Loading...

viernes, 15 de marzo de 2013

PROMESAS Y AMENAZAS



POETA  Y ESQUIROL
Héctor Santiesteban

Contrariamente a mis costumbres acudí a la explanada del Palacio de Gobierno cuando el Gobernador actual, Marcos Covarrubias, daba inicio a su gestión. Escuché con esperanza el discurso. Los temas eran obligados y sensibles: mayor respeto a la ley, valores, legalidad, seguridad, etc.
Por un tiempo había yo guardado encarecida la esperanza de que habría un cambio con respecto al gobierno pasado, el de Narciso Agúndez, que se había extraviado durante el último año y medio de mandato y prodigaba impunidad e ilegalidad a manos llenas.
Lenta pero inexorablemente se me fueron acabando el optimismo y las expectativas.
La universidad se había convertido, en vez de un lugar de discusión de ideas, en un coto de poderes fácticos y valores entendidos.
La colusión de diversas instancias: dirigentes sindicales, estudiantiles y la permisividad timorata de varios trabajadores de toda índole se hicieron habituales y recurrentes.
Despidos y amenazas han sido la marca distintiva de esta administración. Un botón de muestra:
La semana pasada, a las pocas horas de que salió un artículo mío publicado en esta casa informativa (“A ver cuándo” El Sudcaliforniano, Jueves 7 de marzo de 2013, p. 4A), me fue turnado un oficio de parte de la Secretaría Académica de la UABCS; oficio a todas luces amenazante.
Algún desvelado podría decir qué se trata de un oficio de advertencia solo. Pero a la luz de la historia de los acontecimientos universitarios, resulta innegable la conexión del escrito de marras con otras acciones intimidatorias.
·         El oficio de extrañamiento, inventando cosas y carente de sustento, girado contra diez profesores de cierto prestigio y antigüedad.
·         La denuncia penal contra esos mismos diez profesores por “sedición”.
·         El cese injustificado de dos profesores alemanes de prestigio: el Dr. Volker Koch(Biología marina) y al Dr. Georg Eichenseer (Filosofía).
·         Exclusión de profesores del programa de estímulos (50-70% del sueldo).
Para completar el cuadro, tenemos por otro lado prebendas para los leales arribistas:
Participación fraudulenta en el programa de estímulos de profesores que se sabe no cumplen con los requisitos mínimos. Solapamiento de irregularidades y delitos varios. Utilización de recursos con fines clientelares y un largo etcétera

La lista de agravios y entuertos podría bien ocupar toda la página, pero no quiero cansar al lector. Baste decir que para esta administración la zanahoria y el garrote, más propio de instituciones de baja estofa, han sido las herramientas de todos los días en el gobierno de la universidad. El Dr. Dante Salgado (con la aquiescencia del Mtro. Gustavo Cruz) ha venido operando una represión nunca antes vista en la universidad. Llama la atención porque se le venía reputando como poeta sensitivo; un humanista. Ahora está operando de cómitre, mafioso y testaferro.
 A ver hasta cuándo.

No hay comentarios: