de la costa peninsular. Nos escucha un gran público, sí, creo que sí, porque no es solamente ese que tengo frente mí, quizá también nos oyen en las callecitas de abajo, nuestras voces desde las bocinas del cerro, como si fuera la misma musa griega, o la Tonantzin, la inspiración que arrulla a los hijos terrestres y marítimos de abajo. Porque desde ahí y para el cosmos brota una poesía madura y seductora, y también otra precoz pero profunda, declamada por chavos locales y fuereños que casi “performean” sus versos hasta con música “new age”. Y luego nosotros, como diciendo, el gringo se amexicaniza, le gusta la taquiza, y también el mexicano se agringa no sólo en Monterrey, sino también adentro del imperio, por supuesto, con la diferencia de que allá uno se achicaniza… de eso leímos, sí, lo recuerdo bien, micrófono en alto y hasta de pie para que nos escuchen por todas esas fronteras que se han roto.
Estamos encantados, literalmente, cuando escuchamos y convivimos de verdad, un hechizo que nos lleva al túnel de la madrugada, tocamos su luna, para luego bajarnos a la hora de la concreto, regresar a lo palpable al momento de cerrar las últimas lecturas. Nos encontramos entonces con autobuses institucionales que hacen trayectos en tres o cuatro horas, en lugar de dos, un barril de cheve que no alcanza—¿alguna vez alcanzan?— un botellón de tequila envuelta en plástico, un intercambio de comentarios y direcciones electrónicas para continuar la magia, no importa que la realidad económica destruya hoy por hoy al capitalismo tal y como se había conocido antes de la elección McCain Vs. Obama. Vete a checar la bolsa de valores…
Venga entonces la realidad tridimensional de la ciudad, el puerto, la carretera nocturna con sus astros de media noche iluminando las últimas virginidades, y ahora viene esa urbanidad que se te entrega, todita para ti. Y sí, Edmundo, La Paz es enorme y cosmopolita a cualquier hora con sus ostentosos visitantes siempre listos con sus trajes de baño para un chapuzón de alberca de hotel o de mar desde un yate. Si Lizardi, La Paz está en el mapamundi con su poderosa clase media recibiendo autos deportivos desde Tijuas; con sus chicas delicadas, antes y después de Las Varitas, look casi francés o Rodeo Drive, cigarros ligth en mano derecha y un celular rosa en la izquierda. Qué te puedo decir del malecón: microuniverso de la avenida Insurgentes sur del DF; la calle Mill de Tempe, Arizona; la Ocean Drive de Miami; la Marquet Street de San Francisco. Y, claro, reflejos de la ahora cada vez más solitaria Avenida Revolución tijuanense incluyendo tiendas tipo Oxxo, remedos del circle K o Seven eleven.
Sí, mi camarada, un encuentro de escritores es incompleto, ¿quizá inútil?, si nos quedamos restringidos en el comedor-bar-cuarto del hotel, rumiando nuestra grandeza o nuestros fracasos, si limito mi actuación e interrelación alrededor de la mesa de lectura. No, mi gran cronista Edmundo, por eso, aviéntame tu ciudad entera, la que te dio y da vida, la ciudad de los taxistas morenos gordinflones con su habla sonorasinaloense, derribando formalismos, revelando el infinito placer sensual de los paceños que salen del night club rumbo a las casas de citas, a los tacos nocturnos o al buffet mañanero. La ciudad de la marginalidad que también se globaliza, ya está aquí en las cadenas de club topless, imitación del Christie´s de Las Vegas o el Molino Rojo parisino, con sus hermosas chavas locales, bajapeninsulares, madres solteras en busca del sustento para uno o dos hijos; igual que la judía que me bailó en Los Ángeles tatuada con la Guadalupana o la mulata brasileña que entretuvo al Dr. Muñoz en la escapada nocturna de Nogales muy cerca de la línea.
La otra ciudad que completa su presencia en la globalidad que a todos nos atrapa, que destruye ya metrópolis decadentes y derrumba fronteras inútiles: esa misma señora morena que prepara un huevo estrellado, es la misma que hace el servicio en el hotelito de San Diego; ese mismo pordiosero de Modesto, California, lo veo en silla de ruedas a la salida de la tarde de La Paz. Esos mismos migrantes desempleados de la construcción en Phoenix, ahora están aquí de mozos en el restaurantito del aeropuerto o colocando bloques en el futuro Wall Mart que te construyen, La Paz, para que estés a tono, ya no con Tucson, por favor, sino con la mismísima San Juan de Puerto Rico, en español.
Los encuentros, pues, se han logrado, misión cumplida, pero creo sospechar que todo encuentro es el inicio de algo o el rompimiento definitivo: mi maleta está medio vacía por haber intercambiado nuestros libros, traigo textos nuevecitos para futuras correspondencias; ahora ya sé a quien hablarle y a quien no de acuerdo a lo que traigo anotado en mi agenda; me he enterado de las editoriales sudcalifornianas y sus concursos; de otros encuentros de escritores que prometen; me puedo jactar de andar solitario en La Paz, con o sin taxi, ya sé cómo está el rollo. Los encuentros son así, bien lo sabemos, o son de una sola vez, o de varias, con sus promesas de regreso. En el caso de La Paz, como el mar con su vaivén, y como las lunas de octubre, me temo que éste será un encuentro de regresos…
----
Contacte al autor: manuelmurrieta@orbispress.com
Se autoriza la reproducción con los créditos correspondientes y notificación al autor.
Desde Los Cabos
. Galeria de fotos en: www.culturadoor.com/galeria.htm

martes, 21 de octubre de 2008

TODAVÍA NO ACABO...Texto leído por David Alberto Muñoz en Lunas de Octubre 2008



Despertaste una mañana y fue cuando te diste cuenta. Ya no estabas en tu barrio. Las calles que te guardaban el sueño ya no eran cuarta de Cajamarca o Iquique; el Bosque de los Remedios ya no te invitaba a ingresar en aquellas cuevas, donde siendo aún adolescente, ibas con tus amigos de la prepa para jugar botella, y agarrar lo que pudieran, ya que todos estaban en la antesala de su propia sexualidad.
Desde la esquina de tu casa se podía ver todavía al Popo y el Iztla. Muy temprano los volcanes despertaban con un cántico azteca, esa flauta emitiendo sonido autóctono, mezclado con el ronquido de violines, trompetas y guitarras, mientras el grito de dos borrachos que quedaron tirados en la zona verde del Fraccionamiento las Américas, acallaba el despertar de una urbe capital en plena madurez.
Es un México que ya no existe. Un territorio donde aprendiste a decir: “Con permiso, usted disculpe, tenga la bondad, de ninguna manera, después de usted, como usted lo prefiera…”
Se decía entre los barrios más bajos, que aún el bolerito más humilde mamaba educación proyectada en diptongos o pleonasmos mal construidos, pero eso sí, llenos de humanidad, ahogados con un respeto que con el paso del tiempo se convirtió en cinismo.
El ir al centro de la ciudad era toda una aventura. Tomar el camión en el periférico frente a Echegaray en dirección a Tacuba, donde el mentado metro ya existía llevando y trayendo gente, y te trasportaba al mismo Zócalo capitalino solamente cambiando de líneas. El poder ver en vivo y a todo color el Monumento a Cuauhtémoc, El Ángel de la Independencia, el caminar por la Zona Rosa simplemente con el deseo de entrar en los lugares prohibidos, con esa inocencia oliendo a pendejada que producía que tus pasos te llevaran al Castillo de Chapultepec, donde imaginabas a Juan Escutia envolviéndose en la bandera mexicana, y lanzándose al vacío antes de ser capturado por manos enemigas.
No podía faltar la taquiza que te pondrías a eso las de siete u ocho de la noche, una vez llegada la hora culinaria de unidad nacional. ¿Quién fue el que dijo: México es un país con cara de taco? Todavía sientes la salsa escurriéndose de tus manos, y ese incomparable aroma a carne, sesos, o tripita, que años después tanto anhelaste.
Aquella mañana cansada descubriste que habías cruzado la frontera. Los dioses de Tlaloc te habían guiado por la trinchera más vigilada del planeta. De pronto, el panorama cambió. Las calles eran amplias y bien diseñadas. Ni siquiera podías pronunciar bien los nombres de las avenidas. Los pobladores hablaban una lengua extraña, y aunque a ti te habían enseñado en la escuela cómo decir: “Good morning! How are you! My name is Rigoberto Pantoja Maldonado Nuñez.” Tú no entendías qué chingados te decían.
Por varios años te daba miedo salir a la calle, porque pensabas que alguien te iba a preguntar algo, y tú no sabrías cómo contestar. Te reías de todo. A lo mejor te decían: “Eres un idiota. You are an idiot!” Y tú simplemente sonreías ante tu incomprensión.
En la High School, hasta sacaste malas calificaciones porque para cuando tú entendías la pregunta, pensabas tu respuesta, la traducías, y la ponías en el papel, ya era hora de entregar el examen.
Todo cambió súbitamente. La gente no era educada como en tu tierra. Las familias no comían juntas, al contrario, te diste cuenta que la onda del otro lado de la frontera era vivir por separado. Todos se sorprendían que tú, teniendo 25 años, siguieras viviendo en la casa de tus padres. Eso te hacía sentir mal. Alborotaba tu ego construido por una cultura de machos donde todos se juntan los sábados por la noche a beber tequila, y a cantar Juan Charrasqueado, para a la mañana siguiente, llevarle serenata a la mujer, y con lágrimas en los ojos pedirle perdón.
Descubriste que los gringos son muy especiales. Recuerdas la primera vez que un agente de tránsito te detuvo. Estabas acostumbrado a darles un dinerito por debajo de la manga. El tipo se encabronó a lo máximo. Te pidió seguro del carro. ¿Seguro? ¡Casi gritaste! En los United Estates tienes que estar asegurado para todo, seguro de casa, seguro de vida, seguro médico, para los accidentes inesperados, si de pronto pasa una catástrofe natural tienes que estar preparado. ¿Qué vas hacer sin seguro? What if?
Por el amor de Dios, pensaste, en México lo qué le importa a uno es tener que comer, y por lo menos algo extra para salir con la novia, los amigos o la familia. ¿Quién se va a preocupar por lo qué “puede” pasar? Hay seguros hasta para que te entierren, tú compras tu propiedad de cementerio, y hasta te dicen: Buy it now use it later! ¡Compre ahora, úsela después! Con decirte que hasta puedes asegurar a tu perro o a tu gato. ¡Eso sí causa risa! ¡Imagínate nada más! ¿Cuántos perros mexicanos van a empezar a organizarse para obtener seguro médico en nuestro país?
Pero en fin, no sé qué pasó, pero poco a poco empezaste a cambiar. Te adaptaste al sistema. Lentamente, como no queriendo. Todos los fines de semana vas con tu familia al Mall vestido de shorts bermudas, con tu camiseta y gorrita de los Yanquis de Nueva York, y comes en Olive Garden, Red Lobster o Macayo’s, si es que quieres el sabor de tu tierra interpretado. Platicas con los locales sobre la economía, cuánto te costó tu troca, y hasta planeas tu cena de Thanksgiving recordando a los fundadores de tu nueva nación. Sí, ya tienes otra nación. Estás más apegado al norte. Te juntas con gente de Sonora, Sinaloa y Baja California, se te pega el acento, tu hablar confundido se manifiesta sobre todo cuando trabajas con gringos, chicanos, México-americanos, argentinos aristócratas, y muchos paisas, que te enseñan apreciar la música de banda, y si antes escuchabas a Enrique Guzmán y Angélica María, ahora te delitas con los Tucanes de Tijuana y los Intocables.
Todo cambió. Incluso tu persona. Tu cultura ha ido desapareciendo poco a poco. Aunque lo niegues, estás bien agringado. Te gusta que las personas respeten las leyes. Cuando llegas a una señal de Alto, te detienes completamente observando para ver si algún automóvil tiene el derecho de paso antes que tú. Guardas tus recibos en caso de que necesites devolver la mercancía. Además, recuerda que de joven anduviste con más de dos güeras que te introdujeron a un estilo de vida completamente distinto. You know what I mean! También te has achicanado de más, conoces a Miguel Méndez, y utilizas la metáfora de los peregrinos para darte identidad propia. Ves el show de George López con tu hija, y a veces saludas como el Pachuco mayor, Edward James Olmos: “Simón ese, la raza needs to know.” Has aprendido a valorar entes que no conocías, el orgullo del norte, el desierto de Sonora, poblaciones desde Tijuana a La Paz, cruzando por la avenida Revolución, parada necesaria para todos los turistas. Has caminado por esa grandeza cultural desde Yucatán hasta Nuevo León, pasando por Michoacán, Puebla, Nayarit y Jalisco. Has cruzado la frontera por Texas, Nuevo México, Arizona y California, has volando desde Las Cruces hasta Washington D. C. Has Tomando fotos de la estatua de la libertad y Times Square. Has saltado el charco para estar en Madrid, Paris, Gelsenkirchen, Londres y Roma, para regresar finalmente a la tierra que vio a tus hijos nacer.
Eres lo que eres, y no creo puedas ignorar lo que has vivido. Pero ¿sabes qué? Nunca olvides tu barrio, tus raíces, el suelo que escuchó el primer llanto que brotó de tus pulmones; eres hijo del maíz, bebiste del polvo de la tierra que brotó de la misma boca de los dioses, pero tampoco olvides lo que las tierras rojo azul te han dado, oportunidad en medio de escarnio, y siempre recuerda dónde estás y dónde has estado.
Eres lo eres, soy lo que soy yo, y todavía no he terminado.

© 2008 David Alberto Muñoz, Ph.D.Faculty Philosophy & Religious StudiesChandler-Gilbert Community College2626 East Pecos RoadChandler, Arizona 85225-2499(480) 732-7173david.munoz@cgcmail.maricopa.edu

DAVID MUÑOZ: LA BAJA CALIFA...EN LUNAS DE OCTUBRE 2008





Mientras tanto, el suburbio no detenía su rutina diaria. Los magnates locales se juntaban en los restaurantes donde vendían mariscos, cervezas, sin faltar por supuesto un tequila añejado por la gran humedad existente en este puerto cosmopolita…

La Paz, Baja California, México.- Una sirena nos recibió con una ingenua paz que por un momento imaginamos ser una altivez mal justificada. Desde el aire observábamos un mar tranquilo, una cuidad oculta detrás de las mismas complicaciones teóricas postmodernistas, como que estaba entercada en permanecer bajo el esquema de su propio nombre: La Paz. Desde el agente de aduana que revisó mis maletas más de una vez, ya que me vio tomar una foto del aeropuerto internacional, hasta la amable joven que nos registró en el hotel después de haber visto por primera vez las enaguas del paraje bajacaliforniano. Súbitamente nos percatamos que nos encontrábamos ante una nueva encrucijada surrealista empapada de naturalidad.
Al igual que todas las muchachas que se paseaban por el malecón cantando música de banda, esta población ni se percató del huracán que pasó recientemente. Al contrario, todos estaban bebiendo amenamente en bares que tienen música en vivo todos los días, cambiando de géneros sin pedir permiso para ir de música de trova a una melodía de banda sinaloense con todo el volumen en alto, siendo manchadas de esta manera por eróticas manifestaciones humanas que gritaban exigiendo consideración.
La ciudad despertaba lentamente, se negaba a ser apresurada, nadie puede imponerle mandatos, todo lo contario, desde sus taxistas que expresan seguridad pública hasta bailarinas que comparten con sus clientes su trágica condición humana, disertando sus deseos de tener independencia económica, poderío sobre los demás, y tal vez, un sencillo anhelo de borrar el sentimiento de culpabilidad, la urbe desmantelaba todo intento de apresurar sus veredas que se pueden airear desde kilómetros a la redonda.

Los escritores ya estaban reunidos. Ese gremio peculiar de individuos que van desde aquellos que se encierran en su cuarto de hotel durante todo el evento, hasta los que asisten a cada una de las lecturas, los que nada más se la pasan hablando de si mismos, los aventureros que se suben en camiones y todo medio de trasporte, acabando en una esquina oculta donde los mismos locales se sorprenden de ver tal atrevimiento, así como esos individuos con aires de divos, que se levantan para leer poesías llenas de imaginación que algunos juzgaron ser como un toque de mota literaria, te hace reír, pensar perezosamente, pero te deja al final de cuentas aturdido, porque la palabra escrita necesita tener vida, sangre, llanto, risa; si te rasga la medula del pensamiento, sabes que es el poder del vocablo, si te bloquea la vista del pensamiento neto, es meramente retórica sin el poder de enlace.
Mientras tanto, el suburbio no detenía su rutina diaria. Los magnates locales se juntaban en los restaurantes donde vendían mariscos, cervezas, sin faltar por supuesto un tequila añejado por la gran humedad existente en este puerto cosmopolita, población de ya más de medio millón de habitantes donde el tiempo se pierde entre el mar y la calle Independencia, donde encontramos una gran cantidad de travestis que pueden engañar al mismo Papa, dicho con el debido respeto, pero una vez quitado el maquillaje, extractado del mismo desperdicio nuestro, sólo quedan los cuerpos firmes de la juventud, las piernas mostradas tras falditas colegialas, pechos robustos elevados por pura dignidad, cigarros fumados detrás de Las Varitas, mientras algunos simplemente juegan voleibol en el malecón bajo las miradas de algunos transeúntes caminantes que limosnean un pedazo de pan, o se ganan la vida tomando fotografías con una cámara que en el otro lado, sería una reliquia arqueológica.
Por la noche el ruido no logra separar la quietud de La Paz de su propia espalda. Al contrario, entre más gritan los locales, más fuerza cobra esa peculiar habilidad de reciclar el dinero, abrir la garganta de una voz que parece no descansar, yace acostada junto al bufete de comida con sopa de chícharo, frijoles refritos, carne asada y un guiso de pollo casi igual al que hacía mi abuela hace ya muchos años.
Todos parecen ser músicos, todos dicen ser cantantes, cada uno de los pobladores de esta mítica entidad, armonizan un himno entonado al sosiego, en su acento característico parecen hablar a gran velocidad o pausadamente, evocan voces de un ayer jamás evidente, toda la comarca parece ser representada por los pajaritos a quienes se les permite comer las migajas que quedaron después del desayuno en el hotel Araiza Inn, centro de hospedaje para todos los asistentes al V Encuentro de Escritores Lunas de Octubre.
Las mesas continúan una tras otras, entre poesía, narrativa, presentación de libros y demás, había destellos de grandeza literaria, entre discursos existencialistas llenos de veracidad propia, frases engolosinadas de palabra seca, adverbios construidos al revés, complementos indirectos que nunca alcanzaban su propósito, dando la impresión de un poderío ya perdido encontrado por los desmadrados beodos, locos y adictos escritores, que se consuelan unos a otros llenos de su propia humanidad.
El encuentro todavía no terminaba, todavía se pronosticaba noches de parranda, lecturas, promesas, intentos de contactos, egos mal acabados, elogios sinceros, chispazos literarios que son la misma medicina que algunos buscamos.
Estamos presentes. Es Lunas de Octubre.
(Continuara)