Loading...

viernes, 17 de abril de 2009

UNA BODA CIVIL EN LOS JARDINES DE LOS PINOS....DE MILENIO DIARIO

La historia en breve
Ciro Gómez Leyva

2009-04-17•Al Frente

Parecía un partido de cricket de película inglesa. O la entrega de menciones honoríficas en una secundaria privada. El pasto impecable, los toldos, las banderas y las banderitas intercaladas. Bello y austero escenario para amigarse sin extravagancias. Parecía también una boda civil.

Obama entró contoneándose por la alfombra de la explanada Francisco I. Madero de Los Pinos. Era como un basquetbolista de North Carolina que traía a Felipe Calderón tomado de la mano rumbo al atril, con nueve invitados a la derecha de Obama, nueve a la izquierda de Calderón: como en una boda. Janet Napolitano y Fernando Gómez Mont, los testigos de honor.

Los dos presidentes se empeñaron en regalar la frase más amorosa, en ganar el certamen de halagos. Incluso la seguridad en el jardín sabía a pastel de merengue con fresa.

Los elogios siguieron en la conferencia de prensa, donde volvieron a jurarse fidelidad: vecinos, amigos, socios. Aliados en la lucha contra el narco, añadió el mexicano. Lucha en los dos lados de la frontera, devolvió el groom americano, con el agregado de la promesa de que ahora sí veremos un esfuerzo en serio contra la venta y tráfico de armas, contra el lavado de dinero.

Palabras, palmaditas en la espalda, diría Vicente Fox. No es poca cosa, pero tampoco sirve de gran cosa. Los optimistas pensarán que es, en efecto, el comienzo de una nueva era y que los resultados llegarán.

Otros nos conformaremos con recordar la voz soul de Obama: el novio que, por si las dudas, prefirió no pisar las calles donde viven, y seguirán viviendo, sus nuevos familiares políticos.

Él se va mañana a otro país a seguirse casando. Amores no le van a faltar en esta primavera.

gomezleyva@milenio.com

1 comentario:

Jesus Lopez Gorosave dijo...

Me encantó la forma como narró la visita de Obama; muy diferente a otros columnistas. Jesus Lopez