Loading...

domingo, 22 de febrero de 2009

SOCIEDADES DE CONNIVENCIA MEDIATICA-POLÍTICA...




El pasado viernes de MALEKÓN tratamos de documentar, con ejemplos concretos, ciertos modus operandi de las SOCIEDADES DE CONNIVENCIA que se dan en nuestra ALDEA MEDIÁTICA-POLÍTICA, en las que el “periodista” se asume como un amanuense del poder, algo INCONCEBIBLE en una sociedad con aspiraciones democráticas.
ESTA clase de AMANCEBAMIENTOS atentan contra el derecho ciudadano a la INFORMACIÓN a través de los diversos géneros periodísticos: reportaje, crónica, entrevista, nota; reflexión crítica sobre los más variados temas de NUESTRO TIEMPO, que por cierto no acaba en el Paralelo 28 ni naufraga en el Golfo o el Océano.
Constituyen una falta de RESPETO a los lectores cuando se les quiere dar gato por liebre: PROPAGANDA disfrazada de “comentarios” columnares o remedos de “artículos de opinión”.
EN ESTE CONTEXTO, citábamos el caso de la promiscua relación entre el gobierno del Estado y el Sudcaliforniano, que intercambian NEGREROS a la vista de PROPIOS y EXTRAÑOS. Comentábamos el lamentable papel de los CORRESPONSALES DE MEDIOS NACIONALES que cobran en las diversas CAJAS gubernamentales a cambio de “cuidar la imagen” de sus maiceadores; y el del DIRECTOR de un SEMANARIO local que acepta convertirse en JEFE DE PRENSA de un precandidato a diputado federal perteneciente a la chinampa CUADRA chichonista, mientras algunos “colegas”, asumiendo plenamente su ROL de comparsas en la historieta política-mediática en curso, ¡!LO FELICITAN PUBLICAMENTE!!…
ES en esta atmósfera OSCURANTISTA(un término aplicado al estancamiento cultural de la teocrática EDAD MEDIA), donde se propician incidentes como el protagonizado hace poco más de un año por el gobernador Agúndez Montaño, durante una audiencia pública en… Palacio Municipal.
En aquella ocasión, el Primo Chicho perdió la compostura, el aplomo del autista o del analfabeta funcional que NO SABE QUE NO SABE, y convirtió la AUDIENCIA PÚBLICA en el TEATRO de la más baja estofa política y moral, al insultar y agredir a un REPORTERO que se dedicaba a cumplir con su trabajo.

“Vale más que te vayas a la chingada”, le gritó el Primo Chicho al compañero Eliseo Zuloaga, salpicando con su procacidad el recinto del H. Ayuntamiento de La Paz, y de paso a su ANFITRIÓN, el alcalde, quien sentado a su lado “digirió” el agravio al periodista y , desde luego, a la INSTITUCIÓN MUNICIPAL, sin hacer gestos.

.Si bien no sorprenden esta clase de apechugamientos serviles- el hábito de tragar excremento y todavía pedir para llevar, TO GO-, imprescindibles para el alpinismo político y social como dice el Manual de la subcultura priista, sí cabría aquí preguntarse dónde habrán quedado los “principios izquierdistas” del ex líder magisterial, Víctor Castro Cosío, que de haberlos conservado seguramente le habrían impulsado a adoptar una actitud más digna, a dar una respuesta a la medida del agravio con los consecuentes abonos a su menguado capital político.

UN PRESIDENTE municipal, de un estado y un país con aspiraciones democráticas, hubiera levantado la voz, tan estruendosa en sus tiempos de cabecilla del pobresorado y enemigo jurado del PRI, para pedirle al GOBERNADOR, RESPETO al periodista INCÓMODO y, consecuentemente, para la COMUNA paceña ...Y si no lo acataba, pedirle que se retirara.
Hubiera sido toda una cátedra sobre los fundamentos del Estado Democrático de Derecho, pero sobre todo, una lección política sin precedentes, en TIEMPOS de neo FEUDERALISMO donde no hay TIEMPO para épicas y éticas más allá del cuidado de la débil flamita de un futuro personal que parece agotarse en la próxima elección.
Y si apelamos a conceptos como el de Estado Democrático de Derecho, es para ubicarnos en el campo del DEBER SER, que necesariamente implica una idealización del DESTINO HISTÓRICO, sin la cual se pierden el rumbo…y la esperanza.
La GRAVEDAD de la agresión de un gobernador a un periodista, en una AUDIENCIA PÚBLICA en PALACIO MUNICPAL de la capital estatal, se apreciará de manera más contundente si la traspolamos a otras entidades
En cualesquiera de los estados vecinos, un INCIDENTE DE ESTA NATURALEZA, con todos los ingredientes de agravios a la libertad de expresión y a la INSITUCIÓN MUNICIPAL, habría tenido graves consecuencias políticas para el agresor.
Ahora imagínese a Ebrard perdiendo los estribos al estilo chichonudo, espetándole a un reportero de Reforma, de Milenio o La Jornada:”Vale más que te vayas a la chingada!”.
INIMAGINABLE allá, incidente rutinario AQUÍ..
De este tamaño es nuestro rezago político-mediático. Creo que Eliseo pecó de prudente. Si se hubiera quedado, los habría exhibido hasta las últimas consecuencias. Pero ni así el buen amigo y colega habría salido en el Canal de las Estrellas o en La Jornada…
¿Dónde estaban estos “corresponsales” cuando a Chicho lo desbordó la HISTERIA y ofendió a todo un GREMIO?

No hay comentarios: